Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
31 enero 2014 5 31 /01 /enero /2014 08:53

una-verdad-delicada.jpg

 La última novela del maestro del thriller y la narrativa de espionaje, John le Carré (su nombre real es David Cornwell), uno de los sucesores más cualificados de la escuela de Graham Greene, te deja con un sorprendente sabor de boca, más aún que después de leer "El jardinero fiel". La complejidad de los personajes, su dicotomía ante el bien y el mal, la culpa y el arrepentimiento confrontado a una sociedad eticamente decadente, al abandono de los valores y principios y, sobre todo, como uno de sus personajes reflexiona, a ese desafío filosófico que hizo público Anna Arendt, el de la banalidad del mal. Que en esta novela es más bien la estupidez irremediable y la indiferencia patológica de la clase política.

Si en los años 70 cuando triunfaban las obras maestras del espionaje bipolar, "El topo" o "Nuestro hombre en La Habana" o "El ministerio del miedo" la ética de sobrevivencia imperaba, aunque se respetaban bastante las "reglas del juego" entre aliados y enemigos, en nuestra época el desencanto, la automatización, la sustitución de la moral por el beneficio, el olvido de las mas elementales reglas de respeto humano y una técnica desprovista de alma, vendida al mejor postor, instrumento ciego, han convertido el escenario en una selva sin remisión y sin principios.

También el novelista, Le Carré, ha perdido un poco el norte de su elegante relativismo moral. Aunque toda la trama de "Una verdad delicada" se basa en un frustrado, ridículo y absurdo intento de secuestrar a un terrorista en Gibraltar (en los noventa hubo una operación semejante allí, pero el sujeto era un miembro del IRA), en el que intervienen un comando del ejército británico y unos mercenarios norteamericanos de una gran empresa de seguridad privada, auspiciados por un viceministro inglés y comprobado "in situ" por un alto funcionario del Foreign Office que se convierte en uno de los protagonistas de la novela. La acción es cerrada oficialmente como un éxito secreto que, como fruto, le proporciona un titulo nobiliario al funcionario.

Unos años después, el funcionario, Christopher Probyn, ya está jubilado y goza de una vida cómoda y más o menos feliz con su esposa y su hija en Cornualles. Pero aparece uno de los soldados britanicos que intervino en la acción y demuestra que todo había sido un engaño. Que la acción no tuvo éxito y que durante un estúpido tiroteo innecesario habían muerto una inocente mujer árabe y su hija pequeña. El segundo protagonista de la novela,  Toby Bell, también funcionario del Foreig Ofiice, mucho más joven, que había sido secretario del diputado y que había sospechado desde el principio que toda esa operación era ilegal, conecta con su antiguo compañero y...

Bien, mejor que la lean. Toby es un idealista y Probyn un diplomático de la vieja escuela, ceremonioso y conservador-Ninguno encaja en un mundo donde la verdad siempre es incómoda y los que la defienden acaban siendo silenciados de un modo u otro. No hay compasión. Y la indefensión de todos los que están "fuera" no tiene recurso ni abrigo: la policía, el ejército, los políticos, prefieren no saber. La media docena de páginas en las que Le Carré nos describe la surrealista entrevista que sostiene Probyn con sus ex compañeros del F.O. a los que le lleva un documento donde denuncia la operación, son magistrales. Nada de reconocimiento y justas indignaciones, los burócratas oficiales acorralan al pobre ex alto funcionario y le amenazan con medidas que ponen en peligro su situación, a su familia y a sí mismo, con la connivencia de las más altas instancias politicas, profesionales o judiciales del país.

A sus 81 años, Le Carré nos brinda una novela nuevamente eficaz, distraída y perfectamente ensamblada y escrita. Su irónico sentido del humor se ha vuelto más mordiente y sus convicciones y denuncias siguen siendo lúcidas y pesimistas. La hipocresía, las mentiras oficiales, la codicia de un mundo que parece dirigirse a la autoextinción, la falta de ética pública y privada, las grandes injusticias antihumanas que asuelan el tercer mundo, la crueldad innecesaria y estúpida no son sólo conceptos generales, Le Carré las analiza en su propio país y de rebote en los Estados Unidos, país por el que, desde la guerra de Iraq, siente escasa simpatía. Y todo eso nuestro novelista lo pone en una platillo de la balanza literaria y moral, en el otro, la madre y su pequeña asesinadas por error, un crimen nunca asumido o reparado.

Estamos lejos de los tiempos del Circus y del gran Smiley, nuestro hombre ha dejado en un armario a los espías y sus maniqueas batallitas y reparte sartenazos con una sonrisa irónica pero sin compasión.  Léanla, pero después vuelvan a "La gente de Smiley" o a "El espía que surgió del frío". Entenderán lo que les he comentado.

 

FICHA

UNA VERDAD DELICADA.-John Le Carré.-Traducción Carlos Milla Soler.-Ed. Plaza Janés.-360 págs. 22,90 euros 


   

   
   
    .

   
   

   

 

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens