Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
9 julio 2013 2 09 /07 /julio /2013 09:46

 foto 12Si algo negativo tiene la Ruta de la Pau tal como la han diseñado los de la Comarca de la Terra Alta es su indefinición, una ocasional torpeza en las señalizaciones y  una impresión de que los trazados han sido improvisados y no siempre son los más  adecuados, prueba de que ningún responsable se ha pateado los caminos y ha comprobado "in situ" las deficiencias de los senderos (cambiados o eliminados por obras públicas, como carreteras) y corregido la falsa idea que dan los planos y mapas publicados, con especial referencia al libreto del Consell Comarcal. Ni siquiera personándote en las oficinas del Consell en Gandesa sacas algo en claro de las dudas que te despierta el texto. Una vez más alguien ha confundido el mapa con el territorio.

Sin embargo dejemos ese tema ante el hermoso recorrido que vamos a acometer. Perdimos un precioso tiempo en tratar de encontrar el sendero que nos indica el mencionado libro del Consell en el punto kilométrico 6,320 de la C-235 de Gandesa a Tortosa (donde teóricamente acababa la excursión anterior). La reforma y nuevo trazado de la carretera ha desbaratado el sendero y decidimos irnos directamente a la Fonteta, a un par de kilómetros por la carretra hacia Gandesa, a mano izquierda, donde nace la pista asfaltada que lleva a La Fontcalda.

Desde el área recreativa subimos hacia el sur, por encima de los merenderos, hasta encontrar una pista forestal que tiene las señales del PR-C 37. Casi inmediatamente encontramos el inicio del sendero que pasa junto a Can Tomaset, una masia restaurada que parece servir de casa de colonias.

El sendero se estrecha y se vuelve montaraz, subiendo de forma incesante, entre pinos y disfrutamos la sensación de frescor de la umbría que cubre toda la falda de la montaña que ascendemos. El paisaje a nuestra espalda, donde el sol lanza destellos, es impresionante. Vemos el Puig Cavaller con su silueta levantisca y la Sierra de Cavalls que cruzamos en la excursión anterior. Mas o menos en una hora de subida continua entre matorrales, arbustos y pinos, roquedales y terreno escabroso, llegamos al borde superior de Pándols que se lanza como una cuerda de roca blanca por todo el irregular borde de la sierra. Una vez en la carena debemos seguirla en dirección oeste. La experiencia es magnífica, no solo por el paisaje de los dos lados, sino por la sensación de libertad que se experimenta, sin dejar de recordar que en esta sierra y la aledaña hubo una de las batallas más sangrientas y duras de la guerra civil. Uno se imagina la encarnizada lucha por esas crestas rocosas con precipicios a ambos lados y comprende el saldo abrumador de muertos y heridos por ambos bandos. La nota curiosa es saber cómo perdieron los republicanos la mitica cota 705: durante un despiste del cambio de guardia fueron asaltados a pecho descubierto por los franquistas que, no obstante pagaron muy caro su dominio de la cresta (durante varias semanas, única victoria franquista consolidada en las dos sierras).

Los puestos de tiradores, los de mando y los de morteros están ya muy perdidos, aunque quedan pintadas avisándonos que estamos en la mítica cota 705 cuya situación y altura ofrece un espléndido dominio militar de la terra Alta y las montañas que forman el telón de los Ports, la sierra de Cavalls, el Puig Cavaller, la Agulla de Bot con su forma característica y al fondo a izquierda y derecha desde Ascó hasta la central de carbón de Andorra, Gandesa y Calaceite a la izquierda y Corbera enfrente, con el enorme edificio resonstruido de la iglesia del pueblo antiguo, totalmente destrozado por los bombardeos.

A mitad del recorrido crestero encontramos pintadas referente a la presencia de las brigadas internacionales, asi como una placa conmemorativa. Dedicamos unos minutos a la memoria de tantos valientes muertos por...no entremos en eso, en definitiva sólo queda ya la historia y aunque suele ser patrimonio de los vencedores, el tiempo está igualando la hiriente brutalidad bélica respecto a tirios y troyanos. Seguimos la cordalada de roca y llegamos a una antena que domina la sierra y que marca el cambio de dirección. A los pies de la antena hay un mirador preparado que no tiene nada que ver con la guerra: se trata de carteles informativos sobre la formación del valle geológico de Coll Torner.

En ese punto el sendero se transforma en pista que seguimos --muy confusamente, no hay señales direccionales-- hasta un entronque con otra pista de tierra que lleva a la ermita de Santa Magdalena. En esa zona  encontramos un grupo de bomberos con sus vehículos que están haciendo pruebas de control de incendio forestal . El ambiente es dantesco, con grandes humaredas y llamas crepitantes que son prontamente sofocadas.

Ahora hay dos opciones, seguir hasta el GR171 y girar hacia el sur hasta el mirador de la cota 705, una explanada donde se ha construido el monumento a la Paz o seguir en dirección oeste hasta una zona que forma una abierta balconada sobre Pinell del Brai y el recorrido curvo del Ebro. El sendero se estrecha nuevamente y bajamos de forma pronunciada entre arbustos, pinos y carrascas y grandes paredes rojizas a nuestra derecha. Seguimos hacia el norte y pasamos por un pedregal o tartera haciendo eses. El sendero tiene marcas azules (ruta del Espantarrucs) y muere junto a la pista de cemento que lleva a la Fontcalda. Entramos en el hermoso lugar de esparcimiento por las escaleras talladas en la roca del final, pasando entre las verticales paredes de roca gris que forman una garganta estrecha por donde discurren las aguas esmeralda del rio Canaleta. Hemos de cruzar toda la estacion termal, de una belleza sorprendente y justo frente al edificio del hotel y la ermita, al otro lado del rio que cruzamos por un puente de piedra, comienza una pista que en un giro a unos cien metros, antes de llegar al tunel, nos deja junto al inicio del GR 171. Este es un a senda estrecha y pedregosa que se lanza hacia arriba decididamente entre oliveras aterrazadas y barrancos, hasta el Coll de la Salve. Seguiremos durante casi una hora el sendero, que acaba en una pista alquitranada, tras un largo paseo de variado desnivel, entre tierras de labor y algun bosquecillo de pinos. La pista nos lleva a una carretera comarcal con destino a Prat de Comte. Entramos en el caserío arracimado en torno a la iglesia, tras rebasar el coqueto cementerio. En total, con paradas, calculemos una seis horas de excursión. Toda esta zona fue escenario de una lucha despiadada desde el 9 al 19 de agosto de 1938. Tres batallones de Requetés concentrados en La Fontcalda comenzaron el asalto a Pándols, cota 705, con enfrentamientos encarnizados y una resistencia feroz de los soldados republicanos. Aun asi, hasta el 14 de agosto no ocuparan los franquistas, moros y requetés, la cota 705 debido al despiste ya mencionado. Mantuvieron la posición pero hasta principios de noviembre no lograráin dominar el resto de las cotas. Pero eso es otra historia.

 

NO SE PIERDAN

Además de una morosa visita a Prat de Comte, con la airosa espadaña de la iglesia dominando toda la colina donde se asientan las casas --algunas bellísimas-- aconsejamos una estancia de algunas horas en La Fontcalda, con posible baño incluido. Prat obtuvo su carta de población en 1260, tras cuatro siglos de ocupación y control musulmán, estuvo en manos templarias y cuando esta orden fue disuelta por razones económicas y politicas, pasó a la hospitalaria. A partir de 1595 Prat de Comte se segrega de Horta y la Iglesia parroquial deja de depender del rector de esa ciudad y se consolida el estatus autónomo de la población que gana en número de vecinos y hogares, al arrimo de la Iglesia. En el casco antiguo el visitante podrá admirar las huellas arquitectonicas de las diferentes epocas, desde los Austria a los Borbones. Si hace la visita por las fiestas del Pilar no se pierdan la Fiesta del Aguardiente, destilado por los vecinos.

En cuanto a la Fontcalda, aparte de su valor paisajístico excepcional, sinfonía de piedra y agua, goza de un valor religioso y tradicional ya que en ella se venera La Mare de Deu de la Fontcalda y es el destino de la romería anual de los vecinos por Pascua Granada o Pentecostés (como en muchos lugares del país, existe la leyenda de la imagen de la Virgen encontrada por un pastor de Prat). También posee un alto interés geológico : la zona está reconocida en el inventario de Espacios de interés geológico de Cataluña, por sus curiosas formaciones rocosas y estratigráficas.

 

DOCUMENTACION

Para los vecinos del Bajo Aragón y el Matarraña, la librería de Serret en Valderrobres ofrece libros y mapas para enriquecer la excursión. Así, "Los espais de la batalla de L'Ebre" de Juan Carlos Borrego Pérez, editado por Piolet y "Ruta de la Pau" editado por el Consell Comarcal de la Terra Alta. Librito indispensable a pesar de sus errores y que es dificil de encontrar ya (Serret guarda aun algunos ejemplares, pocos). Aconsejo también el libro "Guía de Prat de Comte" de Joan Hilari Muñoz, editado por la Diputación de Tarragona..

 

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en excursiones
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens