Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
23 agosto 2011 2 23 /08 /agosto /2011 09:53

super-8-pelicula-cartel-poster.jpgEl mago de Hollywood, Steven Spielberg, como productor, vuelve a la carga y esta vez con un sello de calidad en el papel de director, J.J. Abrams, un fuera de serie, artífice de "Perdidos" y uno de los iconos de la nueva generación cinematográfica norteamericana. Entre ambos cocinan una película, "Súper 8", en la que, con gran visión de la jugada, nos hacen volver a vivir los 80 en clave de extraterrestres, dramas familiares, hogares desestructurados por la desaparición  o el accidente, niños o adolescentes algo traumatizados pero llenos de energía, imaginación y voluntad emprendedora en sus ritos de paso a la madurez. A ello sumen el gran espectáculo y tienen una película de géneros que mantiene alto el listón. Siguiendo la clave del cine de ambos profesionales, Spielberg y Abrams, se nos propone una historia en la que la aventura, el riesgo, el misterio, el amor que nace o los amores sólidos de siempre, los padres, los amigos, decoran la narración --de un ritmo perfectamente medido y unas sorpresas presentadas como un mecanismo de relojería hacia el climax final-- que nos atornilla a la butaca hasta que las luces de la sala ponen punto final a la experiencia (por favor, no se levanten cuando todo parece llegar al the end y aparecen los titulos de crédito: sigan en su butaca y observen).

Como era de esperar en Abrams la historia sorpende desde los primeros fotogramas. Ese grupo de chicos que quieren rodar un filme de zombies en super 8 nos introduce en sus vidas --aqui vemos el sello de Spielberg-- que transcurre en los ochenta, esa época para la nostalgia y el temblor, con su música pop excelente, sus hippies colocados, el militarismo, el misterio de los alien o los ET... y un accidente provocado de un tren  millitar nocturno de mercancías (otro guiño al cine de serie B de los setenta) que desata la presencia del inevitable monstruo, con un guiño a las clásicas películas de terror de los años 30, tan amadas por el gran Spielberg.

Pero en esta ocasión, bajo la pluma de Abrams, el monstruo tampoco es lo que parece, un sanguinario horror ciego, sino que tiene su historia, su reivindicación, sus razones. Hay secuencias memorables y algunas reiterativas e innecesarias, pero en general tanto los chavales del grupo de cineastas amateurs, como los adultos involucrados, el padre hippy de la chica, el policía padre del protagonista, el coronel que manda de forma sospechosa a los militares omnipresentes o el científico que provoca el descarrilamiento del tren, van siguiendo un recorrido que interesa al espectador y le conmueve y. sobre todo, le intriga.

Esa emoción, la intriga, el misterio de lo que va ocurriendo, la incógnita que encierran los cubos de plastico o de metal que vibran en la noche, unido al desarrollo de ese primer amor de adolescentes tan bien narrado como verosímil y nostálgico y de la shakesperiana oposición de los padres, por motivos ocultos hasta el final, agarran al espectador y no le sueltan hasta que los titulos de crédito le vuelven al generoso y entrañable optimismo de esa adolescencia creativa que prefigura seguramente la que tuvieron los artífices de esta película: Spielberg y Abrams.

Nostálgicos del cine de los setenta y ochenta, no se la pierdan; trascendentalistas y amantes del cine-mensaje, vayan a otro cine.

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens