Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
12 enero 2014 7 12 /01 /enero /2014 08:22

vision-cartel.jpg

 

Dirigida por Margarett von Trotta, con una distante perfección formal y una técnica narrativa clara y fuerte,  se nos presenta la vida de la célebre visionaria religiosa, la monja Hildegarda von Bingen, una mujer del siglo XII. La cinta está a bastante distancia del cine hagiográfico religioso habitual. Más en la linea de sus películas sobre mujeres fuertes, creativas e independientes que cultivó desde la decada de los 70, uniéndose con justicia al cine de los Fassbinder, Schlöndorff, Herzog o Will Wenders, esta directora aborda en su película la faceta más combativa y femenina de la gran figura mística alemana sin abandonar la crítica al mundo masculino (en aquella época más poderoso que nunca) y mostrándonos los claros oscuros de una personalidad fuerte y desafiante (tan semejante a la de nuestra Santa Teresa, con la que esta monja alemana guarda semejanzas notables). Menos relacionada con la defensa feminista que "Las hermanas alemanas" (León de oro en Venecia) o "La calle de las rosas" Premio David de Donatello) o la frialdad conceptual de su "Hannah Arendt", la historia de Hildegard refleja con bella concisión la vida de una mujer notabilísima que abrió camino no sólo en la vida religiosa de las mujeres de su época, sino en las ciencias y las artes. Magnífico trabajo de realización, atrezzo y vestuario, con una fotografía oscura a menudo, pero luminosa en los detalles y una ambientación cuidada, la película no logra emocionar al espectador, fascinado por otra parte con el mundo que nos describe (la pelicula se inicia con los terrores ante el año mil, que prometía el final del mundo, en una bellísima y emocionante secuencia).

Una  banda sonora muy a tono con la historia y la época, quizá demasiado enfática, sirve de contrapunto a actuaciones bastante interesantes, a pesar de una cierta rigidez en la protagonista, Barbara Sukova, que llena de dignidad su papel ya sea ante sus monjas, los benedictinos, el Papa o el emperador Barbarroja y muestra, al tiempo, sus debilidades (magnificas las reacciones ante su amada joven Richardis que desea abandonar el convento), su amor hacia las personas que la rodean y su firme creencia en su misión y su obra.

Pero nadie busque en la película una narración íntima, espiritual, una práctica de dentro hacia fuera, sino la fuerte presencia de una reformadora visionaria que lucha con firmeza y seguridad por llevar  a cabo los planes que, según ella, le eran sugeridos por sus visiones. Por tanto, excelente recreación cultural de una época denostada como oscura y bárbara, pero donde ciertos refinamientos artisticos se producían (sumamente atractiva la secuencia de la representación religiosa que las monjas dirigidas por Hildegarda realizan ante una abadesa vistante). Vale la pena compartir una tarde viendo esta película y complementarla con "El molino y la Cruz", dirigida magistralmente por Lech Malewski con Rutger Hauer como el pintor Pieter Brueguel, de la que ya hablamos en otro momento.

 

 

 

 

 

  .  

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens