Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
27 abril 2011 3 27 /04 /abril /2011 12:05

la_hora_de_la_verdad.jpgCon 77 años cumplidos, Rosa Regás se mira al espejo de la vida y nos muestra sus reflexiones sobre algo tan inevitable como la vejez y la cercanía de la muerte. Para ello, agudiza la mirada, repasa a los clásicos que han tratado el tema, calma su verbo apasionado y nos regala comentarios, ideas y vivencias que aunque raramente levantan el vuelo filosófico –ni tiene por qué hacerlo, la Regás es escritora y política, no filósofa ni pensadora—si dejan en el lector un poso de calma y sensatez, de aceptación plácida de algo inevitable, de análisis de un periodo que no tiene porqué ser negativo o simplemente nostálgico y sobre todo de que una actitud activa y optimista enriquece la vida en esos años.

 

La idea recurrente de Rosa en su "Mirada a la vejez", es que la edad avanzada no tiene que ser el límite de nada, que aceptando las inevitables carencias y realidades físicas, si todo va bien en el ya resbaladizo terreno de la salud orgánica y psíquica, tener años, como en el pasado, es un signo positivo que indica experiencia y algunas veces sabiduría.

La autora de títulos como "Azul", "Luna lunera", "la canción de Dorotea", directora de la Biblioteca nacional de 2004 a 2007, cargo del que dimitió abruptamente tras una acusación del recién entrado ministro de Cultura, el poeta y escritor César Antonio Molina de que no había hecho nada en su cargo, aunque logró realizar cosas como la creación de la Biblioteca digital hispánica, el Museo de la Biblioteca, una política de apertura al público con inusitado éxito, aunque también como correlato hubo que lamentar unos oscuros hechos delictivos, como los robos de dos mapamundis del incunable de la Cosmografia de Ptolomeo (1482) y una hoja del incunable de Isidoro Santo, arzobispo de Sevilla, de 1472.

Pero volvamos a la escritora, en 1991 publicó Memoria de Almator, su primera novela, una especie de Casa de muñecas de Ibsen, en la en la cual una mujer extremadamente protegida por su padre, su marido y su amante acaba tomando las riendas de su vida. Tres años mas tarde ganó el Nadal con Azul una historia de amor y de ambiente marino. Al año siguiente, 1995, el Viaje a la luz del Cham narración de la estancia de la escritora en Siria, y Luna Lunera (1999), novela de estilo autobiográfico que transcurre en Barcelona durante la postguerra, que recibió el Premio Ciudad de Barcelona.

En 2001 se llevó el Planeta con La Canción de Dorotea, una novela de intriga científica. Más tarde acometería su Diario de una abuela de verano, que fue adaptada a televisión. 138.jpg

He podido observar que Rosa Regás nunca escribe con más convicción que cuando habla de sí misma, más o menos veladamente. Supongo que es algo natural y le ocurre a muchos escritores. El protagonismo de Rosa, su adscripción a la movida de la transición y a la célebre "gauche divine" barcelonesa, su fino olfato en las cosas políticas y sociales, la convierten en un personaje atractivo que levanta iguales dosis de simpatía y rechazo. En "La hora de la verdad" Rosa se vuelve intima y entrañable, es una abuela muy vivida y bastante inteligente que nos regala sus pensamientos sobre la época que está viviendo y su denodada lucha personal por aprovechar y sacar punta de los años que le queden, a pesar de que como ella misma dice "estamos en una sociedad que desprestigia la vejez y la experiencia". Nos habla de los aspectos positivos y negativos que tiene este época de la vida que los más afortunados pueden llegar a vivir (ella misma cuenta en "Adios a mis muertos", un libro inconcluso, que son treinta las personas muy cercanas que ya no están en este mundo –a los que hay que añadir Oriol Regas, su célebre hermano, que murió hace poco--).

Honestamente Regás advierte al lector que no busque estudios sesudos en su libro, ni aspectos sociológicos, es consciente de que va a reflexionar sobre la vejez pero a través del cristal de la suya, bastante privilegiada y activa (incluso está en las listas de la candidatura para el equipo de Hereu a la alcaldía de Barcelona).

Lo bueno de la vejez, dice, "es vivir y hacer lo que te da la gana y para ello hay que tener una vida intelectual y físicamente activa".

Recetas: vivir inmersos en la inspiración, tener proyectos, propósitos, ideales, intenciones, mantener viva la llama de la curiosidad. El libro se estructura en el análisis de lo que es la vejez, la constatación de que la vejez mental no existe, cuales son los enemigos de esa fortaleza de la mente y un capítulo sugestivo, "Nunca es tarde para las vocaciones ocultas", casi un tratado de autoayuda en el que se especula con las variadas posibilidades de vida que da la curiosidad y el no rechazar cualquier alternativa de trabajo personal y se recuerda al lector que tampoco es tarde para el amor y el sexo. "Hay que aceptar el paso del tiempo, que corre para nosotros igual que para los demás" dice, reconociendo ella misma que tenemos tendencia a engañarnos y pensar que estamos al margen de esa verdad.

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens