Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
11 noviembre 2011 5 11 /11 /noviembre /2011 10:25
yo-confieso_9788423345083.jpg
 
 
 
Jaume Cabré, barcelonés de 64 años, profesor, guionista y novelista caudaloso, dotado de unas formidables dotes de observación y un sentido épico de la vida cotidiana, salta a la palestra literaria con su última novela "Yo confieso" (editorial Destino y Proa en catalán) de ecos zolianos,  en la que acompañamos el periplo vital de un personaje que circula por el siglo oscilando entre el culto a las palabras y la peripecia histórica de un violín, instrumento ligado  a unos dramas humanos que acompañarán a Adrià, el protagonista en su extenso y melodramático existir.
Casi mil páginas de una historia que se ramifica, como las Mil y una noches en muchas historias más, oscilando entre épocas y escenarios diferentes desde la Barelona de los 40 y 50,  Roma, Girona, Paris, Cremona y los avatares históricos e ideológicos que marcaron los últimos cinco siglos en Europa.
Hay una ambición totalizadora, un afán de contarlo todo, de cubrir todos los aspectos directos o indirectos de la narración, de dejarse seducir por la vida en torrente que va desbordando las páginas en una narración sin aparente final.
Jaume Cabré tiene un estilo premioso, detallista, documentado y el lector va dejándose embrujar por la palabra, los hechos, los diálogos, las sorpresas en una narración permanente que va hilándose a sí misma, dando en ocasiones sensación de exceso, fabricando un mundo propio, cerrado y al tiempo sugestivo que exige a veces un respiro.
La historia de Europa que va afectando la vida los personajes se imbrica de tal manera en los hechos novelescos que uno tiene la sensación agobiante de estar siendo testigo privilegiado de una trayectoria histórica, repleta de crueldad y excesos en los que los personajes son meras marionetas del destino, pero donde se observa a veces con nitidez la mano y la voluntad del creador, el novelista.
Uno percibe que el deus et maquina de la narración es, nuevamente, el mero placer de contar, de narrar. No parece haber una estudiada estructura argumental tras la complejidad de la trama y a veces uno percibe la fuerte voluntad del novelista autoseducido por su placer creador, es el epítome de un escritor enamorado de su oficio, con dotes y sin freno. "Yo confieso" es puro ejercicio de la escritura, el espejo estandaliano paseando por los difíciles y duros senderos de la historia europea.
Los temas filosoficos que Cabré explicita en su larga narración son lo que conmueven y preocupan a los hombres de nuestra época, a los hombres y mujeres sujetos a un devenir histórico que el siglo ha convertido en uno de los más complejos y salvajes: desde la muerte, la crueldad de los regímenes totalitarios hasta la enorme capacidad del hombre para hacer el mal, o la ausencia o el sentido de Dios. Pero todo esto no toma la forma de un discurso frío o retórico, la fuerza de Cabré reside en su capacidad para encarnar las ideas en sus personajes, en escoger los momentos históricos, en hilvanarlos en unas secuencias coherentes que va enredando al lector en su propia complejidad de tela de araña literaria.
Esta novela es pues un acto de soberbia literaria, del autor, del tema y de la exigencia hacia el lector al que encadena por sugestión y por el propio encanto y desafío del exceso. Utiliza unos elementos permanentes en la historia que van hilando entre sí a personajes, hechos y épocas. Por ejemplo el violín storioni que es una de las constantes argmentales. Se percibe el oficio del autor en su labor de guionista, ya que ofrece con habilidad al lector esos elementos ocasionales pero importantes con los que crea la urdimbre precisa para que el lector se sienta "arropado" por una historia coherente que tiene sus propias leyes de desarrollo.
El afán enciclopédico de Cabré se refleja en la propia historia familiar de su protagonista Adrià, de su amigo Bernat, de la historia del violín, de las multiples historias personales que van decantándose en un permanente y mantenido vigor narrativo. El escritor dijo en una antrevista que habia tardado ocho años en concluir el empeño del "Yo confieso" y que habia tratado de reflejar la historia europea en su novela. Un empeño torrencial y con ambición abarcadora que parece la respuesta a un desafío personal de Cabré, el sueño de escribir "la gran novela europea", quizá a imagen y semejanza de "El hombre sin atributos" de Musil o "El cuarteto de Alejandría" de Durrell o lo que fue "En busca del tiempo perdido" de Proust para finales del XIX y principios del XX. Una ambición la de nuestro autor que se ha acercado bastante a la excelencia, aunque su propio exceso le pasa a veces factura. Recorrer cinco siglos de historia europea entre el horror, la vileza y la infamia, ajustando una teoría literaria en el cambio de puntos de vista, de escenarios y de épocas, con el mal como fuerza motora, es un empeño colosal. Y Cabré lo ha intentado y lo ha solventado con buena nota.
Personalmente me ha encantado el juego con los personajes  imaginarios Aguila Negra y el sheriff Carson, recurso tipo "aventi" del niño Adrià para ayudarse en las peripecias infantiles que se ve obligado a afrontar.
 
 
FICHA
 
"YO CONFIESO", Jaume Cabré, Editorial Destino 2011, 863 páginas, 26,90 euros. Traducida del catalán por Concha Cardenoso. 
 

.

.

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens