Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
11 abril 2012 3 11 /04 /abril /2012 08:55

pereira.jpg

 

El escritor italiano Antonio Tabucchi murió hace unos días en un hospital de su amada Lisboa, a los 68 años de edad a causa de la metástasis de un cáncer de pulmón. La muerte, tan presente en sus libros y especialmente en su pequeña obra maestra "Sostiene Pereira", le ha alcanzado antes de que  la Academia sueca le concediera un Nobel, al que ya hace años que era candidato. Mala suerte para él, para los amantes de su obra y para la Literatura con mayúsculas. Y luto también para los que creemos en la libertad de expresión, los europeístas y los defensores de los derechos humanos, de la insobornable dignidad de la persona, aspectos bien presentes en sus libros.

Todos esos elementos apuntados están en todas y cada una de sus obras, pero especialmente en "Sostiene Pereira", una novela publicada en Italia en 1994, que se convirtió en un éxito europeo y acabó arrasando en España, en circulos informados, tras la publicación por Anagrama en 1998 y la proyección en los cines, con éxito minoritario pero profundo y persistente, de la película que dirigió Roberto Faenza, protagonizada por un Marcelo Mastroianni crepuscular, en la que había de ser su última interpretación (por cierto, genial) antes de morir

En Portugal se decía de él que era el "más portugués de los escritores extranjeros en general e italianos en particular". Estaba nacionalizado portugués desde 2004 y era considerado uno de los máximos especialistas en el icono literario moderno portugués por excelencia: Fernando Pessoa. Su personaje, el viejo periodista de las páginas culturales del "Lisboa", Pereira, encarna a un persona que respira portuguesismo por los cuatro costados y se convierte en un arquetipo de nobleza, modestia, valentía cívica, cortesía e inteligencia.

Todas esas virtudes se reflejan no solo en la obra citada, sino en "La cabeza perdida de Damasceno Monteiro", "Dama de Porto Pin", "Tristano muere" "Se está haciendo cada vez más tarde", "Réquiem", "Nocturno hindú" (también llevada al cine) "Los ultimos dias de Fernando Pessoa" y su último libro, "Viajes y otros viajes", que acaba de publicar Anagrama.

Pero fue con "Sostiene Pereira" (traducida a 40 lenguas) donde este novelista --que en su vida real mantenía la postura moral crítica, honesta y valiente que descubre Pereira en si mismo al final de la novela: fue el azote del imperio Berlusconi y del detererioro ético de Italia que éste propició-- llega  a alcanzar cotas de excelencia, con una historia humanísima ambientada en el Portugal salazarista de 1938, una reflexión sobre la libertad, las dictaduras politicas, la dignidad humana, el compromiso, a través de un personaje carismático, Pereira, viejo periodista obsesionado con la muerte. Todo ello envuelto en un estilo limpio, claro, rodeado del latiguillo oficioso del "sostiene" como si se tratara de un atestado policial o judicial, pero gestionado con una economía de medios y una estructura narrativa magistral, redonda, en la que la prosa límpida, sencilla y sugestiva del escritor logra el milagro de convertir a su oscuro y bindadoso protagonista en un arquetipo literario. La presunta oficialidad burocrática del texto, siempre en tercera persona, (el narrador nos cuenta lo que presuntamente le comunica Pereira) va eludiendo aspectos subjetivos con el latiguillo "pero de eso no nos deijo nada Pereira" o "considera Pereira que eso es un asunto privado".

Pereira, el viejo periodista del "Lisboa", "que estaba gordo, sufría del corazón y tenía la presión alta" contrata a un joven recién licenciado en filosofía, Monteiro Rossi, como ayudante, atraido por un articulo de éste sobre la muerte. Pero tanto este joven, como su novia Marta, son activistas de izquierdas, algo muy peligroso en el Portugal de Salazar, con el fascismo triunfante en Italia y España y los nazis alemanes asediando el resto de Europa. Pereira, por razones sentimentales,  se siente impulsado a ayudarles y darles cobijo. Y se enfrenta a una visita de la policia politica que acaba matando al joven de una paliza en el domicilio de Pereira. A partir de ese momento se produce un cambio esencial en el viejo periodista, que decide publicar un artículo en su periódico denunciando el crimen. Y para ello monta una ingeniosa estratagema que burla a la censura previa. Pereira se decanta por el compromiso por la lucha por la libertad con su artículo, pero también sabe que corre peligro de muerte en Portugal tras ese gesto y decide exiliarse en Francia. La última secuencia de la excelente pelicula de Roberto Faenza muestra al entrañable Mastroianni caminando por la Rua de la Libertad, con una bolsa colgada del brazo, en mangas de camisa y la chaqueta sobre el hombro, un look que no habia tenido en los últimos cuarenta años de su vida. Es un hombre nuevo. Se trata de una secuencia final que parece un guiño al cinéfilo: son visibles los ecos del "Novecento" de Bertolucci.

Tanto la pelicula como la novela, que recomendamos con fervor, muestra una presunta forma literaria de declaración jurada ante un juez o la policía, con un peculiar estilo que continuamente deja emerger destellos literarios de elaborada y brillante sencillez. La falta de compromiso del periodista al inicio, parapetado tras su amor a la cultura tradicional y conservadora, va siendo puesta a prueba por la intolerancia y la violencia que le rodean en su propia ciudad, como un reflejo palido de lo que acontece en el resto de Europa. Es justo la preocupación por el compromiso del intelectual, la función de la literatura en la política, su papel ético y moral, el concepto que vibra en el fondo de esta novela.

 Los personajes secundarios, el joven Monteiro Rossi, Marta, la novia, el doctor Cardoso, el padre Antonio, Manuel el camarero, la señora Delgado, la judia alemana que conoce en el tren, van preparando el terreno para el cambio profundo que hará estallar el brutal asesinato del joven Rossi.

Para concluir, una referencia a la nota que el propio Tabuccchi  publicó en uno de sus libros de relatos (género en el que era un consumado maestro) y luego reprodujo como addenda a su novela a partir del 2005, donde reconocía que el personaje de Pereira está basado en un personaje real, un periodista portugués, cuyo apellido auténtico cambió por el de un personaje siempre virtual que motiva la obra teatral de Elliot "What about Pereira?". Ese periodista, muchos años exiliado en París donde le conoció Tabucchi, se vio obligado a  escapar de Portugal debido a la publicación de un escandaloso articulo contra la politica de Salazar, justo en la época que describe en su novela.  De esa historia nació en la imaginación del escritor el entrañable Pereira. Imprescindible.  


.

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens