Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
18 julio 2011 1 18 /07 /julio /2011 10:18

Todos-eran-mis-hijos_listad.jpgHe aquí un ejemplo de obra de teatro ejemplar, tratada de una forma poco ejemplar por el director e interpretada poco ejemplarmente (con una digna excepción) y acogida con hambre de teatro y un considerable -y escasamente ejemplar- despiste textual por el respetable público, que me merece todos los respetos, pues no es fácil descubrir cuando nos venden gato por liebre..

Claudio Tolcachir ha debido entender que la densa, profunda y dolorosa tragedia que nos narra Arthur Miller en "Todos eran mis hijos", merecía una lectura más, digamos, amable, incluso divertida, para atenuar un tanto la dureza del asunto con la que el ex esposo de Marilyn Monroe pretendió fustigar las conciencias de sus conciudadanos tras la segunda guerra mundial. Así que para un no conocedor de las numerosas versiones, en teatro y en cine, que se han hecho de esta obra, la cosa resulta muy llevadera. Incluso para mi bochorno, el director de esta versión que el festival Grec de Barcelona ofrece en el teatro Poliorama, logra que algunos personajes y algunas salidas de tono o comentarios o miradas innecesariamente cómicas hagan surgir algunas risas en el patio de butacas.

Muchos espectadores, entre los que me encuentro, no podíamos dar crédito a esos momentos que atenuaban artificialmente el angustioso tempo de acción de la historia tal como la creara el gran AM. Dejando aparte que ha habido un cercenamiento considerable del texto, con la notable excepción del actor Carlos Hipólito, contenido y austero en su digno trabajo, el resto del elenco sólo roza el aprobado y alguno de ellos suspende en toda regla (aunque tal vez sea un daño colateral de la dirección).

La vida de  esa familia que espera el regreso de un hijo desaparecido en la guerra, el segundo hijo que desea casarse con la novia de su hermano ante el rechazo de la obsesionada madre, el oscuro comportamiento del padre de familia durante la guerra, la culpa, el silencio, el miedo, la verguenza, la ira con la que se rodea a esa familia por su vinculación con la fabricación de unas piezas defectuosas de aviación que costara la vida a muchos pilotos... toda esa compleja historia de terribles responsabilidades, de mentiras y ocultaciones, de sospechas y de odio y rechazo social, forman una historia que como en "La muerte de un viajante" suscitan todo tipo de emociones menos  una relajada diversión y comicidad.

Ramón Olivé, en "La Vanguardia" condena sin paliativos el montaje. Me adhiero. Hay que respetar a los clásicos o nadie respetará al teatro y a su esforzada gente.

Y aun así, señor, que sigan llegando clásicos. Más vale una versión discutible que un erial sin clásicos.

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens