Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
18 diciembre 2013 3 18 /12 /diciembre /2013 15:24

le-week-end-cartel-1.jpg

 No es la primera vez que asistimos a un week-end de parejas más o menos en conflicto con el deseo de arreglar las cosas y reverdecer viejos sentimientos. Al cine se le da bien ofrecer historias de segundas oportunidades y generalmente suele ser sumamente realista, es decir, acaban mal. En esta agradable, agridulce, sardónica y deliciosa "Le wee-kend" ("Siempre nos quedará Paris", dulce referencia a "Casablanca" que también acaba mal, aunque sea por una forzada separación) no es el final lo que marca la calidad de la película, sino el desarrollo, el proceso de la relación entre dos personas angustiadas por el paso del tiempo y el deterioro de los sentimientos. Y si esas dos personas están encarnadas por dos grandes actores, Jim Broadbent y Lindsay Duncan (¿para cuándo un Oscar a ese soberbio actorazo de ojos azules y sonrisa bondadosa?) pues resulta que nos da igual si se van a apañar o si se irán cada uno por su lado. Lo que cuenta es el recital de emociones, miradas, palabras, gestos de una pareja de actores en estado de gracia.

El guión lo firma Haniuf Kureishi, inglés descendiente de pakistaníes, al que conozco por una novela suya que me impresionó, "El Buda de los suburbios". Con algún "pero" sin demasiada importancia, el guión es excelente y nos acerca sabiamente a la pareja, considerados uno por uno, al tipo de relación que llevan, sus referencias al pasado, sus problemas y después, a mitad de película, la aparición casual en Paris de un viejo discípulo de Jim, encarnado histriónicamente por  Jeff Goldblum, que según parece debía perfilarse como la piedra de toque de la calidad y cohesión de la pareja. En realidad no es así. Jeff es excesivo, anecdótico, no agrega casi nada a la trama sentimental de la película (¿problema del actor, del director, Roger Michell, o del guión?) y acaba desvaneciendose ante la indiferencia de los dos casi ancianos conyuges. Pero, aparte de eso, todo lo llena la caligrafía delicada y sutil de la relación reflejada en la cinta de una manera elegante. Con algun momento penoso (la escapada sin pagar del restaurante o la prepotencia de LIndsay mostrandose en una sadica dominación sexual que les envilece a ambos), la valoración es muy positiva. Los personajes dejan un regusto amable por su inteligencia, su sensibilidad y su eventual ternura, aderezado todo con un brillante sentido del humor y una visión lúcida pero crítica y sin remilgos de lo que es la vida y sus problemas. Por cierto, se nota cierta predilección por el personaje encarnada por Jim. No les culpo a director y guionista. Yo también lo preferiría. Y mi mujer también.

 

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens