Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
21 febrero 2011 1 21 /02 /febrero /2011 16:33

true-grit_650.jpg

Joel y Ethan Coen nos han dado muchos y brillantes motivos para esperar con expectación otra de sus películas. "True Grit" (que podría traducirse por "Verdaderas agallas") que aquí vemos con el título de "Valor de ley" como su anterior versión de 1969 debida a la excelente factura de un director mitico Henry Hattaway y que supuso su único oscar al gran John Wayne. Esta vez, como ya ocurrió con otro de sus "remakes", (por mucho que ambos hermanos hayan jurado sobre lo que sea que esta película suya no es un remake de la de 1969) el que les hizo atreverse con "El quinteto de la muerte" de Alec Guinnes, que ellos titularon "Lady Killer", los Coen se han quedado en un producto correctísimo, de fotografía inmejorable y realización brillante, pero falto de alma interna.

La historia del marshall (Jeff Bridges, muy lejos del mitico Nota de "El gran Lebowski", su primer trabajo con los hermanos) contratado por una niña (Hailee Steinfeld, magnífica, de una retórica oral hilarante) para perseguir y matar al asesino de su padre, con la inesperada ayuda de un Ranger de Texas (Matt Damon, muy lejos de Bourne y metido en un papel encorsetado y episódico), sigue teniendo el gancho que el escritor Charles Portis dio a su best seller de los sesenta.

valor-de-ley.jpg

¿Qué es lo que falla en esta magistral fórmula cinematográfica (la fotografía merece un oscar con campanillas)?  Falta el alma en los personajes. Adobados por un humor inteligente pero frío y unos diálogos que recuerdan la retórica cachonda de un Tarantino, no hay emoción en ellos. Y todos transitan por un argumento atractivo y que mantiene el interés del espectador por su dinamismo y la belleza de cómo lo cuentan los Coen, pero...no nos los creemos, al menos a mí no me conmueven, aunque admire la economía sabia de gestos de un cada vez más soberano Bridges o la precisión verbal de la niña de 14 años, que tiene que recordarnos varias veces que tiene esa edad porque se comporta y se manifiesta con una soltura y una habilidad sorprendentes.

La ironía y los apuntes truculentos que nos sirven a cada momento permiten comprobar que la venganza del padre es el pretexto emocionalmente no visible (un McGuffin, como llamó el gran Hitchcock a las razones esenciales que se olvidan a mitad de la narración) para que nos cuenten un viaje iniciático de una niña con un marshall viejo, gordo y borracho (pero infalible tirador) junto a un joven Rangers, tras el cual los tres encontrarán el sabor del cariño o la amistad duradera. Los Coen lo dejan en un recorrido lleno de truculencias y buenos momentos (el tiroteo nocturno y sobre todo el comienzo de la película con el plano abierto tembloroso de unas luces que terminan configurando el lugar donde acaban de matar al padre de la niña: genial) en donde todos quedan más bien indiferentes de haberse conocido y no hay ni un solo plano de emoción relacional, momento heroico incluido: la secuencia del viejo pistolero corriendo hasta desfallecer con la niña en los brazos para salvarle la vida).Valor_de_ley-2.jpg

Lo siento, amigos Coen, me quedo con

 la producción de Hal Wallis en el 69. Aun siendo menos fiel a la novela, allí percibí auténtica emoción en muchos momentos. La liturgia de los antihéroes,  de la épica del western reducida a una tragedia de crónica de sucesos o relato de novela negra, funcionó mejor con Wayne.

No quisiera ser cáustico pero siempre noto la mano de Spielberg (productor ejecutivo) en esa especie de banalización de bella factura eso sí y sobre todo de impecable valor comercial que suelen tener las apuestas del rey Midas de Hollywood. Pero los Coen deberían estar al margen..."Fargo", "Barton Fink" "El gran Lebowski", "Muerte entre las flores", "Oh Brother"...demsiado buenos, demasiado iconoclastas...La verdad, esperaba...¿algo mejor? No. Otra cosa.

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens