Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
14 agosto 2011 7 14 /08 /agosto /2011 08:24

excursiones-5190.JPGEsta semana vamos a recomendar uno de los paseos más sencillos, nada fatigosos y estimulantes de la franja que une más que divide a Cataluña y Aragón, la Terra Alta y el Matarraña. Se trata de esa maravilla geológica que gestó el río de los Estrets durante miles de años, excavando una garganta espectacular entre las Molas del Don y la sierra de la Grosa,  llena de encanto, que se recorre como en un paseo, limitado por dos angostas paredes de roca gris o por elevaciones cuajadas de árboles, con la cinta verde esmeralda de las guas del río en su retorcido y escarpado lecho.

La excursión que os proponemos es fácil y variada: comienza en el aparcamiento del extremo norte del Congost o desfiladero, al final de una pista que sale del pueblo de Arnes, justo desde la plaza del Ayuntamiento y nos lleva a destino tras cuatro kilómetros de una pista rural rodeada de paisajes bucólicos. Ya desde el punto de partida el visitante comienza a percibir la originalidad del paisaje que nos va a seducir. Unos carteles de una entidad de ahorro que patrocina y conserva el paraje nos dan la bienvenida. El río nos recibe con sus primeras pozas, accesibles desde el camino que recorrerá los Estrets sin apenas desnivel, un sendero que aprovecha la conducción subterránea que lleva el agua a Horta.

Nada más cerrarse la garganta sobre el río, con la Moleta del Duc como fondo pétreo lanzado hacia el cielo, se nos depara la sorpresa del Toll Blau, una suerte de piscina natural de aguas limpias, frías y verdes donde la gente suele bañarse en un ambiente natural bellísimo que parece digno  hábitat de ninfas y gnomos. Seguimos el sendero, siempre paralelo al agua, aunque  tan pronto caminamos a la vera  del rio, como vemos que éste se hunde y se aleja en una profundidad gestada por la roca empinada, producto de la erosión de las aguas, mientras el camino sigue impertérrito manteniendo su nivel. En las verticales paredes fronteras suele haber escaladores probando su pericia en las cordadas.excursiones-5202.JPG

Tras una hora más o menos de tranquilo pasear y algún que otro baño si el día lo exige, se encuentra el puente –condenado ahora por un cartel de prohibido el paso—que antaño llevaba al otro lado del río por donde se trazaba el sendero. Ahora seguimos el camino, ya entre arbustos y árboles y roquedales, por la misma vereda paralela al agua, hasta llegar a un punto de cruce sobre el lecho del río. Desde allí el sedero cruza un bosque, llega al punto de recogida de agua de Horta y se desvía por la derecha hacia La Franqueta,  un recorrido muy hermoso realizado sobre la conducción de agua. Pero volvamos  atrás. Antes de llegar a cruzar el río,  hay un desvío al parking superior de Las Carrascas y más a la izquierda, señalizado por un cartel, el sendero que sugerimos que lleva primero al Mas de Lliberós (que da nombre a los Estrets, que se llaman de Lliberos o de Arnes) y después por un bellísimo bosque con todo tipo de árboles, incluidos hermosos ejemplares de cipreses, álamos, pinos, encinas, olmos, carrascas, castaños, hayas y tejos.

El sendero va subiendo por ese bosque encantado, con algunos restos de masías vencidas por la vegetación, hasta el coll de La Valera, en el que nos encontramos y cruzamos la pista asfaltada que lleva de Horta hasta La Franqueta. A mano derecha surge el sendero que nos conduce con un cierto desnivel entre árboles y rocas hacia la derecha buscando por las alturas la dirección de La Franqueta, donde el rio se remansa y forma una playa, rodeada de instalaciones rurales para cocinar, lavabos y aparcamientos, junto a la fuente.

El camino montañero obliga a subidas y bajadas constantes hacia la Roca Llisa ,  algo más de  media hora de subidas, tras superar  el farallón que nos queda a mano izquierda, hacer bajadas graduales bajo los árboles, hasta desembocar en la pista nuevamente y en una hora nos deja junto al monumento que  se dedica al guarda forestal. Allí, en la explanada es posible seguir un camino que aprovecha la pista y la sigue casi dos kilómetros hasta la Franqueta o cruzar la explanada y al fondo a la izquierda seguir otro sendero que tras cruzar el rio a la izquierda por un puentecito de madera, vuelve a subir montaraz y en una media hora  nos lleva por fin al área recreativa.excursiones-5308.JPG

Una vez allí, tras un refrigerio –o una comida, si uno lleva carne para asar, platos preparados o bocadillos-- y un rato de descanso bajo los árboles o un bañito en la piscina natural que el rio forma allí, cogemos el sendero que al fondo sur de La Franqueta lleva, paralelo al río, pero ahora sin desniveles, nuevamente por la conducción de agua, en una construcción suspendida sobre el río veinte o veinticinco metros, hasta el punto donde nos desviamos. Hay que retroceder nuevamente por el desfiladero, volver a gozar del paisaje y las aguas esmeraldinas del rio, hasta volver al aparcamiento de donde salimos. Dependiendo de las actividades acuáticas o de relax realizadas habremos  vivido de cinco a seis horas de un bello viaje caminero por uno de los rincones más bellos y variados de la zona.

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens