Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
24 julio 2013 3 24 /07 /julio /2013 08:16

excursiones-6923.JPG

 

Por los alrededores de Corbera se multiplicaron los enfrentamientos  sangrientos entre uno y otro bando. Los ataques fascistas del 19 de agosto de 1938 contra las posiciones republicanas que controlaban el vital cruce de Cuatro Caminos terminaron en un baño de sangre en el que más de doscientos soldados y oficiales del Tercio de Montserrat, carlistas fieles a Franco, fueron muertos o heridos. Una masacre que fue bastante innecesaria y acabó con la prepotencia con la que se habia planteado e iniciado el ataque. Una dura lección que fue bien aprendida por unos mandos --de las dos banderas-- que no se distinguieron durante toda la guerra  precisamente por su habilidad y eficacia, sino más bien por su improvisación, tozudez e ignorancia. Pero volvamos a caminar por el sendero de la Paz, nuestra motivación principal. En esta ocasión vamos a seguir dos senderos que tienen su origen y final en Corbera, el que lleva a Cuatro Caminos y el que se adentra en el Valle de la Torre, conocido durante la guerra como el "Valle de la muerte".

Para el primero salimos del aparcamiento para coches del Poble Vell de Corbera (que también merece una visita y caminar en silencio por un escenario bélico real)y nos dirigimos hacia el norte por el Camino de l'Aubatar, entre almendros, con una gigantesca antena, dejando el cementerio y sus cipreses a la derecha. Llegamos a una colina y aqui los más curiosos pueden  subir a la cima, triscando mpues no hay camino, donde quedan restos muy invadidos por maleza de dos pozos de tirador y un par de trincheras. El camino sigue a la izquierda y un rato mas tarde gira a la derecha para ir subiendo otra colina que nos dejará admirar una espléndida panorámica de las dos sierras emblemáticas de la Batalla del Ebro, las de Pándols y Cavalls. Allí una piedra rotulada en rojo nos avisa que entramos en la Cota 402 en la que se han conservado mucho mejor las trincheras y puestos de tiradores y ametralladoras, con el pueblecito de Corbera al fondo (que los combatientes llamaban "La Montera", el tradicional gorro de los toreros y el parecido es más evidente desde el lado opuesto a donde estamos, es decir, las susodichas sierras). Pasamos una torre eléctrica y a la derecha seguimos una pista en la que vamos encontrándonos con obras de arte más o mnenos referenciales a la guerra, que han sido cedidas por la agrupación Art al Ras. Junto a una de estas "esculturas", que aprovecha el tronco de un pino, seguimos por la derecha y ya vamos a coronar las Capçades de l' Aubatar, preñada de molinos de viento, con su monocorde runruneo de motor de aviación que aleja de la zona hasta a las ardillas. La pista llega a su fin y nos encontramos con un cruce de carreteras, el famoso Cuatro Caminos, donde se produjo la masacre de una buena parte del Tercio de Montserrat. Sobre un campo yermo vemos el monumento a los soldados republicanos y un poco más adelante por las carreteras que van a Villalba (que se despereza frente a nosotros) y a La Fatarella),  una elevación de terreno que ostenta, oculta entre arboles, la gran cruz dedicada al Tercio --y a los republicanos-- y un via crucis de cruces y monolitos, con los nombres de los muertos. Volviendo hacia la carretra de Gandesa, unos cien metros a nuestra derecha hay otro montículo arbolado con más cruces y un gran monolito estilo "2001, una odisea espacial", pero de piedra,  dedicado a los requetés caidos en agosto del 38. En esta zona regada con la sangre de tantos jóvenes de ambos bandos se produjo un cortés hecho que no repetiría en ningún otro escenario de la Batalla: el comisario republicano, Josep Portal (oriundo de Falset), concedió un alto el fuego de cuatro horas para que los requetés recogieran sus muertos y heridos. Y vuelta a Corbera.

excursiones-6913.JPGEl segundo sendero que podemos seguir (pueden hacerse ambos en un día completo, pero también en dos jornadas para disfrutar mejor la caminata) nos llevará a la "Vall de la Torre",  (llamado por los de Gandesa, Vall de Salvatierra) en cuya elevación máxima,  se situaba el ejército republicano para desde allí impedir el avance franquista hacia Camposines, lugar donde en la época se dominaba el nudo estratégico de carreteras y pistas que permitía o impedía el avance enemigo. El Ejército rebelde avanzó por ese hoy idílico valle y pagó un alto coste en vidas de los dos bandos, ganándose  el apelativo conjunto de "Valle de la muerte".

Saldremos del "Centro de Interpretación 115 días" (la suma de los dias de combate de la Batalla), situado en una calle paralela a la carretera nacional, en pleno centro de Corbera y podemos dejar el coche en una explanada junto al campo de fútbol. Atravesamos el cauce del rio Sec por un pequeño puente, tras dejar atrás los típicos lavaderos del pueblo en dirección sur. Hay un cruce de pistas, seguimos por la derecha (por la de la izquierda, volveremos) y acompañados de campos de almendros y viñas, encontramos la carretera asfaltada que lleva a la ermita de Santa Magdalena. Es una zona de esparcimiento, con mesas y bancos de piedra, lugares para cocinar y mucha sombra y fuentes de agua. También hay una cueva sin mucho interés que es conocida como la de San Març.

Debemos subir, dejando la ermita a la izquierda, por un camino montaraz y estrecho, muy erosionado por el agua, bajo el bosque de pinos, por el barranco Tancat. El empinado sendero nos lleva a una elevación cesde donde se domina el valle del rio Sec, comenzamos a carenar sobre la sierra de santa Magdalena y con la sierra del Pebrer a nuestra derecha. Subida muy fuerte por una pista de BTT y más carena con todo el valle de Corbera y Gandesa a los pies.  Estamos en las cimas de la Sierra de la Vall donde la artillería republicana causaba  destrozos a las fuerzas rebeldes y a su vez sufrían los ataques de la artillería y aviación "nacionales".  Cruce con el sendero GR171.3 y optamos por seguir subiendo por otro estrecho camino a nuestra izquierda. Nos lleva hacia el valle, que no será dominados por los rebeldes hasta el dia 30 de octubre de 1938 y empezamos una bajada bastante resbaladiza, interminable, que las BTT han convertido en estrechas pistas de patinaje. Tras ese paso complicado encontramos ya en el valle la Caseta del Corbera y el sendero se hace pista. A partir  de ahí vamos pasando por sembrados, arboledas y cruces de pista (siempre siguiendo la principal que parece alejarnos de Corbera hasta que comenzamos a ver una airosa torre de vigilancia medieval de color amarillo-rojizo bao la luz del sol, a nuestra izquierda.  El camino dará un giro brusco  hacia la Torre, que merece una vsiita dado su pasado templario (la orden la alzó en 1248 para dominar el entonces concurrido camino de Gandesa a Miravet) y la poética historia de la creación frustrada de un pueblo que había de llamarse Gandesola.

Seguimos hacia el oeste, dejando a nuestra izquierda la hermosa finca de "Los Duendes". Minutos mas tarde nos encontramos con un tramo de pista cementada en subida fuerte y constante. Al llegar a la cima, el camino gira nuevamente a la izquierda y nos pasamos al lado sombrío de la sierra, en donde comienza la bajada hacia Corbera, que nos volverá a situar tras algo más de media hora de caminar entre sembrados, almendros y viñedos hasta el ya citado lavadero. Buen sitio para refrescarse.

 

NO SE PIERDA

Un buen rato de esparcimiento por la umbría zona de la ermita o santuario de Santa Magdalena. También es ilustrativo dedicar una visita al Centro de los 115 días y la exposición sobre las trincheras, en el pueblo de Corbera (y merece un recorrido el Poble Vell, sin dejar de entrar en la Iglesia de Sant Pere, que ha sido desacralizada y mantiene una exposición sobre la Batalla, libros, fotos y mapas.

 

DOCUMÉNTESE 

Como ya saben mis lectores de la zona, en can Serret  de Valderrobres pueden encontrar todo el material que he utilizado para estos caminos, desde el reciente y amplio "Restes i vestigis de la Guerra Civil" de  Oriol Miró Serra (Ed. Azimut), hasta  el interesantísimo "Indrets y camins de la Batalla de L'Ebre" de Estanislau Torres (Publicacions de l'Abadia de Montserrat), pasando por "Espais de la batalla de l'Ebre" de Juan Carlos Borrego Pérez (Ed. Piolet) y la clásica "Ruta de la Pau" (editado por el Consell Comarcal de la Terra Alta).

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en excursiones
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens