Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
29 enero 2012 7 29 /01 /enero /2012 08:17

la-dama-de-hierro-cartel-1.jpg

El cine británico se dedica ultimamente a revisar su historia más reciente, así el biopic de la reina Isabel II y el magnífico "El discurso del Rey" donde se centra en la anécdota personal, tartamudez mediante, de Jorge VI y pasa con cautela por la figura controvertida de su hermano abdicante y su esposa divorciada y los coqueteos --y más que eso, podría hablarse de alta traición-- con el Reich de Hitler.

Ahora se vuelve hacia la peculiar señora Thatcher, la dama de hierro, como con eslavo respeto la bautizaron los rusos, otra de las figuras del siglo XX que se ha ganado de sobras méritos y deméritos para figurar en la iconografía política de ese desventurado siglo.

Hacía falta una actriz muy especial para dar vida a doña Margaret y un ductil actor para encarnar a Denis, el sufrido marido de la férrea dama. Se trata de ofrecer una imagen bastante fidedigna de la compleja figura sin restar contenido a una visión humanizadora de una mujer cuya dureza, falta de sensibilidad social y agresividad restaban verosimilitud a sus posibles valores personales femeninos, maternales o como esposa. Meryl Streep, la camaleónica actriz, escritora de "Memorias de Africa" o madura madre de familia de "Los puentes de Madison", es el primer acierto de esta película. Dirige con habilidad pero irregularmente, Phyllida Lloyd, aunque es en las secuencias de la Thatcher anciana perdiendo el contacto con la realidad y anclada en el pasado, donde más y mejor brilla su dirección, mientras no consigue encontrar el ritmo y la sensibilidad fílmica en la faceta política y social (el uso y abuso de documentales lastra la película, que pierde ritmo y eficacia dramática). La directora nos muestra sin tapujos la faceta feminista combativa de Thatcher y parece aceptar como mal menor los conflictos familiares que provoca en su marido y sus hijos, sin llegar a convencernos el drama doméstico en el que se ve inmersa.

El divorcio entre sentimientos y pensamientos que, según el guionista Abi Morgan, es el meollo de la personalidad de la primera ministra, la subordinación de la vida afectiva a la racionalidad de las ideas, es la argamasa intelectual que sustenta la vida personal y pública de la Thatcher que, en su tramo final, recibe el espaldarazo de lo evidente en una secuencia onírica inventada por el guionista en la que Margaret "despide" la figura alucinatoria de su marido y pese a ello dice temer la soledad que conlleva y el difunto marido le "responde": "No ha cambiado nada. Tu siempre has estado sola y te ha ido perfectamente".

Así pues, la película decae cuando nos muestra el ascenso y poder de la dama y se llena de interés cuando nos muestra los momentos intimos y domésticos de la exigente política y la decadencia irremisible de su viva inteligencia. Y eso es posible porque la señora Streep, Meryl, hace un verdadero recital interpretativo, ayudada por una caracterización magnífica y ese citado espíritu camaleónico que nos hace creíble --y atractivo-- hasta a un personaje público tan antipático y duro como Margaret Thatcher.

Mención especial al actor que encarna a Denis Thatcher, Jim Broadbent, que logra competir en acierto con la mismisima Meryl, dándole una réplica ajustada y encantadora, llenando de credibilidad y simpatía un papel tan poco agraciado.

Película interesante para nostálgicos de la segunda mitad del siglo XX y admiradores de la señora Thatcher.

 

 

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens