Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
26 marzo 2014 3 26 /03 /marzo /2014 09:50
El_brillo_del_arcoiris_.jpg
Una película apreciable y que, me temo, pasará inadvertida para el gran público, a pesar de estar bastante por encima de la media habitual en nuestros cines. Dirigida con mano hábil y sensible por el hindocanadiense Vic Sarin e interpretada por tres actores en estado de gracia, la danesa Nielsen, el británico Quinn (hijo del soberbio Anthony) y el niño John Bell, es un raro equilibrio entre un contenido emocional y sentimental que podría haberse deslizado hacia lo cursi o lo sentimentaloide y una propuesta etnológica y localista (la vida en una pequeña isla irlandesa) que perdiera de vista la realidad de la vida en esos aislados lugares.
Pero no, Vic Sarin, nos muestra con cámara muy realista la avetnura vital de un huérfano acogido por una joven pareja irlandesa que viven en una remota isla cercana a las costas irlandesas y unida a ellas por un diario viaje en paquebote. Hay contención y sobre todo empatía por la difícil vida del huérfano y su no menos fácil acomodo en el matrimonio, con drama trágico incluído y rescate de la difícil circunstancia con la fuerza y la energía de un niño que ha conocido por primera vez el afecto y la seguridad. Seguramente en ese final, el director (que sigue la trama de una novela de Lilian Beckwith) ha abierto un poco la mano a la fantasía de la bondad prfunda del ser humano, suena un poco a cuento de hadas pero uno lo acepta por la honestidad y el encanto general de la propuesta.
       

Compartir este post

Repost0
25 marzo 2014 2 25 /03 /marzo /2014 08:21

Pasable película interpretada por Catherine Deneuve, a la que la cirugía estética ha jugado la mala pasada de quitarle expresividad al rostro, en la que la sensibilidad femenina de la directora añade sal y pimienta a una historia de mujeres en las que los hombres juegan unos papeles mas bien errantes y poco interesantes, incluido el previsible amor final de la protagonista. En toda esta broma rodada afanosa e irritantemente con una hand-cam, al estilo del Dogma o del cine de los setenta llamado "independiente", el humor no acaba de arrancar y el espectador deambula por la crítica mirada gris de la protagonista en sus relaciones con la madre, la histerica hija, el nieto espabilado y lúcido (un adolescente que es lo unico fresco de la película), las amigas ocasionales y un par de hombres poco representativos prra bastante tópicos (un amante ocasional más joven y de encefalograma casi plano y un anciano de su edad, el abuelo paterno de su nieto, aunque más activo, gruñón insoportable pero con el previsible corazon de oro que, de buenas a primeras tras un par de miraditas, le echa los tejos a la fondona Deneuve que no cesa de componer penosos rictus a destiempo respecto las pretendidas emociones que debería reflejar.

A pesar de todo esto, la película se ve con interés, no con demasiado agrado, para ver en qué queda todo. Un poco incosecuente, un poco banal, un poco absurda, un mucho previsible y un final castrado y amañanado por la conveniecia de taquilla. Podía haber sido peor. Yo al menos, la vi como homenaje a la maravillosa e inquietante intérprete de "Belle de jour", "La reina del Mississippi", "El último metro" y otras muchas.

Compartir este post

Repost0
24 marzo 2014 1 24 /03 /marzo /2014 08:02

paris-a-toda-costa-cartel.jpg

Comedia intracultural franco-marroquí que parte de una idea interesante y se malogra por exceso de buenismo frívolo  argumental. La aventura de una modelo de origen marroquí en el Paris de la Alta Costura y la Baja sensibilidad humana y cultural, se convierte en un deambular poco crítico entre los fastos exagerados de una sociedad superficial y lujosa por un lado, y una sociedad casi tribal en el Marruecos de hoy. Maya, la modelo marroquí, vive en Paris desde su adolescencia y se abre camino en la absurda sociedad de la moda de lujo. Los comportamientos tanto de ella como de sus compañeros de trabajo rozan la estulticia y la verguenza ajena. Hay una sátira solapada de brocha gorda sobre el mundo de la alta costura que parece un vodevil desmadrado (aunque muy lejos de "El demonio se viste de Prada", por ejemplo). La muchacha ha olvidado renovar sus papeles de residencia y con sus caducados documentos es obligada a abandonar Francia en 24 horas. La directora del filme, que es la misma actriz protagonista, pierde su oportunidad de mostrarnos una historia comparativa  entre las dos culturas. La  estancia de Maya en Marruecos, luchando por un permiso de salida mantiene la tónica de estilo de la primera parte de la película y la trama se nos antoja una satira lamentablemente superficial, frívola y poco respetuosa con la cultura de la que proviene. Reem Kherici trata de mitigar el histrionismo irritante de su actuación con una dirección que redondee la visión comparativa de dos culturas casi antitéticas. No lo consigue. Con momentos de presunta comedia y alguna secuencia ridícula, la historia lleva a su previsible desenlace, amable y de final feliz (y tan mal argumentado que suena a algo poco probable y sin realismo). Por lo menos Kherici se contenta con contarlo en una hora y media. Es de agradecer. 

 


   
   

Compartir este post

Repost0
23 marzo 2014 7 23 /03 /marzo /2014 08:49

caminando-entre-dinosaurios-la-pelicula-cartel-1.jpg

Dirigida por Barry Cook, la película --en la machacona y casi inevitable 3D-- es una delicia visual y una indigesta píldora edulcorada y absurda en el aspecto argumental, pese a la evidencia de que ha sido rodada en mayor honra y provecho --propio-- de los niños, a las que va dirigida de forma eliminatoria. Se trata de una vulgarización pseudodivertida y algo estúpida --los niños son pequeños, no tontos-- de una famosa (y esta si muy recomendable) serie de la BBC, seria, objetiva y científica --y muy entretenida-- que te brindaba un fascinante recorrido por el planeta desde el Mesozoico hasta la extinción de los dinosaurios. Presciendiendo de que en los tiempos de la serie los efectos especiales eran lamentables (recordad el primer "King Kong") lo cierto es que tenían un encanto especial. En fin, película olvidable aunque se puede echar una ojeadita con tal de disfrutar de los escenario naturales --la mayoría reales, se ha dibujado a los animales encima de los fondos-- y olvidarse de la garrula vulgaridad de los diálogos y las penosas escenas de acción.


Compartir este post

Repost0
21 marzo 2014 5 21 /03 /marzo /2014 09:37

libros-malditos-malditos-libros-9788415216735.jpg

He aquí un libro que nos estimulará la curiosidad y un poco de morbo, aunque algunos de sus apartados nos dejará un poco melancólicos. Sobre todo si es usted en lector compulsivo, un amante de los libros, un gozador de volúmenes sean del tamaño que sean, un enamorado de las bibliotecas, un gustador de viejos infolios, autores extraños, liturgias librescas de cualquier pelaje esotérico o científico, tenebroso o alegre como castañuelas, de intriga o de humor, en fin, un "enfermo" de la ilustración libresca, un obsesivo de la letra impresa, un coleccionista de momentos mágicos que emanan de las páginas, un viajero de las estrellas a través del papel, un olisqueador de aromas de cuero, pergamino, tinta y cola de encuadernar...en suma, un lector. Juan Carlos Díez se ha afanado en  contarnos todo tipo de historias sobre los libros, ha buceado en bibliotecas ocultas y misteriosas, en enciclopedias de lo insólito y lo patético, en los horrores de autores malditos, libros quemados en hogueras y perseguidos como alimañas, en curiosidades más o menos malsanas, en ese mundo subterráneo que se enriquece con las sombras y los miedos primordiales y que siempre evita la luz, la claridad y a veces la lógica o el amor. Y nos jura desde el principio, "Todo lo que aquí leerás es verdad...te hablaré de volúmenes malvados que no debieron escribirse y de otros que nunca existieron...de cosas con forma de libro pero que no lo son...y de algún texto tan malo, magnificamente pésimo, que ha alcalzado la posteridad".

Y así empezamos con libros encuadernados en piel humana, del Sábato misterioso de "Sobre héroes y tumbas", de libros enormes, grandísimos, que necesitan artefactos para poder ser leidos o transportados y de pequeños, diminutos libros, algunos sólo legibles con microscopio; de libros sometidos a juicios, condena y hoguera, de volúmenes secretos que hablan de dioses ancestrales sedientos de sangre y maldad, del Codex Rohonczi, que nadie ha sido capaz de descifrar todavía, de papeles que prometen tesoros a quien los descifre, de Edgard Allan Poe y de Lovecraft, del famoso Necromicon, un libro imaginario que de vez en cuando sale a la luz como libro real para desaparecer de inmediato, de héroses literarios que son más reales que sus autores (a veces se convierten en materia de asesinato por los irritados autores, como el genial Sherlock Holmes y Conan Doyle), autores y libros que se adelantan a su época y narran detalles que luego la posteridad se encargará de refrendar, leyendas romanas o hindúes que conciernen a libros y legajos, evangelios secretos, erratas famosas (que antes se achacaban  a Titivilo, un demonio menor), la grey afortunadamente escasa de los bibliópatas, capaces de los mayores crímenes por la posesión de un volumen in cuarto que les falta en la colección, libros absurdos como "De masticatione mortuorum in tumulis" que no hace falta traducir, inmensos cajones llenos de diarios personales --rozando la patología-- donde se lleva pormenorizado detalle de las actividades de su autor, desde las hazañas amatorias de Sade o Casanova, hasta el tremendo --declaradamente patológico--diario de millones palabras escritas por Robert Shields sobre todos los detalles de su vida cotidiana durante veinticinco años. Borges, Stevenson, Guy de Maupassant, Hitler, Pascal, memoriones increíbles como el bilbiotecario Antonio Magliabecchi que guardaba en su mente la situación en los anaqueles de miles de volúmenes y la descripción de su contenido, autores proféticos como Morgan Robertson que en una novelita prescindible llamada --acertadamente--"Futilidad", recreó el hundimiento del Titanic catorce años antes de que se produjera, los escritores raros y huidizos como Salinger o Cormac McCarthy, o ese lector -- mas digno de un libro de medicina--que fue Kim Peek que llegó a leer doce mil libros y recordaba o recitaba páginas enteras de cada uno de ellos, o la biblioteca Brautigan dedicada a manuscritos que jamas han sido publicados (y posiblemente jamas seran leidos), sea cual sea su valor, tamaño o autor.

Es este un libro interesante sobre la "trastienda" de la literatura, una especidede galería de curiosidades y horrores que conviene tener en la biblioteca propia y leer poco a poco. Nunca seguido. So pena de quedarse algo melancólico al final ante la avalancha turbia y agobiante de informaciones sobre un mundo, el de los libros, que uno desea algo más resplandeciente. Como le ocurrió a quien esto firma.

FICHA

Libros malditos, malditos libros.- Juan Carlos Díez Jayo.- Ed. Piel de Zapa. 257 págs. 18 euros.

Compartir este post

Repost0
20 marzo 2014 4 20 /03 /marzo /2014 09:55

canto-amor.jpg

Formidable canto de amor a la Tierra en el verbo sereno de uno de los exponentes más conocidos del budismo occidentalizado, profeta de esa técnica espiritual emparentada con el Vipassana y el Zen que es la "atención plena". Basándose en los últimos descubrimientos de la ciencia, al nivel misterioso y fascinante de la física cuántica, Nhat Hanh nos dice "El agua de nuestra carne, nuestros huesos y todas las células que hay en nuestro interior forman parte de la Tierra y provienen de ella. La Tierra no es tan sólo el entorno en el que vivimos. Nosotros somos la Tierra y siempre la llevamos con nosotros". La filosofía ecológica de Gea, ese maravilloso intento de los sesenta en recordarnos que somos polvo de estrellas y que las flores, los árboles y los animales son parte de la historia de nuestro ADN, que surgimos de las aguas de océanos y ríos y compartimos con todos los seres vivos un arbol genético escandalosamente semejante,  nos advertía de que era necesario un cambio de paradigma en nuestra filosofía vital: que todo daño que inferimos a nuestro medio ambiente es un daño que sufrimos y sufriremos de una forma cada vez menos sutil y más destructiva. Matando y destruyendo el hábitat y a los seres que lo pueblan para satisfacer intereses cada vez más ciegos y absurdos, estamos acortando, dañando y eliminando nuestra propia supervivencia. Ya que nuestro cuerpo no es más que una parte, nada especial ni privilegiada, de todo el gran ámbito de la vida que es nuestro planeta. Ese es el mensaje implícito en el bello libro de Nhat Hanh. Ya que, como cita el autor, de la obra del biólogo Thomas Lewis ("La vida de la célula"): "La Tierra es un organismo autoorganizado y autocontenido, una criatura viva, llena de información y maravillosamente dotada para manejar la luz del sol".  Y la especie humana es la más egoísta, ignorante y autodestructiva a la que se enfrenta. ¿La solución? Nhat apunta: "Si entendemos la conexión y la relación profunda que nos une a la Tierra, tendremos suficiente amor, fortaleza y comprensión para promover un despertar de la especie, a fin de que ambos, el planeta y la especie, podamos desarrollarnos". Como dijo Krihsnamurti, eso sólo será posible con "una revolución espiritual que otorgue sentido y conexión a nuestras vidas". Y aquí entra la plena conciencia o "mindfulness". De lectura obligada. 

FICHA

"Un canto de amor a la Tierra".- Thich Nhat Hanh.-134 págs. Traducción de David Gonzalez Raga.- Ed. Kairós.

Compartir este post

Repost0
19 marzo 2014 3 19 /03 /marzo /2014 08:46

a-proposito-de-llewyn-davis-cartel

 La verdad es que los hermanos Cohen, Joel y Ethan, siguen en alza ofreciéndonos películas muy personales, llenas de una envidiable diversidad, brillantes y de una calidad estética e intelectual de bastante calado. La historia de un cantante de folk, Llewin Davis (magnifico Oscar Isaac) en el Greenwich Villager neoyorquino de los años 60 recién comenzados, es de una elegancia y realismo con sabor a clásico. Como la presencia mágica de ese gato de quita y pon, un animal que aparece y desaparece en la mejor tradición de Lewis Carroll y sin el sentimentalismo pegajoso de "Desayuno de diamantes". Davis es una especie de Leopoldo Bloom neoyorquino, también despreciado por sus mujeres, solitario, patético e itinerante, un "Ulises" que cambia las calles de Dublin y su paisanaje por la fauna de la Gran manzana en unos años en los que arrancaba la ilusión algo ilusa de los sesenta. No hay moraleja en esa vida a salto de mata, en ese fracaso cantado en el pasotismo del protagonista y su serena aceptación de la ruina personal y la  miseria social. Gris ensoñación de algo imposible, el equilibrio de esa persona concreta en un mundo desequilibrado. Una visión al mismo tiempo inocente y dotada de una mirada tierna que deja desconcertado al espectador. Gran película con el sello irónico, surrealista y juguetón de los Cohen: la broma del gato cambiado ante la inocente estupefacción del protagonista, en continua caida libre, zarandeado por gentes que parecen saber lo que quieren y que muerden para conseguirlo. No os la perdáis.

 

Compartir este post

Repost0
17 marzo 2014 1 17 /03 /marzo /2014 18:49

Una_casa_en_Corcega-302955-full.jpg

  La sosa titulación de la película le quita el encanto sobrio pero directo del original francés, "Au cul du loup", es decir "en el culo del mundo" o "en el culo del lobo" o "donde Buda perdió el birrete". Tambien es, sin duda "Una casa en Córcega", pero eso es simplemente declarativo.

Lo cierto es que estamos ante una película francesa modélica por salirse precisamente de los modelos habituales en el cine de ese país. Aquí no hay demasiados tópicos galos, por lo que gana en europeísmo, ya que podía ser de cualquier otro país de Europa con la misma eficacia humana. Ya que se trata de mostrarnos a unos seres humanos bastante reales sometidos a ciertos cambios donde intervienen el azar y la voluntad a partes iguales. Una historia de gente joven tirando a madura que decide cómo vivir su vida a pesar de presiones y problemas. Sistema de valores de nuestra atareadísima vida actual, estilos de vida urbanita o campesino, natural o complicado, de soledad o de sociedad, los problemas del amor, la pareja, la familia, el trabajo y el dinero. Y por encima de todo, la pequeña historia de una fascinación por un lugar y por un paisaje y por una forma de vida que se ajusta a ese lugar y a ese paisaje. El director, Pierre Duculot, nos ofrece una narración sencilla, filmada con llaneza técnica y honestidad argumental, con una trama cordialmente simple y unos personajes certeros que parecen haber sido escogidos en medio de la filmación porque estaban allí en el momento adecuado. Pero eso no quiere decir que sean personajes planos y previsibles, nada de eso. Todo transcurre como sin premeditación, filmando a lo que sale y dejándolos comportarse como son, siguiendo sus propios deseos e inclinaciones. Ni siquiera la fotografía, en una Corcega alejada de las postales turisticas al uso, trata de ser preciosista, sino que muestra planos de magnifica belleza pero que parecen haberse producido casualmente, porque estabamos en el lugar justo en el momento adecuado. Es ese aire de improvisación, de dejar que las cosas acontezcan de una manera real, como si no existiera un guión previo, sino que todo va pasando siguiendo las leyes no deterministas del azar y el capricho de los seres humanos que viven su propia vida ante la cámara. Y así el final nos llega sin esperarlo, sin sorprender, como algo que promete algo pero que se queda así, en poca cosa, con todo por hacer y solo algunas posibilidades planteadas. es decir, como la vida misma. Y en eso estriba el valor notable de esta sencilla película. Los actores todos bien. Sobre todo la actriz protagonista Christelle Segurit. Atractiva y aunque no espectacular, encantadora: a tono con la película.





 

Compartir este post

Repost0
17 marzo 2014 1 17 /03 /marzo /2014 13:27

cuento-de-invierno-winters-tale.jpg

 

Peter Lake (Colin Farrell). Beverly Penn (Jessica Brown Findlay). Y Caballo. Akiva Goldsman, guionista y productor verdaderamente rompepiernas, capaz de lo mejor y lo peor, debuta desde la silla de director con “Cuento de invierno” (ver tráiler), adaptación del best seller de Mark Helprin tras la que parece existir una motivación personal. Lástima que ese impulso íntimo no convierta la película en una buena película. Porque más allá de su base fan espontánea ─lectores de la novela, glucómanos, irreductibles de los estrenos de San Valentín…─ poco tiene que rascar el resto del público.

«La fiebre hace que todo parezca maravilloso». Es una historia de amor, y de ahí se derivan las pautas básicas de su esencia y desarrollo. Vale. Chico conoce chica, Cupido hace lo suyo, y a partir de ese punto tiramos hacia adelante; pero el argumento vira hacia lo grotesco incorporando Pegasos, ángeles, demonios, leyendas, canciones tribales, custodios, enfermedades tremebundas y besos principescos de incierta efectividad. Todo adornado por viajes en el tiempo y servido con tres toneladas de azúcar y los piropazos más sobrecargados imaginables. Todo verdaderamente plasta mucho antes de que termine la proyección.  

En lo tocante al reparto, estamos ante uno de los casos de despersonalización más raros del cine reciente. Colin Farrell es Travers Goff, William Hurt es Bill Nighy, Russell Crowe es Javert ─en actitud y ridiculez interpretativa─, Will Smith es Will Smith ─absurda elección para ese papel─, Jennifer Connelly y Jessica Brown Findlay son intercambiables y hasta Caballo, nos dicen, es un perro. Ventajas de contar con esa base fan a la que aludíamos al principio: la aceptación de lo que nos cuentan se abre a un palco equis dispuesto a abrazar ciertas hipótesis. O todas. Participa en el carrusel Eva Marie Saint, eso sí. Ojo. “Cuento de invierno”, seguro. Y Rohmer, ¿qué dice?

Compartir este post

Repost0
15 marzo 2014 6 15 /03 /marzo /2014 10:15

robocop-cartel-3.jpg

  Notable reinvención del "Robocop" de Paul Verhoeven. El holandés también hizo un trabajo excelente en el que su formación de físico y matemático daba una curiosa grafía clásica --y cínica-- al personaje robótico con alma humana. Aquí el brasileño José Padilha no trata de competir con el Robocop originario sino de hacer una lectura diferente de un personaje que continuamente roza los límites, se comporta ágilmente cabalgando sobre la linea sutil que separa una máquina inteligente pero fría de un ser humano vulnerable y lleno de pasiones. Si el holandés usaba al gigantesco robot militarizado como un ariete en su crítica política y social con vestimenta de comic, el brasileiro Padliha (recuerden que dirigió esa formidable "Tropa de élite", durísima cinta basada en la violencia de las favelas de Rio y la no menos violenta intervención del ejercito (Oso de Oro en 2007), se hace con parecidas armas a las del director europeo, la irónica critica irreverente, pero la enfoca hacia el poder absoluto norteamericano y las paradojas que el ejercicio de ese poder plantea. Y completa la trama con los problemas familiares y personales del individuo, el policía medio muerto completado como cyborg (que interpreta con la lógica rigidez Joel Kinnaman). Versión descafeinada políticamente y ajustada a cierta blandenguería de estos tiempos y en el principio sacrosanto de la dignidad del ser humano y de su presunto libre albedrío. Pero, gracias a Dios, conservando en la picota a los verdaderos "malos" de este siglo, los corruptos, los financieros sin alma, los empresarios omnipotentes. En los secundarios de este filme es donde la cosa brilla, aunque no demasiado bien utilizada: Gary Oldman, el científico bueno, Samuel L. Jackson, el profesional mediático manipulador y vendido, Michael  Keaton, el empresario sin moral ... nos muestran la gama un poco sobredimensionada de su histrionismo actoral. Resumiendo una película divertida y sugerente.

    

 

 

Compartir este post

Repost0

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens