Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
27 diciembre 2013 5 27 /12 /diciembre /2013 08:31

la-piedra-de-la-paciencia-cartel.jpg

 

Con "La piedra de la paciencia" he seguido el camino inverso al usual: he visto la película antes de leer la novela. Ambas pertenecen al mismo autor, Atiq Rahimi, afgano nacido en Kabul en 1962, refugiado en Francia, que escribe en francés y recibió el premio Goncourt en 2008 por esta novela. Escrita en un estilo pleno de acotaciones, como si se tratara de un guión de cine o una obra de teatro, con una verbalización directa y sencilla, en ocasiones poética en su esquematismo, con escasos adjetivos y observaciones agudas, tiene la facultad de crear una estructura ambiental que retrotrae a la narrativa esquemática, despojada de adornos y casi onírica de un Samuel Beckett al que le hubieran propuesto que describiera la "Cinco horas con Mario" de Delibes en versión musulmana, un "Esperando a Godot" con referencias constantes a Alá, el Corán y una historia de desamor trágico entre una mujer árabe y su marido, inmovilizado y catatónico por un balazo en la nuca que sólo respira, tendido en un  colchón, con los ojos abiertos y convertido en un vegetal que es puro silencio.

Es decir la simbología perfecta con la piedra a la que hace referencia el título: una piedra a la que la mujer va contando sus secretos, sus temores y sus deseos frustrados, su penosa vida de ser humano reprimido y maltratado por una cultura que las cosifica y las desprecia. Según una leyenda persa, la piedra de la paciencia "escucha" todos esos mensajes hasta que revienta y conduce a la liberación del pasado de la mujer que ha confesado sus fantasmas y de esta forma impide que la envenenen.

La mujer cuida el cuerpo de su marido, le cambia la ropa, le pone colirio en los ojos, le alimenta con suero en un gota a gota, mientras la guerra civil le rodea --disparos, bombas, combatientes que invaden la casita y buscan a la mujer, y con dos niñas pequeñas, sus hijas, que lloriquean de hambre y miedo en la habitación de al lado. Violencia, fanatismo, opresión, dureza ingente de una vida sin esperanzas. No importa qué ciudad es, ni siquiera qué pais, sólo que es musulmán y que la protagonista es una mujer, en la que toda la miseria de ese mundo toma caracteres aún más insidiosos y humillantes que para los hombres.

Entre esas cuatro paredes, como la mujer del Mario de Delibes, los secretos y temores del alma femenina van surgiendo y con las palabras, la rabia, el miedo, la humillación, los deseos...y los secretos más íntimos, los ecos de la sexualidad angustiante de la mujer y las historias que ha debido ocultar en el fondo de su corazón y que ahora se permite desvelar a ese cuerpo, el de su casi desconocido marido, que sólo respira y no vive.

Y aquí es donde la película --no lo olvidemos, dirigida por el mismo autor de la novela, Atiq Rahimi-- se despega y quizá obedeciendo a las "leyes" del mercado, se hace menos dura y radical, menos trágica. Permitiéndose un final que deja una puerta abierta frente al cierre abrupto y fatal de la novela. De esta forma se establece un interesante debate sobre las dos formas de narrativa y sus limitaciones. Y esos cambios nos parecen comprensibles pero también lamentables. En fín, quédense con la novela, pero no dejen de ver la película. Como casi siempre, el texto llega un paso más adentro, más profundo e impactante que la mejor de las películas posible sobre la misma obra. Son dos artes diferentes y en "La piedra de la paciencia" tenemos un ejemplo perfecto.

En la novela vivimos en primera persona la fuerza de los sentimientos arrasadores de la protagonista, la lucidez poética de sus emociones, la desgarradora humanidad de una mujer bella e inteligente que está rondando por las puertas del infierno desde la niñez. Y la serie de pequeños subterfugios, mentiras y ocultaciones de superviviente, los deseos cercenados, la violencia absurda, el sometimiento irracional que van tomando cuerpo a través de la confesión, en un recital escalofriante. Un mundo cerrado que supera en horror a los intelectualizados "huis clos" de Sartre o a las mujeres ardientes de García Lorca, encerradas entre las cuatro paredes de la ignorancia y el fanatismo religioso y social.

FICHA

"LA PIEDRA DE LA PACIENCIA".-Atiq Rahimi.- Ed.Siruela.-Traducción Elena García-Aranda.-114 págs.14,90 euros.

 

 


Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens