Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
3 julio 2011 7 03 /07 /julio /2011 19:27

Midnight-in-Paris_cartel_peli.jpg

 

Bueno no llega a la infatuada tontería polícroma de "Vicky Cristina BARCELONA", esa postal juguetona e irrelevante que el gran Woody se sacó de la manga para ayudar a llenar el bolsillo, pero "Midnight in Paris" es como un juguete juvenil dedicado a otra ciudad-postal en el que además se nos juega con el tiempo y las grandes hombres del pasado reciente en torno a una cultura específicamente americana en París.

Me declaro admirador de W.A., aunque no fanático de su cine. Me parece entrañable ese hombrecito acomplejado e inteligente capaz de reirse de sí mismo mientras se cuestiona los grandes temas de la humanidad con la sonrisa traviesa y el ingenio de Groucho, el más inteligente y divertido de los Marx (incluído don Carlos y que me perdonen los puristas). Pero W.A. comienza a tener unnos años y como todo el mundo comienza a repetirse, a autoplagiarse y, lo que es peor, a tomarse en serio. Ya se que la edad no perdona y este Peter Pan judío debería dejar de mirarse en el espejo tramposo de su nostalgia y ponerse a la tarea de hacer algo distinto y no un poco más de lo mismo y un poco peor de lo habitual.

Hay un juego de desfachatez juvenil en esta última película de Woody. Sí juvenil, mi octogenario amigo. Una comedia romántica, con una pareja de norteamericanos que deambulan, sobre todo él, por el Paris de postal nostálgica de los años 2o y toda la parafernalia cultural de esa época, los desencuentros amorosos que esa actiutud escapista provoca y la presencia de los padres de ellas y unos amigos ridiculos, no acaba de interesarnos en ingún momento. Su rejuego cachondo con sus figuras literarias y artísticas de cartón-piedra, desde un improbable Hemingway que trata de hablar como sus libros y solo hace el ridículo, unos Zelda y Fitzgerald patéticos o un Lautrec y Gauguin que te sonrojan de verguenza ajena o una Gertrude Stein que te hace aullar de banalidad, tienen la desverguenza osada de un alumno de primera de una escuela de cine de segunda. Vamos, don Woody, déjese de pendejadas y no se hunda en lo fácil. Déjese de viajes turísticos, por ciudades hermosas, de personajes nacidos de su propio yo de hace unos decenios, con sus gestos y su verborrea sincopada e ingeniosa, haga una película que nos reconcilie con el autor de Manhattan, Anna y sus hermanas y tantas otras que siempre tenían una forma distinta y divertida de decirnos siempre lo mismo.

Esta película, interpretada por un Owen Wilson que nunca acaba de creerse que es Woody Allen, no nos convence de nada, ni siquiera de que es divertida. Y eso que hay que ser mucho Woody Allen para hacer que las cortas intervenciones de la bella Carla Bruni, la esposa del presidente Zarkozy, no nos resulten peligrosamente innecesarias y postizas. Oigan, si necesitan una dosis de W.A. recurran a la filmoteca de ese genio incomprendido en Estados Unidos que comienza a ser demasiado comprendido en Europa. Woody, estrújate las neuronas un poquito. Tu puedes.

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens