Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
21 marzo 2013 4 21 /03 /marzo /2013 08:44

oz-un-mundo-de-fantasia-cartel2.jpg

 Disney, la gran multinacional norteamericana del entretemimiento y la explotación económica de la fantasía desde la mas tierna infancia hasta los bordes de la ancianidad más vetusta, no podía dejar pasar el mundo de Oz, quizá el paradigma de los mundos de fantasía, donde la gran empresa de California, cree disponer de "casi" todos los derechos. Así que ha echado mano de sus muy sustanciosos poderes, desde el dólar a la fama, la popularidad y la técnica más sofisticada, para hincar el diente al universo literario creado por el escritor Lyman Frank Baum. Esta vez han dejado de lado a la "pequeña" lugareña de Kansas y a sus aventuras ya contadas en los años 30 por Victor Fleming en "El mago de Oz". Supongo que recuerdan --en la tele es un clásico revisitado a menudo-- esa imperecedera película que es referencia obligada del cine de todos los tiempos.Por ejemplo, la canción principal de la pelicula "En algún lugar sobre el arcoiris", es una de las mas interpretadas de  la historia del cine por cantantes y grupos de todo tipo, recibió el Oscar a la mejor canción en 1939 y fue cantada por la protagonista del filme, una ya madurita Judy Garland, que quiere parecerse a una niña según el guión y al final logra que nos olvidemos que tiene treinta años más que su personaje.

Así que, muy avispadamente, los de Disney se han  negado a competir directamente con el filme de Fleming y han realizado una especie de "precuela" (perdonen el palabro) de "El mago de Oz", contándonos la historia inmediatamente anterior a la visita de la pequeña huérfana Dorothy y su perro Totó, qué es el mundo de Oz, qué problemas tiene con un trío de brujas entre buenas y malas y cómo y por qué aparece el mago que ha de resolver esos problemas.

Paradójicamente quizá sea el inicio de la pelicula, en pantalla cuadrada y blanco y negro, homenaje directísimo al oscarizado filme de 1939, lo más original y audaz de la larguísima película que nos ocupa. Lo malo es que Disney no ha encargado el trabajo a un director con personalidad brillante, como hizo con Tim Burton en la revisitada -y mal valorada- "Alicia en el País de las Maravillas", sino a un buen artesano, Sam Raimi, más cómodo en las cintas de acción tipo "Spider Man", pero carente de una mordiente especial para lidiar con temas tan conocidos popularmente que es preciso fabular una visión  casi surrealista de lo ya sabido para sorprender y atraer al espectador (como hizo el citado Burton con Alicia).

 Dicho esto, déjenme advertirles que "El mundo de Oz" no es una mala película, a pesar de la rusticidad de los efectos especiales, el exceso de colorines y flores cantantes (al más caduco estilo Disney de los 40) y cierta plana configuración de personajes. Raimi se demora demasiado en contarnos detalle a detalle lo hermoso que es el mundo de Oz y lo singulares que son los personajes que va conociendo el un poco granuja "mago" (un James Franco rozando el aspaviento y el rictus de un buen actor que debe saber que este papel no es para él). Y así el ritmo de la película se asemeja a una montaña rusa, bajadas y subidas, una escenografía que recuerda un poco al Burton de "Charlie y la fábrica de chocolate" pero con menos picardía y una falta de sentido del humor inteligente que saca definitivamente de la ecuación del público asistente a casi todo el mundo cinéfilo y mantiene unicamente a los niños (lo cual en si no es nada censurable...pero podia haber optado a un círculo más amplio).

En cuanto a las actuaciones, bien las tres brujas. Michelle Williams, Rachel Weisz y Mila Kunis, sin ser unas maravillas se comen en cada plano al sonriente Franco. Y éste, uno de los actores preferidos de quien esto firma, desde la feroz y hermosa "127 horas", comienza bien, simpático y bribón, en las secuencias en blanco y negro, un poco histriónico tal vez, pero enseguida parece superado por los compañeros de reparto y los acontecimientos a los que responde de una forma blanda e insegura. Teniendo en cuenta que estamos demsiados minutos en su compañía --la película roza los 135 minutos--, llega un momento en que cansan los guiños y gestos de afectada complicidad de Franco-el Mago fraudulento. Su relación con la muñeca de porcelana y con el lamentable mono parlante, no sólo no convence nada sino que aumenta la faceta intranquilizadora del aspecto de los dos personajes zafiamente creados por ordenador (por favor, señores Disney, que ya hay maravillas virtuales como "Gollum").

Película pues para llevar a los peques y poco más (ojo, quizá alguno tendrá pesadillas con la amenazante muñeca de porcelana o con el mono patéticamente simpático). Alguna que otra vez los cerebritos ansiosos de Disney pueden pasarse de listillos. Y esta es una de ellas. Veamos qué ocurre con la próxima entrega. Que haberla, hayla, no lo duden..

 

 

 

 

 

 

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens