Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
8 enero 2012 7 08 /01 /enero /2012 09:02

women-without-men-cartel.jpg

Con una secuencia de apertura realmente extraordinaria, espeluznante, la mujer musulmana con su gran velo negro lanzándose desde una azotea al vacío y su desesperado vuelo inmóvil hacia la muerte, "Women without men", no se tradujo en su pase por nuestras salas, con buen criterio, ya que "Mujer sin hombre" no refleja bien la dura temática de denuncia femenina contra el estado de la mujer musulmana en Irán (y casi todos los paises islámicos y musulmanes). La historia, en el Irán del golpe de estado de 1953, involucra a cuatro mujeres, Munis (Shabnam Toloui), Zarin (Orsolya Tóth), Fakhri (Arita Shahrzad) y Faezeh (Pegah Ferydoni), atrapadas en el seno de un sistema represivo y una sociedad que mantiene una  tradición ferozmente patriarcal, en un momento en que casi toda la población joven lucha por recuperar el control de sus riquezas energéticas e instaurar la democracia en un régimen monárquico corrupto, vendido a las potencias occidentales..

Basada en una célebre novela -en Irán-- escrita por Shahrnush Parsipur, de un valentía fuera de lo común en su denuncia de una situación general injusta, que se duplica en las mujeres, ya que las convierte en víctimas propiciatorias de excesos y abusos de una parte y de otra.

Dirige la cinta una conocida artista visual iraní llamada Shirin Neshat -- trabaja en New York como creativa en video arte-- que obtuvo el León de Plata a la mejor dirección en el festival de Venecia de 2009.

La lucha por la democracia, liderada y ejecutada por los hombres, tiene en las mujeres un apoyo y sacrificio que no es bien valorado por casi ninguno de sus compañeros de lucha, que eternizan la opresión de género a pesar de luchar conjuntamente por la libertad y la paz, el respeto y la ley.

El caso es que  la historia no acaba de funcionar bien desde un punto de vista cinematográfico: el exceso de simbolismos (el jardín secreto donde se refugian las mujeres maltratadas por la vida y el sistema, el carácter de arquetipos de las cuatro mujeres cuya existencia sirve de vehículo a la historia) y los detalles de un momento histórico muy particular y que nos queda lejos a los espectadores occidentales no solo en el tiempo sino en el conocimiento de las fuerzas que se movieron en Iran en aquel entonces, hace que el ritmo de la película se resienta y salvando algunos momentos de una fuerte carga poética o sentimental, la narración se alargue demasiado o se enlentezca de manera excesiva.

Pero más allá de la anécdota histórica que inspira la histora de "Women without men", lo que nos seduce es la parábola de esas cuatro mujeres maltratadas que buscan la paz y la comprensión en un jardín de una casa de campo de las afueras de Teherán. La esposa del militar intolerante, la prostituta anoréxica que desea morir, la joven con ideas políticas que debe plegarse a la intención de su hermano de casarla con un hombre al que no queire o una amiga de ésta que es violada cuando volvía a su casa. Cuatro mujeres que tratan de simbolizar una población femenina que con como  flores maltratadas en un imposible jardín iraní (que al final será asaltado y violado por los soldados).

Realismo social, realismo mágico, muertos que resucitan, seducción de la poesía o el canto, mezquindad y elevación poética, libelo político o simple crónica de sucesos, la pelicula transita en un imposible maremagnum de estilos y categorías textuales diferentes e incluso enfrentadas, realidad o ficción, un exceso de simbología que parece prefigurar la secuencia de la mujer plantando flores de papel en un jardín florido. Una fotografía excelente de momentos brillantes nos arrastran desde las calles de las revueltas en Teherán, a los misterios de un jardín olvidado o a los secretos de alcobas en penumbra o el lacerante y siniestro salon del burdel o la bella y sórdida soledad angustiosa de la mujer flotando en la piscina de la finca, o la evidencia expositiva antiimperialista de las proclamas que van destilándose en la acción. Una pelicula manifiestamente mejorable pero que, no obstante, deja un regusto amargo aunque admirativo en el espectador.

El problema, desde un punto de vista humano, por lo que supone de falta de evolución política, social y humana de un país, es recordar la película "Persépolis" basada en la historia autobiográfica de la iraní Marjane Satrapi,  la historia de cómo creció en un regimen fundamentalista islámico que la acabaría llevando a abandonar su país. El 27 de junio de 2007 se estrenó en Francia la película que adapta a la animación los dos primeros álbumes del cómic, codirigida y coescrita entre la propia Satrapi y Vincent Paronnaud. La animación está realizada enteramente en blanco y negro y refleja la  historia de la niña a partir del año 1979, cuando Marjane tiene diez años y desde su perspectiva infantil es testigo de un cambio social y político que pone fin a más de cincuenta años de reinado del sha de Persia en Irán y da paso a una república islámica. El drama particular, femenino y nacional que nos narra Marjane, parece entroncar con "Women without men" como una continuación evidente no solo de la historia cronológica sino del estado lamentable de las mujeres en el país. No solo no cambiaron las cosas desde la época del Sha a la revolución islámica, sino que han empeorado y una dictadura ha dejado el paso a otra con un absurdo agravamiento de las condiciones de vida de las mujeres. Es como si Marjane se hubiera hecho mayor y se hubiera convertido en Shirin. Las mujeres son las mismas y el desastre muy parecido. No ha habido mejora, no ha habido evolución.

 

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens