Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
24 octubre 2011 1 24 /10 /octubre /2011 09:44

Somewhere-poster-b.jpgPese a ser un tipo de cine muy alejado del de su padre Francis Ford Coppola, su hija Sofia, que ya dio muestras de su buen hacer en "Las vírgenes suicidas" o "María Antonieta" pero sobre todo en la excelente "Lost in traslation", muestra una coherencia de estilo --en esta ocasión poco logrado-- que su famoso padre ha perdido casi totalmente en sus últimos títulos, de los que mas vale no guardar memoria.

La última apuesta de Sofía, "Somewhere", que se llevó un sorprendente Leon de Oro en Venecia el pasado año, llega con un retraso poco lógico (¿o quizá no?) a nuestras pantallas y nos revela en la vida vacía de un actor de segunda y la sosegada revolución que supone la llegada de su hija de doce años. La película aparece al principio como una apuesta singular y subyugante que ya hipnotiza al espectador con la secuencia inicial en la que una cámara fija, fría y objetiva, sin intencionalidad visible, capta la aparición y rauda desaparición de un coche deportivo de alta cilindrada en un bucle de carretera que sin duda es un circuito, ya que pasa una y otra vez, cinco o seis pases, ante la cámara estática. Cuando el coche se detiene frente a ella, al fin, nos deja ver al conductor, un hombre aún joven, con tejanos y un cuidado desaliño, que se queda junto al coche fumando un cigarrillo.

A partir de aquí, la cosa decae sustancialmente y asistimos a la vida lujosa, vacía, sexo, alcohol, soledad en suma, de un divo de escasa valía --como tantos jóvenes fatuos encumbrados momentáneamente por el marqueting de Hollywood-- que vive su privilegiada vida de actor más o menos conocido con un vacío emocional casi absoluto, rodeado de gentes del medio cinematográfico tan carentes de fuerza vital como él, absolutamente encerrado en un mundo interior de encefalograma plano.

Sofía Coppola domina, sin duda los elementos de su técnica cinemtográfica, encuadres, composición, ritmo, puesta en escena, dirección de actores, pero el producto va congelando al espectador en el propio frío lleno de vacuidad y sin vibración humana del ambiente que nos retrata, sesion de fotos, maquillaje, fiestas y sexo abundante. Como en el arranque de la pelicula, el Ferrari dando vueltas sin ir a ninguna parte, el fime cursa su primera mitad con un actor "de lujo" que no va a ninguna parte y de hecho, tampoco está en algún sitio que le de un sentido a su vida.

Una cierta catarsis nos la propone la directora con la aparición de la hija del actor a la que su madre "aparca" en la casa de su exmarido con la intención más o menos evidente de seguir con una vida propia muy semejante a la de él. La relación comienza con la imposibilidad de una comunicación, el actor absorbido por su vida sin profundidad de plano perfil humano, y una adolescente que trae a su vida un poco de calor de hogar, de cuestionamiento de la vaciedad vital y de futuro abierto.

Stephen Dorff da un perfil excelente del actor vacío que consume los ultimos años de juventud y atractivo y la jovencísima Elle Fanning como su hija Cloe,  le roba la escena a cada momento y le da un cierto vitalismo a la película, en la que las emociones del protagonista apenas logran conmovernos o llegar a comprenderlas (la secuencia del actor llorando, agarrado al teléfono, mientras mantiene una balbuceante conversación con la madre de la niña, apenas supera el grado de enigmática o superflua).

La película se vuelve espesa, carece de la fresca oferta humana de "Lost in traaslation" y no acabamos de encontrar lógica o coherencia en la planteada renuncia final de protagonista  (deja su Ferrari en una carretera solitaria con la llave puesta) y sigue su camino, ¿hacia donde? con una sonrisa inexplicable). Ahi se  muestra la falta de voluntad narrativa de la Coppola, inteligente pero fría, que firma una obra no carente de interés, pero que parece contagiarse del frívolo vacío aburrido del protagonista que, como ocurre en la secuencia de la rueda de prensa, se ve incapaz de  responder sobre su identidad, sus deseos y su vida real. No nos cuentan como son las personas que rodean al actor y a su hija y los secundarios carecen de relevancia alguna, no sabemos qué hacen allí ni cual es su historia, son muñecos cuya utilidad desaparece al salir de encuadre.

La critica al mundo del cine y en concreto a las figuras que ensalza Hollywood, es pasiva y poco relevante. El conjunto queda poco definido y la película deja la sensación de el producto de una directora con talento pero sin demasiada alma, un café demasiado aguado o una tostada demasiado grande para la escasa mantequilla de la que se dispone.

 .

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens