Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
9 febrero 2012 4 09 /02 /febrero /2012 08:12

ninos-feroces-pack-exclusivo-casa-del-libro-8432715050162.jpgNuevo libro del escritor madrileño Lorenzo Silva, editada por Destino. Una novela en forma de muñeca rusa (nunca mejor empleada la metáfora dada la temática de la narración). Una "matriuska" que va desvelando, conforme avanza la lectura, los componentes clásicos de novela dentro de la novela, dentro de la novela (hasta tres puntos de vista narrativos diferentes) que nos habla una vez más de la creciente habilidad técnica de Silva, de su amplia documentación, de su compromiso con la historia y de su amor a los personajes más injustamente tratados por la sociedad y el destino, el drama de los seres más débiles sometidos a los horrores de las guerras con especial mención a las del espantoso siglo XX que muchos han sufrido de forma terrible con especial mención a las mujeres y sobre todo los niños y los muy jóvenes (de ahí el título; por cierto, qué portada más anodina y poco apropiada).

En otro nivel de análisis se trata de una "bindungsroman" es decir una "novela de formación", al estilo de "Los años de aprendizaje de Wilhem Meister" de Goethe o "El guardián en el centeno" de Salinger. Aquí Silva nos ofrece las vivencias y esfuerzos literarios de un aprendiz de escritor que participa en un taller de escritura y recibe la generosa e inestimable ayuda (escasamente probable) de su maestro para que escriba una novela. A tal fin no sólo le proporciona el tema y el protagonista, sino que, convertido en una especie de genio áulico sabio y protector, le pone en contacto con personajes secundarios, lugares donde se desarrolla la accción, libros, películas, documentales y entrevistas con personajes reales que le darán información complementaria y/o formativa.

Los lectores de Silva ya están acostumbrados a esta participación casi mágica (por lo providencial) de mentores y gentes generosas que ayudan a sus protagonistas y en "Los niños feroces" la estructura de novela formativa es singularmente rica en elementos de ayuda. No obstante la ligera artificiosidad de la técnica no desmerece el impacto global de la novela, bien escrita como era de esperar en este autor.

La vida del voluntario de la División Azul que movido por un drama familiar adopta sin más cierta ideología y se lanza a las lejanas y heladas trincheras de Rusia bajo la bandera de la cruz gamada y las órdenes nazis, narrada en primera persona  a finales de los 80, por el anciano protagonista al maestro literario, (un novelista que, curiosamente, teniendo todo el material a su antojo no hace ningún uso de él sino que lo pasa a su alumno) durante varias mañanas en unas citas en un parque madrileño y éste se lo cuenta al alumno añadiendo material variado relacionado directa o indirectamente con la guerra.

Con gran eficacia narrativa y un estilo directo, Silva nos lleva a los cuarteles nazis que preparan a los voluntarios españoles llegados bajo la égida de Franco y sus interesados manejos con el Tercer Reich, nos cuenta las vicesitudes del joven voluntario y un compañero maduro, un legionario adicto a la guerra y el peligro, que le servirá de guía y apoyo. Más tarde, obligado a regresar a España cuando la guerra comienza a torcerse para Hitler y Franco coquetea con el apoyo a los aliados, regresarán ambos a Alemania para vivir en primera persona las jornadas más duras: el cerco de Stalingrado, donde Silva se esmera en contarnos las páginas de horror que se escribieron en aquellos aciagos días.

La novela sigue este curso temático, aunque se alimenta también de recursos periodisticos como la entrevista con soldados españoles actuales en funciones de "apoyo" en países como Irak (donde se trasluce la sabida admiracion de Silva por los militares y la guardia civil españolas), recomendaciones de libros y películas al alcance de cualquiera que aportan visiones complementarias y, para redondear la oferta, las citas a escritores como Walter Benjamin (cuyo paso por Portbou es seguido en peregrinación literaria por el escritor y su pupilo), Semprún o Gunter Grass.

La novela se lee bien, con algunos momentos poco explicitados o reiterativos y con el exceso retórico de las últimas páginas donde parece que el autor justifica su novela (innecesariamente), abonándose a la descripción de los jóvenes indignados como corolario de su alegato contra las guerras y los jóvenes que van o se ven inmersos en ellas.

Al final, pues, Lorenzo Silva reincide sobre los "niños feroces", concepto que ya habia comentado y analizado en diversos momentos de la novela: "Tiendo a pensar que unos y otros, los hombres ambiciosos y los niños feroces son, en definitva, dos de los mas poderosos instrumentos del mal sobre la tierra y que ninguno de ellos merece alabanza ni protagoniza epopeya digna de ser celebrada". Y no le falta razón, aunque en el desarrollo de la narración, si parece admirar --y compadecer-- las acciones de niños enfrentados a la guerra, con armas de combate en las manos, ya sea en Irak contra los legionarios españoles o en las ruinas de Berlín contra los rusos.

La subtrama ideológica no está bien anudada a los personajes y sus comportamientos (ya sea Jorge Garcia Vallejo, el viejo divisionario o su compañero el legionario irredento Laureano Grau) y Silva resuelve de un carpetazo las contradicciones en su afán de que soimpaticemos a los dos camaradas.

Los personajes principales, el maestro literario, su joven aprendiz, el falangista y el legionario, raramente abandonan su categoría casi de arquetipos, aunque el bien hacer de Silva logra que nos sintamos atraidos por ellos. Novela apreciable, excelentemente documentada y llena de guiños para el lector avezado. Vale la pena perderse en sus páginas (y puestos a ello seguir las recomendaciones de libros,peliculas y webs que nos hace Silva, vía Lázaro, el profesor casi omnisciente).

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens