Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
2 diciembre 2011 5 02 /12 /diciembre /2011 14:09

un-dios-salvaje-cartel-1.jpg

Roman Polanski siempre es una garantía para quien esto suscribe. Desde las lejanas "Repulsión", "El cuchillo en el agua" o "El baile de los vampiros" raramente me han defraudado sus películas, ya sea haciendo de Harrison Ford un médico perdido en una pesadilla en Paris o recreando la vida de un pianista judío en la Varsovia arrasada de los nazis o la de un escritor al servicio de un político de fama.

En "Un dios salvaje"  Polanski forma alianza con la dramaturga francesa de padres judíos, iraní y húngara, Yasmina Reza (de quien recuerdo con absoluto placer su pieza "Arte" que se convirtió en un fenómeno de público en los escenarios de todo el mundo occidental) para entre los dos llevar a la pantalla su obra del mismo título que aquí en España vimos de la mano de Aitana Sanchez Gijón y Maribel Verdú.

En "Un dios salvaje" la trama es simple, lineal, aparentemente baladí. El hijo de la pareja formada por Christoph Waltz (el oficial nazi de "Malditos bastardos") y Kate Winslet ("Titanic") ha golpeado con un palo, en el parque donde jugaban, al hijo de John Railly  ("Chicago") y Jodie Foster  ("La habitación del pánico"). Son dos adolescentes ensarzados en una tipica pelea de niños, pero aquí uno de ellos ha resultado herido en la boca, no muy grave pero lo suficiente para haber tenido que pasar por las urgencias de un hospital. La primera pareja va a casa de la  segunda para pedir excusas y llegar a un acuerdo que evite males mayores.

Pero la civilizada reunión de adultos que quieren aclarar la infantil disputa comienza a torcerse nada más empezar y el claustrofóbico salon de estar de la familia, de clase más modesta que la de los visitantes, se convierte en un campo de batalla donde todos los golpes bajos están permitidos y en el que los pacíficos y educados matrimonios dejan las máscaras a un lado y muestran el auténtico y brutal aspecto de los seres reprimidos, ansiosos y vulgares que guardan en su interior, no sólo entre las dos parejas sino entre los miembros de cada una. En relación a esto, apuntar la eficacia del cartel de promoción de la pelicula, un recital de los rostros de cada uno de los personajes que pasan de la sonrisa al grito o al gesto de ira y odio.

Es esta una película de mujeres. Tanto la Winslet como la Foster bordan sus papeles y no les van a la zaga, en segundo término, el cinismo y la dureza inhumana del personaje de Waltz y la mezquindad y vulgaridad de Railly. Es una guerra de todos contra todos en las que se establecen momentáneas y precarias alianzas para atacar con mayor fiereza al contrario. Sin embargo, los ataques, el intercambio de insultos, observaciones hirientes o sarcásticas agresiones, nos entretienen pero no nos llegan a incomodar. El espectador no se remueve incómodo en el asiento ante la brutalidad del diálogo. Hay como una suavización en los actores (y en el director, que incide más en la ironía y el sarcasmo) y lo que acontece, sin duda brutal y absurdo, no produce el rechazo de algunas escenas de "¿?Quien teme a Virginia Wolf?", por ejemplo, por citar otra obra de teatro y película que obedece a la misma estructura argumental.

Pero esa falta de mala uva que se percibe hasta el final, no desluce la brillante propuesta de Polanski, el magnifico trabajo de los actores, el recital de las dos mujeres y la sutil malignidad y corrupción de ese gran Christopher Waltz, cada vez más impresionante desde que practicamente se dio a conocer en la pelicula de Tarantino, donde mostró un complejo carácter que aunaba la sonrisa con la crueldad más refinada, y la educación con la brutalidad y el cinismo, (un poco como en su papel en "Un dios salvaje")

La película consigue un alto nivel de calidad si uno repara en la magnifica puesta en escena, en el juego de primeros planos que no dejan escapar ni un solo gesto ni significativa mirada de los actores y en el logro de meternos en un  ambiente cerrado donde la hostilidad del animal que llevan dentro cada personaje pueda manifestarse con toda su vociferante --o insidiosamente suave-- malignidad. El alcohol cumple su papel de revulsivo y los cuatros personajes hacen tabla rasa de todo aquello --ideas, objetos, sueños-- que a cada uno de ellos les sirve de muleta para superar la mezquinad de sus vidas y la frustración de sus almas. El uso de elementos catárticos, como el continuo sonido del movil de Waltz, los tulipanes de la dueña de la casa o el hamster abandonado por Reilly, llevan al paroxismo el comportamiento de los cuatro padres de familia convertidos en salvajes a los que todo está permitido.

La hipocresía queda denunciada, los civilizados ciudadanos se vuelven energúmenos y la pelea de los niños queda en el fondo de un pozo desprovista de fuerza y razón ante el demoledor retrato de sus padres. Polanski maneja los hilos con su habitual pericia y el espectador puede escoger entre darle profundidad critica a la propuesta y admitir la premisa de que todo huele a podrido en la cultura  y la ética del hombre occidental o, segunda opción, tomárselo todo como una comedia ácida pero bastante acertada sobre la debilidad del equilibrio de comportamientos y actitudes en la sociedad actual.

Para terminar, entre los restos del naufragio, bajo la mirada de cuatro adultos desprovistos de dignidad que van cayendo irremisiblemente en la bajeza, Polanski nos ofrece una imagen de un parque infantil, donde los dos niños que se pelearon están con las cabezas juntas hablando de algo, tan amigos, mientras en la escena anterior el asco y la violencia aún vibran entre sus cultos y progres padres.

 

 

dios-teatro.jpg 

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens