Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
25 mayo 2011 3 25 /05 /mayo /2011 16:39

piratas.jpgProducida por Jerry Bruckheimer y dirigida por Rob Marshall (el director de "Nine" o "Chicago") la cuarta entrega de la franquicia de Disney "Piratas del Caribe" vuelve a ser un festival Jack Sparrow, el ambiguo e histriónico pirata antihéroe creado por la genialidad interpretativa de Johnny Depp. Nada de lo que se le añade a Depp, ya sea la mismisima "Pe", Penelope Cruz, bastante embarazada en esta filmación y por tanto sin mucha convicción en las escenas de amor con Depp, o a un capitán Barbossa descafeinado-Geofrey Rush-, muy lejos de su acierto en "El discurso del rey" e incluso de este papel en entregas anteriores,(se ve que se está cansando de piratas) o a un guión más literario y menos infantil que en el pasado, o la presencia mítica de unas sirenas muy bien recreadas por ordenador y nada que ver con la marca Disney, nada, repito, de lo "nuevo" hace que el más famoso pirata del mundo sea mejor en esta película  que en el resto de la saga.

¿Qué ha ocurrido? quizá que como el gran Barbossa, Jack Sparrow comienza a estar cansado de sí mismo y lo refleja en la pantalla de una forma sutil.

Ahora la apuesta es nada más y nada menos que la fuente de la eterna juventud, aquél mito histórico que en siglos pasados llevó a la muerte y a la locura a muchísimos hombres. Con la ligereza propia de estos productos, se nos pone en contacto con la expedición de Ponce de León (doscientos años antes de la presunta época de la acción) y con la leyenda -esta original del guionista--de que sólo con los dos cálices del histórico conquistador español Ponce de León y una lágrima de sirena se puede acceder a la fuente mística. Ya está armada, Jack y sus ocasionales aliados, un siniestro capitán Barba Negra (cuya hija es nuestra Penélope), Barbossa esta vez como corsario a la orden del rey inglés y los españoles como terceros en discordia, engrosan una carrera de aventuras y dislates varios hasta dar con la fuente y más o menos destrozarla con la ayudita fanático-religiosa de unos españoles sacados del manual del inquisidor.

La cuarta aventura de los Piratas tiene la garra y la fuerza de las anteriores, pero le falta algo, quizá entusiasmo o quizá le sobran años. La espontaneidad milimitrada y los hallazgos visuales de las dos primeras ya se están haciendo reiterativos en la tercera y mucho más en esta cuarta. Mención aparte es la aprición estelar de Keith Richards, en otro cameo de padre de Sparrow. Una vez más hipnotiza ese rostro inecesariamente maquillado que parece tener en sus arrugas y trazos, en su mirada, toda la convicción de experiencia, maldad ocasional y cansancio de un auténtico caballero de fortuna. Creo que hubiera dado un Capitán John Silver, el de "La Isla del tesoro", que hubiese desbancado a cualquier otro.

En resumen, un poco más de lo mismo, pero con diversión asegurada.

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens