Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
12 agosto 2011 5 12 /08 /agosto /2011 08:47

Desde Horta de San Juan, el Montsagre de Horta aparece como una larga y quebrada linea de picos y cumbres mesetarias, una cornisa gris de farallones y cingleras, paredes verticales surcadas caprichosamente por lineas de árboles y matojos que se aposentan en las grietas de la roca en una bella metáfora de la capacidad de supervivencia de la naturaleza. El Montsagre separa Horta de Pauls y en la vertiente a la que nos dirigimos domina el pico airoso del Tossal de Grilló, sobre el valle que abre el rio Canaletes.

Gran parte de las laderas que llevan a los escasos pasos que permiten la subida a la cima, muy empinados y algo difíciles debido al fuerte desnivel y al terreno descompuesto, presentan un aspecto desolador: el incendio que está en la mente de todos los de esta zona y las vecinas, principalmente el muy cercano Matarraña, ha dejado un paisaje apocalíptico, una especie de pesadilla de retocidos árboles negros, quemados hasta la raiz, un decorado infernal que entristece el corazón y aturde los sentidos.

Durante la subida una idea me martilleaba la mente, ¿qué utilidad esotérica o de oscuro placer, económica o emocional puede instigar en la mente humana el deseo de incendiar montes? Dante colocaba a los incendiarios en los más profundos círculos de su Infierno en "La Divina comedia", junto a asesinos y genocidas. Los pensadores más conspicuos, psicólogos, psiquiatras y expertos en patologías sociales han estudiado los comportamientos y la caracterología de los incendiarios, sin llegar a conclusiones claras y válidas para tratar de entenderlos (evidentemente no hablo de los que siembran fuego por motivos económicos o por tenebrosas venganzas personales).

Uno de los escritores más certeros en la crítica social, maestro en el uso de la ironía y el sarcasmo adobados de humor negro, fue Jonathan Swift el deán irlandés que escribiera en sus "Viajes de Gulliver" uno de los retratos más duros de la estupidez, la crueldad y los vicios nefastos de los llamados seres humanos (que nadie crea que Gulliver es un héroe para niños).

Él escribió en 1729 un opúsculo titulado "Una modesta proposición para impedir que los hijos de los pobres de Irlanda sean una carga para sus padres o para el país". En él, con una ironía salvaje y aparentemente cruel ofrecía una "solución" para el problema de tantos niños irlandeses, hijos de modestos empleados  y jornaleros de las tierras de los terratenientes que en esa época poseían casi toda Irlanda, que morían de hambre, de mala salud, faltos de estudios y preparación, condenados a una horrible miseria por un sistema social en el que una minoría de ricos detentaban el poder con el visto bueno de la Iglesia. Con un sarcasmo hiriente, Swift llamaba la atención contra esa situación deplorable, argumentando por la vía de la ironía que se preparara a los más tiernos vástagos de los pobres irlandeses para, bien cebaditos, ser vendidos a los terratenientes como manjares escogidos y de esa forma se mataban dos pájaros de un tiro: habría un ingreso extra para los pobres y muchas bocas menos que alimentar en esas familias miserables.

Naturalmente esa "bárbara" proposición era una simple provocación a fin de mentalizar a la gente de la terrible situación de miles de familias irlandesas y provocar una reacción de ayuda y compasión. Me preguntaba mientras caminaba esforzadamente hacia la cumbre qué escribiría Swift en relación con los incendios provocados gratuitamente en nuestros bosques y montañas. Y "escuché" de Swift otra modesta proposición dedicada a los profesores y los niños  -y a sus padres- de las escuelas de este país nuestro:

Las instituciones educativas tendrán a bien convocar a profesores y padres de alumnos de las escuelas de la zona donde haya habido estos incendios para instarles a que organicen unos actos en los que se informará a todos de lo ocurrido en dos formas complementarias: una, preparando unas visitas guiadas por las zonas quemadas, mostrando la radiante belleza que el fuego ha provocado en esos bosques tan aburridos, llenos de animalitos sin ninguna utilidad y rodeados de propiedades, tambien incineradas, que sólo interesan a sus propietarios. No hay nada tan evocador como un bosque arruinado pleno de árboles retorcidos por el fuego.

Después, en salas preparadas al efecto con fotos y murales del banal aspecto anterior al fuego, se invitará a los autores de esa nueva obra de arte, los incendiarios, y se les pagará con cargo a las arcas municipales para que den conferencias magistrales sobre los placeres y utilidades poéticas e intelectuales, o cualesquiera otras que tengan tan admirables individuos por las acciones realizadas. Los niños deberán tomar notas y preparar trabajos en los que se analicen las emociones y sentimientos que tales actos provocan en las tiernas mentes infantiles. Luego, se servirá te con pastas para que todos celebren tan educativo y pedagógico evento.

El deán Swift sonreía con su picardía socarrona habitual mientras yo terminaba de escribir este artículo y lo sometía a la comprensión e inteligencia de mis lectores.

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens