Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
23 febrero 2014 7 23 /02 /febrero /2014 10:36

la-cartera-del-cretino.jpg

 

Indiscutiblemente, Kurt Vonnegut, fue uno de los grandes autores norteamericanos actuales (murió en 2007). Algo reacio a integrar el circo mediático literario del gran pais de Norte americano, se caracterizó por su humor cáustico, la originalidad de sus historias, la inusitada calidad del dibujo de sus personajes, los diálogos punzantes y directos, la crítica a la estupidez humana y al caos de nuestra sociedad sin límites, desmesurado a veces, siempre satírico, irónico, inquietante, Kurt Vonnegut es uno de esos clásicos actuales que no ejercieron como tal.

"La cartera del cretino", son siete relatos inéditos del autor de "Matadero 5" (la dura experiencia del autor, piloto, como prisionero de los nazis, tras ser abatido durante el bombardeo de  Dresde), "La pianola", "Slapstick" o "Cuna de gato", en los que brillan las caracteristicas apuntadas. Un recital algo amargo, sardónico y suavemente compasivo de esa tragicomedia de la vida humana que Vonnegut refleja en sus historias y sus personajes, dejándonos un sabor agridulce en la boca.

El primer relato: "Entre tibio y Tombuctú", (el original inglés es "Between Timid and Timbuktu",  y por tanto debería ser "Entre tímido y Tombuctú") también fue el nombre del primer capítulo de "Las sirenas de Titán", una magnifica e inencontrable novela de ciencia ficción de Vonnegut, y como en ella la temática es la misma: los viajes en el tiempo. En este relato el tema del tiempo es más una cuestión filosófica y sentimental que una incursión en el género de la SF y logra dar un tono de suspense jocoso a ese tipo de incidentes que suelen aparecer en la existencia de algunos y que suponen, a pesar de su banalidad, la diferencia entre la vida y la muerte.

En el segundo relato "Roma", con el pretexto de una obra de teatro de aficionados, algo subida de tono para la época en la que sucede la historia, Vonnegut usa su característica y fina ironía para mostrar la falta de sintonía entre algún personaje y la sociedad provinciana donde se desarrolla la acción. 

En "Paraíso junto al río", tampoco el tiempo de la historia (se nota que es un antiguo relato de Vonnegutt, de su primera época como escritor) y el estilo hace pensar en un autor del siglo XXI, sino que refelja una manera de pensar y de proceder que parace más cercano a los relatos de Faulkner y hemingway, que al momento actual.
El cuarto cuento, que da título al libro, "La cartera del cretino", con un final redondo y suavemente mordaz, muestra la cercanía al tipo de personajes de un Graham Greene del tiempo de "Brighton, parque de atracciones". Hay como una pátina de tiempo padsado, de la narrativa de finales del pasado siglo, en este espigueo de narraciones del escritor norteamericano, que dada su solidez técnica y su encanto evocador, son sumamente agradables de leer.

 Con "Señorita Snow, está usted despedida", la trama recoge un episodio de la vida laboral de los años 60 o 70 en las oficinas de una fábrica, con un regusto  machista, oscilando entre la comedia agria y el drama socarrón y satírico, con un fondo de tristeza y absurdo.

A bastante distancia cualitativa está "París, Francia", sin duda el más conseguido de los relatos del libro. La pintura que se nos ofrece de tres parejas de distintas edades que coinciden en un viaje a París, muestra un abanico de personajes, intervenciones e incidentes donde se desnuda totalmente el ácido y a veces virulento talante crítico, la mordacidad de la mirada del escritor que, en ningún momento abandona cierta compasiva ternura en sus conclusiones. La visión de Vonnegut sobre las distintas maneras de pensar y comportarse de esos personajes, como esta reflexión de los más jóvenes "Para Harry y Rachel, envejecer era aún peor que estar permanentemente en la ruina. Cruzarse con gente realmente mayor les causaba el mismo efecto sedante que el crédito fácil" (pag.88), es sin duda de una sardónica lucidez. Los giros de la acción estás surcados por una vena cómica que no excluye el sarcasmo y un  profundo conocimiento del alma humana. Como cuando justifica la tendencia al autoengaño de uno de los personajes al apuntar ""Andaba tan perdido en el sueño de lo que podría haber pasado, de lo que debería haber pasado, de lo que aún podía pasar, que ya no detectaba las mentiras".  Y esta mirada nada complaciente sobre todos esos seres humanos tan auténticos y patéticos, acaba de una forma magistral: una de las mujeres del relato, Helen Donovan, empieza a escribir una novela sobre lo que ocurrió en París y abandona el proyecto con estas palabras: "El amor es una cosa muy rara. Creo que no soy lo suficientemente mayor como para entender todo lo que hay que saber de él" (pág. 201).

Creo que lo menos orginal del libro es el ensayo "El último de Tasmania", que fue escrito en 1992. Se nota el tiempo pasado, ya que los temas políticos, históricos y ecológicos que denuncia ya están muy superado --para peor-- por esos más de veinte años transcurridos. Aun así lee con gusto aunque suena un tanto desfasado e incluso inocente en la argumentación. Uno simpatiza con el tono duro y critico ante unas situaciones que, como dije, ya ha empeorado sustancialmente. En algunos momentos la prosa de Vonnegutt toma regusto al la de un inglés excelso, el deán Johnathan Swift, el  maravilloso y acre autor de "Los viajes de Gulliver (un libro que siempre ha sido disfrazado de infantil, cuando es de lo más acido e inmisericorde con la estupidez humana que ha producido la literatura mundial). Y así leemos "La verdad es que somos incorregibles, los animales más asquerosos que pueda haber, como testifica la historia, y no hay nada que hacerle " (pág.126). La crítica global que impregna el agobiado y furioso  ensayo alancea los molinos de viento-"gigantes" de la televisión como ente banalizador  y deformador (¿qué escribiría Vonnegutt de internet si viviera?), los miembros de las clases dirigentes y, curiosamente con Cristobal Colón, al que tilda de "hombre de una codicia y una crueldad rayana en la demencia".

Lo último del libro es un relato inacabado: "La ciudad robot y el señor Caslow", en el que se nos muestra una sociedad distópica con buenos personajes que prometían mucho pero se quedan en nada (el relato acaba en mitad  de una frase. No entiendo porqué se publica.¿Como curiosidad?) Es una incongruencia de una edición por lo demás modélica. Los de Malpaso ediciones han hecho una bella filigrana con este libro, con su atractiva portada y encuadernación -- magnífico efecto, el color naranja del borde de sus páginas-- y esa propuesta al lector para que acceda gratuitamente a la versión digital del libro a coste cero. Imaginativo y actual.

 

FICHA

LA CARTERA DEL CRETINO.- Kurt Vonnegutt.- Ed. Malpaso.- Traducido por Ramón de España.- 143 págs.






Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens