Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
22 enero 2013 2 22 /01 /enero /2013 10:19
la-noche-mas-oscura.jpg
 
  Magnífico "thriller" político con  quince minutos finales modélicos en películas de acción militar. La oscarizada Kathrin Bigelow (el año pasado, con la sorprendente "En tierra hostil", otra incursión en el "lado oscuro" de los servicios militares especiales) que parece una John Wayne de la dirección -- igual de patriótica pero más inteligente que el legendario "Duque", prototipo del militar norteamericano de todas las épocas--, nos atrapa con la historia de la búsqueda, asalto y  muerte, de la figura odiada de Osama Bin Laden por los servicios de inteligencia norteamericanos, con la CIA a la cabeza.
Técnicamente irreprochable, con una tensión bien administrada y una narración fría pero llena de  detalles sutiles, la película nos muestra durante más de dos horas y media (algo excesivo el metraje) un cine magnífico que envuelve un mensaje ambiguo y manipulado. Nos dan todo tipo de detalles sobre los esfuerzos de la CIA por encontrar a Bin Laden, pasando (¿justificando?) por los tristemente famosos campos de interrogatorios. cárceles secretas donde se torturaba a presos isalmistas con inmunidad casi total, resaltando los esfuerzos de la pelirroja agente de la CIA (muy lograda la composición del personaje que nos ofrece Jessica Chastain) tratando de convencer a sus  superiores masculinos de que sigue una pista acertada, paracoronar la cinta con los citados quince minutos de despliegue del comando especial (la llamada operación "Lanza de Neptuno").
No nos engañemos, la realidad fue seguramente peor de lo que nos cuentan, pero lo que nos cuentan lo hacen tan bien que incluso no nos molesta que no se hiciera mención al final de la extraña y nunca bien explicada desaparición del cadáver de Bin Laden.
Y así las secuencias de tortura dejan sitio a los movimientos en el seno de la CIA, para culminar en el asalto y asesinato del lider de Al Qaeda en un villorrio de Pakistán. Ambos extremos, la tortura y el crimen de estado, un asesinato de varias personas, entre ellas Bin Laden, se nos presentan como elementos necesarios y disculpables de un momento determinado de nuestra historia reciente. Nada de análisis éticos o de una cierta sensibilidad política hacia el principio aquél tan democrático y olvidado de que el fin no justifica los medios. Presentarnos en un argumento paralelo que el error monstruoso (pero útiol) del asunto de las "armas de destrucción masiva" que segun la CIA estaban en poder de Saddam Hussein, al tampoco demostrado asesinato de Bin Laden, nos muestra hasta qué extremos llega el cinismo o la ingenuidad tenebrosa de Washington. Y, por otro lado, justifica que llamemos a la Bigelow, el nuevo  John Wayne de la dirección.
Realmente hábil es el inicio de la película, un fundido en negro en el que se recogen testimonios de sonido de las gentes que murieron en el atentado de las Torres Gemelas en 2001, para pasar de inmediato a una brutal secuencia de tortura a uno de los detenidos "sin nombrte" en las cárceles secretas militares destinadas a interrogatorios de islamistas y presuntos miembros de Al Qaeda. ¿Es un forma de decirnos que lo que vamos a ver está justificado por lo que acabamos de oir?
Pero si prescindimos (¿es eso posible?) de cuestiones éticas y nos quedamos con la película como producto destinado al entretenimiento sin más, pues enohorabuena a la Bigelow, y ojo a los Oscar. Sería irónico que la cargaran de estatuillas... y significativo.
 
   

 

   

 

 

 

 

 

 

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens