Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
21 noviembre 2011 1 21 /11 /noviembre /2011 08:01

la-vida-sublime-cartel.jpg

 

Con un cierto regusto estético a Victor Erice (al que se rinde homenaje en la película) el cineasta castellano Daniel V. Villamediana vuelve como "En la linea recta", "Aita" o el "Toro Azul", a proponernos una  curiosa muestra de cine creativo que tiene los modos y maneras del documental pero que se desarrolla como ficción, cine híbrido que enmarca la filosofía del director, transitar en la frontera de los géneros y los estilos (como define un actor en la película el carácter de frontera de Sevilla: donde es posible la libertad).

Una banda sonora clásica y una cámara lenta, a veces inmóvil, con los personajes cruzando el campo de encuadre, absorta y contemplativa en los bellísimos campos de Castilla o la inmensidad azulada del mar de Cádiz o el paso permanente y calmo, destellando de luz deslumbrante, del Guadalquivir en Sevilla.

En ese recorrido, los personajes recitan, dialogan o simplemente observan y pasean. La trama es sencilla, Víctor (primo del director de la película o coguionista) está fascinado con un antiguo episodio familiar, su abuelo Cuco viaja en los años cuarenta a Cádiz tras ganar las oposiciones y regresa a los pocos meses de tomar posesión de su cargo, relacionado con cuestiones de aduanas, en una España donde la rigidez ideológica y política se hermana con la corrupción de los funcionarios, juego peligroso al que el abuelo Cuco no quiere jugar. Víctor emprende un viaje a Sevilla y Cádiz, donde vivirá unos días de visitas, paseos, relaciones, en los que la figura del abuelo, aún manteniendo su misterio, está presente en las charlas sobre el anarquismo, la represión de la época o ciertas anécdotas del personaje que su sobrino-nieto llega a intentar emular, como el ingerir un número elevadísimo de sardinas fritas, una secuencia divertida de un  encanto inesperado de película de Buster Keaton. 

El espacio andaluz, tan opuesto al castellano, pero igualmente enriquecedor es tratado con mimo por este director sensible, con un estilo simple, directo y a la vez poético, como un haiku japonés. Al mismo tiempo hay una insobornable realidad, cotidianidad, en esas imágenes que acaban, pese a su morosidad, creando una especie de sortilegio con el espectador. Me ha gustado también la elección de protagonista, ese Víctor Vázquez que desde una naturalidad ligeramente tensa, como si le costara actuar ante la cámara, va mostrando el proceso de comprensión entre dos generaciones familiares alejadas en un tiempo que ya no existe y un presente en el que no quedan rastros del tiempo del abuelo Cuco. Cine sin artificios, transitando en la frontera entre la realidad y la ficción, entre el documental y la historia personal, íntima. 

Parece ser que la pelicula ha tenido una buena acogida en festivales como Locarno o la Biennale, pero dudo mucho que sea una película taquillera en España. O al menos que no lo sea para los que amamos determinado cine, emparentado con miradas lúcidas, desengañadas y ferozmente estéticas y personales. Buena suerte con "La vida sublime", en algunas secuencias las imágenes son sublimes. Palabra de cinéfilo.

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens