Monday 30 april 2012 1 30 /04 /Abr /2012 08:31

mi-hijo-y-yo-cartel.jpg

 

No estamos tan lejos. Me refiero a los padres franceses de jugadores de rugby alevines que dan espectáculos de agresividad, falta de deportividad y educación y de brutal presión hacia los hijos. En parecidas circunstancias he visto a especímenes hispanos en la civilizada, es un decir, Barcelona, machacando verbalmente a un pobre árbitro infantil o a jugadores contrarios a sus hijos, que no levantaban un metro del suelo y miraban con horrorizado estupor como aquellos adultos desconocidos les insultaban por una jugada.

Hay un subgénero del cine que es el supuestamente deportivo, al que los norteamericanos son muy aficionados. Rugby, beisbol, equipos en linea de desastre que se salvan milagrosamente y ganan al lider por obra y gracia de un jugador que logra superar el desastre personal y deportivo o un entrenador borrachin que vuelve a la dignidad del deporte o un grupo de gamberros juveniles que de pronto deciden jugar de maravilla o...o... una familia de legendarios jugadores de rugby en una zona rural francesa cuyo ultimo representante, el hijo de un ex gran jugador, se siente tan agobiado por la presión de su padre que decide dejar de jugar al deporte familiar.

Cójase este comienzo argumental de muy previsibles desarrollos y consecuencias, adobemoslo con los sencillos y buenistas pero muy humanos personajes de la clase media de un pueblo francés, un par de historias paralelas, el amigo del prota, tonto pero bueno y entrañable , y como guinda el CAMBIO, la milagrosa transformación de un equipo sin garra en el lider de la competicion con un último partido en el que se juegan el titulo y que mantiene la intriga del resultado hasta el ultimo momento, ¿quién ganará? ¿Pero todavía lo dudaban? Los buenos, por supuesto. Y el chico se lleva a la chica y todos tan felices.

Pues bien, esto es, a grandes rasgos, "Mi hijo y yo", comedia de ambiente deportivo rural de Philippe Guillard, con un inexpresivo y supuestamente feo-atractivo Gerard Lanvin, interpretando a la ex estrella fracasada de rugby y con Jertmie Duvall como su frustrado hijo. El primero menos maduro que el segundo, y bastante mas irritante. Es como un "Invictus" en tono muy menor y sumergido en la melaza picante del costumbrismo francés, sin pizca de critica, autocomplaciente y orgulloso de haberse conocido.

En fin, película para ver en familia, en la que el tono blandengue y buenista no obstaculiza mucho un final previsible y unos personajes- tipo que intentan por todos los medios sernos simpáticos y a veces lo consiguen..

 

 

Por nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - Publicado en: cine, teatro, opera - Comunidad: Pluma, tinta y papel
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Volver a la página principal

Présentation

Créer un Blog

Recherche

Calendrier

April 2014
M T W T F S S
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        
<< < > >>
Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso - Artículos más comentados