Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
11 septiembre 2011 7 11 /09 /septiembre /2011 09:22

He aquí una excursión de una belleza sobrecogedora. Desde las abruptas carenas de las moletes de Arany (1228 m) se logra una visión dantesca de los picos, agujas y monolitos de roca viva que festonean el desfiladero agreste y medio salvaje del Parrisal, esa estrecha garganta que abre el Matarraña entre montañas y colinas llenas de verdor y con paredes desnudas que se levantan, ocres y grises, sobre esa cascada de verdes que se desparraman por las dos vertientes.

Salimos de Beceite por el extremo inferior derecho del pueblo y por una pista  pavimentada y muy estrecha  de unos siete kms que hay que hacer con sumo cuidado pues es un lugar muy popular y bastante transitado en verano y los fines de semana. Podemos dejar el vehículo en el parquing habilitado a la entrada de la pista del Parrisal, un poco antes de la toma municipal de aguas para el consumo en Beceite. Después caminaremos unos dies minutos de pista a la izuqierda del rio, pasaremos por dos tuneles abiertos en la roca viva, junto a la famosa Cova de la Dona y frente a un lugar vallado donde se encontraron pinturas rupestres y llegamos al Pla de la Mina, antiguo aparcamiento dotado de zona de recreo y picnic bajo los arboles y a la orilla del Matarraña. Al fondo a la derecha hay una caseta forestal y junto a ella el cartel del sendero que vamos a hacer.

Este sube muy empinado en dirección suroeste, haciendo continuas lazadas para superar el gran desnivel, pasamos un pequeño collado y nos internamos en un espeso bosque de coníferas. En quince minutos más o menos, en una zona con grandes bloques de piedra, dejamos el GR (pintura roja y blanca) que sigue paralelo al barranco y subimos a la derecha, hacia el Este, siguiendo las señales amarillas y blancas del PR-TE 153. Seguimos bajo los arboles, hay pinos, boj, carrascas, sabinas y enebros. El sendero no deja de subir y llegamos a un collado por un trozo de camino empredrado, desde donde tenemos las primeras vistas panorámicas del valle del Matarraña y de la pista que nos condujo a él. Seguimos por la izquierda en dirección este, por un suelo más rocoso y con piedras y tierra descompuesta hasta llegar a un nuevo coll que forma una pequeña plataforma desde donde parte un camino que va a una antigua mina abandonada. Seguimos a la izquierda por un sendero que se va estrechando y apenas es una linea que sube pegada a una pared rocosa de grandes paneles calcáreos de roca gris blanquecina. El camino tiene algún paso delicado pero fácil entre paredes de roca a un lado y barranqueras y tarteras por el otro. El paisaje comienza a ser muy hermoso, un oceáno verde del que emergen como espinas dorsales de roca desnuda haciendo caprichosas cornisas.

Dejamos el espacio abierto y llegamos a un nuevo bosque en cuya cima está la redonda loma desnuda que da paso al valle pequeño y coqueto de los masos de la Balenguera, casi todos en ruinas, incluso el mayor, el Mas de Ferreret. Aqui podemos visitar la fuente de la Balenguera, al fondo del valle a mano derecha bajo una pared de roca invadida por la hiedra. Hay un  pequeño estanque  de aguas verdosas a sus pies pero comprobé que no manaba agua de la fuente. Es la maldición de estas tierras.

Despues hemos de seguir el sendero señalizado que sube abruptamente a la derecha de los masos. Nos lleva primero a la Roca Morera, tras una pendiente continua. Una pequeña grimpada nos permitirá subir directamente (para los que se impresionen por la altura, hay un caminito invadido por las zarzas a mano derecha) hasta ese balcón natural que se abre sobre el estrecho del Parrisal y su bosque de agujas pétreas emergiendo del mullido bosque verde que siembra toda la zona. Créanme es una de las vistas más bellas y sorpendentes de esta región, plena de lugares con encanto.

Seguimos subiendo hasta la cima del Arany con su fita redonda o vértice geodésico del Servicio Geográfico Nacional, erguido sobre una roca  de aspecto curiosamente inestable. La panoramica desde ese punto queda muy limitada por las copas de los arboles que nos rodean. Seguimos el camino y unos minutos mas tarde llegamos a otra sorpresa de esta excursión llena de bellezas: un airoso puente natural, un fenómeno provocado por la erosión, formando una arcada de grandes dimensiones que parece una ventana abierta a la belleza del Parrisal y las montañas que nos rodean. Despues el camino sigue cresteando por las moletes hasta que se desvia a la izquierda y comienza de nuevo a ascender bajo el bosque hasta llegar a una nueva bifurcación.  Por la derecha sigue el GR8 y a la izquierda (el cartel ha sido destrozado, uno no acaba de entender qué placer hay es hacer eso) comienza la bajada que nos llevará de nuevo a la Balenguera en una media hora mas o menos, bajando por el barranco y a veces por el lecho seco de una torrentera hasta llegar de nuevo a los masos abandonados. A partir de ahí en poco más de media hora llegamos de nuevo al Pla de la Mina, donde quiza podamos darnos un baño en  las frescas aguas del Matarraña.

 

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens