Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
23 octubre 2019 3 23 /10 /octubre /2019 14:31

Lector, si le molesta este título, hágase una reflexión. Tiene la misma limitación  de lógica histórica, respeto y empatía humanas, información veraz,  sentido de futuro y conocimiento no manipulado del pasado que aquellos que se enfurecerían ante el título "Todos somos españoles". Catalanes, españoles, vascos, gallegos, andaluces o extremeños. Son algo más que denominaciones de origen, lo sé. Hablamos de dos etiquetas: lo político y lo cultural (que incluye la lengua). Justamente lo político (que integra lo económico y así nos va) es lo que ha demostrado fehacientemente que no funciona o funciona pésimamente. Aunque, a pesar de todo, tiene solución: quizá tuviéramos que redifinir lo que entendemos por política y sus "profesionales", hasta el momento más bien una comunidad parasitaria.

Pasemos a lo que nos puede unir. ¿Unir? Pues sí. Por definición la cultura genuina es una instancia abierta, porosa, en crecimiento permanente, que asimila y recoge todas las aportaciones ajenas por su valor intrínseco, en tanto cuida y alimenta sus características propias (en un clima de hermandad, colaboración  y respeto por las culturas vecinas). ¿Por qué es tan difícil de comprender que no hay culturas enemigas, excluyentes, dominantes, hegemónicas? La diversidad es la característica vital, esencial, de la Cultura. Y dentro de ella el respeto mutuo y el diálogo enriquecedor con las otras.

La jerarquía aceptable es: la Cultura como patrimonio de la Humanidad que se va capilarizando geográficamente, primero en grandes espacios continentales, luego en etnias, países, regiones naturales...y todas son importantes y todas cuando se unen enriquecen, cuando se separan se empobrecen.

La instancia política debería partir de un respeto total a la cultura propia y ajena. No es asunto suyo manipularla, imponerla o anatematizarla, aunque sí  lo es en lo concerniente a protegerla económicamente y propiciarla socialmente. Si logramos sacar a la cultura de la ecuación política y económica, advertiremos no sin sorpresa que facilita la consecución de idearios políticos dignos del siglo XXI que conducen a la globalización del trabajo por tratar de solucionar los grandes retos de supervivencia que tenemos planteados como especie en este planeta.

Por tanto, volviendo al asunto, cambiemos nuestra caduca y provinciana visión de "lo catalán" como opuesto a "lo español" y viceversa. La división y el enfrentamiento real no es de culturas -o no debería serlo- sino de tolerantes e intolerantes, de personas cultivadas a bárbaros que incendian y destruyen olvidando que el fin nunca justifica los medios. Amemos la cultura, la lengua y las caracteristicas genuinas de la cultura catalana, como amamos cada uno la nuestra regional y familiar. Y exijamos en nombre de la Cultura de todos los pueblos de España que los políticos no sigan creando de la cultura un elemento diferencial que es utilizado de forma excluyente.

Gritemos, codo con codo, con los pacíficos ciudadanos catalanes que caminan juntos por razones políticas, equivocadas o no, que también se enfrentan a la barbarie de las calles, que en su mayoría creen que se pueden buscar soluciones si hay respeto y voluntad política de que las cosas no lleguen tan lejos, que llevan decenios con la sensación –a veces evidente y real- de que no son entendidos, un "todos somos catalanes", y llevemos ese grito humanísimo por el resto de las ciudades españolas, para dejar claro que en toda España apostamos por la paz y el entendimiento...esos dos elementos esenciales de la Cultura común.

ALBERTO DÍAZ RUEDA

Escritor y periodista

Compartir este post

Repost0
22 octubre 2019 2 22 /10 /octubre /2019 09:14

No es la primera vez que los aficionados (fanáticos sería más acertado escribir) a las aventuras de Sherlock Holmes deciden de motu proprio aplicar la labor de sus meninges literarias a "rellenar" los huecos narrativos que Conan  Doyle dejó en la ajetreada vida de su personaje. No en vano sir Arthur  es, al contrario que Sherlock, un ser humano corriente -aunque genial- y no está dotado de esa incierta eternidad que tienen los héroes literarios, desde Aquiles a don Quijote, Leopoldo Bloom, el marqués de Bradomin o Robinson Crusoe. Larga vida, pues, a Sherlock. 

En el presente caso se trata de un tibetano, Jamyang Norbu, de evidente educación inglesa quien se atreve a integrarse en el exigente universo de los creadores de pastiches y secuelas sobre el detective creado, vivito y coleando, desde 1887 ("Estudio en escarlata") a 1927. Como otros antes que él, Norbu, aprovecha el hiato que se produce tras la presunta muerte de Holmes en las cataratas de Reichenbach,  enzarzado en una lucha agónica con su archienemigo, el profesor Moriarty. En la obra que Doyle escribió tras ese lapso de tiempo desde "El problema final" hasta la deseada publicación del "Misterio de la Casa deshabitada", Holmes viajó con nombre falso por el Tibet donde resolvió un caso que concernía al Dalai Lama. El escritor no da más detalles, ni permite que Watson indague más. De esa manera Doyle propició que un número considerable de escritores posteriores a él se aprovecharan para enriquecer el corpus sherlockiano con aventuras, a veces disparatadas (la calidad de los "imitadores" de Doyle es bastante diversa aunque son mayoría los buenos escritores que no desmerecen al novelista británico).

En esta ocasión, el novelista tibetano (en realidad un erudito en la cultura tibetana y quizá también en la británica) hace una excelente clonificación de Sherlock al que dota de un "Watson" oriental, un agente indio al servicio de Su Majestad, regordete y listo como una ardilla, llamado  Hurree Chunder Mookerjee. Siguiendo los rituales del Canon sherlockiano el original del relato es el tópico manuscrito escondido en una caja y encontrado por el autor.

Esta novela es atractiva por otras razones que el protagonista o la aventura (con un final "espiritual" o "espiritista"  que hubiera hecho las delicias de Conan Doyle, que al final de su vida se sintió atraído por prácticas de ese jaez) y el argumento bien desarrollado y ajustado al Canon; el lector, y más si es anglófilo, se deleitará con las numerosas citas y guiños del autor nepalí sobre Rudyard Kipling (sobre todo su obra "Kim", de la que toma "prestados" algunos personajes), Swift, Milton, Corneille, Horacio o Tertuliano, continuas citas en latín y referencias bien aquilatadas a personajes sherlockianos, fundamentalmente al profesor Moriarty (también sobreviviente a la caída de Reichenbach).

No desvelaré más de esta novela excelente que se lee de un tirón más por sus características sherlockianas que por su calidad literaria intrínseca (sin dejar de ser bastante apreciable, en todo caso). El crítico confiesa su punto débil que no es otro que la pasión literaria por el Canon de Doyle y su personaje, que ha oscurecido el resto de la obra del doctor,  suficientemente apreciable por sí misma. Basta con recordar la figura del Doctor Challenger y la serie de novelas y relatos que protagonizó, que llenaron mi adolescencia y juventud de arrobo literario y emoción por la aventura y la acción inteligentes. ¡¡Gloria y loor al genial sir Arthur Conan Doyle!!

FICHA

LOS AÑOS PERDIDOS DE SHERLOCK HOLMES.- jAMYANG nORBU.- Trad.Roser Vilagrassa.- Ed. Acantilado. 2002.-325 págs.-18 euros.-ISBN 9788495359964

 

Compartir este post

Repost0
21 octubre 2019 1 21 /10 /octubre /2019 16:33

 

Hasta mediados del siglo XX no estalla en el mundo de las letras la "bomba" del "Manuscrito encontrado en Zaragoza" de Jan Potocki y es gracias en buena parte al éxito de una película polaca, bizarra, surrealista y fantástica basada en este libro. Creo que fue Alianza la que la editó en 1970 en sus libros de bolsillo, con una traducción y notas de José Luis Cano con prologo de Julio Caro Baroja (especialista en el mundo de brujas, trasgos, monstruos y aparecidos del que esta novela es uno de sus más preclaros ejemplos). La historia del libro en sí y de sus fantasmales y parciales apariciones hasta su entronización definitiva de mano de estudiosos y eruditos, es de por sí una novela tan amena y misteriosa como la que contiene. Su existencia en el mundo literario se debe a una pasión obsesiva de un anticuario francés de libros, Serge Plantureux, que dedicó su vida a perseguir unos remotos volúmenes de la primera edición de la novela en San Petersburgo y al celo de Roger Caillois que en los cincuenta la retoman. La fantasía trepidante de la vida de los personajes de esta novela (que beben y manipulan datos históricos con una libertad e ingenio inauditos) sobre la España del rey Carlos III, pais pintoresco donde circulan contrabandistas, bandidos, gitanos, mendigos, alcahuetas, damas embrujadas y tradiciones oscuras basadas en la religión y la miseria, no deja de ser una pálida muestra de la vida del conde Potocki que acabará pegándose un tiro con una bala de plata antes de ver publicada esta novela suya (aunque si vio otras obras, desde libros de viajes a ensayos de política e historia de los más variados países de Europa). La actual edición, con traducción, prólogo y notas de Mauro Armiño, es un bello e indispensable volumen de la colección "El club Diógenes" de Ed. Valdemar, donde se completa la narración que leímos resumida en los 70 en la edición de Alianza y que aprovecha otros trabajos críticos y traducciones, forjando quizá la edición más completa y contrastada que tenemos en español. Esta especie de Decamerón hispano narrado en forma de episodios siguiendo unas pautas laberínticas que parecen surgidas de la magia y misterio de lo que nos cuenta, se convirtió en una de las muestras más jugosas de la visión tópica de una España de bandidos y misterios, mujeres hermosas y fatales, "almas en pena y adictos a la Cábala". La España profunda del siglo XVIII rodeada de fantasía, color y pintoresquismo con un estilo picaresco que parece surgido de Cervantes o los relatos de Marcos de Obregón o el Lazarillo. Novela imprescindible, pues, que les divertirá y les mostrará una España inesperada y fascinante en un inolvidable clima de misterio y aventuras.

FICHA

MANUSCRITO ENCONTRADO EN ZARAGOZA.-Jan Potocki.- Traducción de Mauro Armiño.-Ed. Valdemar.860 págs. 22 euros.

 

Compartir este post

Repost0
18 octubre 2019 5 18 /10 /octubre /2019 09:05

Ortega lo escribió en la tercera década del pasado siglo: “O nos implicamos en un quehacer común o desapareceremos”. Curiosamente la frase es desoladora porque es actual, aunque cuando fue escrita los motivos eran una nimiedad política comparados con los que movían a decir algo muy parecido a una adolescente sueca con el síndrome de Asperger. Una niña sumamente inteligente que se ha convertido en el símbolo vivo de una revolución sin revolucionarios feroces que pretende cambiar el paradigma motivacional de la humanidad con el “logos”, la palabra y la razón y la “areté”, la virtud, la verdad y la justicia..

Greta Thunberg no exige nada, no da lecciones a nadie, no amenaza con el Apocalipsis ni señala con el dedo acusatorio a ninguna gran empresa de hidrocarburos, a ningún líder descabellado y medio psicótico, a ningún país codicioso y miope. Simplemente dice que el mundo, el planeta se muere, que las especies animales están desapareciendo por miles, que el cambio climático está provocando el comienzo de la extinción, que llevamos desde los años 70 del siglo XX anunciándolo científicamente, que ya hemos sobrepasado el punto de no retorno. Y simple, llanamente, que o nos implicamos todos en una Transición Energética a un estilo de vida sostenible…o desapareceremos. El ángel de la muerte es una niña inocente, veraz e inteligente. Es la mensajera de la verdad. El cinismo político tratará de fulminarla desacreditándola o banalizando su mensaje hasta que  sea demasiado tarde para rectificar. Quizá nos lo mereceríamos.

En su “Fausto”, Goethe hace decir a uno de sus personajes: “Estamos acostumbrados a ver que el hombre desprecia lo que no comprende”. Los líderes políticos, financieros, incluso los simples ciudadanos que no quieren perder su forma de vida, el derroche, la comodidad, el lujo y musitan rencorosamente que no van a abandonar la lógica del beneficio, la falacia del tener, el ansia acumulativa, desprecian a Greta y su llamada a unirnos para salvarnos. No comprenden la verdad de nuestro oscuro hoy.-ALBERTO DÍAZ RUEDA

Compartir este post

Repost0
17 octubre 2019 4 17 /10 /octubre /2019 09:29

Los editores de Nordicalibros  siguen con su audaz propuesta de editar libros importantes ilustrados por gente importante. Ahora le ha tocado el turno al dibujante Max, un delicioso profesional al que he seguido desde los años en que la revista underground "El víbora" se convertía en un referente de los aficionados al cómic. En cuanto al autor, para mí, perdonen ustedes, hay tres “Migueles” literarios. Miguel de Cervantes, Miguel Hernández y Michel de Montaigne. Como toda elección, es discutible y absolutamente personal. Pero a lo largo de mi vida, el señor de Montaigne, con el que entablé relación a mitad del camino que lleva a los veinte años, no mucho antes de entrar en la Universidad, me ha acompañado diligente y terapéuticamente. En sus “Ensayos” –escritos tras retirarse de la vida pública a los 37 años y encerrarse voluntariamente en su castillo para leer, meditar y sentir el placer de vivir- Michel anuncia: “Es mi intención pasar remansadamente, y no trabajosamente, lo que me quede de vida: no hay nada por lo que yo quisiera quebrarme la cabeza, ni siquiera el conocimiento, por muy valioso que sea”. Pues este caballero es el que ilustra -de una forma libre y gozosa- el amigo Max.

En cuanto a Montaigne, ya en  pleno siglo XVI, esa forma de vida escogida nos muestra que Michel era un “señorito” que vivía de rentas pero también que no tenía ninguna  ambición socio-política o económica y gozaba de una inteligencia filosófica estoica y epicúrea que lo hacían un “avis rara”. De hecho tras su muerte, con 59 años, sus "Essais" han mantenido su éxito hasta llegar al siglo XXI, convertido en el santo patrón de los que entendemos la vida, no como un camino de lágrimas o una carrera de obstáculos o un crisol de ambición y ganancias, sino como la dorada –aunque difícil- posibilidad de disfrutarla a tope sin hacer daño a nadie, incluido nosotros mismos, ayudar a quienes podamos, amar y gozar en libertad del extraordinario milagro de la Vida. Fue un punto de referencia vital en los pasados 70 y 80 –los “hippy” ilustrados lo adoraban- y si se dan una vuelta por las librerías (¿queda alguna cerca de donde viven ustedes? creo que hay un bacilo digital que se empeña en hacerlos desaparecer) verán que siguen editándose sus libros (y a esta prueba me remito).

Escribió: “Solo busco en los libros el gusto que me proporcione un honrado entretenimiento; o, si estudio, solo busco la ciencia que trata del conocimiento de mí mismo y que me instruya en el bien morir y un bien vivir”. ¿Quién puede mostrar una filosofía de vida más clara y contundente? Conozco a algunas pocas personas que han convertido en lema  existencial una frase de Montaigne: “Nada hago si no es con buen humor, ya que el empeño y la presión excesiva turban mi entendimiento, me amohínan y me cansan”.

Esa amable actitud ante la vida y sus avatares no casan con el agobio competitivo de nuestro siglo. Refleja una actitud placentera y tolerante que hoy cuesta mantener. Sin embargo tras su lectura, uno acaba pensando que vale la pena intentarlo.- ALBERTO DÍAZ RUEDA

Compartir este post

Repost0
15 octubre 2019 2 15 /10 /octubre /2019 12:55

"Tenía el deber de evocar cómo había sido Susan y de rescatarla...¿De qué?.. había encontrado un estilo de vida...que le había conducido hasta aquí...qué extraño es que cuando eres joven no tienes ningún deber con el futuro, pero cuando eres viejo tienes un deber con el pasado. Con la única cosa que no puedes cambiar". (pág.184). Con su elegancia expresiva habitual Julian Barnes (1946) va haciéndose a sí mismo, novela a novela, un clásico. Aquí vuelven los avatares de un amor burgués cargado con toda la parafernalia, represiones, y equívocos que parecen emanar de los muy "british" personajes de sus novelas. Aquí las dificultades son estiradas al máximo, Paul, un joven universitario de 19 años tiene un tórrido y embriagador romance --pleno de potenciales y lógicas dificultades-- con Susan, una mujer infeliz y algo desquiciada que está mal casada y tiene dos hijas mayores. El escenario, el club de tenis del pueblo donde viven los padres de Paul. La sombra de la Mrs.Robinson de "El graduado" es alargada.

A partir de ese inicio aparentemente banal y disparatado, Barnes nos narra la historia de una seducción, la de un joven inexperto y una mujer madura ingeniosa e inteligente que ama el sexo y la botella. Muy shakespeariamente Barnes comienza su novela con una interrogación hamletiana: "¿preferirías amar más y sufrir más o amar menos y sufrir menos? Creo que, en definitiva, esa es la única cuestión." Narrada a modo del "flash back" en primera persona al principio y luego alternando la segunda y la tercera persona narrativa con una sutil habilidad.

Barnes recrea los  sesenta con habilidad histórica, social y filosófica y nos cuenta este curioso "remake" de "Una educación sentimental" con una aparente frialdad notarial, irónica y formal, en la que late un soterrado un amargo sentido del humor. Pero al tiempo es lúcido y hace que su protagonista reflexione de una forma inteligente: "Caes en la cuenta de que la comprensión y el antagonismo puede coexistir. Estas descubriendo cuantas emociones aparentemente incompatibles pueden anidar, codo con codo, en un mismo corazón humano" (pág. 145). Tan lejos del erotismo como de la pasión, Barnes logra dar el aire de un tratado de entomología aplicado a los humanos y sus supuestos sentimientos y emociones a lo que podría ser una novela de amor al uso.

Barnes sigue en su narración un modelo respetuoso, vivaz e imaginativo en su creación de Susan y los contrapone brillantemente al de Paul y el brutal marido de Susan, que se mantienen fieles a las acartonadas, tensas, mezquinas imágenes del varón inglés prototípico, ajustado a su armadura de convenciones y rigidez superficial, a la apariencia social más que a la autenticidad humana. Cosa que queda patente incluso en la descripción de los momentos de intimidad, tan ajenos al erotismo y la ternura como el examen de un ginecólogo. El final no decepcionará al lector a pesar de su pesimismo y su atroz banalidad que termina por reducir a fantoche al "filosófico" y nada empático Paul. Es la mejor manera de acabar un irónico y demoledor estudio sobre la hipocresía de ciertas "revoluciones" del pasado, como la de los sesenta.

LA ÚNICA HISTORIA.- Julian Barnes..-Trad. (excelente)  Jaime Zulaika.- Ed. Anagrama.231 págs.

 

 

 

 

Compartir este post

Repost0
14 octubre 2019 1 14 /10 /octubre /2019 16:56

Mis disculpas por el uso de la paradoja o el oxímoron (como este título de hoy) en mis escritos. Responde a una percepción personal sobre el mundo en que vivimos: la paradoja es la forma que suele doler menos a la hora de describir los “eventos consuetudinarios que acontecen en la rúa” como irónicamente definió un maestro de periodistas a las noticias.

Para muchos, “lo útil” es aquello que nos ayuda a ser mejores personas, los saberes y conocimientos que nos proporcionan bienestar, ver las cosas con mayor lucidez  y nos permiten “contagiar” a los que nos rodean, para contribuir a hacer la vida más feliz, quizá más justa y sin duda más bella. Sin embargo en todas las sociedades más adelantadas y progresistas del planeta la lógica del beneficio, la capacidad de producir ganancias inmediatas o beneficios prácticos es lo que define el contenido del concepto “utilidad” referido a una actividad, unos conocimientos o una preparación técnica o humanística. Y es esa grosera simplicidad la que rige actualmente en la empresa o la universidad, en las escuelas o laboratorios, en la investigación o en la ciencia, incluso en las relaciones humanas.

El ensayista italiano Nuccio Ordine apunta:”En el universo del utilitarismo…un martillo vale más que una sinfonía, un cuchillo más que una poesía, una llave inglesa más que un cuadro: es fácil conocer la eficacia de un utensilio mientras que resulta cada vez más difícil entender para qué pueden servir la literatura, la música o el arte”.

 Hay que tomar partido, plantar cara a la dictadura del beneficio, reivindicar la esencial utilidad de lo que se califica de “inútil”, aprender a distinguir entre valor y precio, entre el ser y el tener, no dejarse embaucar por la supuesta lógica de lo “útil” en detrimento de la sabiduría, la belleza, la bondad y la verdad “superfluas”, que no “sirven para nada” pero sin las cuales no somos NADIE, pues hemos perdido el sentido y la memoria  de ser (humano).- ALBERTO DÍAZ RUEDA

Compartir este post

Repost0
9 octubre 2019 3 09 /10 /octubre /2019 17:29

Creo que fue Rubén Darío quien acuñó la palabra "nefelibata". Designaba al hombre soñador que suele "andar por las nubes". Digamos al poeta, al filósofo o el científico. Aristófanes se reía de Sócrates en su obra "Las Nubes". La palabra viene del griego "nefelai", nube y "bates" que anda. En estos tiempos nuestros, todos, al parecer, "andamos por las nubes" y con nosotros nuestro trabajo, nuestros recuerdos, nuestros proyectos, nuestra identidad en suma. Sólo que no hablamos de las nubes que pueblan el cielo azul. Ni siquiera el lugar que designamos como "La Nube" esté en lo alto, en el espacio interior del planeta o en el exterior. No es el Olimpo celestial, el Valhalla o el Paraíso en parcelas logísticas. No nos reciben huríes celestiales ni hay ningún "dios" escondido tras un cortinaje de nubes como si fuera el Mago de Oz.

Tras los virtuales cortinajes de lo oculto hay "dioses" menores pero muy poderosos que atienden a los prosaicos nombres de "Google" (Thomas Kurian), "Amazon" (Andy Jassy), "Microsoft" (Satya Nadelia) y "Alibaba" (Jack Ma). Ellos reinan en extensas parcelas de "La Nube" que son hangares enormes, edificios que esconden en sus senos instalaciones gigantescas, incluso mega estancas sumergidas  en las frías aguas del norte de Europa, Canadá o Estados Unidos. Son "nubes" independientes entre sí pero que generan unas redes que sirven de provisión, gestión y almacenamiento de miles de millones de datos. Se dice que en en 2024, dentro de cinco años, casi el 90 por ciento de todos los datos particulares, oficiales, de empresas, financieros y científicos emigrarán a la Nube desde los servidores habituales que ahora tenemos; los discos duros y los ordenadores de mesa desaparecerán y estaremos permanentemente conectados a la Nube, esa entelequia formada por media docena de empresas que se reparten el pastel (y también se lo disputan: mejor no entrar en los peligros que entrañan las luchas de poder). Todo será accesible desde cualquier lugar las 24 horas de los siete días de la semana. El mercado laboral será algo impensable en estos momentos. Es un total cambio de paradigma vital. Es como si a un campesino del siglo XIX le sustituyes el burro que el lleva y trabaja con él  por un vehículo gravitatorio de avanzada tecnología, sin antes educar a la totalidad del individuo. Es decir, lo malo de un paradigma de estas características es que el sujeto --como  demuestra la historia de la humanidad- no evoluciona ni en la dirección ni en la profundidad de los cambios tecnológicos. El problema es que la capacidad humana de irracionalidad y visceralidad son tan altas como siempre, pero la capacidad destructiva se ha multiplicado por un millón. Hay posibilidades de que acabemos todos siendo nefelibatas en el sentido agónico del término:  convertidos en nubes de residuos.

ALBERTO DÍAZ RUEDA

Compartir este post

Repost0
5 octubre 2019 6 05 /10 /octubre /2019 15:34

 

A finales de los 60 del pasado siglo, un científico británico, un bioquímico llamado James Lovelock, hoy día con 100 años cumplidos, doctor honoris causa de ocho universidades en todo el mundo, aventuró una hipótesis de trabajo fascinante que revolucionó nuestra percepción del hábitat físico en el que vivimos, el planeta Tierra, y sus elementos vivos y componentes inertes. La llamó la hipótesis Gaia, nombre con el que los griegos llamaban al planeta Tierra (Gea en latín), al que consideraban como una de las diosas primordiales del Olimpo. Según Lovelock, toda la vida existente en el planeta y la misma Tierra integran un organismo único, indivisible, en permanente autorregulación que crea una biosfera en la que se garantiza la viabilidad existencial. Como decían las pintadas en mayo del 68, “La Tierra es un ser vivo. Respétalo ”.

 “El aire no es solo un entorno para la vida, sino una parte de la vida misma…parece que la interacción entre la vida y el medio ambiente, del cual el aire, el mar, los árboles y los montes forman parte, es tan intensa en el sostenimiento del entorno, que se puede considerar que forman una entidad planetaria con capacidad para regular un estado de equilibrio, desde el clima a la composición química de ciertas interacciones que reducen la entropía  (tendencia natural a la destrucción) del planeta.”

El problema es que ese equilibrio se está rompiendo debido a las actividades humanas, como con la concentración atmosférica de bióxido de carbono, la quema de enormes masas de arbolado (Amazonas), las  radiaciones de microondas cada vez más potentes por el exceso de aparatos electrónicos y digitales, la sobrepoblación, etc. En 1987 Lovelock escribía: “Por robusta que sea Gaia, las condiciones de nuestra Tierra se están acercando al punto en que la vida misma no esté lejos de su fin”. Más de 30 años después, una de las instituciones científicas plurales  que velan por el planeta en su conjunto ha advertido que está a punto de superarse el punto crítico de la sostenibilidad ecológica de nuestro único hogar habitable.-ALBERTO DÍAZ RUEDA

 

Compartir este post

Repost0
30 septiembre 2019 1 30 /09 /septiembre /2019 09:32

Los griegos clásicos, desde Isócrates (s.V aC), cultivaron la Paideia como modelo de educación para los niños y jóvenes. Platón alargó los contenidos con geometría y matemáticas, pero Isócrates basaba la Padieia en una transmisión de valores éticos y preparaba a sus pupilos en una combinación de gimnasia, hábitos saludables, conocimientos políticos, sobre la naturaleza (physis)  y prácticos(techné) que cubrían dos funciones esenciales: saber SER y saber HACER. Destacaba el cuidado de sí mismo y la atención a las relacione sociales basadas en la honestidad y el servicio, buscando formar a útiles dirigentes de la “polis”. Bastantes siglos más tarde, Kant, filósofo de la Ilustración, escribiría: "El hombre sólo puede ser hombre por la educación. No es nada más que lo que la educación hace de él".

Me preocupa la educación que se imparte en España. Creo en una Paideia  como norma educativa que tuviera como  objetivos --desde primaria y si me apuran,  el jardín de infancia- aprender a SER, enseñar principios éticos, respeto a la diversidad de los otros y amor a sí mismo y secundariamente con las demás asignaturas, enseñar a HACER. ¿Para cuándo un Pacto de Estado de todos los partidos sobre educación?  El poder político debe sacar las manos del ámbito de la educación. Es necesaria una cierta autonomía pedagógica y profesional en el mundo de la educación y  la cultura para  evitar que los intereses políticos, (así como el clientelismo y el enchufismo) entren en la educación como perros de caza olisqueando las presas y desconcertando a profesores y alumnos. Cesar Antonio Molina, escritor y ensayista, también ministro, mencionaba en un artículo "la lista de las ocho o nueve leyes de Educación, todas fracasadas, aprobadas y derogadas por el PP o el PSOE en sus rotaciones en el poder". ¿Cómo puede prosperar un proyecto nacional educativo con ese vaivén de "ideólogos", sujetos y clientes de los partidos políticos, por muy buenas intenciones que tengan? Saquen las manos del mundo educativo (y cultural) señores políticos y déjenlo en las manos de profesionales.

 

Compartir este post

Repost0

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens