Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
16 junio 2011 4 16 /06 /junio /2011 11:14

Kids-Are-Right-b.jpg"Los chicos están bien", dirigida por Lisa Chodolenko, e interpretada por Julianne Moore y Annete Bening como la pareja de lesbianas que tienen un hijo cada una concebidos gracias a un anonimo donante de esperma (el mismo para las dos, un excelente Mark Ruffalo) es una cinta agradable, sincera, que trata de un asunto que podria convertirse en melodrama barato con una delicadeza y una contención magistrales.

Pues es el caso de que el  chico (16 años, un adolescente algo desorientado)) le pide a su hermana (de 18, más madura e inteligente) que investigue quién es el padre biológico de los dos. Cosa posible siempre que el donante acepte la identificación, cosa que Ruffalo hace algo preocupado pero lleno de curiosidad). La joven, reticente al principio, decide hacerlo y aquí empieza una trama que roza en cada momento el desastre pero se va resolviendo con lógica, humanidad y generosidad. No hay tremendismo, ni insistencias maniqueas, ni juicios disfrazados en la descripción de la vida matrimonial de las dos lesbianas y sus actitudes ante sus hijos. La música de la compositora canadiense Joni Mitchell va subrayando los momentos y el dibujo de los personajes, la insegura pero vital Mooore y la intelectualizada y dura Bening, subrayando el amor entre ellas con tal carga de normalidad, sentimientos y diferencias (salvadas gracias al afecto y a la costumbre) que uno acaba aceptando los roles femeninos reflejando los roles de la pareja heterosecual, sin reticencia alguna (no porque los sostenga el espectador sino porque no lo hace extraño la directora en ningún momento). Película de mujeres contada con sensibilidad y respeto.
Chodolenko dirige con acierto y seguridad y convierte un melodrama con toques de comedia, en el que vibra en algun momento las claves personales de la directora (lesbiana también), en una película con aroma a verdad, a la real vida cotidiana de dos mujeres  de media edad que tratan de revitalizar permanentemente su proyecto de pareja, a pesar de los errores, las manías y alguna que otra traición sexual, todo como un espejo en el que sus dos hijos pueden encontrar respuestas a sus propias vidas.Es decir, levanta melodramas con toques de comedia para apuntalar indisimulados ajustes de cuentas trufados con aromas autobiográficos. 
El donante-padre, a pesar de su bondad, su naturalidad y su simpatía, es el detonante que conmoverá hasta sus cimientos la existencia plácida y ortodoxa de la pareja femenina y sus dos hijos, cuyos roles están marcados con habilidad: la Bening es el "macho" dominante, autoritario, seguro de sí mismo y la Moore sucumbe ante ese poder, pero se rebela y lo hace de una manera no buscada pero brutal: entablando una relación con el donante.
Es una película de personajes, de caracteres, con actores que lo son de verdad y convincentes. Por eso el final debe seguir la tónica seria y lógica del tipo de pareja que nos han descrito. No se trata de un revival de "Mamma mia", aquí la comedia deja su lugar a la tristeza y la resignación.  Hay que aceptar lo que hay y seguir adelante, con ese perdón que nunca es completo y la sensación de que no vale la pena enfrentarse a la disolución de un vínculo que les conviene a todos. ¿Amarga? No, real y sincera.

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens