Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
11 mayo 2013 6 11 /05 /mayo /2013 07:11

noche-de-vino-y-copas-cartel.jpg

 La comparación de culturas siempre ha tenido un buen reflejo en el cine. Es el tópico literario, filosófico, antropológico del extraño. El que viene de fuera y contempla con ojos críticos y asombrados las costumbres de los del lugar. A menudo da lugar a una visión demoledora, a veces racista (aunque se disimule con la broma y el supuesto humor) siempre o casi siempre llena de tópicos y lugares comunes. En pocas veces hay una reflexión humanista, amable y comprensiva, hay incluso una cierta aceptación, pero queda claro la superioridad o la inferioridad de las distintas culturas que enfrentan sus modos de vivir la vida. En nuestro país hemos sido víctimas de esa visión sesgada y poco comprensiva, aunque generalmente suavizadas con el humor y una superioridad amable y paternal. Incluso ha dado lugar a películas memorables, "Bienvenido Mr. Marshall", por ejemplo. En cine foráneo la comedia ha alcanzado aciertos de autocrítica como "Bienvenidos al Norte" (aunque fastidia, y mucho, a los naturales de la zona) o "¿Qué pasó entre mi padre y tu madre" ("Avanti") del gran Billy Wilder.

Pero en el caso que nos ocupa, "Noche de vino y copas", la cosa va de una cultura nórdica europea, la danesa, y la meridional argentina. Un individuo amable y buena persona, Christian, que regenta una vinoteca en Copenhague y se arruina por la mala gestión resultante del abandono de su mujer, Anna, que se marcha a Argentina y quiere casarse con un idolo del futbol, Juan Díaz, cliente suyo como representante deportivo. Este es el meollo del argumento de la película y el pretexto que lleva a Christian en un viaje etílico y emocional hasta las calles de Buenos Aires.

No les contaré el desenlace del viaje (desea recuperar a su esposa y lleva consigo a su hijo de 16 años) y las vicisitudes del danés entre la fauna bonaerense, con romance juvenil incluído del hijo de la pareja y una damisela porteña. Lo cierto es que el juguete semicómico, en el fondo bastante crítico y tópico, entretiene, en algunos momentos divierte y en otros provoca una cierta verguenza ajena, entre el drama medio apuntado y el despropósito algo patético y poco realista.

Ole Christian Madsen, el director, juega aquí la baza de la comedia costumbrista comparativa y no lo hace con acritud o mala uva. Hay incluso un intento poético de mostrarnos el primer amor del joven hijo de la pareja dividida y una moraleja optimista que tiene que ver con la aceptación. Bien rodada, sacando punta a la fotografía de la entrañable ciudad del Plata (las secuencias del gran cementerio son magníficas) el director muestra una elegancia de estilo y trato de los personajes que reconcilia a uno con la dudosa imagen comparativa que el tema provoca. No hay pedantería ni prepotencia, se filma con naturalidad y los actores elevan el listón de una película sin demasiadas ambiciones. Un "pero": los episodios de fútbol están tan mal y rutinariamente filmados que deja claro que lo del futbol es solo el "mcguffin ", el pretexto, para dar entrada al resto de la historia: la historia de un amor que termina y otro que nace, las batallas que salpican el final del primero y los enredos que vaticinan el segundo. Vayan a verla, lo pasarán bien.

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens