Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
21 enero 2012 6 21 /01 /enero /2012 09:44

  No suelo estar muy en desacuerdo con mis colegas de la prensa escrita, pero a veces debo disentir de los coros laudatorios, sin entrar en más profundidades. ¿Cuestión de gustos? Por supuesto. Sin embargo casi siempre, después de decenas de años de ver cine y leer sobre él, el subjetivismo es sólo una parte de la crítica. Viene todo esto a colación del "Millenium: Los hombres que no amaban a las mujeres" firmado por ese buen director que es David Fincher.

Para evitar dislates he visionado en un mismo dia la previa versión sueca --bastante estimable, mucho más que las dos partes subsiguientes-- y a continuación la norteamericana. Y excepto en el mayor gancho del protagonista, un Daniel Craig realmente notable y bastante menos en el caso de Roony Mara que, a pesar de humanizar bastante al personaje magnífico de Lisbeth Salander, no llegar a la hipnótica garra que le imprimió Noomi Rapace. No está mal Christopher Plummer en su papel del industrial que contrata a Mikael Blomkvist, el periodista que mueve la trama, pero el gran Plummer ha llegado al áximo embrujo como actor, sólo con su presencia valora el papel, cosa que solo le ocurre a los más grandes. Por tanto no hay mucho esfuerzo ahí. En la versión sueca el actor que daba vida a ese personaje tampoco lo hacía nada mal, como el resto de secundarios que no desmerecen de sus homólogos norteamericanos (aunque en el filme de Fincher también los hay suecos, como Stellan Skarsgard, cada vez más sólido.

Bien, pues aparte de este elemento y algunos cambios en el guión, más cercano a la novela original en el caso de Fincher, como que la identificaciuón de los nombres y numeros de teléfonos eran citas biblicas es cosa casual de la hija del periodista, o el final, con una Lisbeth más humanizada ante los celos, lo sustrancial, la trama es resuelta con parecida eficacia en ambos filmes (aunque reconozco la mayor sabiduría narrativa de Fincher --no en vano es el autor de "Zodiac" o "El club de la lucha"-- no son suficientes razones a mi parecer para justificar un "remake" de la película sueca.

millennium-1-cartel.jpg

Evidentemente no se ha cometido el error habitual en los remakes de cambiar el lugar y escenarios de la acción. El equipo norteamericano ha viajado a Suecia y ha filmado in situ. Por tanto todo es bastante semejante y uno tiene la sensación incómoda de duplicidad injustificada (un poco como en aquel remake desastroso del "Pscosis" de Hitchcock, realizado plano por plano como un ejercicio de estilo copión. No es este el caso, desde liuego, pero la incomodidad se mantiene. Si uno no vio la por otra parte bastante irregular trilogía sueca no tiene ninguno de estos problemas. La versión USA se deja ver muy bien, los personajes encantan y atraen o repelen con intensidad y la filmación tiene la contundencia visual a la que nos tiene acostumbrados el director de "Zodiac", "La red social" y la magnífica "El curioso caso de Benjamin Button". El angustioso ambiente social donde la maldad más profunfa se hace gesto cotidiano y los psicóticos disfrutan de una vida normal llena de alicientes y detalles de refinamiento cultural como el amor al buen vino y la musica, un trabajo atractivo y apariencias encantadoras y educadas hasta que les invade el demonio interior. 

Hay que aceptar que la química entre los protagonistas, Michael Nyqvist y Naomi Rapace por un lado y Daniel Craig y Rooney Mara por el otro, no admite comparaciones. Pero para mí es más creible el sueco, a pesar de su aspecto fondón y su rostro grabado por la edad que el resultón ex OO7 ante el que seguramente Naomi Rapace también hubiera claudicado con la facilidad con que lo hace Rooney Mara.

En todo caso lo que si puede añadir es que las previstas continuaciones de Millenium, con las otras dos novelas de la saga, debería recaer en este mismo director, caso de que la taquilla convenza de que debe hacerse. Sin duda es el más indicado, dado su hisotiral y su probada eficacia, para sacar algo más de punta a las dos obras citadas, bastante más flojas y retiterativas  que la primera (no sólo en la novela, también en el cine).

Llevar al cine el best seller de Stieg Larsson no era tarea fácil y el director sueco Niels Arden Oplev, lo hizo lo mejor que pudo, que fue bastante, aunque no para tirar cohetes (en todo  momento se mantiene el estilo de tele filme). David Fincher ha jugado con le ventaja de la industria norteamericana del cine. Grandes y carismáticos actores, medios técnicos, profesionales de cámara, ambientación, fotografía, luz, montaje, música de primerisimo orden, dirección artística...¿cómo se podía dudar? Podía ocurrir que saliera más floja que su precedente, pero era difícil.

 

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens