Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
16 mayo 2012 3 16 /05 /mayo /2012 07:05

marai.gif

Sandor Márai (su verdadero apellido es Grosschmied) escritor húngaro de entreguerras, nació en 1900 y huyó de su país a Norteamerica en 1947, al ver las dificultades para escribir y trabajar que conllevaba el régimen comunista. Viejo y cansado, después de escribir un diario espeluznante sobre sus últimos días (“Diarios, 1984-1989″) se suicidó en San Diego, California, muy poco antes del derrumbe del imperio soviético que le hubiera abierto las puertas para volver a su tierra, y acaso asistir al renacimiento de su gran literatura. Mantiene en su obra una visión desencantada pero lúcida y elegante de la vida y la sociedad, la politica y la historia de su tiempo. Prohibida su obra por el régimen comunista (no llegó a vivir, por unos meses, la caida del muro de Berlín que seguramente le hubiera confortado) cayó en un largo periodo de olvido. Editado en España en los 50 y 60 por Destino, no alcanzó un éxito profundo y persistente de autor de culto, hasta la publicación por Salamandra de "El último encuentro" en 1999.

Desde el momento de su aparición en el mercado literario español, empezamos a ser legión los que descubrimos a un autor con la fuerza, el saber, la convicción y la potencia narrativa de un Thomas Mann o un Stefan Zweig por citar dos de los autores contemporáneos suyos con los que fue comparado (con el segundo comparte la depresión de raiz politica y humana que llevó a ambos al suicidio)

Después de su aparición en 1999, la editorial "Salamandra" ha publicado el resto de su obra, "La herencia de Eszter", "Divorcio en Buda", "La amante de Bolzano", "La mujer justa", "La hermana", "Las "Confesiones de un burgués" o los patéticos y duros "Diarios 1984-1989", entre otras. La publicación de "Liberación" ha alertado de inmediato a los admiradores de este escritor excepcional. Y no defrauda.

"Liberación" fue escrita entre julio y setiembre de 1945 poco después de la ocupación nazi de Budapest, cuando la Gestapo y los fascistas de la Cruz Flechada húngara, persiguen a cualquier simpatizante con otras ideas más liberales que las que convenían al régimen de encefalograma plano de nazis y adláteres. Unos dias antes de la Navidad de 1944, la joven Erzsébet trata de buscar un refugio para su padre, un destacado intelectual perseguido por la Gestapo y otro para ella misma, entre bombardeos, miserias de supervivencia y razzias de la siniestra policia politica hungara. Encuentra un misero refugio en los sotanos de un vecino bloque de viviendas, hacinada con otros ciudadanos hungaros, mientras el Ejército Rojo asedia la ciudad y comienza a ganarla calle a calle.

Esa espera angustiosa y llena de privaciones de la "liberación" --que todos aspiran a que los rusos traigan-- va perfilando la novela, que se concentra en la descripción dura y nada complaciente de los comportamientos humanos en situaciones de privación y peligro...hasta que en la madrugada del 19 de enero, el primer soldado ruso aparece a las puertas del refugio y se desencadena un angustioso relato íntimo en el que la joven comprueba cómo el escenario deseado e imahginado dista mucho de parecerse al real. Pero la prueba será superada y asumida. La chica está dispuesta a sobrevivir, a luchar por un mundo mejor, aunque no tenga nada que ver con lo que el presuntamente traerían los soviéticos.

La conclusión, realista, desencantada pero esperanzada, brutal pero renovadora, aunque duramente irónica queda reflejada en las últimas palabras de la muchacha con la que acaba la novela: "Bueno , parece que al fin soy libre". Esas palabras son musitadas por la joven ante el cadáver del hombre que la ha violado, el representante primero de ese ejército ruso que habría de traer la justicia y la paz. La escena de la violación resulta una de las descripciones sobre ese tipo de salvajada realizada con más eficacia dramática, menos sentimentalismo y más naturalidad, delicadeza  y maestría a la que me he enfrentado en mi larga vida de lector.

Esta excelente novela de Márai, ha tardado 67 años en publicarse (en otros paises europeos se publicó el año 2000, centenario del nacimiento del autor), ¿por qué? Lo ignoro. Hay autores de gran calidad que tienen una especie de mal fario editor. Y Márai es uno de ellos. La novela tiene páginas descriptivas que parecen reportajes periodisticos (él era un gran periodista) y recuerdan al soberbio Ivo Andric o al Vasili Grossman de "Vida y Destino", pero también muestran que la devastación moral de la guerra no era sólo de una de las partes, la nazi, sino que concierne a todos los implicados, desde los soviéticos a los propios húngaros, incluyendo los perseguidos. Y eso puede ser una razón que justifica el silencio impuesto a Márai. Ni vencedores ni vencidos llevaban la bandera de la paz y la justicia. Eran los mismos perros con diferentes collares. Y esa es una visión que no agrada a los vencedores.

Al contrario que los escritores antes citados, Márai no se empecina en describirnos la situación militar, sino que se concentra en la vida, las rutinas miserables, privaciones, penurias y temores, en el hacinamiento del refugio, en las acttitudes de los refugiados, tan acobardados ante las arbitrariedades de sus autoridades y de los nazis como confuamente desesperados ante la posibilidad de que las cosas con los rusos no mejoren. Algo que la historia se encargaría de mostrar como inevitable, hermanando a todas las dictaduras con el mismo rasero de horror, destrucción, ignominia y crueldad.

FICHA DEL LIBRO: "Liberación".- Sándor Márai.Ediciones Salamandra.Traducción:Mária Szijj.Núm. páginas:160

 

  

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens