Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
1 febrero 2011 2 01 /02 /febrero /2011 13:58

Conan Doyle (el creador de Sherlock Holmes) escribió una novela deliciosa y llena de vigor que fue "El mundo perdido". Su descripción de la meseta aislada en el profundo Amazonas en la que por un fenómeno biológico y geológico se conservan animales y seres prehistóricos, protegidos del entorno por su inaccesibilidad, resonaba continuamente en mi mente al ver la silueta tabular de La Caixa (también llamada Peña de Aznar Lagaya), que es fácilmente visible casi desde cualquier parte del territorio que la rodea desde Vallderrobres a Beceite o el embalse de Pena, que extiende sus aguas calmas de un azul esmeraldino a sus pies.

Por supuesto que se trata de una hermana minúscula de la legendaria "Tierra de Maple White" de Doyle y en su cima no se encuentran pterodáctilos o dinosaurios, sino a lo sumo cabras monteses, pero el encanto de esa "mesa" gigante y su entorno justifica las poco menos de cuatro horas que dura su ascenso y descenso, en ruta circular.PICT8331.JPG

Para iniciar la subida se parte de Beceite (577m) por el trazado del GR8, una pista asfaltada que nos lleva en algo más de media hora (tres km) hasta un collado (675m) donde se encuentra el punto de acceso (señalizado con un poste y un cartel explicativo) a la derecha de la pista que ya enfila directamente hacia La Caixa (en ese lugar, no visible). Es el sendero PR-TE 152, que tras cruzar la Solana de La Caixa comienza un ascenso abrupto, pedregoso y soleado, con escaso arbolado y mucho matorral, que parece dirigirse hacia la cumbre del Perigañol (1033 metros) dejando la gran mesa a la izquierda y ofreciéndonos, según subimos, vistas espectaculares no sólo de esa montaña sino del soberano macizo de Els Ports, azulados en la lejanía, las bellísimas tierras cultivadas del valle, la superficie recortada en azul del embalse y el caserío de Beceite al fondo y a la izquierda.

Despues de cruzar un bosquecillo y una balsa o abrevadero de arcilla, llamada la basa del Quinto, el sendero nos lleva al Perigañol en una subida constante. Proponemos una variación circular: dejaremos la subida al Perigañol para después y nos vamos a la izquierda siguiendo la senda hacia el oeste que nos llevará, en 20 minutos, un delicioso paseo entre bosques, a rodear por su derecha el escarpe, paredes verticales sin acceso alguno, e ir a buscar la elevación al extremo oeste que permite la subida.PICT8348.JPG

Allí hay que extremar la prudencia pues sólo hay un acceso a la cumbre (1023m) con una fácil grimpada para los más expertos y la ayuda de una cuerda elástica de nudos montañeros para los menos atrevidos, que permite la subida sin demasiada dificultad, aunque no recomendable para quienes padecen vértigo. En la cima de la meseta se puede disfrutar de un paisaje circular verdaderamente asombroso, una paz y silencio increíbles y si hay suerte y somos silenciosos, ver a unas cabras paciendo y mordisqueando los escasos arbolillos y la hierba rala de la superficie azotada por el viento y el sol, por cuyo cielo surgen y desaparecen los majestuosos vuelos de los buitres.

Después se deshace el camino de la cresta y se sube al Perigañol, donde hay una caseta de vigilancia de incendios. Una vez allí, se sigue hacia el este (mirando a Beceite) por una senda ligeramente señalizada, que nos devuelve a la pista de acceso, pero a escasos metros de la población.

 

 

 

Despiece 1.-HISTORIA

 

 

 

Despiece 2.- Comer y dormir

En Beceite, lugar de encanto, hay varios lugares muy recomendables para pernoctar y comer. Entre ellos, La Font del Pas, un molino papelero del siglo XVIII, rehabilitado, a la entrada del pueblo, el Racó del Toscá (una antigua herrería de la fabrica de papel) o el hotel vinculado a la empresa de turismo activo Senda, La Fábrica de Solfa, junto al río Matarraña. Excelente cocina en un entorno idílico.

.

 

 

 



 

 



 

Esta montaña tiene una historia legendaria que se remonta a los iberos, algunos de cuyos restos fueron encontrados en su cima. Su importancia estratégica queda de manifiesto ya en época de la dominación musulmana y su nombre oficial proceden, según dicen, del conde Aznar Galindo, fundador del condado de Aragón, que la convierte en bastión militar desde el que dirigir sus ataques a los musulmanes. Lo de "Lagaya" se cree que es una deformación del vocablo medieval que describe una caja. Y el nombre viene de un documento de donación de Alfonso II al obispado de Zaragoza, acabada la reconquista. Abundan las leyendas de tipo popular sobre usos mágicos y rituales de la meseta

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens