Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
14 diciembre 2010 2 14 /12 /diciembre /2010 10:42

 

El refrán catalán Roda el mon i torna al born, indica que puedes dar la vuelta al mundo y acabas tornando a los orígenes. Para la literatura, la poesía, Itaca es la tierra ansiada y fue la tierra de origen. En medio de ambas está la vida, el camino, el trayecto que, como decía Kavafis, el viejo poeta indigno, es más importante y gratificante que el destino. Pero volver a Itaca, Sangri.la o La Comarca, es el objetivo y el anhelo de todos los que han vertido la vida en otras tierras, otros ámbitos y añoran el regreso al lugar propio.

Pero no se engañen, ese lugar propio no tiene por qué ser el lugar de nuestra cuna o el ámbito de nuestra niñez. Mi cuna es Granada y mi vida profesional y personal se ha desarrollado en Barcelona. Pero, cuando ha llegado el momento idóneo he plantado mis raíces en esta tierra, la Comarca, el Matarraña, los Puertos de Beceite.

Después de décadas dedicadas a ejercer una profesión andariega, visitar y trabajar en países lejanos y a veces insólitos, me he rendido al encanto de estas tierras amables, de relieves suaves, valles verdes, bosques, colores de acuarela que a menudo recuerdan los de la Toscana italiana o los de la Cataluña media, pero que en pocos kilómetros ofrecen el paisaje kárstico de la espina dorsal de los Puertos, mitad Montserrat y mitad Pirineos, abruptos y llenos de relieves montaraces y valles profundos y húmedos.

Cuando los empecé a caminar, hace más de veinte años, la zona era de accesos incómodos, pero encantadora, auténtica, austera y amable, como sus habitantes. Ahora las cosas han cambiado bastante, pero no en lo que concierne a su carácter y no demasiado en sus aspectos más atractivos para un hombre de sosiego y de montañas y senderos, gracias a Dios.

Recuerdo con afecto y sorpresa uno de los aspectos que más me sorprendieron cuando aterricé a bordo de un desvencijado autobús en Vallderrobres en los sesenta. Primero, la cordialidad de las gentes de aquí. Segundo, la apacible belleza de los alrededores y la fuerza energética y contundencia granítica de los parajes montañosos a los que un amigo me llevó. En las décadas subsiguientes hubo muchas travesías y excursiones puntuales a zonas del Matarraña. He sido testigo del paulatino exceso de granjas porcinas que afectaban el paisaje y alteraban el aroma de los campos, pero uno entiende las exigencias de la economía comarcal. He comprobado con dolor como por mala gestión de cauces y por el cambio climático los ríos de la comarca han perdido la mayor parte de su caudal. He comprobado con alarma justificada por los hechos el abandono de laderas y montes, el vacío alarmante de población rural y del pastoreo tradicional. Los rebaños deberían mantenerse y pastar libremente y sin coste para el ganadero e incluso ser más subvencionado ese sector de economía primaria con dinero público, pues los animales limpian el sotobosque y los pastos de altura, dificultando la siempre viva amenaza del fuego y el deterioro del ambiente rural. Quizá racionalizar la superestructura económica de la zona por sectores, privilegiando industrias no contaminantes y favoreciendo todo lo relacionado con explotación lúdica, deportiva o residencial del territorio (esta última con enérgicos controles para evitar los desaguisados del Pirineo), podría abrir un futuro distinto y más selecto para unas tierras que se lo merecen.

Por fin, mi periplo vital está cerrando su círculo. Vuelvo a la literatura, al sosiego, al disfrute calmado de montañas y caminos y, como dice el adagio budista, cuando el discípulo está preparado, la ocasión perfecta aparece. Ahora, cabe la torre esbelta de la iglesia de Torre del Compte, escribo estas líneas, con el hermoso valle del Matarraña a mis pies, mientras escucho a la Callas en una vieja grabación de “La mamma morta“ de “Andrea Chènier“. Y esto es vida.

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens