Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
18 octubre 2013 5 18 /10 /octubre /2013 07:19

heroe-discreto-Editorial-Alfaguara_EDIIMA20130924_0258_14.jpg

 

 Mario Vargas Llosa, premio Nobel de Literatura en 2010, publica su primera novela desde la concesión del Premio por antonomasia en el mundo de las Letras. Y lo hace volviendo a su Perú natal, incluso resucitando a algunos de sus personajes de anteriores novelas como el policía Lituma, el sagaz don Rigoberto (quizá un trasunto del propio autor, al menos en su amor a la literatura, la música y el arte) y referencias a algunos otros personajes y ambientes de su amplio mundo novelesco, como el burdel "La Casa verde" o el colegio militar "Leoncio Prado" donde transcurre una de sus primeras novelas, "La ciudad y los perros". En cuanto a "El héroe discreto",  es una novela que se puede resumir en lo que don Rigoberto opina de los desaforados incidentes a los que se enfrentan: "Dios mío, qué historias organizaba la vida cotidiana; no eran obras maestras, estaban más cerca de los culebrones venezolanos, bresileños, colombianos y mexicanos que de Cervantes y Tolstoi, sin duda. Pero no tan lejos de Alejandro Dumas, Emile Zola, Dickens o Pérez Galdós" (págs.285/6). Lo cierto es que ese diagnóstico literario puede aplicarse al conjunto argumental de esta novela.

Y aún así, a pesar de los localismos peruanos con los que trufa su escritura, el maestro muestra un vigor y una enjundia literaria de primera categoría, mostrando su veteranía creativa en esos diálogos a dos o tres voces en los que los personajes van aportando al momento en que viven lo que dijeron u oyeron en el pasado reciente, siempre claro está respetando la pertinencia al asunto del que se habla. El artificio, que el autor llamó "vasos comunicantes" en su "Carta a un joven novelista", está muy bien hilvanado y el lector siempre sabe quién y de qué se está hablando y lo que se está recordando. Solo por esto, el culebrón que nos sirve Vargas Llosa complacerá a los lectores más exigentes, sin perder de vista que, tal como don Rigoberto dice, "El héroe discreto" no pasa de ser un divertimento guasón y punzante en el que disecciona con habilidad los elementos saineteros y de picante crónica social o lisa y llanamente folletinescos (como me dijo una vez Cabrera Infante, "folletín viene de follar", así que pueden figurarse los elementos sexuales que intervienen)  que van apareciendo en la novela. Ciertamente un divertimento de indudable fuerza que no gustará demasiado a lectores muy exigentes, pero encantará a los que busquen diversión literaria de calidad.

La novela, situada en el Perú de nuestros días, gira en torno a tres temas que se van entrelazando y acaban relacionándose entre sí. La historia de Felícito Yanaqué, un pequeño empresario (física y económicamente), sus dos hijos, su mujer y su amante. Ismael Carrera, un viudo adinerado, propietario de una compañía de seguros, sus dos hijos (apodados con mucha razón, "Las hienas") y la criada de su hogar con la que contrae matrimonio. Y el ya conocido por los lectores de Vargas Llosa, don Rigoberto, empleado y amigo de Carrera, su esposa, doña Lucrecia y su hijo Fonchito que ve y se relaciona con una especie de fantasma doliente que se llama Ediberto Torres. No les cuento más para no chafarles la lectura. Sólo sepan que los incidentes se van encadenando en esta historia a tres bandas de una forma rocambolesca  y que el autor sale con buen empeño de todos los avatares y desgracias que plantea, quizá con la única excepción del fantasma, sacudido en dos lineas, que dejan al lector pensando que don Mario se ha pasado de listo y nos escamotea uno de los elementos de intriga del relato (cosa que puede restar algún punto al autor y a su novela).

Vargas Llosa no escribe un cronicón nostálgico del pasado peruano, se enfrenta a las características, buenas y malas, del presente y se coloca más bien junto a los personajes de su edad, ya curtidos por la vida, a punto de jubilación y, como don Rigoberto, aspirando a vivir en una especie de cápsula de belleza y cultura que se han ido preparando durante toda la vida, al margen de una época y una sociedad que no entienden y no les gusta. Así pues es más bien una novela de encomio a la tercera edad y sus personajes principales son tres hombres maduros que buscan la felicidad con dignidad. Estos son los tres "héroes discretos" dispuestos a luchar por algo en lo que creen y hacerlo desde la humildad y el odio a esa popularidad breve y abusiva de la sociedad de la des-información actual (don Mario carga a menudo contra la prensa "rosa" y la sensacionalista) y así Felícito se niega a pagar a los chantajeadores que le presionan ateniéndose a las consecuencias con gran  valor y entereza, Ismael Carrera se enfrenta a sus dos hijos medio delincuentes y se casa con la criada ante el asombro  de la sociedad limeña y don Rigoberto que padece las amenazas y presiones de "las hienas" no cede ante ellos y trata de superar la extraña vivencia de su hijo Fonchito con un fantasma llorón.

El melodrama está servido, los trucos narrativos también, giros inesperados, ocultación de datos, finales de capítulos anunciando cambios, en fin todo el bagaje de un autor veterano, ingenioso y zumbón. Como suele encontrarse en este autor, todos los personajes, principales y secundarios está nsoberbiamente dibujados, el sargento Lituma y el capitán Silva, la adivinadora indígena Adelaida que Felícito consulta, el padre O' Donovan, Ediberto Torres, el fantasma, el propio Fonchito,  doña Lucrecia y don Rigoberto. Novela interesante, pues, seguramente no tan redonda como otras del nobel hispanoperuano, pero apreciable y divertida.

 

FICHA.

EL HÉROE DISCRETO. Mario Vargas llosa.- Ed. Alfaguara.- 383 págs.- 19,50 euros     

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo
17 octubre 2013 4 17 /10 /octubre /2013 08:39

dias-de-pesca-en-patagonia-cartel-copia-1.jpg 

 

 

Excelente película argentina. como la mayoría de las que nos llegan de ese hermoso país. Aqui se trata de un drama intimista, familiar, pleno de lejanías y ausencias, resuelto con un tono ascético y esencialista, en el que se muestran poco las emociones pero brillan en sordina los sentimientos profundos, desde el amor al rechazo, desde la nostalgia al desasosiego de un  pasado no aceptado, el recuerdo y permanencia de esas heridas entre padres e hijos que el tiempo y la lejanía sólo cicatrizan, raras veces curan.

Dirige Carlos Sorin, que obtuvo un León de Plata en Venecia por su ópera prima, "La película del rey" y que consiguió llamar la atención de la crítica con aquellas "Historias mínimas" que ya comentamos en otra ocasión. Hay fidelidad de estilo en estas dos películas que ahora mencionamos con la que hoy nos ocupa. De la primera (el imposible rodaje de un película sobre un episodio histórico demencial: un oficial francés que viaja al sur de Argentina para proclamarse rey de la Patagonia) comparte el tema itinerante, el viaje que lleva por un paisaje desolado e inmenso a cumplir algun tipo de sueño. Aquí la reconciliación de un padre ya mayor con su hija que vive en un lugar remoto con su marido y un bebé. De la segunda, el tratamiento intimista, sentimental y mínimo de una historia familiar de desencuentros y reconciliación, en el mismo escenario impresionante de la Patagonia.

En ésta el protagonista (inmenso Alejandro Awada), un cincuenton solitario que se repone de una etapa de alcoholismo y de un pasado lamentable, viaja a la Patagonia, un lugar llamado Puerto Deseado, para pescar el tiburón y ver a su hija con la que no se trata desde hace años. 

Encuentros con gente de paso y del país que Carlos Sorin ha sacado de los propios pobladores del lugar, en un gratificante tono semidocumental que da verismo y autenticidad a la película (soberbios los personajes del entrenador de boxeo y de su joven pupila, dos perdedores llenos de realismo). Todo suena a cita en el fin del mundo, lugares remotos y grandiosos donde vive poca gente y la vida se reduce a los mínimos indispensables. Hay una enorme comprensión, y compasión, en la mirada que Sorín dedica a esas personas, entre las que el protagonista encaja con su buena voluntad y su resignación. Película de autenticidad en los sentimientos, en la búsqueda sencilla del perdón y la paz interior. No hay una acción propiamente dicha sino dos motivos centrales que se van uniendo y separando con la parsimonia del "tempo" vital casi al relantí de aquellas tierras, la pesca del tiburón, como coartada, y el reencuentro con la hija, motivo central pero pudorosamente mostrado. En los personajes, la austeridad y el conformismo de los antihéroes de Hemingway, de Faulkner o de Carver. Película para un público minoritario que busque en el cine la expresión delicada de profundas emociones humanas, casi susurradas..

   

   

 

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo
16 octubre 2013 3 16 /10 /octubre /2013 09:32
The_Girl_TV-964946724-main.jpg
 
Película destinada al consumo televisivo que aporta una visión sesgada y muy crítica sobre el director inglés de cine norteamericano Alfred Hitchcock. Con un Toby Jones algo envarado pero mucho más eficaz y oscuro que el que compuso Anthony Hopkins en la película de Sacha Gervasi "Hitchcock" de 2012, la película se ve con agrado. Narra las vicisitudes que rodearon la filmación de la película "Los pájaros" que dirigió el maestro inglés en 1962, tras un lago casting para elegir a la actriz protagonista. Al final fue elegida una modelo norteamericana Tippy Hedren que nunca había actuado ante las cámaras.
Rodada por el inglés Julian Jarrold, con las limitaciones lógicas del género, la narración, a veces un tanto irregular de ritmo, nos habla de los volcánicos sentimientos del obeso director hacia la muchacha, aunque no llegamos a esas emociones de manera coherente o gradual, sino que aparece de forma poco explicada y el hieratismo de Toby, obligado por su personaje, tampoco hace verosímil. Sienna Miller compone una Tippy bastante ajustada e Imelda Staunton, quizá la mejor del elenco, el poco agradecido papel de esposa de Hitch.
No llegamos a "sentir" o "ver" a Hitchcock en la visión que nos propone Jarrold. Es un intento fallido y un poco banal de psicoanalizar al mago del suspense, tratando de mostrarnos una serie de cartas que unidas no nos hacen ver a la persona. Como decía el propio Hitch y el director Jarrold no ha sabido aplicar: "El suspense es como una mujer. Cuanto más se deja a la imaginación, más emoción". Aun así, no me ha disgustado este "biopic", a pesar de sus indudables y visibles defectos. Seguramente Clint Eastwood hubiese bordado la historia haciendo más creíble al personaje. Y con Toby en el mismo papel, dirigido por un director de actores, hubiera brillado.
          
Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo
15 octubre 2013 2 15 /10 /octubre /2013 08:26

gravity-cartel-1.jpg

Durante un paseo de rutina realizado en el espacio por tres astronautas de una estación espacial, el comandante Kowalski (George Clooney), la doctora Stone (Sandra Bullock) y el tripulante Shariff (Paul Sharma), una avalancha de restos de una satélite espacial ruso que ha estallado muy lejos de allí parece haber entrado en su órbita y les amenaza. A partir de ese momento inicial, de una belleza apabullante, el director Alfonso Cuarón entra en una dinámica de tensión, habilidad técnica y espectacularidad estética que deja al espectador clavado en su asiento y embobado contemplando el soberbio espectáculo visual y la fuerza emotiva de cuanto transcurre en la pantalla.

Película para ver en una sala que disponga de 3D. Y esta vez sin engaños. Les puedo asegurar que si hay una película que merezca y aproveche el sistema tridimensional es ésta, por encima de cualquier otra de las que se han apuntado al carro de las gafitas sin ninguna necesidad y con poca honestidad.

La historia, con un guión firmado por el director y su hermano Jonas Cuarón es impecable dentro de su sencillez expositiva y del soberbio despliegue de efectos y de técnica (incluido el por otra parte discutible tramo de un Clooney, siempre divertido e irónico que aparece de la nada y nunca mejor dicho). Noventa mínutos de trepidante acción  "claustrofóbica", a pesar de la innegable infinitud del espacio, tan maravillosamente filmado que se produce una excitante tensión entre el drama de los astronautas enfrentados a la muerte y la grandeza inenarrable del espacio exterior que los rodea con su glacial indiferencia y su belleza extrema.

En un trabajo casi perfecto desde el punto de vista cinematográfico, ilustrado por una banda sonora magistral que subraya el misterio y el acongojante horror de la soledad absoluta y la grandiosidad sin limites, las actuaciones, forzadas por las exigencias del hábitat y las situaciones (casi siempre los actores están con la escafandra puesta, son también un prodigio de naturalidad y, en el caso de Clooney, de encanto y versatilidad (cada vez se parece más como actor al gran Gary Grant). En realidad se trata de una película que acaba basándose en el personaje de la doctora (Clooney apenas llega a la mitad del metraje y el otro actor desaparece pronto) y en otro "personaje" omnipresente, el espacio y su belleza sobrecogedora y su peligro permanente. Tanto es eso que, realmente, es una película de género ambiguo, ya que parece, como en algunos clásicos, unir el de ciencia ficción con el de terror, al igual que la saga de los "Alien", por ejemplo. Acompañando a este tipo de filmes en su estado de tensión casi permanente (cosa que a Cuarón le encanta como vimos en "Hijos de los hombres") en el que el espectador se ve afectado también por la gravedad y contundencia  letal de los obstáculos que van apareciendo, en la aventura de los tres astronautas. Como en "Náufragos" de Hitchock con el mar (con la que esta cinta guarda ciertas similitudes de estilo), Cuaron convierte al espacio  exterior en un protagonista absoluto que permite a los humanos (principalmente a Sandra Bullock, menos excesiva que de costumbre) escenificar la trágica y eterna lucha del hombre en una naturaleza hostil. En este caso tan bella y absorbente que a menudo por pocos segundos nos olvidamos que estamos contemplando una lucha épica por la supervivencia en un medio donde ésta es imposible. Gran película, pues. No se la pierdan...y en 3D si es posible. Es la primera vez que recomiendo el sistema (ni siquiera en "Avatar" estaba justificado).

 

 

 

 

 

 

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo
14 octubre 2013 1 14 /10 /octubre /2013 07:51

red-2-cartel-2.jpg

La verdad es que lo he pasado bien, me he divertido. Todo es previsible, archisabido, una metáfora burlesca de los grandes filmes realizado del género, el consabido grupo de matones de la primera "Red" encarnados por actores y actrices en habitual estado de gracia que nos encantan unos porque los consideramos modélicos en este genero que destaca la diversión sobre cualquier otro valor (tipo Bruce Willis) o grandes actores dramáticos que aqui se premiten la travesura de salirse de susroles habituales, muy serios la mayoría de las veces (caso de John Malkovitch o Helen Mirren).

Dicho esto, la película no da para más. Es una reedición de "Red" sin apenas ningún cambio de estilo y con mínimos y lógicos cambios argumentales, pero todo sabe a lo mismo, nos reimos lo mismo y admiramos la "cara" de nuestras estrellas prefereidas en un "thirller" que se desarrolla constantemente en clave de comedia algo gamberra. Como Red funcionó bien, tanto en taquilla como en público y crítica, tenemos un "Red 2" que sigue mantiendo la misma dignidad de nuen producto de entretenimiento al que se le añade el histrionismo desbocado de Malkovich y sus sombreros (incluida su presinta muerte ya al principio mismo) y la guasa señorial de la Mirror, junto al atractivo lúdico de Mary Louise Parker como dama de Willis. Producto de jubilatas invencibles y peligrosísimos, esta vez dirigidos por Dean Parisot, mas amigo de la comedia desorejada que el anterior ,dirrector, el alemán Robert Schwentke. Una comedia que pone en solfa el mundo de los espías y deja en mantillas a 007, a manos de un grupo de vejetes de ,lo más pinturero. Al estilo de aquellas "Mentiras arriesgadas" donde el inefable Arnold y la divertida Jamie Lee Curtis se carcajeaban del sofisticado mundo de los agentes con licencia para matar o de la deliciosa "Señor y señora Smith" con unos efectivos y tronchantes Brad Pitt, Angelina Jolie y Vincent Vaughn. Como añadido de calidad al elenco, la ñprsencia de Catherine Zeta_Jones como malísima, el gran Anthony Hopkins componiendo un burlón Annibal Lecter que no se come a nadie pero pretende acabar con el mundo yByung-hun Lee como asesino oriental descacharrante. ¿Habrá una tercera entrega, "Ganso-3"? ¿Seguirán juntos Willis y la sin par Parker? ¿Habrá rollo entre la Mirren y el enloquecido Malkovich? O, lo más importante, ¿Habrá taxi para volver a casa tras visionar la peli de marras?

 

 

 

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo
12 octubre 2013 6 12 /10 /octubre /2013 08:10

extranjero.jpg

Cien años del nacimiento de Albert Camus. Dramaturgo, ensayista y novelista, ha sido uno de los más controvertidos intelectuales franceses del siglo XX, rival de Sartre y auténtico icono  de un tipo de drama relacionado con la raza y las nacionalidades que hoy más que nunca está de rabiosa y lamentable actualidad. El enfrentamiento entre lo laico y lo religioso, encarnado en el drama de los musulmanes ante la incomprensión occidental, tuvo en Camus, premiado por el Nobel en 1957, uno de sus paradigmas, en unos años en los que la tragedia sangrienta de la guerra de Argelia exigió a la sociedad francesa (y al resto de Europa detrás) que tomaran partido en un problema que acuciaría al mundo unos años más tarde, la independencia de las colonias. Camus era un "pied noir", un francés nacido en Argelia de madre española, que adoptó una actitud moderada y escéptica frente a los que apoyaban a sangre y fuego la pervivencia de los franceses y los de la izquierda sartriana que apoyaban sin reservas a los argelinos. Quizá, aún no se sabe con certeza, el extraño accidente de circulación que acabó con la vida del escritor el 4 de enero de 1960, con sólo 46 años, tenga que ver con este drama nacional de una forma menos indirecta de lo que se dijo. De Camus hay que leerlo prácticamente todo, desde "La peste", "El verano", "La caida" o "El extranjero" hasta los ensayos "El mito de Sísifo" o "El exilio y el reino", la obra de teatro "Calígula" o su novela póstuma "El primer hombre", un manuscrito que estaba corrigiendo cuando murió y que fue publicado en 1994, más de treinta años después de la desaparición del escritor. Su enorme humanidad, su convicción de que la creación literaria debía estar comprometida con los derechos humanos, sus personajes entrañables y sobrios, la integridad moral de Albert Camus en su vida personal y profesional, hacen de este escritor una de las figuras representativas de la enormidad ambivalente del pasado siglo, donde el horror y el sufrimiento tocaron techo en la historia de la humanidad, pero también el progreso y la belleza creativa. Camus no llegaría a ver la independencia de su patria de nacimiento (en 1959 De Gaulle, harto de la sangría de la guerra, les concedió la autodeterminación y en 1962, la independencia). Camus es el adalid de la "filosofía del absurdo" con la que se aleja del marxismo y del existencialismo, lo que le valió enfrentamientos con la izquierda de la época, que descalificó al autor tildándolo de "tibio" y "confuso". Pero él atestiguaba que "la verdad es misteriosa, esquiva y siempre hay que procurar conquistarla. La libertad es peligrosa, tan apasionante como difícil de vivir". Y se enfrentaba con su "pudor instintivo", su rigor intelectual y su autenticidad moral a un mundo que estaba escindido en dos posturas radicales irreconciliables: una derecha agresiva y bunquerizada y una izquierda excesiva y ruidosa, ambos fanatizados. El sentido común y el respeto al otro de Camus no era bien visto en ese clima beligerante. Volvamos a leer a Camus, es una forma de revivirlo.

 

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo
11 octubre 2013 5 11 /10 /octubre /2013 07:41

 550-2_Juego-20y-20distraccion_Website.jpg

 

A James Salter, un octogenario nacido en 1925 en Nueva York y que ha tenido tiempo de vivir varias vidas apasionantes y escribir algunos libros de los que todavía nos falta la perspectiva necesaria (que solo la da el tiempo) para concluir que son obras maestras, lo lee uno con la pasmada certeza de que todavía, a pesar de la claridad del estilo, se nos escapan muchas cosas y de que, dentro de unos años, cuando uno vuelva a leerle -- a éste, como a todos los clásicos, uno siempre vuelve a leerlos, si la vida te da tiempo-- óbtendrá dos placeres: el de recordar el que tuvo cuando se sumergió en la narración la primera vez y el otro, el nuevo, muy distinto y más enriquecedor quizá, cuando vuelva a encontrarlo con la asombrada perspectiva de la suma de los años, las vivencias personales y la experiencia agridulce de la edad.

"Uno debe tener héroes, lo que equivale a  decir que debe crearlos. Y nuestra envidia, nuestra devoción los convierten en reales. Somos nosotros los que les prestamos la majestad, el poder que nunca poseeremos. Y ellos, a su vez, nos devuelven una parte. Pero esos héroes son también mortales. Se desvanecen..." (pág.219). Y esta es la historia que nos brinda Salter en "Juego y distracción", una novela publicada en 1967 que ahora Salamandra nos ofrece en la espléndida traducción de Jaime Zulaika.

El narrador nos narra la historia de un amor físicamente intenso entre dos jóvenes dioses, Philipp Dean, un universitario norteamericano  que recuerda a los héroes apasionados y futiles de Scott Fitzgerald y Anne, una francesa sensual, felina y desdichada que parece reflejar la desazón de las heroínas de Hemingway. Pues la novela trata de algo que esos dos ilustres apátridas han narrado alguna vez en sus libros de la diáspora de los jóvenes yanquis descubridores de la vieja y encantadora Europa, del Paris de mediados del pasado siglo, un tiempo en el que el dólar regía las voluntades y los corazones de jóvenes arrojados e impíos que bebían la vida a largos tragos con el vino rojo y la despreocupación salvaje de la juventud.

Salter escribe diálogos tan cortos y vitales como los del viejo maestro de la virilidad algo misógina, Ernest,que ya por esas fechas acariciaba el rifle con el que calmaría el fin de su aventura vital y desenvuelve la amarga pócima de la sensibilidad como Henry James o Lawrence Durrell. Pero no me interpreten mal: no es copista de estilo. Hace falta leer "Años luz", "En solitario" o "Quemar los días" para comprender que Salter tiene luz propia. No se sube sobre los hombros de esos gigantes, es otro más del reducido rebaño de inmortales.

Salter nos narra una historia de amor y sexo con la difícil amenidad de un Stendhal y va desgajando en frases plenas de sentidos y ecos, la implícita tragedia que tiene esos amores volcánicos, su insobornable y efímera hoguera de sensualidad, ternura, pasión e inteligencia. "Después descansan largo tiempo en silencio. No queda nada. El poema de su amor está desperdigado a su alrededor. Los días se han desplomado por doquier, se han desmoronado como naipes. El aire es frío. Dean se sube las mantas. Ella está tan inmóvil que parece dormida. El le toca la cara. Está bañada en lágrimas". (pag. 208).¿Hay alguna manera de describir tan aguda y bellamente el fin, inevitable, de uno de esos amores que sólo los muy audaces y afortunados son capaces de crear para consumirse en ellos?

El narrador se oculta tras una presencia vaga, algo envidiosa, celosa de ese amor del que es testigo, jugando incesantemente con el lector, "No ocurre tal cosa, por supuesto. Me los he inventado todo..."(pag.133) y dándole a todo un sentido y una finalidad que se nos escapa.  "Alteramos el pasado para formar el futuro. Pero hay una sustancia real en el dibujo que finalmente aparece y que resiste a los demás cambios...El pasado infinito nos penetra y se desvanece". (pag.58).  De eso trata la novela y en ella se refleja esa "sustancia real". Solo queda un espacio donde ha estallado la vida haciendo añicos a sus protagonistas, pero antes ha tenido el fulgor de mil soles espléndidos. Como decían los clásicos griegos, "los dioses dan el doble de esplendor a los astros que han de existir durante muy poco tiempo".

Lectura, pues, imprescindible. Y no les digo más.

 

FICHA

JUEGO Y DISTRACCIÓN.-James Salter. Ediciones Salamandra. 219 págs. Traducción de Jaime Zulaika.-.

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo
9 octubre 2013 3 09 /10 /octubre /2013 07:01

alagon100813-001.jpg

 

En Tudela comenzamos la segunda parte de esta travesía veraniega por las frondosas riberas del Ebro que nos ha llevado por tierras de Navarra, La Rioja y Aragón. Han sido cinco días intensos en los que el camino ha dado vueltas y revueltas, a veces casi tocando las aguas del gran río, en otras ocasiones desviándonos unos kilómetros para salvar lugares protegidos o de difícil acceso. La sensación que nos ha dejado este caminar no siempre cómodo a la vera del Ebro no es fácil de definir. Creo que valdría la pena diseñar mejor el trazado en algunos puntos, ampliar la información de los postes y señales (no así de los carteles, que son muy completos) y potenciar y controlar los lugares de fin de etapa con una mejor oferta hotelera que impida algunos abusos de desaprensivos (por ejemplo en la hostería de Buñuel, donde un sujeto de aspecto agitanado y cabello aceitoso nos chalaneó precios y servicios al más innoble estilo picaresco). Esa sería una fórmula idónea para hacer más popular y transitado el Camino.

Pero sigamos con las jornadas del deporte más antiguo del mundo, ese mismo que preconizaban los filósofos griegos y que nuestro místico San Juan de la Cruz aconseja a sus monjes, como una forma dinámica y distinta de orar a Dios o meditar sobre el espíritu. Dejamos a nuestra espalda el Bocal Real, cercano a Tudela, donde nace el Canal Imperial de Aragón y Ramón de Pigatelli     diseñó una hermosa zona de asueto y paseos. Seguimos en dirección noroeste por el soto de Fontellas y superamos el desvío a Ribaforada. Después hay un largo trecho entre árboles, matorrales tupidos y pájaros por doquier. Es la reserva natural del Soto del Quebrado, con su bellísimo paisaje de ribera, en el que el río juega al escondite con el bosque. Llegamos a Buñuel por una zona recreativa y buscamos un lugar donde dormir, comer algo y descansar. Aquí pasaremos un tapiz de silencio, dado que al principio ya protesté del único "hotelillo" de que dispone la localidad.

Buñuel tiene una iglesia de ramplón estilo contemporáneo que al parecer alberga algun resto, que no supe ver, de la original renacentista del siglo XVI. Hay también un palacio del XVIII y poco más. Ni rastro del director de cine aragonés con el que comparte apellido. Infructuosa búsqueda de un mapa sobre el Parque de las Bardenas Reales, que tiene un acceso desde este pueblo.

Al dia siguiente seguimos el camino, paralelo al Ebro, pasando por debajo del puente de la carretera nacional que lo cruza. Los tamarices del Enclave Natural de la Mora van escoltando el camino formando una barrera de arbustos de hasta tres metros de altura. El sendero se aparta pronto del río y por un camino festoneado de cipreses llegamos a la acequia del rio Ombo, a la que acompañamos un rato hasta volver de nuevo a la orilla del río. Cruzamos la zona de desembocadura del rio Huecha, que viene desde las faldas del Moncayo, una zona bastante yerma, con abundancia de playitas de cantos rodados que refulgen al sol. Cruce de Novillas (que posee entre otras bellezas arquitectónicas, una iglesia del siglo XII)  y atravesamos por debajo otro puente de la carretera nacional hasta un cerrado club de piragiismo en donde antes habia una barca de paso, segun el cartel de la zona, con fotos de principios del pasado siglo.

Unos minutos mas tarde caminamos entre un bosque de cañas y matas de regaliz que parecen separar los campos de labor, desde donde nos llega el monótono zumbido de las máquinas agrícolas. Es la mejana del Lobo. Seguimos la caminata con el rio a la izquierda y pasando por graveras y zonas desforestadas bastante poco atractivas, hasta volver entrar en espacios más arbolados. Pasamos frente a una isla llena de arboles y matorral en el centro del cauce y un bosque muy cerrado en la orilla opuesta, el soto de la Madraza.

El camino se convierte en senda y se adentra en la vega, plena de cultivos, alejándose del rio, hasta las choperas que marcan el limite de Gallur. Volvemos al rio y seguimos su cauce hasta que un enorme fresno marca el desvío hasta una caseta de extracción de aguas que anuncia  el fin del camino hasta Gallur. La etapa acaba junto al puente de hierro de esta localidad.

En Gallur comeremos y dormiremos(muy bien) en el Hotel El Colono, en el centro de la localidad. Se trata de un bello pueblo encalado ,con calles ilenciosas y plazas recoletas, que parece haberse edificado en torno al tramo navegable del Canal Imperial (hoy acequia). Al dia siguiente salimos para la última etapa de nuestro periplo: Alagón, pasando previamente por un lugar en el que un forofo del "Don Quijote" como yo, espera disfrutar. Allí se acepta comúnmente que se encuentra la famosa "Insula Barataria", donde el bueno de Sancho Panza demostró que tenía más sentido común y de Gobierno que los Duques que se burlaban de él y de su amo, el caballero de la Triste Figura.

Salimos de Gallur hacia el este, por unos bancales de cultivos que acompañremos hasta el final de la Vega. Dejamos al fondo la silueta del pueblo Pradilla de Ebro con una iglesia de torre mudéjar. Junto al río llegamos al puente que comunica esta orilla del rio con la mejana del Soto y el pueblo de Boquiñeni. El tramo de camino por el soto, que toma el nombre del pueblo, tiene unos tres kilómetros todos ellos bajo un frondoso bosque de ribera y playas de gravas, en una de las cuales mi mujer, Anna, me hace una imitación de los andares de Charlot, junto a la orilla, rodeada de aves, que constituye uno de los momentos mágicos y divertidos de la caminata.

Mas tarde pasaremos por Luceni , a través de una cabañera llena de chopos y una línea de defensa de cemento sobre la que discurre el camino, rodeado de un chopedal denso que aun tiene restos de pasadas subidas del río. Allí en un gran brazo del rio, desgajado de la corriente principal hay un soto frondoso donde muchos han querido ver la "Insula Barataria". Un malecón que protege de las avenidas del rio, da entrada a Alcalá de Ebro. Es esta la población donde se encuentra el monumento a Sancho Panza, del que hablo en otro lugar de esta página.

Después de la visita seguimos hacia el Norte, entre bosques, a lo largo del dique que protege a la población de la ribera. Al rato volvemos a una chopera, rodeada de campos de cultivo y avanzamos hacia el sur hasta el mirador del Ebro, desde donde vemos los sotos de Matillas y de la Pulliguera y una esplendorosa vista del complejo paisaje del Ebro con sus isletas, sus brazos y sus plácidas aguas. Llegamos a Cabañas del Ebro, lugar donde las crecidas y avenidas del rio han dejado historia reciente de desastres. Mas tarde ganaremos la acequias de Alagón, cruzamos la autovía por un paso elevado y caminamos un rato junto a la via del tren para entrar en Alagón, fin de etapa, por el puente del ferrocarril. Se trata de una localidad que cuenta con una bella iglesia, la de San Juan Bautista y otra de estilo gótico mudejar de San Pedro con una bellisima torre octogonal. Pasear por la glorieta del Parque al aterdecer, bajo árboles es una delicia.

Ha sido un recorrido a menudo monótono, a veces perdedor y alguna vez incómodo y poco ilustrativo. Creo que --al menos los tramos que hemos recorrido-- merecen un poco más de cuidado y atención al caminante (aprendan del camino de Santiago, o de la Ruta del Cister, por ejemplo). Pero, en definitiva, lo que siempre le queda al caminante, es el placer del sendero realizado, la memoria del andar y la satisfacción en el cuerpo y en el alma. .

 

NO SE PIERDAN

alagon100813-016.jpg

A los amantes del Qujiote les recomiendo una larga visita a Alcalá de Ebro, que incluso merece una estancia, no sólo por un par de buenos sitios para comer y dormir sino por el fuerte carácter cervantino que los del lugar han sabido dar, junto a la vecina localidad de Pedrola, donde se encuentra el palacio de los duques de la ficción, en la realidad la casa de los Villahermosa, en la que se hospedó don Miguel en 1569. Su conocimiento de la zona permitió que los reflejara en la visita que hace don Quijote y su escudero al palacio de los Duques. Contemplar la "insula Barataria", cuajada de pescadores de caña el dia que llegamos, junto a la estatua de Sancho Panza, hace resonar los recuerdos literarios de aquellos capitulos de El Quijote (del XXX al LVIII de la Segunda Parte) donde el Ebro se convierte en figurante de las escenas más estrambóticas y delirantes del libro, como la del caballo "Clavileño", el engaño de los latigazos que Sancho se debía propinar si mismo para lograr el desencantamiento de Dulcinea del Toboso, los sinsabores de la Dueña Dolorida y el mago Merlin, los maravillosos y  sensatos consejos de Don Quijote a Sancho gobernador, el comportamiento de Sancho en la supuesta ínsula, el ataque de los "enemigos" del Duque a la residencia del Gobernador con un Sancho embutido entre dos escudos, la burlesca pantomima del doctor Pedro Recio de Aguero prohibiendo comer manjares a Sancho.  En fin, nostalgias literarias agudizadas por los lugares naturales ya que, como todo el mundo sabe, Cervantes no escribió sobre una isla sino de una localidad cercana al castillo, un lugar de "hasta mil vecinos". Pero sentarse junto a la cavilosa estatua de Sancho y disfrutar de la "ínsula" merece, por sí sola, una visita al Ebro cervantino.

 

DOCUMENTACION

 

Existe una guía excelente y muy bien editada por Prames, dedicada al GR 99, Camino natural del Ebro, que dispone de 47 mapas a escala 1:40.000 y una serie de fascículos de las etapas, con mapas generales del recorrido. Es una edición auspiciada por el Ministerio de Medio Ambiente. También los mapas topográficos del Ministerio de Fomento pueden ser de utilidad. Para estas etapas aquí reseñadas, los MTN50 del 243, 244, 282 y 354. Todos ellos disponibles en librerias especializadas y en la de Serret de Valderobres.

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en excursiones
Comenta este artículo
7 octubre 2013 1 07 /10 /octubre /2013 09:22

asalto-al-poder-cartel-2.jpg

Cuando aún están frescos en la memoria del aficionado al cine, los desastres controlados del filme de Antoine Fuqua, "Objetivo: la Casa Blanca" con Gerard Butler como un esforzado protector del presidente (Aaaron Eckhart) y un Morgan Freeman tan sólido y pluriempleado como siempre, el catastrófico Roland Emmerich ("Independence Day", "El día de mañana", "1912"), que pinchó hace dos años con "Anonymous" sobre William Shakespeare, película que no me disgustó)  nos ofrece un filme mediocre pero tan hiperactivo que produce cierto desequilibrio en el espectador, entre el estupor y el rechazo. Se trata de "Asalto al poder". Y en ella se nos muestra el mismo esquema que en la película de Fuqua y en tantas otras del cine reciente, en las que el presidente de los Estados Unidos, son toda su parafernalia  de liturgias de respeto y obediencia, se convierte en objetivo o rehén de malos, malisimos y debe ser rescatado por el héroe de turno que debe superar su decadencia o su mala fama --recordad a Clint Eastwood-- para demostrar que ante el simbolo presidencial todo rezuma entrega, sacrificio y heroísmo. Y eso aunque, como le gusta a este director excesivo, tenga que seguir un guión idiota, exagerado y volcado en hacer algo que suele triunfar en todas sus películas: destrozar todo lo que tiene a su alcance, llevar la acción a un punto de no retorno para sacarse en el ultimo minuto la carta triunfal de una victoria casi imposible y de la vuelta a la normalidad del éxito y predominio mundial de la bandera de las barras y las estrellas.

Y así nos vemos obligados a creernos que el grupo de terroristas bastante obvios que, disfrazados de hombre de la limpieza y las chapuzas, se pasean impunemente por la Casa Blanca en presencia de los elegantes miembros de seguridad, con detalles tan absurdos e involuntariamente cómicos (casi dignos de Monthy Pyton) como el terrosita con cara de sádico psicópata que tiene una "chuleta" pintada en el brzo con el numero de la puerta que debe abrrir para seguir con su "misteriosa" incursión.

La evidente carga propagandística sobre el actual presidente de la potencia, el señor Obama, es tan necia, sonrojante y poco inteligente que parece más una película de descrédito pagada por los republicanos para sacar a Obama del poder.

En cuanto al elenco actoral, John Cale (Channing Tatum) es una desvergonzada copia de otro John, este McCain, interpretado por el incombustible Bruce Willis en la franquicia de "La Jungla" ("The hard") que ya nos ha deparado cuatro  o cinco trepidantes peliculas de acción. Cale es un agente que pretende entrar al servicio personal del presidente pero es rechazado por no tener estudios universitarios y ser algo indisciplinado. Ël será el héroe providencial que salve a un presidente (Jamie Foxx) que, como dijimos, recuerda poderosamente el real (guiño ramplón al poder).

La cosa se resuelve con la destrucción casi total del edificio de la Casa Blanca, heridas al presidente y muertes, de lo mas sádico y aparatoso, de los malos que, bajo un disfraz político, lo unico que pretenden es llenarse los bolsillos con el monto total de la reserva federal, aunque están comandados por el traidor de turno, James Wood, cuya mejor escena en esta pelicula, todo excesos, es cuando encañona al presidente, que le dice compungido: "Después de cuarenta años de proteger con tu vida al presidente de los Estados Unidos, vas a disparar contra mí?". La mirada y el gesto con el que el viejo y eficaz Wood (un malo paradigmático) responde, es de lo mejor de la película.

Destrucción de iconos, defensa ñoña de la familia, la sempiterna amenaza de holocausto nuclear, los nuevos medios de comunicación social, la traición, el conflicto de Irán y de Oriente Medio como trasfondo, todo tratado con tan poca seriedad que consigue parecer una broma desquiciada, pero eso si, tan dinámica que acaba arrastrándote aunque pienses que estás perdiendo el tiempo. Si además añadimos la presencia de una pequeña, hija del protagonista, que más parece una enana adulta por su manera de hablar y su comportamiento repelente, convirtiéndose en heroína, pues la cosa se pone aún más dura. Para esto uno se queda con "Objetivo: La Casa Blanca", mucho más honesta, menos pretenciosa y más divertida. Lo único sorprendente de  esta película es el hecho de que el guionista James Vanderbilt (que tiene obras tan suculentas como "Zodiac")  haya cobrado tres millones de dólares por este bodrio de guión..

 

 

 

 

 

 

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo
5 octubre 2013 6 05 /10 /octubre /2013 12:34

 Cabrera-.jpg

Para los que vivimos en el Matarraña y el Bajo Aragón, la figura del pintoresco y legendario general  Cabrera y los sanguinarios tiempos de la primera guerra civil carlista cuyos principales escenarios bélicos están trufados de nombres y lugares de estas tierras, se refleja en un aporte realmente abrumador en los últimos tiempos no sólo de libros históricos o de base histórica, sino también de narrativa literaria que recrea con mayor om menor fortuna la figura casi mítica del soldado y el líder. El libro que hoy les recomiendo es del alemán Wilhem von Rahden (1793-1860), aventurero y militar prusiano, herido en Waterloo, cronista ameno y observador de los hechos históricos que vive, voluntario en las filas del pretendiente al trono de Isabel II, conocedor de tierras del Pais Vasco, Navarra, Cataluña y Aragón. Entre sus obras, esta que presento está dedicada a sus recuerdos de la lucha junto al general Cabrera entre 1837 y 1839. Resulta fascinante, no sólo por la eficacia de las descripciones y el punto de vista estoico y honesto del autor, sino por la galanura con la que describe a personajes, líderes o paisanos con los que convive, sin ahorrarnos criticas bastante ajustadas y algunas feroces sobre esos personajes y jefes militares, junto a los desmanes de ambos ejércitos sobre la castigada población civil. Sin embargo a Ramon Cabrera le juzgaba un buen jefe militar y un hombre de valor y capacidad de gobierno. La traducción al catalán de Ricard Martí de esta obra inédita en este país desde su publicaciónn en 1840, resulta interesante y amena. Un libro indispensable para entender las guerras de nuestros antepasados y el origen de muchos de nuestros problemas politicos endémicos y actuales.    

 

FICHA:

"CABRERA. RECORDS DE LA GUERRA CIVIL ESPANYOLA (1833-1840).- Wilhem von Rahden.- Ed. Salvatella- 376 págs. 28 euros

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens