Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
16 marzo 2015 1 16 /03 /marzo /2015 19:20
Siete mujeres

Traten de conseguir esta vieja película del gran John Ford, el rey del western y que además dejó múltiples películas deliciosas en otros géneros, en muchas ocasiones secundado por su irreemplazable John Wayne. "Siete mujeres" es la última de sus películas (130 sumó) y en ella el viejo director del parche en un ojo hizo gala de su maestría y su sentido del sarcasmo (tenía 71 años). Puesto que había sido considerado siempre un misógino, dedicó su ultima obra a siete --en realidad son ocho-- mujeres y un solo varón que sólo al final se comporta como uno de los héroes fordianos. Por múltiples razones la película tuvo poco éxito y no se le dedicó casi publicidad. En realidad por la crítica acerba y absolutamente valiente que hace sobre las iglesias en general y las "colonialistas" (las que buscan trasmitir su mensaje apostólico en los lugares más exóticos) en particular. Presentar a una genial Anne Brancroft como una mujer médico competente, deslenguada y con fuerza interior y convicciones propias, fue nun regalo de Ford a sus admiradores como director. Los más conservadores, en materia de religión y de usos sociales, la consideraron un ataque irrespetuoso, casi una soflama, ahogando a los que se atrevieron a tildar de "fascista" a ese director que ensalzaba la virilidad, la nobleza y el valor como testimonios de una época u una manera de ser (eso sin olvidar los detalles heterodoxos de tipo sexual que dejó desperdigados por la cinta). Para ello hay que situarse en la óptica de los años sesenta: atreverse a olvidarse de los convencionalismo y tratar la psicología de las mujeres con notable acierto. Hay que ser muy miope para llamar misógino y machista a este director.

La película, que podría ser una obra de teatro filmado, transcurre tras una empalizada en una frontera china amenazada por mongoles, donde las mujeres y el único hombre muestran ante la barbarie y la crueldad la auténtica ley de sus temperamentos e ideas, la capacidad de sacrificio, la generosidad pero también la mezquindad, la cobardía y la malevolencia. Gran película y digna despedida de Ford como director. para quienes sepan entender.

Compartir este post

Repost0
15 marzo 2015 7 15 /03 /marzo /2015 15:40
El bibliótafo

Parece ser que Leon H. Vincent que murió octogenario en 1941, fue un crítico literario de cierta altura, nacido en Chicago, profesor universitario de literatura inglesa y norteamericana y, por supuesto gozador y erudito libresco, se basó en un personaje real para componer su "bibliótafo", coleccionista de libros absolutamente obsesivo capaz de reunir ingentes cantidas de libros, sólo por el placer de poseerlos y guardarlos en diversos lugares, que formaban inmensas bibliotecas o más bien depósitos de libros, ya que no solía, al parecer. disfrutar de ellos ni permitía que los leyeran y disfrutaran los demás. Una especie de "Ciudadano Kane" de los libros, como aquél lo fue de obras de arte. Al contrario que los bibliófilos y bibliómanos que aman sus ejemplares (casi siempre en ediciones notables, a veces únicas), el bibliótafo es un erudito envidiable que goza con la posesión única de sus ejemplares. Creo que usando la terminología del magnífico Miguel Albero ("Enfermos del libro", Ed. de la Universidad de Sevilla) resumía en sí mismo varias de las bibliopatías que ese excelente ensayista poco conocido define y relata en su indispensable libro.

Vincent se refiere., entre algunos personajes inventados, a Richard Heber (1773-1833) que fue un célebre coleccionista e editor inglés, hombre de gran fortuna, que invirtió su dinero, su talento y su tiempo en enriquecer bibliotecas personales repartidas por todo el país, "una en su casa de Donet, otra en su residencia de Pimlico, donde murió, ...en Florencia, llena de libros desde el suelo hasta el techo, en cada silla, en cada mesa, en cada pasillo había pilas de erudición...otra casa en Cork llena de libros, en Oxford, Paris, Amberes, Bruselas y Gante...los cálculos más atinados dan la suma de 146.827 volúmenes" (pág. 11). John Ferriar el médico y poeta escocés coetáneo a Heber acuñó en el libro dedicado a él, el término "bibliomanía". Este "enterrador" de libros fue, al parecer una persona de humor irónico y festivo, ocurrente y de buena conversación, que amaba las tertulias y exponer el tesoro inmenso de su erudición...absolutamente inútil, ya que versaba sobre autores y sus obras, sin mencionar su valor o contenido, sino solo su rareza y excepcionalidad. Nunca comparte sus posesiones, ni persigue a la larga su comercialización, su obsesión se articula en la mera acumulación secreta y personal. Y es que, como escribe Vincent con cierto sarcasmo "Los hombres rara vez son inteligentes en más de un sentido". De la agudeza de su ingenio, a veces demoledor, da cuenta con el comentario que Heber hizo de una novela muy popular en sus días de un afamado autor, de la que dijo "esta obra es una demostración de la existencia de Dios: una idiotez de tal calibre no se puede llevar a cabo sin ayuda divina" (pág. 64).

Librito pues inexcusable para cualquier amante de los libros, aunque no padezca ninguna bibliopatía, ni obsesión tóxica por la letra impresa..

FICHA

El BIBLIÓTAFO.- Un coleccionista de libros Leon H. Vincent Ed. Periférica.-Traducción de Ángeles de los Santos 108Páginas 14,50 €

Compartir este post

Repost0
15 marzo 2015 7 15 /03 /marzo /2015 10:43
La mujer preferida

En el año 1933, Stephen Roberts dirigió a un jovencísimo Gary Cooper, acompañado de Fay Wray (haciendo de mujer fatal a tope), Frances Fuller (la chica modesta que ama al héroe), Roscoe Karns, Neil Hamilton, Jane Darwell, Clara Blandick y James Bradbury Jr Se trata de "La mujer preferida" ("One sunday afternoon") una comedia romántica sobre el amor, evidentemente. El amor equivocado y su lecho de rosas y el amor auténtico y sus dificultades. Con un guión bastante previsible del mismo director y unas interpretaciones muy ajustadas a la época y que ahora nos parecen algo pueriles, esta historia resulta que tiene un cierto encanto de cosa pasada, como leer ciertas novelas que dibujan un pasado remoto y por eso mismo nos resultan vagamente nostálgicas. Causa cierto estupor ver al joven Cooper comportándose como un inmaduro veinteañero y, con unos polvos blancos en las sienes (y la misma piel lozana en el rostro y las manos, los "efectos especiales" eran más bien ridículos), como un dentista maduro con afán de venganza sobre el fantoche ridículo que le robó el amor de una joven poco recomendable (cosa que cambia radicalmente, cuando la ve tantos años después como esposa del citado fantoche, haciéndole percatarse que el verdadero amor de su vida es la mujer que siempre tuvo a su lado y a la que nunca acabó de valorar. En fin, una plácida diversión para el día dedicado a las viejas películas.

Compartir este post

Repost0
14 marzo 2015 6 14 /03 /marzo /2015 20:27
Besos para mi presidente

Correcta comedia de Curtis Bernhardt en la que en clave de humor se pone en solfa las diferencias hombre-mujer en la sociedad norteamericana de los años sesenta y las contradicciones internas de la política norteamericana en una época en la que aún se seguía el absentismo internacional de los años de postguerra y están por empezar los grandes desastres de Vietnam y el racismo combatiente. Es un humor crítico, a veces duro pero con talante amable. La sonrisa y el buen hacer de Fred Mc Murray (que podía encarnar tanto a héroes como a granujas con la misma seguridad) y Polly Bergen poco conocida en España pero también precisa en su gestualidad. Una mujer como presidente del país es el elemento básico de la trama junto con el papel que dicho hecho provoca en las actitudes del marido de la presidente. La historia no analiza con ninguna profundidad los hechos y se limita a explotar humorísticamente la anécdota. Añadiendo caricaturas críticas, como el senador corrupto y el visitante extranjero, un dictador sudamericano interpretado con exceso de teatralidad por el gran Eli Wallach. Película anecdótica que despierta algunas sonrisas pero que orilla cualquier complicación de seriedad y análisis político o social.

Compartir este post

Repost0
13 marzo 2015 5 13 /03 /marzo /2015 09:51
Northmen

Entretenidísima película de serie B sobre una saga vikinga, rodada con cámara atenta y rigurosa y unas interpretaciones muy acordes con la truculencia violenta del genéro. Los suizos están haciendo películas con una característica doble: no son grandes producciones, suelen ser de género, aventuras o misterio apocalíptico, policiaco, incluso western en los Alpes, pero son productos muy dignos y con mordiente. Y, para mayor agrado, no suelen sobrepsar los 90 minutos. Está dirigida por Claudio Fäh, con guión bastante entretenido de Bastian Zach y algunos más e interpretada con convicción por Tom Hopper, Ryan Kwanten, Ken Duken, Charlie Murphy, Ed Skrein, Anatole Taubman, Johan Hegg, James Norton, Leo Gregory, Nic Rasenti, Danny Keogh y Darrell D'Silva. Poco conocidos pero dignos y convincentes.

De verdad, si la pillan en un videoclub, no se la pierdan. Diversión y emoción garantizadas.

Compartir este post

Repost0
13 marzo 2015 5 13 /03 /marzo /2015 08:54
Más allá de la filosofía

Hannah Arendt, nacida en 1906 y muerta en 1975 es una de las pensadoras más lúcidas que ha dado la filosofía del pasado siglo. Judía alemana, nada sospechosa de cualquier tipo de fanatismo, político o religioso, dedicó su pensamiento y su obra, precisamente, a combatir el "pensamiento" castrante de las dictaduras (el fascismo y el nazismo con preferencia). Fue alumna de Heidegger (y también ocasionalmente su amante), de Husserl y de Jaspers entre otros grandes del estamento intelectual europeo. La obra que nos ocupa es una recopilación de escritos de la filósofa sobre temas culturales, arte y literatura como reza el subtítulo del librito publicado por Editorial Trotta en edición de Fina Birulés y Ángela Lorena Fuster. Lo impresionante de este volumen es la riqueza conceptual que entraña, la seriedad analítica y la honestidad intelectual de esta mujer. Esta personalidad fulgurante y apasionada no dudó en buscarse el rechazo y la crítica del judaísmo oficial en su demoledor trabajo sobre el juicio del jerarca nazi Eichman en Jerusalén en 1961. En él se comprueba que su célebre frase "la banalidad del mal" podría convertirse en un arma de doble filo, cuando las víctimas adoptan y aplican a menudo las injusticias y horrores recibidos como arma "cargada de razón" contra los principios éticos que deberían regir para todos los seres humanos. Su carácter de testigo y notario de su época, tan inevitable en las personas dotadas de gran inteligencia, se refleja en estos artículos, trabajos, ponencias escritos a veces con urgencia periodística, en los que sobresalen referencias a Rilke, Natalie Sarraute o Brecht, entre otros. Cultura y política, análisis de obras y trayectorias de poetas y literatos, Mann, Hans Weil o un lúcido comentario sobre Los Demonios de Dostievski. Y, como colofón, el revelador prólogo introductorio de las dos editoras, "En la brecha del tiempo".

Magnífico.

MAS ALLÁ DE LA FILOSOFÍA.- Hannah Arendt.- Ed. Trotta. Fina Birules y A.Lorena Fuster.- 214 págs. 18 euros

Compartir este post

Repost0
12 marzo 2015 4 12 /03 /marzo /2015 09:47
BAJO LA MISMA ESTRELLA

Reconozco que tenía mis reparos. Una historia de amor entre post adolescentes, con esa pesadilla llamada cáncer entre medio, me figuraba una cinta complaciente, irreal, reflejo de esa mala conciencia del mundo ante esa horrible enfermedad. Edulcoración, lágrimas a gogó y moraleja de manual de autoayuda. Pues no. Me equivoqué. La vi a petición de mi hija y solo por eso debí sospechar que no se debe juzgar sin ver. No he leído el libro en la que se basa por las mismas prevenciones apuntadas. Ahora me propongo leerlo. "Te fault in our stars" de John Green. Pero la película me ha conmovido, a pesar de ciertos pequeños excesos y la inevitable literatura (que en el cine puede rozar la inconveniencia: es un arte distinto y lo que convence en un libro puede traducirse de manera confusa o manipuladora en el cine). En este caso, está sobre todo en los diálogos y en la voz en off que nos cuenta la historia, pero la traducción en imágenes es correcta, austera y bastante realista, sin perderse la fuerza de esos dos jóvenes condenados y ejemplarmente fuertes y sensibles.

Su mejor virtud es la falta de pretensiones, el esfuerzo de normalidad por el que luchan todos, los enfermos y sus familias, que tienen claro que las circunstancias por feas y duras que sean solo son eso circunstancias, y el ser humano que las sufre con tal entereza y ambición de vivir es otra y la misma cosa, una persona con sueños, ideales y proyectos "a pesar de todo". Como prueba de la vocación realista de la cinta, la magnífica (y odiosa) interpretación del gran Willem Dafoe, en un desagradable papel de "gurú" aparentemente fraudulento. La chica Shailene Woodley logra una interpretación notable, bien secundada por la magnifica Laura Dern como su madre. El chico Ansel Elgort y el resto de secundarios cumplen bien con sus papeles, elevando el listón emotivo de la película y su honestidad. Nada de falsa trascendencia, de heroísmos, de sufrimientos silenciosos y abnegados: hay de todo eso, pero no suena a falso. Suena tan sinceras como las lágrimas de la actriz. Quizá cuando se acerca el final se nos pase un poco el director, pero lo cierto es que lo que nos cuenta es para llorar, pero con dulzura, sin desesperación o rabia. Pues muy bien.

Compartir este post

Repost0
10 marzo 2015 2 10 /03 /marzo /2015 18:00
 El dilema de Proust

Subtitulado "El paseo de los sabios", es un libro erudito pero lleno de solaz y cierta gozosa ironía sobre el arte de caminar que desfila por toda la historia del arte y la literatura con la soltura de un ágil deportista y los conocimientos del celador de la biblioteca de Borges. Javier Mina, que tiene sesenta y pico años y es profesor en la Sorbona de literatura comparada, me ha encantado.

Como avezado periodista me ha llamado la atención la astuta redacción del título. "El dilema de Proust" no es un problema filosófico original, un ardua reflexión sobre los planteamientos vitales o literarios del gran escritor francés (y además aplicado al arte de caminar, ahí es nada). Pues no, no revelo nada importante diciéndoles que se trata, simplemente, de algo que todo lector de Proust conoce: la elección que siendo Proust niño hacía su familia en sus paseos: escoger ir a las afueras del pueblo "del lado" de Swann o "del lado" de Guermantes, por citar dos fincas de gente conocida (esos dos apellidos enriquecen cientos de páginas de la monumental obra).

Javier Mina, enriquece su erudito recorrido, sensitivo, poético, intelectual, literario, filosófico e histórico generando las conexiones que desde los griegos clásicos asociaba el mero hecho de caminar, de pasear con la facultad de pensar o crear filosófica o científicamente. No hay pesadez de datos o complejidades eruditas, sino cierta alegría de pensamiento y una manera de expresarla clara y divertida. Desde los "paseos" o más bien correrías y huídas o persecuciones de los homínidos, hasta los peripatéticos griegos, los apacibles pensadores romanos, los monjes itinerantes, los románticos en busca de emociones, los filósofos chinos, hindúes o japoneses, el hombre ha reflexionado y realizado descubrimientos intelectuales o científicos aplicando el arte de caminar al latidos de su corazón y el ritmo de su pensamiento. El ejercicio motor más puro y humilde, el caminar sobre nuestros pies, merece esta considerada y ambiciosa obra de Mina que es realmente una mina de contento y hallazgos. “El paseante observa lo de fuera para que su interior se enriquezca con los pensamientos que suscitan sus observaciones, para a continuación, proyectarlos modificando el entorno aunque sea mentalmente”, nos dice. Y desde el siglo XIX la cosa no ha hecho más que crecer y expandirse. Ya no sólo es el paseante solitario rousseauniano sino el "flâneur" que como Baudelaire o Poe, se patean las calles de la ciudad (Proust también es aficionado a ello, al menos antes de encerrarse para escribir su inextinguible obra). No se la pierdan.

Javier Mina (Pamplona, 1950) es licenciado en Literatura Comparada por la Sorbona. Ha recibido premios por algunas de sus obras como "Tigres de papel (Los tiranos literarios)", "Vidas paralelas" o "La mirada fósil" ,ensayo sobre la ceguera en la literatura y "Montaigne y la bola del mundo"

FICHA

EL DILEMA DE PROUST o El paseo de los sabios.- Javier Mina.- Berenice. 349 págs. 21,95 euros

Compartir este post

Repost0
10 marzo 2015 2 10 /03 /marzo /2015 09:47
Magnitud 6

Thriller suizo rodado en 2013, seguramente para la televisión que utiliza un hecho histórico, el depósito de bombas y artefactos explosivos de la segunda guerra mundial en el fondo del centro del lago de Lucerna. Dos geólogos submarinos, con relación de pareja, investigan unos derrumbes en una zona del lago cercana a la carretera y se produce un fenómeno que causa la muerte de uno de ellos. Su novia rescata el cuerpo pero es considerada sospechosa de homicidio porque no hay constancia de movimientos sísmicos ese día que produjeran tal fenómeno. La bióloga investiga con la renuencia del ejercito suizo y la policía. Noventa minutos muy bien tensionados para provocar interés en el espectador, a pesar de los defectos inevitables en este tipo de películas de bajo presupuesto. Intereses creados entre el oficial superior del ejercito encargado de la zona y la empresa multinacional que ahora es responsable de tales vertidos. Dirige Sabine Boss con pericia. Interpretan sin demasiado esfuerzo sus papeles Claudia Michelsen, Pasquale Aleardi, Andreas Matti y Jessy Moravec Una buena tarde de cine-palomitas con cierta dignidad.

Compartir este post

Repost0
8 marzo 2015 7 08 /03 /marzo /2015 08:38
La  señal

Dos jóvenes expertos en informática, acompañados por la novia de uno de ellos, van a la caza de un "hacker", especialmente misterioso. Rastrean la señal hasta un lugar remoto, perdido en mitad de la nada. Hay una casucha abandonada y ruinosa en la que, al estilo de la Bruja de Blair, cámara al hombro, se agudiza el misterio y se saborea el miedo. Giro imprevisto de tuerca: no vamos a ver truculencias "gore". Entramos en una trama de ciencia, de laboratorios impolutos, de científicos con trajes de presurización aislante futurista, de cibernética, de política oculta y disciplina militar. Ya tenemos el área oculta de los Estados Unidos, la célebre zona secreta 51, relacionada con los fenómenos extraterrestres. El realismo nos va abandonando y entramos en la ficción futurista. A partir de aquí la trama se hace confusa, algo incoherente y en cierto modo previsible, hasta que el afán por sorprender hace añicos la verosimilitud.

Laurence FIshburne, tan buen actor como siempre parece que no acaba de sacarse de encima el "Morfeo" de la saga Matrix, cosas de las películas alimenticias (nominación que reciben las que fallan estrepitosamente en algún apartado técnico, aquí el guión). La cosa se dispara por lo absurdo y excesivo, pero la cinta ya acaba y nos deja buen sabor de boca. Es vistosa aunque no sea buena. Notable producción artística y de postproducción.

Su director, William Eubank, aprovecha las limitaciones del rodaje en un bunker científico, un entorno hostil, pero lo hace con la brillantez necesaria, basándolo en una fórmula de thriller de huidas y persecuciones hasta su poco relevante final. Me ha encantado el guiño a Kubrick de muchas imágenes, incluida el cartel promocional del filme. Sus efectos especiales fueron premiados en Sitges'14.

Compartir este post

Repost0

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens