Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
15 noviembre 2013 5 15 /11 /noviembre /2013 08:18

Los_anyos_de_peregrinacion_big.jpg

Después del desafío de los tres libros del "1Q84", no sólo argumental, sino estilístico y de factura de los personajes, Murakami vuelve a sus tics literarios con "Los años de peregrinación del chico sin color". Los elementos más visibles son reiterativos, nuevamente la música cumple una función importante en la trama, el personaje es un solitario treintañero culto y observador, el amor, el enamoramiento, la pasión y el sexo van de la mano en la historia, los detalles se multiplican, vestimentas, platos de cocina, pequeñas faenas cotidianas contadas son pulcritud escueta, las reflexiones abundan y las voces íntimas suenan con verosimilitud, todo hace un conjunto agradable de leer y que tiene un "sabor" que ya relacionamos inmediatamante con Murakami, aunque no sepamos si lo que leemos es de él.

En esta ocasión son las suites de piano llamadas "Los años de peregrinación" de Listz y sus piezas componentes las que van contrapunteando la búsqueda del "chico sin color", Tsukuru Tazaki, que busca a sus amigos del pasado para intentar comprender porqué fue cruelmente excluido del grupo, un día cualquiera sin ninguna explicación, abocándole a un infierno íntimo que sólo parecía desembocar en el suicidio. Él se siente un "chico sin color" no sólo porque a diferencia de sus cuatro amigos del grupo su apellido no hace referencia a ningun color, sino que su propia vida carece para él de sentido y de contenido.

No hay aquí la crítica social aguda de "1Q84", ni el romanticismo hipertrofiado de otras de sus obras, como "Baila, baila, baila", y perfila con cuidado los elementos y sugerencias sobrenaturales que suelen ser marca de la casa, sólo insinuándolos sin dejarse llevar por ellos. La historia, pese a su aparente banalidad, está muy bien contada y el autor nos sumerge con habilidad en la trama, aunque se permite algunos excursos y explicaciones que rompen el pausado ritmo de la narración, incluso estancándolo con cosas aparentemente al margen del nudo narrativo (algo que se recrudece al final, con todas las divagaciones en torno a la gran estación de Shinjuku, el ya muy explicado amor de Tazaki por los trenes y los sueños que le produce sus sentimientos por Sara) que le permite hurtar el bulto en el último capítulo, dejando todo sin resolver, ¿o quizá brindando un final abierto por la renuencia del joven ingeniero a hablar con su amiga aunque protesta sin cesar que desea hacerlo?

En esta ocasión los elementos sobrenaturales, que inquietan al lector desde la narración de un sueño de contenido sexual y la tragica muerte de una de las amigas del grupo, acaban desveneciéndose y el realismo de la narración acoge al lector hasta el final donde vuelve a surgir el apunte onírico y "extraño" que, no lo olvidemos, suele ser típico en Murakami. Esos elementos  no parecen afectar lo más mínimo al protagonista que, como otros héroes de este autor, parece vivir tranquilamente en un mundo real y cotidiano surcado de vez en cuando por ramalazos de cosas no cotidianas y seguramente tampoco reales.

Parece haber una tensión narrativa medida por un designio del autor: emparentar sus obras unas con otras, no solo por el estilo sino por determinados personajes y sucesos extraordinarios en lo cotidiano. A veces tales sucesos acaban con la coherencia de la narración como en "Kafka en la orilla" o en algunos momentos de "1Q84", convirtiendo a los personajes en simbolos vacíos y dislocando la realidad en algo desconcertante. En "Los años..." ese defecto de medida no vulnera la fragilidad poética de la obra y la historia se desenvuelve con ese ritmo irregular de Murakami, con largos momentos de verbalismo incontrolado y otros de austeridad expresiva y emoción contenida. Y cuando el engarce entre lo "sobrenatural" y lo cotidiano no funciona, Murakami nos escamotea la coherencia del personaje y los convierte en seres de papel, dejando al lector por lo común sin explicaciones del evento, como por ejemplo la "deserción" de Hada, su inteligente amigo, entremezclada con un  sueño erótico o las dudas de Tazaki sobre si asesinó o no a su amiga "en otro plano".

Murakami nos ha traido una nueva novela pero no una novela nueva. Es como si hubiera cogido de aquí y de allá en su obra anterior, hubiera espigado en ambientes, personajes y comparaciones poéticas y nos hubiera manufacturado una copia de elementos unidos de su propia obra. Quizá lo más resuelto sea el comienzo cuando el protagonista se enfrenta a lo que es por encima de lo que cree ser y de lo que los demás dicen de él. En lo demás no hay mucha originalidad. Aunque de ello emana una advertencia importante: es hora de cambiar de registro. Quizá una nueva vuelta de tuerca al realismo mágico "made in Japon murakamizado" no sería una buena idea.

"Los años de peregrinación..." satisfará a los seguidores y fanáticos (que los hay) de Murakami. A los lectores independientes les parecerá una novela menos esotérica que "1Q84" pero paladearán el universo cotidiano de este escritor con sus referencias al arte, la literatura, la cocina o la arquitectura. Y a los que esperaban algo mejor y distinto a sus obras anteriores, un poco de decepción. Uno, que es un lector optimista, cree que Murakami ha dado con esta novela un cuidadoso paso atrás, quizá con la intención de dar un salto para delante con la próxima. ¿Qué se apuestan?   

 

FICHA: 

Haruki Murakami, “Los años de peregrinación del chico sin color”, traducción de Gabriel Álvarez Martínez, Tusquets, 2013, 314 pp.PVP 19,95 euros  

 

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo

Comentarios

Gonzalo 01/04/2014 06:26

Siento la desilusión, esperaba algo más. Así y todo, devoré la novela. Algo del estilo de Murakami me atrapa y me arrastra de una página a la siguiente. Sin embargo quedé un poco golpeado por el
final. ¿Cómo es que tantas cosas quedan así irresueltas?

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens