Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
30 marzo 2013 6 30 /03 /marzo /2013 08:33

las-flores-de-la-guerra-cartel-1.jpg

 

 

Reconozco mi debilidad por las películas de Zhang Yimou, como el soberbio e intimista "El camino a casa" o la bella "Amor bajo el espino blanco" o la sensible visión de la infancia de "Ni uno menos". La enorme calidad técnica de la fotografía, plena de sensibilidad y la delicadeza de la pintura de personajes o los escenarios naturales, quedan en el recuerdo de cualquier adicto al buen cine. Esta nueva producción de Yimou, "Las flores de la guerra" es, sin duda, otra cosa, quizá marcada por su carácter bélico y la dureza de los hechos narrados, durante la brutal ocupación por el ejército japonés de la ciudad china de Nanjing en 1937 . otra de las verguenzas de la humanidad, las ciudades mártires como Sarajevo, Saigón, Stalingrado, en las que la población civil paga con su sangre, brutalidades y violaciones, la inquina de los ejércitos.

La sangrienta violencia de los soldados nipones (de una atrocidad que se ha hecho legendaria en la historia de la guerra) queda difícilmente contrapesada por la sensibilidad espiritual y sensual de las protagonistas de la película, un grupo de inocentes adolescentes, estudiantes del convento católico de la ciudad y un grupo de jóvenes prostitutas de lujo, refigiadas en el monasterio y su catedral. Los dos grupos encerrados en el asfixiante entorno de la misión católica, rodeados por soldados japoneses en una ciudad destruida y brutalmente asediada.

"La flores de la guerra", título transparente, está basado en la novela de Geling Yan. Narrado --en pasado-- por una de las estudiantes, nos cuenta la heroica y tenaz resistencia de esos dos grupos, comandados por un hombre y un chico, para tratar de escapar de la ciudad destruida y de los asesinatos y violaciones que acompañaban la presencia japonesa en China.

El amortajador norteamericano, materialista y cinico, que trata de sacar tajada de la guerra, convertido en falso sacerdote, pero imbuido de su misión (una especie de general de La Rovere de De Sica, el hábito hace al monje), está interpretado por Christian Bale, experro en cine de acción, la trilogía de Batman, por ejemplo, pero también actor de registro sensible como demostró ya desde su infancia  (fue el niño protagonista de "El imperio del sol", la magnifica película de Spielberg).

El enfrentamiento de formas de vida y sensibilidades entre estudiantes y prostitutas se salda con un sacrificio y una hermandad de sangre que constituye el símbolo real de la película (al parecer basada en hechos reales). Ni el amortajador es el borracho sin escrupulos como parece ser, ni las prostitutas son mercaderes insensibles de sexo: la guerra saca lo mejor de todos ellos, incluidas las aterrorizadas estudiantes.

Hay mucha crudeza en las imágenes que nos muestran el salvajismo de la guerra y de los soldados. La secuencia de la persecución, violacion y muerte de los dos prostitutas escapadas y cazadas por los,soldados, imprime horror y miedo al dinamismo de la preparación de la huida, cuyos detalles mantienen al espectador pendiente de la pantalla y clavado en su asiento. Yimou logra que la película, con secuencias dificiles de olvidar por su bárbaro salvajismo, también ofrezca una serie de secuencias de una belleza y sensibilidad poética y espiritual que agudizan el poder fascinador de la historia. Quizá falta profundidad a los dos personajes adultos enredados en un amor que las circunstancias vuelven trascendente, el americano y Mo, la más bella prostituta del grupo. Yimou no busca justificaciones en el pasado y se centra en el cambio dramático que las circunstancias provoca en los personajes y en la capacidad de sacrificio de unos y otros.

Quizá se eche de  menos la sensibilidad en el retrato de esos personajes, la sutileza en el dibujo de situaciones, el equilibrio en la imagen: aquí se trata más bien de mostrarnos un episodio vergonzoso de una guerra particulamente atroz como fue la chino-japonesa. Suena un poco a exceso de mensaje, a una cierta propaganda en la que los matices no son sutiles, sino brochazos espectaculares pero groseros, donde los extremos parecen fundirse, por ejemplo, en el personaje tambaleante del padre de una de las alumnas, un colaboracionista chino de los japoneses que trata de salvar a su hija. Y para terminar, sobran a mi entender las secuencias musicales danzantes de las bellas hetairas entre el "flou" de una estética de cabaret. En fin, nada es perfecto. Y esta película tampoco lo es. Pero aun asi, vale la pena verla. 

 

 

 

 

 

 

      

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens