Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
27 julio 2011 3 27 /07 /julio /2011 08:41

solar.jpgDespués de "Amsterdam", "Expiación" o "Chesil Beach", el escritor inglés Ian McEwan publica "Solar", novela galardonada con el premio Wodehouse. Es este un galardón que destaca la mejor novela de humor del año, en honor a P.G Wodehouse, un escritor de entre guerras que constituye en sí mismo uno de los más solidos bastiones del humor británico, un tipo de humor genial, cínico, austero e ingenioso y, sobre todo, inteligente.

Esos adjetivos podrían colocarse sin dudarlo en una reseña crítica sobre "Solar". Es esta una novela de más de trescientas páginas, editada por Anagrama, sólida y bien construída, que nos narra en tres apartados cronológicos la vida y obra de un físico teórico Michael Beard, "uno de esos hombres vagamente anodinos, a menudo calvos, bajos, gordos e inteligentes que atraen a determinadas mujeres hermosas", que además de haberse granjeado el premio Nobel de física, por sus primeros -y únicos- trabajos en su especialidad, vive en la cincuentena (cuando le conocemos) de las sinecuras y apaños que le reporta su premio, languidece en empleos oficiales bien remunerados y nada exigentes y se dedica a malvivir una vida personal más bien deleznable, entre sus matrimonios -cinco-- que se estrellan e incontables y compulsivas aventuras patético-amorosas o sexuales, mientras su cuerpo y su carácter van cayendo cada vez más bajo. Pero eso sí, sin abandonar una cierta osadía, una buena dinámica de trabajo (interesado) y una coherencia profesional muy desaprovechada pero latente.

Este patético antihéroe que toca demasiadas teclas a un tiempo se enfrenta a una serie de hechos que lo convierten en un personaje especular de nuestro tiempo, con sus bajezas, su mezquindad, sus canalladas y su vitalidad de superviviente. La novela empieza al final de su quinto matrimonio, en el que se convierte de engañador en cornudo apaleado, la entrada al escenario de un prometedor fisico joven --segundo amante de su mujer-- con una idea capital sobre el uso de la fotosíntesis para terminar con la crisis energética y el calentamiento global (ahí es nada), que por un accidente mortal -arteramente manipulado por Beard en su provecho-- daría la idea clave a Beard para que,años más tarde, este lidere un proyecto de alcance mundial que podría arreglar los problemas planetarios apuntados.

Todo se desarrolla con la precisión de una crónica en la que no faltan apuntes psicológicos muy certeros, descripciones del mundillo académico realmente jugosas, con sus miserias y sus golpes bajos, retratos de nuestra época a base de una crítica exacta, certera y desternillante, formando todo ello una gran farsa canallesca que lo tiene todo, humor, excelente documentación científica bien urdida en la trama, ritmo novelesco adecuado, una técnica literaria magistral y algunos momentos antológicos dignos de la pluma de un Dickens o un Chesterton.

Al lector le anticipo un estupendo jolgorio con algunas escenas memorables: la competición tras una bolsa de patatas fritas entre el orondo físico y un anónimo joven en un vagón de tren, las maniobras de ese egoista trapacero con sus líos de faldas y sus mujeres, el soberbio semicapitulo dedicado a la expedición ártica, las observaciones del personaje en su viaje a Estados Unidos y muchos más que dejo a la percepción del lector.

Quizá el único "pero" que cabría oponer a tan conseguida novela sea su final, en la que el lector se queda con dos palmos de narices enfrentado --el personaje y por tanto el lector, que acaba simpatizando en cierta forma con ese desastre ambulante-- a una caótica serie de problemas sin resolver que le están estallando en pleno rostro al protagonista cuando acontece el final. Bueno, se podría pedir a Ian McEwan que publique una separata a "Solar" adjuntando dos o tres posibles finales. Les aseguro que habría colas para comprarla, como si fuera un Harry Potter para adultos con sentido del humor.

Compartir este post

Repost0

Comentarios

dora cabezon 01/06/2012 09:45

Muy buen resumen. La acabé de leer anoche y aún estoy en el mundo de Beard. mcEwan es prodigioso por su maravillosa técnica literaria y la entidad de los personajes que crea como este maravilloso
antihéroe gordo, calvo, egoísta y sincero consigo mismo al que terminas adorando y deseandole lo mejor.De paso te regala un retrato interesantisimo de los entresijos del mundo académico . No se
puede pedir más. Ultima cosa, cada libro de Mc Ewan es totalmetne diferente a los anteriores, un enorme mérito.

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens