Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
7 agosto 2014 4 07 /08 /agosto /2014 08:04
The signal

Lástima. La película empieza muy bien, la historia de los dos jóvenes, acompañados por la novia de uno de ellos, a la caza de un "hacker", tiene cierta gracia, con añadidos de flsh back para explicarnos, pero nunca del todo, porqué el chico va con muletas. Al llegar al no-sitio donde procede la señal del pirata informático, con secuencias al estilo de "la bruja de Blair", la cosa parece decantarse por una peli de terror, pero muy pronto va cambiando de tercio y entramos en una trama de ciencia futurista, secretos lugares impolutos y detalles que incluyen algunos momentos de tensión y misterio. Todo lo que nos cuentan nos va dirigiendo a la célebre área secreta de los Estados Unidos, el área 51, relacionada con los ovnis y los visitantes del espacio exterior. Nos vamos despegando de la verosimilitud y con algunos fallos de guión e incoherencias del argumento, nos vemos sujetos a las aventuras de un joven del que nos van sirviendo sin cesar secuencias idílicas de su pasado. Todo se va complicando con huidas y despliegues científico militares hasta que los últimos minutos de la cinta que hacían esperar un final estilo sangriento, como La Huida o Bonnie and Clay, se da el salto definitivo hacia el intento de asombrar al respetable y saltarse a la torera la ley no escrita de la ciencia ficción: hacerla verosímil al espectador. Pero parece que al guionista ya se le acabaron las ideas y el único protagonista, la chica y el amigo fiel son puro adorno casi innecesario, cierran su aventura absortos ante la fantástica realidad que se nos ha ocultado, que Laurence FIshburne, el "Morfeo" de la saga Matrix es, en realidad, un robot. Vaya por Dios, ya nos lo temíamos, con tanta película alimenticia de, por otra parte, tan buen actor. El director Lindelof va dejando miguitas de pan para que sigamos el rastro de su historia, pequeños detalles que no aclaran nada y despistan más bien, ya que al final todo sigue sin aclarar.

Buena realización artística y de postproducción, filmada con habilidad y profesionalidad. La película es como un caramelo muy vistoso que al final solo en un pedazo de azúcar de SF sin más aditamento. El cartel, magnífico, con su velada referencia a 2001 de Kubrick: ¿un guiño para cinéfilos de que todo tiene que ver con otro Hal?

Compartir este post

Repost0
6 agosto 2014 3 06 /08 /agosto /2014 20:04

Compartir este post

Repost0
6 agosto 2014 3 06 /08 /agosto /2014 07:46

Larga y algo cansada excursión por la zona de Tivissa, plena de bosques y rincones hermosos. Comenzando por el pueblo La Serra d'Almós, una incursión al norte por la sierra de Llaberia, hasta la cima del Montalt (700 y pico metros) y descenso por la Mafla y el umbrío rincón de la Vizcaina, bajando hacia Tivissa por el Bosc Negre, un frondoso y mágico bosque de encinas y los roquedales de Les Moles. Con unos desniveles acumulados que se acercan a los mil metros, lo cierto es que requiere cierta preparación física ya que podemos contar con un recorrido --con ciertos desniveles bastante rompedores-- que oscila entre las siete u ocho horas en total. Mejor hacerla en primavera u otoño e ir bien surtido de agua y algunos alimentos energéticos. Aconsejamos dos vehículos, uno lo dejaremos en la zona de aparcamiento de la entrada sur al bello pueblo de Tivissa.

Con el otro iremos al cercano pueblo de La Serra D'Almos, desde donde comenzamos el recorrido en el sendero (PRC-182) que sale hacia el sureste de las afueras de la población, una pista que lleva al Mas d'Alerany, una antigua gran masia reconvertida en hospedaje rural. Dejamos a nuestra izquierda la zona de esparcimiento de la Font Vella que vale la pena visitar, a no ser que hagamos un circular y volvamos a La Serra D'Almos, sin desviarnos a Tivissa (lo que supone un acortamiento de casi tres horas en el recorrido.), ya que el regreso al pueblo tiene una ruta propia que pasa directamente por el Mas de Pena. Recorremos el Barranco de Mussefres, por el valle (este) con la imponente y lejana mole del Montalt enfrente nuestro. Llegamos al Mas del Eloy , donde nos encontramos con el GR-7 que viene de Tivissa y se dirige a la Sierra de Llabería. Una vez realizada la subida a la cima del Montalt volveremos a buscar ese punto de encuentro para seguir por el GR hacia Tivissa. El PRC se solapará con el GR, siempre siguiendo una ancha pista, más o menos hasta el Pouet del Mano. Una vez una vez pasadas la Font del Gat (a la derecha) y la Font de la Pena, a la izquierda y ambas sin agua (en este última, se puede coger un empinado sendero que sube directo al Pouet del Mano, lugar previsto para acceder al Montalt). 

Durante todo el esforzado camino por la pista vamos caminando con el barranco a nuestra derecha, ascendiendo sin parar, junto a bosques tupidos de pinos, carrascas, castaños, arbustos de monte bajo, espinos y brezos. Una vez pasado la zona abierta desarbolada donde se ha situado un punto de recogida de agua para incendios, hay una confluencia de caminos: una sendero que sube por el pinar a mano izquierda y una pista que se adentra hacia el nordeste con un cartel que señala al Barranco de la Mafla. Seguimos por el sendero GR (al volver, bajaremos por la pista, una vez recorramos la amplia cima del Montalt con sus dos picos separados por cornisas). De momento pasaremos junto a las ruinas de otro mas, el de Castelnou (que dejamos a la izquierda, sobre nosotros: vale la pena visitarlo), y tras una subida fuerte llegamos al punto, el Collet del Pouet del Mano, donde hemos de atacar la mole montañera. El GR sigue por la izquierda hacia el coll del Montalt.  A la derecha surge el empinado sendero, señalado con marcas de color calabaza, que nos lleva, con cortas grimpadas, por un canal que, entre peñascos caídos, parece topar con una pared de roca, pero a la derecha surge un paso que nos permite llegar a la carena. Seguimos un poco mas el canal hasta que se bifurca, tomamos el de la derecha hasta llegar junto a la pared. Vamos a la izquierda y llegamos a la carena de Escambellet, muy cerca de la Punta Norte del Montalt.  Hemos de crestear decididamente siguiendo la derecha hacia la cima sur del Montalt (749 m). La cima es una meseta irregular y alargada con bastantes puntos de grimpada simple y fácil y formaciones rocosas de original belleza,  que ofrece al excursionista un amplia panorámica de los valles y montañas que rodean Tivissa y el valle del Ebro, --con algunos atisbos de  recodos de sus aguas verdes, y en la lejanía, las tierras y pueblos del Priorat y la Terra Alta, con sus cordilleras y sierras, Montsant, Prades, la sierra de Vandellós y la de Cardó. Se trata de un punto montañero poco frecuentado por los excurisonistas y es una pena pues tiene una de las mejores panorámicas de la Sierra de Llabería.

En la Punta Sur encontramos un bosquecillo de encinas junto a un vértice geodésico. Para bajar iremos por la ladera rocosa, con una zona magnífica de rocas agrietadas como si fueran trincheras de una guerra cualquiera y mantenemos el sendero que está marcado en amarillo y con suficientes fitas de piedra para no errar el sendero. Llegamos al Collet del Montalt que atraviesa el camino real de Tivissa a LLabería y cogemos el sendero señalizado que baja al norte hacia el barranco de Mussefres, pasando por el llamado racó de la Vizcaina y un encinar muy espeso que se conoce como el Bosc Negre. Por la pista llegamos al citado punto de cruce con el GR. Seguimos por la misma pista de subida hasta el Mas de Eloy donde abandonamos el PRC que va al pueblo de Almos y seguimos por el GR (izquierda y en bajada) que nos llevará a Tivissa. Nos solapamos con el PRC 182 que también va a Tivissa pero que se desvía en la caseta de Capcir. Bajamos por el barranco de Capcir, con la impresionante mole de la Roca de Torra a nuestro frente. Pasabos junto a  la caseta del Pubill y las ruinas del Mas del Reboig. Nos desviamos hacia el barranc de Casanyes (hay una fuente junto al Mas de ese nombre, que dejamos a nuestra derecha), pasamos a la izquierda del mas del Pagés (que tiene la Font den Cardona al lado). Una media hora más de camino hasta llegar a una pista cementada que sube hacia la carretera de Tivissa, junto a la entrada norte del pueblo, en la zona de las piscinas. Desde ese punto hay que bajar por la carretera unos 200 m hasta llegar donde dejamos el coche y dar por finalizada la caminata.

NO SE PIERDA

Durante la excursión: una visita al Mas de Castellnou. Aun en ruinas da una idea exacta de su importancia y su magnifica construcción ajustada a las exigencias de la vida rural aislada. Desde los corrales, el horno del pan, el pequeño huerto para las verduras y hortalizas, junto a un poco o fuente (ahora, secos). Nos cuentan en el libro colectivo que recomendamos en otro lugar, que el último habitante del mas fue un  pastor. Una noche de tormenta con gran aparato eléctrico (por cierto he pasado algunas en refugios de alta montaña y una al raso y es lo más espectacular y aterrorizante: uno comprende la nimiedad de la existencia humana cuando a la Naturaleza le da por ponerse brava) un rayo atravesó el mas, carbonizó al ganado en el corral y permitió vivir al pastor aunque el pobre perdió todos los dientes por curioso efecto de la descarga. Después de la caminata dedique un poco de tiempo a deambular por Tivissa, un pueblo digno de la paleta de un pintor visto desde la carretera. Dentro del casco urbano, los restos de la muralla y la iglesia. Los alreddedores de Tivissa son espectaculares (véanse algunos reportajes sobre ellos publicados en estas paginas)

DOCUMENTACIÓN

Por encima de todo, el libro ya recomendado de "Muntanyes de Tivissa-Vandellós", una guía de excursionismo que ofrece 19 itinerarios y tres travesías completas de los dos macizos. Es un volumen colectivo escrito por seis jovenes (dos chicas entre ellos, una, directora del libro) todos montañeros, geógrafos, biólogos, geólogos, ingenieros forestales...en fin, un lujo para una guía de estas caracteristicas. Edita Piolet y se encuentra en Can Serret de Vallderrobres. Como complemento los mapas "Muntanyes de Tivissa" 1:15.000 de Piolet  y "Muntanyes de Vandellos" de 1:20.000 editado por Piolet y el Ayuntamiento de Vandellós. También los encontrará en librerías especializadas en excursionismo.

 

Circular de Tivissa al Montalt pasando por la Mafla
Circular de Tivissa al Montalt pasando por la Mafla

Compartir este post

Repost0
3 agosto 2014 7 03 /08 /agosto /2014 09:36
La música nunca dejó de sonar

Basada en un relato del doctor Oliver Sacks sobre un paciente suyo ("El último hippie") narra la conmovedora historia de un joven con un tumor cerebral que recupera alguna de las funciones de la memoria y un comportamiento más o menos normalizado gracias al amor y la influencia que la música pop de los años 60 y 70 tuvo para él. Drama humano, drama de las relaciones paterno filiales, drama hospitalario, tres figuras esenciales, el chico, y sus dos padres, la madre cariñosa pero poco asertiva, el padre dominante y tradicional encastillado en sus recuerdos, los nexos musicales de unión entre padre e hijo y la ruptura generacional con la fuerza del vendaval de los sesenta, el mundo hippie y la guerra de Vietnam. La marcha de casa del hijo rebelde y el reencuentro veinte años después con el muchacho, treintañero, convertido en un vegetal sin memoria y sin pasado a consecuencia de un tumor cerebral invasivo.

En la línea de "Despertares", la cinta de los noventa de Penny Parshall, con Robert De Niro y Robin Williams, también basada en un libro del neurólogo, se trasciende el simple drama hospitalario para devenir una reflexión sobre la fuerza inmensa de cierto tipo de vivencias y recuerdos de la psique humana para proceder al rescate de la personalidad encerrada por la enfermedad en una cárcel de la que casi nunca se puede salir. En este caso, es el poder de la música en una psique joven e impresionable: Bob Dylan, Rolling Stones, Greatfuld Dead y The Beatles en uno de los momentos inaugurales más emotivos de la cinta. Canciones unidas a incidentes clave en la formación de l psique: el primer amor, el primer beso, la amistad profunda, un espectáculo inolvidable, ligados a determinadas músicas, y el poder de esos sones para arrebatar a una persona de un forzado estado catatónico, una mirada vacía y un gesto congelado.

En este caso y paralelamente a ese despertar propiciado por la sensibilidad y el acierto de una psicoterapeuta musical (una de las especialidades estudiadas por Sacks) resulta magnífica la conversión del padre condicionante y ensimismado en sí mismo, en un padre responsable que busca la comunicación y el amor de su hijo como prioridad absoluta, asumiendo pasados errores y esforzándose por aceptar la cultura hippie de su hijo.

Película irregular y previsible, no obstante resulta emocionante y sugestiva. No se la pierda. Magníficas interpretaciones de los tres protagonistas. Y si le gusta la música pop de los 60 y 70, se emocionará. Y como complemento literario, además de leer el libro de Sacks sobre la musicoterapia (publicado por Anagrama) léase también --me lo agradecerá-- el "Viaje en torno a mi cráneo" (mal título pero extraordinario contenido) de Frigyes Karinthy, que ha editado Galaxia Gutemberg.

Compartir este post

Repost0
2 agosto 2014 6 02 /08 /agosto /2014 08:44
Nombres propios: W. M. Thackeray

Los aficionados a la buena literatura inglesa del siglo XIX e, incidentalmente, los cinéfilos que disfrutaron con "La feria de las vanidades" y con "Barry Lindon", (esta segunda una versión magistral del gran Kubrick) pondrán toda su atención a las líneas que siguen, pues les voy a recomendar una novela poco conocida del autor de las dos joyas antes citadas y llevadas al cine en las últimas décadas. Se trata de "La historia de Samuel Titmarsh y el gran diamante Hoggarty" y el autor de las tres novelas es William Makepeace Thackeray, un flemático autor británico nacido en Calcuta en 1811 y fallecido en Londres a la temprana edad de 52 años. En la época victoriana en que vivió sólo hubo un autor que rivalizara con el éxito que obtuvieron sus novelas en toda la Commonwealth y países afines (Estados Unido y parte de Europa, entre la que no nos encontramos), el genial Dickens. Como este gigantesco autor, Thackeray no tuvo reparo alguno en reflejar en sus novelas partes de sus experiencias y unos retratos de las clases media y alta inglesas llenas de ironía, crítica sardónica, humor y desparpajo. Incluso se permite citar al final de la novela al mismísimo señor Pickwick, el inmortal personaje de Dickens. Más político en sus análisis y dueño de una habilidosa vena satírica, corrosiva las más de las veces, es menos sentimental que Dickens y también menos compasivo. Stanley Kubrick logró mostrarnos la vena ácida de este autor con las brillantes imágenes de Barry Lindon. La historia del joven Samuel, escribiente de segunda en una empresa de seguros de la City, al que una adinerada tía le regala un fastuoso diamante que se convertirá en el inesperado pasaporte hacia la riqueza, la entrada en la clase alta y la ruina y el desencanto de los escándalos financieros, recuerda un poco la aventurera vida de Barry Lindon, aunque Samuel no llega a la altura del ingenuo y ambicioso escalador social que fue el primero. Rodeado de personajes complejos, divertidos, inmorales y corruptos, la novela es una delicia que despertará sonrisas, aunque algo melancólicas y también reflexiones más tristes sobre las semejanzas inmorales de los mundos financieros y del poder que nos evoca el autor con los que hemos de sufrir en estos tiempos. (en especial en casos tan sonados como el Gurtel, Camps y "tantti altri"). Me sorprende que nadie se haya embarcado en llevar al cine la historia de Samuel y el diamante Hoggarty.

FICHA: LA HISTORIA DE SAMUEL TITMARSH...-William Thackeray.-Traductora: Ángeles de los Santos.-Ed. Periférica.- 250 págs. 17,90 euros.

Compartir este post

Repost0
1 agosto 2014 5 01 /08 /agosto /2014 08:38
Ávidas pretensiones

Fernando Aramburu, nacido en 1959 en San Sebastián y uno de esos pocos escritores españoles que residen en otro país (Aramburu, en Alemania) y aquí se van proyectando en sus libros de una forma discreta y casi siempre con una enorme calidad, destacando muy por encima en la agobiante sobreproducción de los plumíferos nacionales (¿tienen idea vuesas mercedes de la cantidad ingente de novelas y relatos --por ajustarnos a un género literario- que se publican en este país?). Y ahora, el consejo adelantado: corran a comprarse "Ávidas pretensiones" de Fernando Aramburu y no sólo por tratar de NO ser una gran novela, ni LA gran novela del año en España, sino porque en ese esfuerzo benemérito, don Fernando ha pergeñado un relato de lo más chusco, acerbo, divertido, despiadado, picante, riguroso, agudo y descacharrante dedicado en cuerpo y alma a un tipo de gente que menudea por el gremio al cual él pertenece (al sector más digno, por lo que veo). Es decir, a los creadores literarios, a los escritores y dentro del género al de los poetas, poetillas, poetastros y vates furiosos de cualquier jaez poco recomendable.

Aramburu se nos descuelga con unas crónicas sobre unas jornadas poéticas en un convento rural cercano a un pueblo de la España profunda. No me extraña que nuestro autor se llevara el Premio Biblioteca Breve y que, seguramente, tenga algo de cierto el cuidado apuntado en la "observación" preliminar del libro: "A fin de preservar su vida y la integridad de sus modestos bienes, el autor ha tenido la cautela de asignar nombres ficticios a los actores...y lugares (ficticios)...El resto es todo verdad". Hay que tener valor y agudeza para mostrarnos a esos casi treinta poetas de toda clase y condición, hacerlos más que creíbles, usar un humor fino, habilidad verbal, oído justo para modismos y diálogos y unas dosis homeopáticas pero muy visibles de mala uva. Las jornadas son desternillantes, los eventos consuetudinarios que acontecen en esas rúas pasan de castaño claro, desde el vate que se droga con hongos sin encomendarse a dios o al diablo, los que buscan sexo por doquier, las poetisas metidas en sazón, las peleas y los celos, las venganzas mas o menos traperas, la autoridad del experto en antologías, la vanidad de vanidades y sólo vanidad de todos y cada uno de los supuestos poetas y la soberbia habilidad del encuadre y escenario: el convento de "las hermanas siervas de las sagradas espìnas de Jesús", a un tiro de piedra de Morilla del Pinar, un pueblo de chiste de paletos, de tópico rural. Los "dramatis personae" son casi una treintena, Juanjo Changa, Tadeo Balboa, Evangelina González, (la Nívea), Amalia Solórzano José Manuel Agüero Lopetegui, (Lope), el maestro organizador, Susana Valcárcel, Vanessa Rincón, objeto del deseo de todos los machos y alguna hembra del elenco...hay donde escoger y no hay por donde cogerlos. Las escenas y los debates, las lecturas y los incidentes generan una de las novelas más divertidas que he leído, con esa sensación un poco culpable que uno trata de sofocar ante la crueldad de la sátira --con detalles tiernos, faltaría más, sino sería un libelo y perdería su gracia feroz--del mundillo poético y por extensión, del literario, semejantes como dos gotas de agua, ha quedado bien descrito y bien servido, rodeado de un espeso caldo procaz, pero nunca grosero, de sexo en todas sus variedades. Todo, en suma, un gozoso disparate, una gigantesca greguería literaria trufada del aire burlón de Quevedo, el tremendismo socarrón de Camilo José Cela y unas gotas amargo cachondas de Valle Inclán. Con diálogos de una justeza ejemplar, ácidos, divertidos, canallas y esperpénticos. Como este: Dos poetisas lesbianas se están jurando amor eterno, una de ellas dice: "Me mataré el día que te mueras, ¿Harás lo mismo?", su compañera, sin dejar los arrumacos subidos de tono, responde, "Tendría que mirar la agenda".

En suma, una cachonda novela dedicada al ego literario, uno de los más feroces y cainitas egos profesionales del almacén de egos desatados de la humanidad. Por eso la recomendación que hago de esta novela memorable --en el sentido chungón y gozoso-- tiene una excepción rigurosa: si usted es poeta o trata de serlo o aspira a formar parte del Parnaso español...no la lea, pase de ella, ignórela. Calcinará sus más ávidas pretensiones.

FICHA

ÁVIDAS PRETENSIONES.- Fernando Aramburu.-Seix Barral.- 413 páginas. 20 euros.

Compartir este post

Repost0
30 julio 2014 3 30 /07 /julio /2014 07:20
Amanecer en el planeta  de los simios

Segunda entrega de la nueva versión del Planeta de los Simios, bastante alejada de la del año 68, dirigida por Franklin Schaffner y con un Charlton Heston memorable y un elenco de buenos actores convertidos en simios muy artesanalmente, además de un final magnífico e inesperado que condicionó fatalmente las cuatro películas que le sucedieron y las dos series de televisión. En 2001 Tim Burton se atrevió con la franquicia y nos regaló una oscura, densa y bastante divertida versión que encantó a los amantes del cine de ese género distópico. En 2011 Rupert Wyatt ya nos ofrece una visión del Planeta de los Simios en el que el planteamiento supera el de género y trata de trascenderlo apostando por análisis y planteamiento filosóficos y sociológicos más serios. El líder de los simios, César, es representado por un actor experto en personaje peculiares, Andy Serkis, que también da vida al persona del Señor de los anillos, Gollum. La historia se complica filosófica y políticamente. César y los simios han abandonado la civilización humana y se han dirigido a los bosques y montañas. En esta segunda entrega, la más actual, que dirige Matt Reeves (el artífice de la magnífica "Monstruoso") los humanos han sido diezmados por un virus que no afecta a los simios, que han mantenido su civilización tribal al margen de la técnica y modo de vida humanos.

Las necesidades humanas provocan el contacto y después los enfrentamientos de intereses y escalas de valores. Aquí las cosas se han simplificado un tanto y el listón de la anterior no logra ser superado por esto en cuanto a la historia y su desarrollo, convirtiéndose más en una buena película de acción, sin más. Aunque la capacidad técnica e imaginativa del director logra que los problemas apuntados nos interesen y más la conclusión que se nos ofrece de la evolución de los simios, al que el contacto humano rompe su armonía y equilibrio, convirtiéndolos en algo muy parecido a nosotros. Los antropólogos deberían ir a ver esta película para observar los detalles que nos propone Reeves en el guión, en el que en un clima de desesperanza y fatalismo, se nos ofrece la metáfora de los problemas de la evolución de las sociedades primitivas tras el contacto con los "civilizados" colonialistas.

Compartir este post

Repost0
28 julio 2014 1 28 /07 /julio /2014 21:15
Emperador

"Emperador" es una austera cinta norteamericana sobre el final de la Segunda Guerra Mundial en Japón, tras el lanzamiento de las dos bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki. Las fuerzas de ocupación del rendido, humillado y semi destruido país, comandadas por el singular y teatral general Mc Arthur, debe decidir si hacer responsable al Emperador del comienzo de la guerra y Pearl Harbour o exonerarle de un crimen de guerra. En esa decisión vital para el futuro del país pesan muchos argumentos a favor y en contra, más la presión política de Washington que busca por razones electorales un escarmiento. Un general joven, que mantuvo una relación con una japonesa antes de la guerra, es el encargado de dirigir las investigaciones para aportar argumentos a favor del perdón. La concisión y economía de las imágenes se ajustan al inicio documental de la película y muy pronto, planteado el nudo principal, se diluye de vez en cuando en una sub trama romántica, con escenas empalagosas que no aportan nada a la trama principal e incluso le restan la firmeza documental que muestra al principio y en su desarrollo político. En esos tramos del film la historia funciona perfectamente, con Tommy Lee Jones (el general Mc Arthur) que sigue robando cámara cada vez que sale con su tortuoso rostro sardónico y un poco de histrionismo que el actor se permite de vez en cuando. Se huye de los tópicos, no se disimula la zafiedad de los americanos y la cortesía social nipona (los actores japoneses son todos muy buenos. Brilla el oficio del director, un correcto artesano, Peter Webber. Y saca el mejor partido posible de ese impasible y medio robótico Matthew Fox, como general investigador.

La moraleja, el horror de la guerra y su difícil justificación, es evidente y sorprende en una película norteamericana dedicada a esos hechos históricos: hay una justificación histórica de uno de los ex ministros japoneses sobre las invasiones de su país, una secuencia en la que recuerda a un sorprendido, enojado y mudo Fox, que británicos, norteamericanos, holandeses, franceses y españoles precedieron a Japón en su política de conquista unilateral. La fotografía y música, ambientación y guión bien resueltos (con algunos ¿fallos? como la condena al ministro Tojo por el ataque a Pearl Harbour cuando en realidad la acusación mayor fue el asesinato de 8 millones de personas bajo su mandato), perfilan una película de modestas pretensiones digna de ser vista.

Compartir este post

Repost0
28 julio 2014 1 28 /07 /julio /2014 17:09

Una lección para los jóvenes que no vemos el esfuerzo de nuestros padres hacia nosotros. Director: Constantin Pilavios. Actores: Nikos Zoiopoulos (padre), Panagiotis Mpougiouris (hijo). Vídeo original de Constantin Pilavios

Compartir este post

Repost0
27 julio 2014 7 27 /07 /julio /2014 07:32
La segunda mujer

Otra película, esta vez procedente de Turquía, que nos habla del choque de culturas y se centra en la situación de la mujer. Ayse, una chica joven, se casa con Hasan, el hijo de Mustafá. En realidad se trata de un matrimonio amañado en el que Ayse se está casando con Mustafá, el padre de Hasan, ya que la mujer de éste, Fatma, está enferma de cáncer y se trata de proporcionar una segunda esposa a Mustafá para que cuide del hogar y de las hijas de ambos cuando ella fallezca. La vida de Ayse se complicará con el rechazo de las hijas del matrimonio a pesar del cariño que Fatma le dedica. Un folletín dramático, servido con una cámara preciosista y unas encuadres pictóricos donde se reflejan esas contradicciones sociales que en Viena, donde trabaja y vive la familia de Mustafá se enfrentan duramente contra las tradiciones y las costumbres turcas. Umut Dag , el director de "La segunda mujer" trata de ofrecernos una visión melodramática de la situación de la mujer árabe en un contexto occidental, en el que aún sorprenden más el tradicional servilismo y subordinación de la mujer al hombre, que es normal en el mundo islámico. No hay mucha convicción en esta película que adolece de un guión poco coherente y a veces inverosímil, más propio de un culebrón decimonónico que de una cinta moderna que trata de denunciar unas diferencias culturales. No hay mucho vigor ni intensidad en los personajes, quizá con la salvedad de la actriz madura que interpreta a Fatma (Nihal Koldas). La cinta no funciona como retrato de una cultura patriarcal ni como drama familiar donde la madre es el elemento básico del hogar. Un hogar desquiciado por la enfermedad de la madre y la escasa viabilidad de la solución propuesta.

Umut Dag, de origen austro-turco, fue discípulo de Michael Haneke pero no parece haber heredado mucho de él en este debut. No logra hacernos creíble la situación de la joven segunda mujer ni los comportamientos de la familia, por mucho que sospechemos o sepamos que esas pautas culturales son propias de la cultura islámica. El montaje deja mucho que desear y rompe un ritmo dramático deslavazado y que avanza a trompicones. Pero eso sí, hay secuencias en las que la cámara logra encuadres de una belleza superior. La forma visual es acertada, el fondo, guión, ambiente, dirección e interpretación manifiestamente mejorables.

Compartir este post

Repost0

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens