Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
28 noviembre 2013 4 28 /11 /noviembre /2013 10:30

     Renoir-374341138-main.jpg

Película francesa de excelente factura visual y  puesta en escena, aunque algo menos notable guión y tratamiento histórico y documental. Se trata de los últimos tiempos de la vida ensimismada de un grande de la pintura, Auguste Renoir. La crónica de ese tiempo final, con los achaques físicos dolorosos del gran pintor y su relación con sus hijos y con una joven modelo pelirroja, pero sobre todo con su propia obra esplendorosa a pesar del declive físico, tiene momentos brillantes y otros cogidos por los pelos de la oportunidad. La fuerza del anciano Renoir (prodigioso Michel Bouquet), su lucidez y su sensualidad quedan suficientemente explícitos incluso en los trazos enérgicos y eficaces de sus pinceles, a pesar de que éstos están atados a sus manos, deformadas por la artritis que le produce fuertes dolores y le condena a una silla de ruedas. Quizá flaquea la película en esos dos elementos que distraen la atención y la dinámica artística del pintor: su hijo Jean (el futuro director de cine) interpretado con bastante convicción por Vincent Rottiers y la joven Christa Theret, la atractiva modelo que encandila al padre y al hijo por igual, aunque como es lógico dada la avanzada edad y estado del pintor, es el hijo quien más se acerca a ella. Pero tanto la relación de Jean con su augusto padre como la que mantiene con Andréé y la del pintor con las mujeres de la familia y con su otro hijo, un salvaje adolescente que no logra superar la poca simpatía de su papel, se perfilan demasiado como un relleno, no innecesario, pero no muy bien resuelto. Sobresaliente, sin duda, las etéreas secuencias del rincón de la Provenza donde el pintor tiene su hogar y su estudio y la morosidad poética de una cámara que acaricia  a quien o lo que muestra (quizá intentando rivalizar con la pintura de Renoir).

El director Gilles Bourdois logra mostrar una película bella visualmente pero flojea en la presentación y tratamiento de los personajes y en la dinámica de la acción (casi inexistente). Pero, en definitiva, lo que vale es la suma de momentos mágicos que imprega la película (la mirada casi infantil, aunque sabia y sensual, de Renoir paseandose por el cuerpo de la muchacha, la que intercambia con su hijo cuando se siente morir, o el gesto de la chica al abrazar a un anciano magnífico que está llegando a la muerte) y algunas frases del pintor que resumen en pocas palabras el genuino sabor de la genialidad; "me he pasado toda la vida tratando de pintar como un niño, sin pensar en nada, dejándome ir" o ante su hijo, que trata de consolarle en el dolor, "el sufrimiento pasa, la belleza permanece".

 

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens