Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
17 agosto 2012 5 17 /08 /agosto /2012 07:25

los-juegos-del-hambre-cartel.jpg

Katniss (Jennifer Lawrence) y Peeta (Josh Hutcherson) son los dos elegidos jovenes adolescentes para representar a su distrito en un juego letal al que deben prestarse los habitantes de Panem (que fueron los Estados Unidos antes del holocausto) en castigo por haberse rebelado contra el distrito central. El país en ese futuro indeterminado es una dictadura militar con una sociedad minoritaria sofisticada, ociosa y depravada que viven del poder y el resto del país en el que la miseria, el hambre y el miedo son el estado habitual. Heredera del "1984" de Orwell, la propuesta de la saga novelesca escrita por Suzanne Collins se centra en la violencia, la juventud, el valor y el amor como elementos principales.

En la brillante, aunque rutinaria y algo irregular versión cinematográfica de Gary Ross, se percibe la intencionalidad comercial de constituir una saga que recoja el listón de Harry Potter o de la blanda trilogía vampírica del Crepúsculo. No le faltan méritos desde luego, aunque la mediocre categoría de la trama y la linealidad psicológica de la mayoría de los personajes serán más observables y enjuiciados por los adultos cinéfilos que por los jovenes y adolescentes que vibren con el valor y la pericia de la sin par Katniss y los elementales sentimientos y emociones que reflejan tanto ella como su ambivalente compañero.

    Está bien descrita la fuerza aglutinante y globalizadora de unos Juegos marcados por la supervivencia, la violencia y la muerte, fotografiados al milimetro, por camaras omnipresentes en un show live realizado en un mundo controlado virtualmente desde el centro de poder (al estilo de la inquietante "El show de Truman. Una vida en directo", de Peter Weir"). No tanto la figura del líder de la nación, un engañosamente cordial y familiar Donald Shuterland, en realidad manipulador, cruel, soberbio y amenazador. En resumen una versión potmoderna con moda "retro" del "Panem et circenses" propuesta por los romanos, donde el pan es exiguo y el circo brutal. No entra en más honduras sociopoliticas la película: es un entretenimiento, no lo olvidemos. La critica feroz contra la represión totalitaria y el miedo en la novela de Orwell "1984", brilla aquí por su ausencia y las figuras de poder devienen estereotipos ya gastados por el uso.

El problema es, como casi siempre ocurre con este tipo de obras, el exceso de metraje. Dos horas y media dan para mucho si son utilizadas con sabiduría. Aquí nos sobran muchas escenas del principio, redundantes, la mitad de las de las persecuciones en un escenario manipulable, en el que se controlan desde el tiempo atmosférico, hasta los incendios o la presencia de criaturas monstruosas. También en la conclusión se debilita el tono argumental con tal de buscar el final feliz (aunque abierto) y se suman algunas reiteraciones que marean al espectador no entregado. Tampoco la elección del casting es muy adecuada, especialmente en la figura del héroe (un poco descafeinado el amigo Joss) aunque sí la simpatica contundencia física y la actitud desabrida de Jennifer (la credibilidad del cambio de actitud amorosa es poco creíble). Ayudan algo a la fuerza del filme las aportaciones de Woody Harrelson (un poco pasado de vueltas al principio), y el histrionismo de Stanley Tucci y Toby Jones (amigo, lo que hay que hacer para seguir saliendo en el cine) y sobre todo el citado Shuterland (que sigue haciendo papelitos insignificantes a los que dota de la fuerza de su rostro irónico, agudo y algo malvado).

En resumen una alegoría de fuerza política contra la represión y la falta de libertad (muy suavizada por el tono de película de aventuras) y un alegato en contra de los "reality show" con su carga de indignidad y manipulación emocional descarada, al servicio de los más bajos y vulgares instintos. Como dice el cínico Donald Shuterland en una escena, "Al pueblo hay que darles un rayo de esperanza, pero breve, nunca demasiada" y seguir manteniéndolo en la brutalidad de las necesidades basicas nunca satisfechas del todo pero, eso sí, con acceso universal a las grandes pantallas de televisión donde mostrarles los mensajes implícitos que la dictadura cree más efectivos.

Escenas de acción con sabor de videoclip, fotografía fría y distante para mostrarnos a la sociedad poderosa y decadente del Capitolio, en contratse con los tonos oscutos y la fealdad de la miseria entre los tristes y atemorizados habitantes de los distritos sometidos. Ritmo desigual entre las persecuciones y las secuencias de amor, amistad o ternura (algunas sentimentales en exceso como la de la adolescente compañera de la heroína). En suma un producto realizado con profesionalidad, destinado a la mayoría joven que abarrota las salas de cine en busca de diversión y entretenimiento con una cierta calidad argumental y técnica.

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens