Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
27 enero 2015 2 27 /01 /enero /2015 10:15
Cómo sentimos

Deudor de Spinoza en sus reflexiones sobre las emociones y también de las conclusiones del neurólogo Antonio Damasio ("En busca de Spinoza", publicado en Crítica: un libro maravilloso), el joven neurocientífico --en realidad biólogo molecular-- Giovanni Frazzetto, ha buscado mostrarnos el alambicado y complejo mundo de las emociones humanas a través de una mezcla narrativa de analisis y elementos de tipo cultural, psicológico y artístico aunados a consideraciones y descubrimientos científicos de última hora en ese campo neurológico. La mezcla no resulta caótica y sí muy ilustrativa y sugerente.

Frazzetto analiza las emociones a partir de su propio ejemplo personal y parte del principio evolutivo que ya Darwin dejó establecido: "Cada emoción tiene finalidades adaptativas y sus propios orígenes evolutivos en animales inferiores". Es decir que "las emociones son una repuesta fisiológica a los acontecimientos que se producen en el medio --o una consecuencia del pensamiento y de la imaginación que los provoca- y esa respuesta se manifiesta a través de diversos cambios fisiológicos".

Y es justo mediante las emociones que nuestras respectivas mentes se comunican unas con otras. Son la reproducción más fiable de nuestro mundo interior que se proyecta al exterior, por ejemplo con la expresión de nuestro rostro. Su importancia es, pues, capital y no se las puede ignorar o minimizar o colapsar. Por lo tanto "la emocion resulta esencial en la toma de decisiones y en las elecciones supuestamente más racionales. Está claro que la emoción y la razón no son funciones mutuamente excluyentes en el cerebro. Hay entre ambas una dependencia recíproca" (pag. 37).

A partir de esos elementos, el autor nos propone un apasionante viaje a través de las emociones más profundas, desde la violencia de la ira, hasta la profundidad y persistencia de la culpa, los temores que agita la angustia, la indeleble persistencia del duelo por ausencias no aceptadas, pero también las emociones positivas, como la luminosa empatía, la alegría o la esencialidad del amor.

Libro pues para leer con calma y atención, con la libreta de notas al lado y un lápiz para subrayar los muchos descubrimientos que facillita. Si ademas, como es el caso, lo que se nos cuenta se hace en un estilo llano, comunicativo, cordial y amistoso, miel sobre hojuelas. Citas de Goleman, David Eagelman y Antonio,Damasio van festoneando los descubrimientos personales del autor mostrándonos cómo el eje del conocimiento oscila entre la razón, la emoción y el sentimiento. Esa conjunción facilita no solo el trabajo del científico sino el del poeta, el músico o el atareado hombre cotidiano de este agobiante siglo XXI.

Descubrimos con Frazzetto que el sentimiento es "una emoción que se ha hecho consciente" y que el conocimiento de nuestras emonciones puede tener una importancia psicológica, social, jurídica y hasta económica notables. Si a todo ello sumamos las incursiones literarias que el autor acomete para hacer más comprensibles sus propuestas, la lectura resulta sumamente agradable y sugestiva. El relato en primera persona ameniza el libro dándole también una dimensión humana bastante empática. No os lo perdáis.

FICHA

CÓMO SENTIMOS.- Giovanni Frazzetto. Trad. de Marco Aurelio Galmarini. Anagrama. 403 págs. 22,90 euros.

Compartir este post

Repost0
26 enero 2015 1 26 /01 /enero /2015 08:44
Los judíos y las palabras

Ya en el prefacio, los autores, padre e hija (el novelista Amos Oz y la historiadora Fania Oz-Salzberger) nos avisan que lo que vamos a leer es un ensayo "especulativo, directo y ocasionalmente lúdico" sobre esa continuidad que ostenta la historia e identidad de los judíos como pueblo. Y esa continuidad tan peculiar no se basa ni en la etnia ni en la política principalmente, sino en una "transmisión intergeneracional de contenido verbal, basada en unos textos determinados". Y en la tradición judía, la crítica, la revisión, la polémica y la discusión están indisolublemente unidos a tales textos, la Biblia, la Torá, la Mishná y el Talmud.

Y es precisamente esa característica del pueblo judío, que ha construido su identidad mediante el amor al Libro, a los libros, la lectura, la discusión, la enseñanza y la obligatoriedad de estructurar eso en la educación de los hijos por sus padres, en la cohesión de la familia con lazos de ese tipo, lo que constituye la principal fascinación que me ha provocado este ensayo. Convertir en señal de identidad de un pueblo algo como la íntima y secular relación entre la persona y las palabras, un principio vital articulado en mi propia vida como individuo fascinado por los libros, me parece algo asombroso.

Este binomio de Oz, padre e hija, han mostrado la inaudita historia de su pueblo enroscado en los avatares de los libros sagrados, de la cultura religiosa, pero también de rigideces sociales y éticas férreas, una suerte de endogamia profunda con la que no parecen estar de acuerdo, pero que admiran y respetan pese a su ambivalencia e intransigencia (ambos se declaran "ateos del Libro"). Como ellos mismos escriben, en el interior de cada judío hay una biblioteca, salvo para aquellos que han desdeñado sus raíces y han asimilado otras culturas, otras existencias.

Pero como en el budismo zen, lo esperanzador y vitalizador de esta forma de afrontar la vida, la de los judíos, consiste en su apertura hacia la discusión y la polémica, cuestionando a los maestros con entera libertad, buscando la propia verdad y garantizando una cierta innovación intelectual inextinguible. La pasión por saber, por interpretar, convierte "al mundo entero en un texto" y no es casual que la mayoría de grandes cerebros de la historia de la humanidad, en la ciencia, las artes, la fiilosofía o la literatura, hayan sido judíos. El judaísmo avala la busqueda incansable del conocimiento y la verdad.
.Es este un libro agudo, inteligente, informado, irreverente y osado, en el que ningun tema delicado o difícil para la ortodoxia judía ha sido dejado de lado, desde el sometimiento de la mujer y la prepotencia de una sociedad patriarcal, a la tradicional verbosidad compensatoria judía, la actitud ante el sexo o el sentido oscuro del humor (Woody Allen o Groucho Marx) y el complejo permanente y profundo de culpabilidad (Freud).
Amos y Fania muestran su agudeza cuando reclaman el talante itinerante del judío, morador de todos los paises, de todos los mundos, hombres de libros y de curiosidad y estudio, un trabajo en marcha que no excluye a nadie, ni a los gentiles cristianos ni a los musulmanes. Los judíos no deberían ser el Otro, el Forastero por antonomasia, sino unos hermanos a los que no hemos aprendido a amar, a entender o a conocer (aunque tampoco ellos han sabido propiciar ese acercamiento). El judío es la asignatura pendiente de la Humanidad. Lo malo es que parece que ellos también lo creen así, aunque por razones diametralmente opuestas. En realidad son el gran Malentendido de la historia.

LOS JUDÍOS Y LAS PALABRAS.-Amos Oz y Fania Oz-Salzberger.- Traducción de Jacob Abecasís y Rhoda Enelde.- Siruela.-220 págs.19,95 euros.

Compartir este post

Repost0
26 enero 2015 1 26 /01 /enero /2015 08:07
Asesino en el tiempo

Entretenida película policíaca francesa que mezcla los ongredientes del cine negro, particularmente el asesino en serie, con un elemento de ciencia ficción, apuntado sin más, sin explicaciones o justificaciones, el viaje en el tiempo. El director y guionista Germinal Alvarez, dirige rozando la excelencia a un magnifico actor, Jean-Hugues Anglade como Richard Kemp, cuya actuación sin alardes ni histrionismos, contenido, matizada, crean un personaje que atrae, perfectamente sintonizado con la actriz Melanié Thierry, forzando una química entre los dos que da profundidad a la historia, tan increíble como sugestiva.

La película logra mantener la tensión y la fuerza, espoleando al espectador con giros y guiños de la trama que no permiten un momento de relajación o despiste, arropado por un excelente trabajo de cámara y un montaje y fotografías de alta calidad..

Es un thriller de suspense sin excelsivas complicaciones argumentales se basa en una linea clara y sencilla: un inspector de policía con un amargo caso de su pasado que no logró resolver, se ve trasladado en el tiempo de una forma inexplicable hasta aquélla época de su pasado y así poder tener la oportunidad de enmendar lo que hizo mal. Esa segunda inesperada oportunidad que no hay nadie que no haya soñado alguna vez. Aunque si recordamos la obra de Max Frich, "Andorra", esa posibilidad utópica no sirve más que para llegar al mismo sitio y cometer los mismos errores de una manera fatal, aunque seguramente por distintas causas o motivaciones. En esta película se está más atento a no cargar en la recámara ese pesimismo y se propicia un final que agrade al espectador. Eso quizá desminuye la valía de una película estimable y que queda solo en correcta.

Compartir este post

Repost0
25 enero 2015 7 25 /01 /enero /2015 17:04
En un patio de Paris

Dirigida por Pierre Salvadori, la cada vez más sólida Catherine Deneuve--incluso en papeles tan desvaídos como este- y Gustave de Kervern que le da la réplica, nos ofrecen una comedia-drama que con algunos momentos de cierto agarre emotivo o humorístico es tan desaliñada como el personaje que interpreta Gustave, un músico mayor que abandona su trabajo arrasado por el desinterés, la perplejidad y la droga y encuentra trabajo como conserje de un bloque de pisos en un barrio popular de París. Las relaciones que el ex músico mantiene con los vecinos del inmueble, particularmente con la deliciosa y trastornada Deneuve, rozan el sainete o la comedia de enredos sin llegar en ningún momento a perder el profundo dramatismo de unas personas desencantadas que rozan la patología mental o la consciente estupidez de la mezquindades entre vecinos. Los dos actores principales bien secundados por dos o tres secundarios como Pio Maramai o Feodor Atkine., campan a sus anchas siguiendo un guión no muy inspirado que tiene frecuentes baches de interés. Las historias son variadas, pintorescas y se entrecruzan sin ton ni son, hasta confundir todo en una amalgama de grises en el que sólo destaca la creciente ausencia mental de la Deneuve o la falta de motivación del conserje improvisado hacia sí mismo que le lleva impepinablemente a la muerte. Parece como si las grietas en el edificio que motivan el desespero de la Deneuve acaban por hacer tambalearse la estructura entera del filme.

Compartir este post

Repost0
24 enero 2015 6 24 /01 /enero /2015 08:37
Into the woods

Está de moda reinventar los cuentos infantiles, a veces con mucha gracia como "Shreck" o "La bella y la Bestia" y a menudo con gacia basta o vulgaridad como "Caperucita Roja" o "Gulliver". En este caso se adapta el musical de Broadway de los años 70 "Into the Woods", en los que se unen de forma ingeniosa cuatro cuentos clásicos de los hermanos Grimm (Caperucita Roja, Cenicienta, Jack y las habichuelas mágicas, y Rapunzel o "Rizos de oro", usando como elemento de unión a una pareja de panaderos (Emily Blunt, excelente y James Corden, colrrecto) y a una bruja (una formidable e histriónica Meryl Streep). Ella es la que impone la condición para unir en el relato las cuatro historias al exigir que para levantar un hechizo que pesa sobre la potencial descendencia del panadero y su mujer deben recoger varios objetos mágicos de los personajes de estos cuentos. A Bob Marshall no logra salirle bien el hechizo cinematográfico para que los cuentos nos resulten entrañables, ni los personajes, ni la música y las cancines, ni siquiera las secuencias capitales. Lejos pues de "Mary Poppins", "La Bella y la Bestia" o "El Rey León".

Los efectos especiales no están mal, y tampoco el diseño de producción o las caracterizaciones. Sin llegar a ser algo notable (cosa que prometía el argumento y los actores que hacen su trabajo con una gran naturalidad, incluído Johnny Depp, que ya comienza a ser un poco reiterativo). Lo más censurable en "Into the Woods" es imputable al director sin duda, cierta planicie de desarrollo, redundancias innecesarias y un desvaimiento que no eleva el interés precisamente (y más teniendo en cuenta que el público principal al que se dirige es el infantil o adolescente).

Como conclusión, merece la pena verla, a pesar de los defectos apuntados.

Compartir este post

Repost0
23 enero 2015 5 23 /01 /enero /2015 16:39
Foxcatcher

No, no nos llamemos a engaño. No se trata de una peli de deportes, de lucha grecorromana en concreto, tampoco de luchador en horas bajas que nos cuenta su historia de renuncia y redención, no es Rocky ni Cassius Clay, es una película de poder, depravación, complejos profundos y actitudes paranoicas y comportamiento psicótico. Es una película de psicopatología en el mundo del deporte.

Mark Schultz (Channing Tatum), que tiene una mdella olímpica arrastra un complejo de dependencia e inferioridad hacia su hermano que también goza de ese premio, Dave Schultz (Mark Ruffalo), padre de familia y el hermano mayor que crió a Mark. Al otro lado del espejo tenemos a John du Pont (Steve Carell, lejos, lejísimo de sus papeles de comedia habituales), un multimillonario medio fascista obsesionado por ese patriotismo radical de muchos norteamericanos que lo justifica todo. La obsesión de du Pont por superarse a sí mismo frente a su desquiciada familia es lo que fuerza la trama hacia su amargo final. Tras grandes artores en pleno uso de sus capacidades interpretativas.Buena fotografía y un ritmo de creciente e incómoda tensión (aunque en ocasiones se vuelve torpe y pesado). Dirige con oficio e inteligencia, Bennett Miller, autor también del "Truman Capote" que vimos hace dos años y que da a esta su nueva película como una continuación de la visión realista y amarga de una Norteamerica llena de contrastes y paradojas, capaz de ofrecer tipos como Du Pont, cuya mente enferma y manipuladora puede ocasionar daños graves en personas de carácter impresionable. Damos un nota superior a la interpretación de Carrell.

Compartir este post

Repost0
23 enero 2015 5 23 /01 /enero /2015 10:12
Noticias felices en aviones de papel

Es una metáfora de la existencia precaria de una vejez pródiga en recuerdos que se va sumiendo --demencia senil, alzheimer, ¿qué mas da?-- en una realidad paralela, ficticia pero aparente. Son personajes, la anciana Pauli, judía polaca que huyó joven de los nazis y se conviritó en una bailarina de varietés en el Paralelo barcelonés de los 50, el adolescente Bruno, desencantado, rebelde y sensible como muchos de los que pueblan la cosmogonía del maestro Marsé.

Nuevamente el escritor transita por el escenario de sus recuerdos y vivencias, esta vez el barrio de Gracia a comienzos de los 80 (aunque más parece de la época preferida por Marsé, los 50 y 60), con su miseria y sus personajes austeros, frágiles y necesitados, sumidos en un vivir difícil, sin horizontes ni sueños realizables, atados a las necesidades básicas, a la soledad y a la escasez. Y como siempre en Marsé, como si fuera un "aventi" adolescente, son otros sueños los que pueblan sus libros, en este caso la hermosa metáfora de los aviones de papel que la vieja Pauli lanza a la calle, con frutas, elimentos o paraguas porque llueve, convencida de que su pasado ha tomado cuerpo en la calle que ve desde su balcón.

Es un cuento largo o mejor una novela corta en la que Marsé desgrana sentimientos y emociones primarias y profundas, que requieren más de una pasada para hacerse evidentes, engalanadas por una prosa ajustada, somera, austera, de adjetivos inesperados y contundentes. Ella regala buenas noticias en aviones de papel de periódico que suele traer impresas bajo las letras positivas de la anciana las oscuras noticias de la época. Bruno, el joven inteligente y realista en el que uno siempre quiere entrever al propio Marsé, nos cuenta la historia y conocemos a la madre, siempre afanosa, al irresponsable y fantasmagórico Raciocinio, su padre hippie (menudo sartenazo a los soñadores irredentos de los 60) que está siempre de paso, perdido en sus paraísos lejanosy a dos chicuelos de la calle que constituyen un "aventi" encarnado y con los que Marsé juega su baza de sueños tristes y falsas realidades.

No hay sentimentalismo ni idealización en estos personajes abrumadoramente reales que muestran su respuesta a las perentorias necesidades del momento, en los que no es posible más ética que la que dicta el provecho parvo que exige la realidad. Novela corta o cuento largo, Marsé sigue estando en forma, quizá le falta el aliento de largo recorrido, pero nos regala otra muestra de su maestría narrativa, llevando una historia realista y modesta al terreno fantasmal de lo onírico (sólo insinuado, como es marca de la, casa).

FICHA

NOTICIAS FELICES EN AVIONES DE PAPEL.-Juan Marsé.-Lumen. 96 págs. 22.90 €

Compartir este post

Repost0
22 enero 2015 4 22 /01 /enero /2015 15:26
Hampa dorada

Hay quienes abominan de Frank Sinatra como actor, prefiriéndolo como "crooner", cantante melódico de altura. Para mí el Sinatra actor hubiera merecido más de una estatuilla de los Oscar, aunque no pero "Hampa dorada" (correcto, no obstante) y la segunda de la serie "La mujer de cemento" (rodada en 1968, un año después de la que comento). Película mediocre de guión no muy bueno, basado en la novela de Marvi H. Alberto dedicada a la opulenta y mísera convivencia del lujo y la miseria moral, ricachones y delincuentes, drogas y sexo fácil, que reinaba en la costa de Miami en los sesenta.

Se trata de una trama policíaca que protagoniza un detective privado, Tony Rome, una figura clásica (interpretado por Sinatra) con su moral de perdedor, un antihéroe como los de las novelas de Hammet o Chandler, incluso con parajes muy parecidos a los que interpretara en su día Humphrey Bogart (y casi con el mismo estilo interpretativo). Aparición de una jovencísima Sue Lyon, como la hija pazguata pero buena persona de un magnate de la construcción (el sólido Simon Oakland, al que veríamos como inspector de policía en West Side Story"). Es un personaje sin relieve oscurecido por interpretaciones como la de la bella Jill St. John y la de Gena Rowlands. Esta copia fiel del clásico cine negro no logra recrear la atmósfera cerrada y agobiante de aquellas viejas películas. Una vez más el héroe solitario investiga en los dorados bajos fondos de una ciudad dedicada al juego, la droga y el placer, con la muy reticente ayuda de un teniente de policía (Richard Conte). El intento de construir un Boggie Dos no tuvo éxito, aunque Sinatra no sigue muy de lejos el gancho de Bogart.

Compartir este post

Repost0
21 enero 2015 3 21 /01 /enero /2015 16:56
El amor es extraño

En 1968 sobre un guión de la obra teatral «La escalera», de Charles Dyer, Stanley Donen convenció a Richard Burton y Rex Harrison upara que protagonizaran una película sobre dos gays que formaban una pareja con mas de tres décadas de relación, mostrando imágenes dramáticas y grotescas de la pareja (recordemos que una década antes el hecho de ser gay había llevado al suicidio al científico Alain Turing, héroe de guerra británico).

Esa visión burlesca de la temática homosexual (pero verídica, crítica y satítica además de entrañable) no es precisamente la que el director Ira Sachs, nos propone, aunque si muetsra que aun en estos tiempos y en Estados Unidos (Nueva York, nada menos) la hipocresía social y política en materia sexual puede crear problemas graves a los decididos que declaren publicamente sus prefreencias sexuales "no convencionales".

Los que sí estás a la altura de "La escalera" son los actores, Alfred Molina y John Lithgow, que en algunos momentos lograr superar a los maestros del pasado. Quizá sea porque en el primer caso la pñareja no acaba de entenderse muy bien y son dos viejos cascarrabias. Pero en ésta, el amor y el respeto mutuo se convierten en una delicada muestra de lo hermoso que puede ser el matrimonio entre dos personas que se entiendes, sin importar siu sexo, por supuesto. Sinceridad a tope, autenticidad elevada, sentimientos y sutileza en las emociones. ¡Vaya par de actores! No hay melodrama alguno aunque, puestos a encontrar fallos, hay demasiada dispersión y el guión no deja de ir de una historia a otra, dejándonos la que nos importa en segundo plano. Después de 39 años de convivencia entre dos personas, el hecho de que la empatía siga funcionando a tope, así como el cariño y la complicidad, es un ejemplo magnífico para reflexionar sobre el amor. La ironía del título es que un amor así se le califique de "extraño". Aunque estadisticamente lo sea. Al menos nos recordará que el amor no sólo vive de juventud, también en la vejez, en el día a día, en un pequeño apartamento, en los apuros económicos, en las dificultades y los problemas. Ben y George, una pareja con casi 40 años de convivencia deben abandonar su casa por los problemas económicos creados al ser despedido el más joven, profesro de musica, cuando ambos deciden casarse legalmente con la nueva ley. Buena labor de Marisa Tomei en este drama con tonos de comedia amable, discret6a y elegante, aunque un tanto deslabazada.

Compartir este post

Repost0
21 enero 2015 3 21 /01 /enero /2015 09:58
El final de Sancho Panza

Saludé con afecto la aparición de "Al morir don Quijote" en 2004. Diez años más tarde Andrés Trapiello, novelista, ensayista y memorialista se mantiene fiel al vivero donquijotesco, retoma el argumento cervantino que dejó ficcionado con garbo en su novela pasada y recoge asu personajes huérfanos del Caballero de la Triste Figura para, de bromas y de veras, usando y abusando del léxico castellano de la época, fiel en lo posible a semejarse al limpio vocabulario de don Miguel (no siempre lo consigue, como es natural y a veces se le percibe el artificio) desmenuzando aventuras por tierras sevillanas y del Nuevo Mundo.

Las páginas más logradas a mi parecer transcurren en la capital andaliuza, en las tabernas donde se reunen toda la grey "de jiferos, rufianes y matsietes" donde el mozo Cebadón --que dejó preñada a Antonia, la sobrina de don Quijote y la persigue-- con algunos guiños del autor al lector como cuando hace que Periquillo el Cojo, jefe de rufianes, le diga a Cebadón "Cuide de no encumbrarse tanto que se despeñe y no hable rodeado, hermano, que aqui nos holgamos con la llaneza", que tan bien ajusta a lo que en una memorable escena de don Quijote, el falso titiritero del teatrillo de las marionetas, Maese Pedro, también un famoso ladrón, dice al muchacho que le ayuda en su espectáculo ante el Caballero: "Llaneza muchacho, no te encumbres, que toda afectación es mala".

Sancho Panza, la sobrina Antonia, Sansón Carrasco, el bachiller, que se ha casado con ella sin saber que está embarazada de Cebadón y el ama Quiteria, ya han hecho el duelo por la muerte del caballero y sufren de esa quijotización que ha llevado a Sancho a aprender a leer y escribir y contar y a los demás a buscar aventuras por el ancho mundo que se despertaba en ese siglo. Sumando los dislates de los viajes a las Indias, como llamaban en el Siglo de Oro a América, con toda su corte de los milagros, miserias, delitos y trapacerías, nuestros pobres lugareños pondrán a prueba su paciencia, su valentía y sus tristezas y miedos. Eso sí, apreciable intento de remedar cervantino que queda en otra cosa, digna sin duda, pero mera sombra de la fuerza, energía, vitalidad y humanidad del verbo cervantino. Más hija de las novelas picarescas que del Quijote, Trapiello pasa sin muchos apuros por la maroma que le exige el idioma y la calidad de los personajes, sin llegar a brillar pero dejando un poso de cierto contento por el cuidado con el que describe los cambios y transformaciones personales que florecen en todos los que vivieron junto a Alonso Quijano el Bueno.

La novela rezuma respeto y decoro ante la grandeza del modelo que busca continuar y alentar. Quizá sirva para llamar la atención hacia la lectura principal, una de las asignaturas pendientes de la cultural popular española, la que habría de ser amada y preferida por todos los que somos de este país desdichado pero interesante y humano: la lectura generalizada del Qujijote, como obra nacional por excelencia de esta Península tan antojadiza y despreciadora.

FICHA

EL FINAL DE SANCHO PANZA Y OTRAS SUERTES.-Andrés Trapiello.- Ed. destino.-430 págs.19,50 euros

.



Compartir este post

Repost0

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens