Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
11 enero 2015 7 11 /01 /enero /2015 08:24

monuments-men-cartel-1.jpg

 Parece ser que Clooney no se siente satisfecho de esta película. La crítica le ha dado un buen varapalo y una vez más estimo que han exagerado a lo malo. La película se ve con agrado, a pesar de cierta ingenuidad ética en un planteamiento difícil de un dilema moral difícil. El tema no es conocido, excepto por los expertos y uno queda agradecido por la oportunidad de conocer un episodio bélico bastante interesante. El amiguismo de Clooney en algunas de su películas respecto a sus colegas predilectos es del todo aceptable dados los resultados. Vamos, amigo George, modifica tu juicio. No todo depende del dólar. "Casablanca" fue tildada de melodrama barato de serie B y ahí la tiene.

La vesanía hitleriana estaba copiada de la porfía romana del "Delenda est Cartago", sembrar de sal hasta los campos de los vencidos, destruir todas las señas de identidad de los pueblos arrasados para dejar sitio a la uniforme vaciedad prepotente de los vencedores. ¿Todas? No. Hasta cinco millones de obras de arte clásico y los modernos "no corrompidos" (Picasso, Klee y los maestros de origen judío no entraban en esos cálculos), iban siendo expoliados de museos y colecciones particulares (en manos de judíos) para adornar las casas de los jerarcas nazis y formar parte de un gigantesco museo hitleriano de obras de arte "confiscadas" por el III Reich que, gracias a los dioses, no había de durar los mil años previstos.

Ese excelente actor y persona rutilante que es George Clooney (que se ha empeñado en demostrar que Allen, Clint Eastwood o Robert Redford, no son los unicos grandes actores que también son grandes directores) artífice de filmes tan emblemáticos como "Buenas noches y buena suerte" o "Los idus de marzo", se lanza a producir, dirigir e interpretar "Monument's Men", una "peli de guerra" que entretiene y cautiva, aunque circula por cuestiones que filosóficamente tienen una complejidad más profunda de la que ofrece Clooney.

En realidad Clooney ha realizado una película de amigos y se nota la complicidad de todos ellos. Con ciertas reminiscencias de homenaje a cintas como "Los cañones de Navarone" o "La gran evasión" (reconocido por él mismo en una entrevista), el filme recoge las aventuras de un grupo de expertos en arte que fueron enviados a Euiropa en los últimos meses de la guerra para tratar de salvar y recuperar muchas de las obras de arte que los nazis habían confiscado. Esta basada en una brigada real (llegó a tener más de 350 miembros) que se enfrentaron a la muerte en su empeño de recuperar esas obras maestras (y, parece ser, devolverlas a sus legítimos propietarios, como no se cansan de decir los intérpretes de la película). La existencia de ese grupo paramilitar fue documentada por Robert M. Edsel que escribió un par de libros sobre ese poco conocido episodio de la II Guerra Mundial.

La pregunta básica que se repite durante toda la película es "¿vale la pena arriesgar la vida de un solo hombre para salvar los cuadros y esculturas robados?". La respuesta de Clooney y de su película es "si". Y ahí es donde la filosofía, el sentido común y la historia tienen algo que oponer. Por mucho que se esfuerzan, Clooney, Matt Damon, Bill Murray, Cate Blanchet, John Goodman, Bob Balaban o Jean Dujardin, en ajustarse a esa premisa, insertando heroicidad, humor e inteligencia, la cosa no queda clara para cualquiera que se haga sinceramente esa pregunta.

La película tiene pues dos vertientes. La puramente cinematográfica a la que sólo hay que objetar acaso unas deficiencias en ritmo, coherencia argumental y los saltos de intensidad narrativa que se producen. Y la apuntada previamente, que llamaremos "filosófica" pero que en realidad es sociohistórica. ¿Para quién se salvan realmente la mayoría de esas obras? ¿Para ese ente indescifrable o claramente tautológico que llamamos "cultura universal"? ¿Para los dueños privados de muchas de ellas? ¿Para esa minoría ilustrada que las conoce o las disfruta?. Quizá debamos pensar con Walter Benjamin que "no existe  documento de cultura que no sea  a la vez documento de barbarie" y que si viviéramos realmente en una sociedad igualitaria con programas de cultura general que privilegiara enseñanzas culturales y artisticas, unido a politicas culturales, educativas y fiscales consecuentes, no se plantearían esas dudas. Y extendiendo el razonamiento, ¿sería previsible que una gobierno como el del PP cuyas actitudes y politica de arrasamiento cultural son obvias y cotidianas, avalara una operación semejante a la de los Monument's Men? Ya oigo una respuesta, "si, si los dueños fueran millonarios conocidos o empresas punteras".

Y no digo más.

Una última propuesta: vean en cualquier videoclub el película "El tren" dirigida en 1964 en resplandeciente blanco y negro por John Frankenheimer con Burt Lancaster de prota.

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens