Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
25 junio 2013 2 25 /06 /junio /2013 09:52

 foto-12.JPGDesde el primer tramo de la Ruta de la Pau, el soberbio recorrido por las tierras donde tuvo lugar la Batalla del Ebro, práctico epígono de la incivil guerra española, se convierte en un paradójico ejercicio entre la memoria atroz de aquellos combates con tanta sangre joven derramada y la enorme belleza plena de sosiego y encanto que proporciona un escenario natural continuamente cambiante y de una rural armonía llena de sosiego que fascina los sentidos. Uno se sorprende ante la idea de que en esos lugares tan idílicos se hayan segado tantas vidas. Esto constituye una experiencia física, estética y emocional difícil de olvidar.

El primer tramo que acometemos, a pesar de estar a veces irregularmente señalizado, será un circular con inicio y final en la hermosa ciudad de Gandesa pasando por la sierra de Santa Magdalena y coronando y cresteando la de Cavalls, donde aún perduran restos mal conservados de las trincheras, refugios y puestos de fuego y observación excavados en plena roca de la linea de cumbre, con una visión privilegiada de todo el valle, caminos y carreteras que pasan por Corbera de Ebre y Gandesa. Un enclave militar estratégico de primer orden, tal como se vio en aquellos lejanos y ominosos días de guerra fratricida.

Salimos del núcleo urbano de Gandesa por el polígono industrial, hasta las últimas instalaciones fabriles donde --junto a un mural de grafitti con una alegoría a todo color del LSD, que parece surgido de mayo del 68.-- nace una pistal forestal a la derecha, en dirección este, que va bordeando campos de labor dejando a su paso suciedad de plásticos y residuos, una alegoría dinámica de nuestro siglo XXI. Seguimos el GR 171-3 que cruza Les Planes y se dirige a las estribaciones de la sierra del Pebrer, antesala de la más alta del Cavall.

foto-9a.JPGLa pista va cruzando campos de viñedos, sembrados de alfalfa y cebada y algunos rectángulos de almendros que en estas fechas ya están florecidos, como una sinfonía de blanco y rosa. Dejamos a nuestra izquierda la sierra del Pebrer y enfilamos hacia la de Santa Madrona. Cuando ya comenzamos la subida hacia el coll, estamos más o menos a la altura de Corbera d'Ebre cuyo caserío ya vemos a lo lejos a nuestra espalda, con su gran iglesia en el altozano, el pueblo nuevo arracimado a sus pies y, por encima, los restos del pueblo histórico, destruido durante la guerra civil. Ya desde ese momento la sombra trágica de la guerra parece irse filtrando por el paisaje.

Al pie de la subida, junto a un campo de almendros hay una escultura del grupo Art al Ras que tiene grabados unos versos hermosos que parecen surgir de la tierra: "Oliveres de plata a l'horitzó//ceps i ametllers ferms a la serra". El desnivel es cada vez más fuerte y a esta hora de la mañana el sol comienza a picar.

Dejamos una pista a la izquierda que baja hacia Corbera y seguimos recto hacia el noreste manteniendo y acrecentando el desnivel de subida hasta llegar al primer coll, el de Santa Madrona, desde donde vemos los campos de Gandesa y el pueblo de Corbera completo, ruinas y viviendas actuales. Unos minutos mas tarde llegamos a un punto de confluencia. Nos encontramos con el GR171 que procede de Camposines, el PR-C27 que proviene de Sta Magdalena y Corbera y nuestro GR171-3 que seguimos por una senda que se lanza hacia arriba abruptamente y cuyo fuerte desnivel no abandonaremos hasta llegar a la cornisa de Cavalls.

Una vez superados esos 250 m de desnivel, y ya en el Coll de Cavall (640m) debemos seguir la carena que se extiende impresionante hacia el sudoeste, como el borde afilado de una sierra con el corte brutal de la roca a nuestra derecha --cara a Gandesa y Corbera y la llanura de la terra Alta-- y los campos y montes de la izquierda del Pinell de Brai  (aqui nace la variante de la Ruta de la Pau que lleva al Pinell y Santa Magdalena en la sierra de Pándols) y el camino hacia Mora, donde nos encontramos con el Ebro.

foto5.JPGEs un recorrido apasionante por el borde rocoso de la cordillera con el magnifico panorama de la Terra Alta por los dos lados, que nos llevará hasta la Punta Rodona y su vértice geodésico. Encontraremos puntos de tirador, alguna trinchera muy destruida y un pequeño monumento erigido por las Brigadas Internacionales. Cuesta imaginarse el dramático patetismo de la vida que los soldados tuvieron durante aquellos días en una zona tan hermosa pero también tan dura y exigente. Pero al mismo tiempo, una vez aquí, se comprende la empecinada resistencia de las fuerzas republicanas a las franquistas, cuyos ataques se estrellaban una y otra vez contra esta muralla ciclópea y casi inexpugnable con defensores bien pertrechados (coas que no ocurría con los republicanos). Centenares de hombres han regado con su sangre estos escarpados lugares y uno dedica unos minutos de silencio y contemplación a su memoria.  En el  mes de noviembre de 1938, gélido y ventoso, Franco ordenó un ataque suicida conjunto de infantería y artillería, en el que seguramente murieron más nacionales por el "fuego amigo" que por las balas de los republicanos, hasta lograr desalojarlos de las alturas.

Volvamos al camino. La bajada es también empinada y va discurriendo por un sendero encajonado entre piedras y barranqueras de matorral, hasta llegar a una planicie alta completamente arrasada por el fuego, esqueletos negros de los arboles que fueron, tierra calcinada. desde allí descendemos por una senda desdibujada y perdedora que acabará en el fondo del barranco, entre viñedos. Debemos buscar el camino que se dirige hacia la izquierda, rodeados de campos de almendros. Vamos hacia el Este, dejando la sierra de Cavalls a nuestra izquierda y la Mola d`Irto (518m) a la derecha.

Salimos a la carretera C-235 que une Gandesa con Tortosa. Debemos caminar un buen rato siguiendo la dirección de Gandesa, a la derecha, hasta llegar a un desvío a mano izquierda que marca una pista asfaltada que nos llevaría a La Fontcalda. En ese mismo lugar, a unos metros de la carretera, encontramos un cartel que señala un sendero a la derecha que sube fuertemente y que nos conduce, paralelos a la C-235, hasta Gandesa, inicio y final de la excursion.

Contando breves paradas, sumamos unas cinco horas de recorrido. Es preferible hacer esta excursión en primavera o en otoño. En invierno es poco recomendable por el viento y el frío y en verano, sobre todo agosto, el sol hace estragos y el calor no se mitiga ni poniéndonos bajo los árboles.

 

NO SE PIERDA

Desde luego un paseo por Gandesa,donde podemos ver el bellísimo edificio del Celler-Cooperativa, un edificio modernista del año 1919 construido por el discípulo de Gaudí, César Martinell.  Luego un paseo tranquillo por el núcleo histórico de la villa, en el que podemos admirar edificios del XIV al XVI, como la Casa del Inquisidor o la Casa de los barones de Purroy, ambos visitables. Pero quizá lo más interesante dado al tema central de esta excursión, la ruta de la Paz, sea el edificio dedicado al Centre d'Estudis de la Batalla del Ebro. En él hay información gráfica (fotos y películas) y objetos bélicos, uniformes, armamento, que nos dan una idea bastante clara de lo que fue aquél momento histórico, de julio a noviembre de 1938, fechas que comprenden todos los enfrentamientos de la Batalla. Podemos pasear por el túnel del tiempo, viendo cómo eran las trincheras (con sonido ambiental) los utensilios personales de los soldados, las octavillas de ambos bandos lanzadas por los aviones, una sala de maquetas de material de aviacion, antiereos, munición de los dos bandos, ametralladoras y fusiles. Otra sala dedicada a los diarios que informaron de la batalla. La reconstrucción de un hospital de campaña y una sala de audiovisuales. donde podemos ver una filmacion de 25 minutos que nos da noticia de los enfrentamientos mas importantes.

 

DOCUMENTACION

Hay un librito del Consell Comarcal de la Terra Alta, bastante completo pero que adolece de algunos errores (debido a que no se ha actualizado desde finales de los 90). Divide la Ruta en cinco tramos de 10 km el mas corto a 23 el más largo y ofrece bastante información complementaria. El librero Serret de Valderobres me consiguió un libro reciente que les recomiendo: "Espais de la batalla de l'Ebre", editado por Piolet y escrito por Juan Carlos Borrego Perez . Aparte de esto, los mapas del MTN50 dedicados a Gandesa y a Mora d'Ebre (470 y 471). Todo ello en can Octavi. .

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en excursiones
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens