Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
28 julio 2011 4 28 /07 /julio /2011 09:25

pinguinos.jpgYa estamos con Jim Carrey en acción gesticulante y excesos varios. ¿Nadie le ha dicho a este actor que si se moderara un poco, si aparcara el histrionismo alguna vez, tiene capacidad y atractivo suficientes para subir un escalón de calidad en su carrera? En "Los pinguinos del señor Poper", adaptación de una novela infantil de Richard y Florence Atwater, publicada en 1938, que se ha convertido en un clásico para los niños de habla inglesa, Carrey nos ofrece una versión amansada y un poco avejentada de sus papeles habituales: es un ejecutivo inmobiliario de éxito a punto de conseguir hacerse socio de su empresa. Divorciado y con dos hijos adolescentes, el señor Poper vive solo en un pulido apratamento de lujo de Manhattan. Un dia recibe un regalo proviniente de la Antártida, es de su fallecido padre y le envía una caja hermética en cuyo interior hay...un pingüino.  Comienzan los desastres hogareños que cabe imaginar y Poper decide devolver el regalo a la Antartida, antes de que su trabajo se resienta demasiado. No se entiende  con su interlocutor y dias despues recibe otra caja, con otros cinco pingüinos. Aqui la historia se lanza al vacío del surrealismo facilón de este tipo de películas de género: padre ausente al que sacude una crisis que le cambia la vida, primero para mal y más tarde para bien, al tiempo que recobra el amor de sus hijos y ex esposa y--como consecuencia gratuita y poco realista-también triunfa en su trabajo y todos felices comieron perdices. Naturalmente Poper no puede deshacerse de esos seis pinguinos que le complican prodigiosamente la vida porque, ¿alguien esperaba otra cosa?, los niños de Poper se encariñan con los animales y a consecuencia de ello van aceptando a su padre ex ausente.

Lo verdaderamente notable de la película no es ese guión sujeto a los cánones, sino el tratamiento, entre real y digital, de los seis pinguinos, insertados muy bien en la trama y con un comportamiento desternillante. Esos animales son los auténticos protagonistas de la película: Capitán, Mimoso, Mordisco, Ceporro, Mofeta y Bocazas, ajustándose a lo que indican sus nombres, consiguen los momentos más interesantes de la cinta (en la que hay un homenaje claro a Mary Poppins, cuando el deshollinador que interpreta Van Dyque baila con pingüinos dibujados en una de las secuencias animación-persona real, que distinguieron aquella memorable película de Disney). Los de Poper son pinguinos de la especie Gentoo, una de los 17 que existen y se caracterizan por su facilidad en ser adiestrados.

Mark Waters ha dirigido el asunto con corrección aunque sin poner algun freno a Carrey y apoyándose en unos buenos secundarios como Carla Cugino (la ex esposa de Poper) y la sólida Angela Lansbury como la propietaria del viejo y encantador restaurante de Central Park que ambiciona la empresa de Carrey para especular. Los efectos especiales, muy efectivos y discretos convierten esta comedia familiar, loa a los valores de la familia, el amor padres e hijos y la bondad y diversión inherentes al mundo animal, en una apuesta firme para las clásicas películas que llenan los cines los fines de semana de gente menuda y sus resignados padres. Un festival de risas y gritos infantiles.

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens