Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
31 julio 2018 2 31 /07 /julio /2018 09:12

Vamos a adentrarnos en un viaje ambicioso en torno al ser humano en relación con el Universo. Empezaremos con el microcosmos  de "La conquista del cerebro" del matemático Daniel Tammet (una persona con deslumbrante inteligencia que padece el trastorno de Asperger, pero gracias a la suerte también pertenece al 1% de esos enfermos que "padecen" también el Síndrome del Sabio-savant-). Y ampliaremos esos "confines secretos de la mente", con el macrocosmos de "El universo en tu mano" de  Christophe Galfard, un físico, amigo y colaborador de Stephen Hawking, divulgador de la ciencia que nos propone " un viaje extraordinario a los límites del espacio y el tiempo". Ciencia en dos direcciones pero todas  con un impulso común  y, sin duda, con un objetivo semejante: entender el  ambivalente progreso de nuestra especie y promover un desarrollo más armónico antes de que sea demasiado tarde para ello.

Daniel Tammet es capaz de aprender cualquier idioma en una semana, de recitar de memoria miles de decimales del número pi y otras hazañas perceptivas gracias a sus capacidades cognitivas extraordinarias. Pero también es una buena persona y escribe libros de divulgación con los que intenta ayudar a los que no somos como él, o sea casi todos. Para ello nos escribe sobre los secretos del cerebro y los avances de las neurociencias, sobre cómo desarrollar la conciencia espacial, la intuición y la empatía y lograr nuevas formas de percepción y pensamiento creativo. Es un lector apasionado por la literatura, la poesía y los libros de neurociencias. Y también aficionado al cine (suele citar el caso del savant Kim Peek, popular por la película "Rain Man", basada en él y en su habilidad en nemotecnia numérica) y a la música.

Daniel Tammet  nos muestra algunos recientes hallazgos neuro científicos, a los que aporta sus propias reflexiones a fin de llegar a convencernos de que la mente del lector no es, realidad, tan distinta de la suya y que poniendo un poco de atención cualquiera puede aprender  algunas cosas que mejorarían nuestra percepción, cognición y relación con lo real. Para ello Tammet estudia el funcionamiento de su propia mente y trata de ofrecernos respuestas sobre las preguntas que todos nos hacemos sobre nuestra mente. Desde la neuroplasticidad y sus promesas bastante realistas de ayudarnos a resolver problemas de la mente que creíamos irresolubles, hasta la curiosa relación existente entre el proceso de desarrollo del lóbulo frontal en la adolescencia con esos actos impulsivos, absurdos y tontos a menudo que todos hemos sufrido -y hecho sufrir a los demás- en aquellos años ("que nadie diga que fueron felices", como decía Paul Nizan en un poema). Tammet también nos habla de un tema que ya hemos estudiado en estas páginas: los efectos beneficiosos de la meditación en el cerebro y la mente.

Como también ocurre entre algunos maestros budistas o expertos en meditación o mindfulness, Tammet da por sentado que el lector tiene recursos intelectuales o formativos que raramente están al alcance de cualquiera y precisan de una formación muy superior y más profunda de lo habitual en personas corrientes, incluso universitarios o científicos. Es decir, también hace falta un cerebro especial, inusualmente bien amueblado y entrenado.

Especialmente interesante es la sinceridad y honestidad de Tammet al desmontar ciertos tópicos sobre el autismo, aunque sea al coste de arremeter contra escritores muy respetables que ha escrito sobre esa perturbación cognitiva, como el gran Oliver Sacks (sobre todo en "El hombre que confundió a su mujer con un sombrero") y asegura que no se puede catalogar sin más a todos los autistas como enfermos mentales, antisociales y discapacitados. Que hay tantos tipo de autistas como personas con ese mal y cada una es diferente  de las demás. Precisamente en consonancia con las nuevas tendencias  y descubrimientos de las neurociencias Tammet enfatiza la importancia de la influencia social y del bagaje cultural en los llamados test de inteligencia que olvidan a menudo el hecho incontrovertible de que hay muchos tipos de inteligencia, no sólo grados.

 

El amigo Gallard ha logrado escribir un libro especialmente brillante, de lectura fácil y rabiosamente dinámica e interesante. Él pone literalmente en nuestras manos una serie de conocimientos sobre el universo, el tiempo y el espacio, usando un lenguaje coloquial y divertido, evitando tecnicismos farragosos y prometiendo formalmente en el prefacio del libro que "tiene la intención de que ningún lector se quede rezagado en la lectura de su libro". Y a fe que consigue cumplir su promesa, al menos en lo que a este crítico concierne y a mi experiencia en pulsar los criterios lectores de muchos individuos.

Desde las preguntas que de niños nos hacíamos cada vez que alzábamos la cabeza y mirábamos en la noche el cielo cuajado de estrellas, la luna, las estrellas fugaces en las noches de agosto o nos extasiábamos con la metafísica poética de "2001, una odisea espacial", o devorábamos sin saber por qué toneladas  de ciencia ficción, de ciencia recreativa, de misterios del planeta por resolver hasta las cuestiones especulativas que leíamos en libros sobre física cuántica o descubrimientos de la neurociencias y las conexiones con las fuerzas energéticas primordiales hasta llegar al "todos somos Todo", somos una parte esencialmente relacionada y perteneciente al Universo, las preguntas no han cesado y sólo unas pocas reciben una respuesta científicamente válida. Pues bien, El universo en tu mano  da muchas --no todas, eso sería imposible aquí y ahora- respuestas. Y lo que es igual de importante, porque arremete contra las falsas verdades sobre el universo y la física que llevamos siglos repitiéndonos, y algunos tópicos igualmente falsos que se visten con el ropaje cuántico.

El hallazgo de este libro es su lenguaje y su recurso a la imaginación del lector de una manera eficaz y fascinante. Un uso fastuoso de metáforas, imágenes brillantes y conceptos profundos explicados con la sencillez y eficacia que utiliza un buen maestro con un niño de cinco años. Conseguir que imagines el aspecto de un agujero negro, el estallido de una estrella, la formación de satélites y planetas. Y añade a esto que Galfard tiene un saludable y chispeante sentido del humor que nos invita incluso a surfear sobre un asteroide para ver la dinámica cósmica de los objetos en el espacio, desde el big bang hasta el estallido del sol en su colapso final arrasando con todo el sistema a su cargo, incluido un absurdo planeta rojo con todo su interior licuado por el calor, el nuestro, que antaño fue azul.

Galfard nos permite entender la teoría de la relatividad con una metáfora brillantemente cotidiana y banal, se comporta como el autoestopista galáctico de Douglas Adams, te reduce de tamaño para que veas el comportamiento de los electrones y logra que te plantees seriamente desterrar los conceptos aprendidos y usuales que mantenías -si acaso lo hacías- sobre el tiempo y el espacio y la sorprendente relación entre ellos. ¿Enrevesado? Quizá un poco, dada la ambición del intento de explicación totalizador. Sin embargo no requiere un esfuerzo enorme ni tampoco una formación técnica específica. Es un ensayo divulgativo y muy inteligente. Con él podemos cerrar el círculo entre el microcosmos del cerebro y la mente humanas y el macrocosmos del universo en el que vivimos y del que formamos parte de una forma más íntima y esencial de lo que creemos. Galfard no nos ofrece sólo información selecta, nos ofrece algo más: entendimiento. Esa  complejidad  organizada  de  la  que  se  nutre  nuestro  cerebro llamada conocimiento. Y se trata de los conocimientos más profundos y fundamentales de nuestro tiempo. Narrados con un humor a menudo surrealista: explicar física del cosmos acompañando a un jarrón de porcelana que querríamos destruir.

FICHAS

LA CONQUISTA DEL CEREBRO.- Daniel Tammet.-Trad. Ismael Attrache.- Blackie Books.-2018.-19,90 euros.- ISBN 9788416290604

EL UNIVERSO EN TU MANO.-Christophe Galfard. Traducción de Pablo Álvarez Ellacuria. Blackie Books. Barcelona, 2016. 453 páginas. 23 euros.- ISBN 9788416290628

Compartir este post

Repost0
28 julio 2018 6 28 /07 /julio /2018 08:08

Nuevo libro del neurocientífico, filósofo y psicólogo Antonio Damasio, que ya me deslumbró con su "El error de Descartes" y con "En busca de Spinoza". En estos libros Damasio va presentando una tesis personal en la que reivindica el papel de los sentimientos y las emociones no solo en los comportamientos y actitudes del hombre, sino en el mundo psíquico en el que, salvo patologías de distinto grado, debería reinar el mundo de la Razón, la Lógica, el Logos entronizado por la filosofía griega, Descartes y Kant, entre otros. Los sentimientos, para Damasio, son el  origen de la cultura humana y la simiente desde la que se desarrolla nuestra mente y su estrecha relación con el resto del organismo.

En "El extraño orden de las cosas" Damasio propone la homeostasis como elemento equilibrador el cuerpo humano y la homeostasia como el conjunto de sutiles, admirables y complejas operaciones que nuestro organismo va ejecutando a lo largo de su desarrollo y en cada momento, tanto en respuesta a estímulos interno como externos en una permanente estrategia no sólo para seguir existiendo sino para prevalecer en un medio natural con el que estamos inevitablemente conectados. En esa estructura general homeoestática, las emociones y los sentimientos también juegan un papel que Damasio va analizando en detalle desde la función de las bacterias a las de las encimas, las neuronas, todo tipo de células y la complejo e increíble  relación que éstas tienen entre sí, los órganos y las funciones de esa maravilla natural que es el cuerpo humano.

Damasio articula en su amplio relato fenomenológico, desde lo biológico a lo cerebral, el papel renovador y estimulante que generan los sentimientos creados por las experiencias subjetivas de las circunstancias y estados vitales de la persona en su organismo holístico. Después amplía el foco de su visión descriptiva para hablarnos de la función de la cultura en la formación y desarrollo de nuestra propia mente, a través de la observación, el pensamiento y la acción del sujeto. Los seres humanos importamos a nuestra mente las imágenes percibidas por nuestros 5 sentidos: olfato, visión, tacto, audición y paladar, y a partir de esas imágenes que nuestra mente recibe del exterior, almacena en la memoria y les da un sentido, o crea sus propias narraciones a partir de estas imágenes y de nuestra experiencia vivida, que almacena también en la memoria, permitiéndole más tarde recordar (y manipular casi siempre de una forma inconsciente). Después interviene la oralidad, cuando contamos y nos contamos la historia, acto que hace evolucionar la mente y mantener activas sus neuronas (de ahí la tendencia de los ancianos a contar los hechos que almacena en la memoria, en los que intervienen tanto la memoria como la imaginación del individuo).

En la historia antropológica del hombre y su evolución, cuenta de manera esencial estas actividades socio-culturales que obedecen a una necesidad humana de compartir experiencias y aprender de ellas, generando actividades paralelas como los rituales, las artes, la música y la danza, el teatro y mas adelante la literatura, el cine, etc. En ese historial evolutivo los sentimientos y las emociones forman el armazón básico de la evolución de la inteligencia humana.

La mente cultural en acción.Después de conocer nuestro cuerpo biológico, el funcionamiento del cerebro y las interrelaciones cuerpo-cerebro reportando nuestro pasado hasta 2017, justificando por qué somos como somos. El autor hace un breve análisis sobre el hombre cultural social, el mundo que nos rodea. Damasio tiene una visión optimista, fundada en la biología y las neurociencias sobre el futuro de la raza y es de destacar la respuesta que da a la suposición, para él errónea,  de algunos escritores científicos que desconfían del progreso futuro del hombre puesto que los consideran algoritmos y como tal programables: “Decir que los organismos vivos son algoritmos es, por lo menos engañoso, y en términos estrictos es falso. Los algoritmos son fórmulas, recetas, enumeraciones de pasos en la construcción de un resultado particular. Los organismos vivos, incluyendo los organismos humanos, se construyen según algoritmos y usan algoritmos para operar su maquinaria genética. Sin embargo, no son ellos mismos algoritmos. Los organismos vivos son consecuencia de la interacción de algoritmos y exhiben propiedades que pueden o no haber sido especificadas por los algoritmos que les orientan la construcción. El más importante a retener es que los organismos vivos son conjuntos de tejidos, órganos y sistemas en los que cada célula componente es una entidad viva, vulnerable, compuesta por proteínas, lípidos y azucares. No son líneas de código; son cosas palpables".

Como él mismo escribe: "Este libro trata de un interés y de una idea. Hace mucho tiempo que me intriga el afecto humano (el mundo de las emociones y de los sentimientos) y he pasado muchos años investigándolo: por qué y cómo nos emocionamos, sentimos, usamos los sentimientos para construir nuestro yo; cómo los sentimientos ayudan a nuestras mejores intenciones o las socavan; por qué y cómo el cerebro interactúa con el cuerpo para sostener dichas funciones".

Se trata, sin duda, de un libro complejo pero esclarecedor y estimulante. De su honestidad y probidad intelectual dan una muestra las palabras con las que cierra su libro: "No tenemos ninguna explicación científica  satisfactoria sobre los orígenes y el significado del universo; carecemos de teoría alguna de todo lo que nos concierne. Esto nos recuerda de manera serena lo modestos y provisionales que son nuestros esfuerzos y la enorme apertura de miras que necesitamos para enfrentarnos a lo que desconocemos".

Por eso Damasio, científico serio y responsable, rechaza la visión apocalíptica de historiadores y filósofos versados en el mundo de la IA y la robótica que..."imaginan que el progreso científico y tecnológico degradará la condición del ser humano y de la humanidad; pronostican la aparición de super organismos y predicen que ni los sentimientos ni la concia tendrán un lugar en los organismos futuros". Y mas adelante (pág. 314) realiza una análisis demoledor sobre la situación actual a pesar de la espectacularidad de nuestras innovaciones, progresos científicos y reflexiones fundamentadas para concluir "nuestra capacidad para comprender nuestro lugar en el universo sigue siendo no solo incompleta sino también inadecuada y lo mismo le ocurre a nuestra capacidad para controlar la naturaleza". Y tras rechazar a la razón desnuda como elemento básico como estrategia de gestión de nuestro futuro, propone: "promover una asociación productiva entre sentimientos y razón, poniendo énfasis en las emociones estimulantes y suprimiendo las negativas. Y rechazaría la idea absurda de que la mente humana es equivalente a las creaciones de la inteligencia artificial".

Un libro imprescindible que debería ser de lectura obligatoria en las Universidades.

FICHA

EL EXTRAÑO ORDEN DE LAS COSAS.- Antonio Damasio. Trad. Joandomenec Ros.- Ed. Destino.- 415 págs.-21,50 euros.- ISBN 9788423353415

 

Compartir este post

Repost0
26 julio 2018 4 26 /07 /julio /2018 08:46

El objetivo es ambicioso. Y más para una primera novela. Annabel Abbs, una joven inglesa con una familia estable, se atreve a hablarnos y dejar navegar su imaginación por personajes como Jung, Becket o James Joyce, padre de su protagonista, Lucia Joyce. Lo cierto es que no lo hace mal, logra pasar el listón mínimo que convierte una primera obra en una promesa evidente. Con detalles  de una osadía irreverente como la descripción que Lucia hace de Jung al empezar el tratamiento, "un suizo gordo con reloj de bolsillo que cobra por hora, como las vulgares prostitutas"

La estructura narrativa de la novela se basa en ese continuo recordar de la propia vida que hace Lucia Joyce, en 1934, con 27 años y ya irreparablemente dañada psíquicamente, a  Carl Jung, uno de los discípulos "rebeldes" de Freud (que aún vivía en esos años), que la admite como paciente deslumbrado por la fama del padre. Las características más o menos sádicas y masoquistas de la relación entre Joyce y Lucía, unida a su tempestuosa y fracasada vida sentimental con otros hombres, entre ellos Samuel Becket (la descripción de esta relación no acaba de resultar verosímil), la rivalidad artística que la bailarina establecía hacia su propio padre y el odio y la inseguridad que su madre, una mujer primaria y elemental, le provocaba, establecían en conjunto un cuadro patológico que "debería" atraer muchísimo a Jung (aunque las intervenciones terapéuticas y comentarios del suizo no se ajustan mucho a lo que se conoce de la teoría psicoanalítica junguiana, no en vano tal terapia es ficticia).

No es son embargo las cuestiones analíticas las que interesan al desarrollo narrativo que imprime Annabel Abbs a su novela y por tanto no constituye un defecto de fondo. Tampoco es una biografía más o menos académica como la de Carol Loeb (Lucía Joyce. To Dance in the Wake,) sino más bien  la historia de una mujer joven y bastante desequilibrada con un fuerte impulso y vocación artística hacia la danza,  que trata de recomponer su existencia entendiendo las oscuras causas que se lo impiden, todas relacionadas con efectos y sentimientos dolorosamente traicionados. 

La vida extenuante y destruida por desarreglos psicóticos de Lucía Joyce queda compensada en esta novela por una visión más compasiva y defensiva de la autora hacia su protagonista, basándose en la biografía de Loeb Shloss  y testimonios epistolares de familiares y amigos de Lucía (no muchos debido a la destrucción en 1988 de la mayoría de las cartas personales de Joyce o de Lucía que existían por el sobrino de la propia Lucía, único heredero de la familia Joyce, Stephen. Así pues Abbs echa mano de su imaginación y trata de reconstruir un episodio, la psicoterapia, y con ella el relato de la vida de Lucía. Con esta novela se nos plantean reflexiones sobre los grandes creadores y sus relaciones familiares, principalmente con los hijos y el precio que estos pagan por la fama y el trabajo de sus padres. Y, tan interesante como esto, la relación ambivalente y sin límites definidos que en muchos grandes genios artísticos existe entre su inteligencia y la locura.

El diálogo ficticio con Jung sigue una correlación de episodios mas o menos hilvanados cronológicamente que van mostrando las grietas psicológicas y los motivos que las amplían en los eventos que Lucía va narrando, desde los primeros problemas amorosos, los rechazos, las crisis en las relaciones con Babbo, su padre, y su madre, la enorme presión que Joyce ejerce sobre la autoestima de Lucía, la falta de libertad de la muchacha que es un obstáculo insuperable para su desarrollo como persona y su éxito como bailarina, para lo que estaba especialmente dotada.

Abbs describe con viveza el ambiente del París de los años de entreguerras, las vanguardias artísticas, Joyce encumbrado por el Ulises y medio enloquecido por el esfuerzo de escribir la difícil y enigmática "Finnegans Wake" y su ceguera casi inminente...un ambiente  nocivo y malsano para una mujer joven y creativa, en una época en la que pocas mujeres conseguían llegar a ser tratadas en régimen de igualdad y de justicia por sus méritos artísticos o profesionales. Cegada y oscurecida por la fama de su padre, la influencia negativa de éste, su falta de comprensión y desinterés hacia la vocación de su hija, y la falta de compensaciones sentimentales por otra, sin contar la dureza de la figura de la madre, llevarían a Lucía a la  locura.

 

Annabel Abbs es licenciada en Literatura Inglesa por la Universidad de East Anglia. Vive entre Londres y Sussex con su marido, sus cuatro hijos y su viejo perro. Esta, su primera novela, recibió el premio Impress para escritores noveles en 2015.

FICHA

LA HIJA DE JOYCE.- Annabel Abbs.- Traducido por Amelia Pérez de Villar Herranz. Galaxia Gutenberg, 2017. 360 páginas. 22,50 euros.

 

Compartir este post

Repost0
24 julio 2018 2 24 /07 /julio /2018 08:24

El escritor H.P. Lovecraft tiene inesperadas y poco conocidas (excepto para los fanáticos) redes de admiradores. Es un escritor de culto en el universo underground y entre los aficionados al terror y el misterio llamados "góticos". Y también, claro está, entre los devoradores de cómics y novelas gráficas de terror. Es de ese tipo de escritores que logran crear un mundo propio, como Poe, Carroll o Dickens (aunque, a mi parecer, Lovecraft se encuentra a otro nivel como comparable con esos genios literarios).

La editorial Alma (de la que ya reseñamos Tom Sawyer y los relatos de Poe), ha editado con gusto y esmero este clásico norteamericano, cercano a Poe aunque a considerable distancia cualitativa menor, con unas ilustraciones muy "ad hoc", aunque de nuevo echamos de menos unas páginas de comentario que sitúen al autor en su contexto histórico, social y en la historia de la literatura. Siguiendo la escuela de Poe (que murió 40 años antes de que naciera nuestro autor) su estilo es de una sencillez, lógica y coherencia que tienen el efecto paradójico de  aumentar la sensación de horror ante lo que relata. Es un maestro del terror más en la estela de "Otra vuelta de tuerca" de Henry James. Además crea la mitología propia de los relatos de una oscura deidad, Cthulhu donde auna un tipo de horror cósmico esotérico con elementos de ciencia ficción.

Se puede asegurar que el lector que entre en el mundo de Cthulhu no lo abandonará jamás, formará parte de ese, delicioso en el fondo, imaginario del terror donde figuran Drácula, el Hombre Lobo, Frankenstein y otras criaturas de la noche.

LA LLAMADA DE CTHULHU y EL SER EN EL UMBRAL.- H.P. Lovecraft.- Trda. José Álvaro Garrido.- Ilustr. John Coulhart.-92 págs. Alma editorial. ISBN 9788415618683

Compartir este post

Repost0
21 julio 2018 6 21 /07 /julio /2018 08:27

A estas alturas ya no hay ni un solo conocedor de los avances de las neurociencias ni tampoco ningún practicante o estudioso de la meditación, en cualquiera de sus gamas, escuelas, estilos y tradiciones que no haya leído, estudiado o experimentado de alguna manera cómo los caminos y objetivos de ambas no han dejado de cruzarse y comienzan a seguir un mismo camino en algunas de las múltiples facetas del desarrollo de la mente y el cerebro en sus enormes  -y en su mayor parte desconocidos- potenciales. Por tanto el libro que recoge las largas conversaciones entre el monje budista Matthieu Ricard y el neurobiólogo Wolf Singer, resulta doblemente interesantes a unos y otros, a pesar de las inevitables reiteraciones y la no menos inevitable disfunción que se produce cuando una de las partes admira lo suficiente a la otra para evitar desencuentros paralizantes o entorpecedores entre la exigencias científicas empíricas y la esencial carga espiritualista de la meditación independientemente de su tradición y práctica. Teorías, hipótesis, modelos conceptuales con los que trabaja la ciencia, cuando las vías de la razón pura, la intuición y la observación has mostrado sus límites. El modelo esquemático que nos proponen los dos dialogantes debe injertarse en una teoría susceptible de ser confrontada o en su caso falseada por los hechos .

La hermenéutica  científica de Singer y la intuición y el pragmatismo espiritual de Ricard rico en experimentaciones propias y examen de las ajenas, tratan de soslayar el habitual escepticismo empírico de la ciencia y evitar el doctrinalismo y la indemostrabilidad  inevitables de unas experiencias casi totalmente subjetivas (pese al aumento exponencial de pruebas realizadas con criterios y exigencias científicas sobre meditadores expertos). El budismo  concretamente trata de examinar la mente de una forma empírica y sus ancestrales técnicas han dado resultaos reconocidos desde hace unos años por la ciencia. Y aunque muchos científicos siguen negándose a hablar de conciencia, mente, posibilidad de transformación, cuestiones metafísicas que para ellos se reducen a epifenómenos cerebrales, lo cierto es que la lectura de este libro de diálogos permite esbozar una cierta esperanza en que pronto  acaben los recelos y se admita una posible vía común entre la ciencia los planteamientos meditativos, es decir confrontar dos tipos de conocimiento, uno en primera persona y otro en tercera.

Dos enfoques radicalmente diferentes que se han rechazado y confrontado mutuamente durante siglos. Como dice Ricard,  "dos milenios y medio de investigación directa del funcionamiento de la mente a través de una introspección en profundidad llevada  a cabo por mentes perfectamente entrenadas, tras haber alcanzado a la vez una gran estabilidad mental y una claridad penetrante" . A  ello, contrapone Singer que "los especialistas en el cerebro niegan categóricamente toda distinción entre las funciones sensoriales y las ejecutivas y entienden la conciencia como una propiedad emergente de las funciones del cerebro" Por lo que, añade, tales prácticas "exigen una disociación de la personalidad: habría por una parte un observador puro, desapegado de las emociones, los afectos y las percepciones erróneas y, por otra parte, existiría una instancia que formaría también parte del sujeto, que se vería desgarrada por los conflictos..." Eso lo rechaza Ricard, que habla de "una conciencia despierta no dual que se ilumina a sí misma".

El diálogo -realizado durante ocho años- va glosando y analizando desde los dos puntos de vita temas como la atención, el control cognitivo, la meditación y el cerebro, las emociones y los cambios neuronales, el entrenamiento mental y sus límites, la percepción de la realidad y sus aspectos cambiantes, las ilusiones perceptivas, el autoexamen y la presunta existencia del ego, el libre albedrío y la responsabilidad para terminar con uno de los caballos de batalla contrapuesto entre la meditación y  la ciencia: la naturaleza de la conciencia y sus estados.

Un libro fascinante que no añade datos importantes a la controversia entre la meditación y los científicos, pero si aclara y enfatiza cuestiones, experiencias, hipótesis y teorías que los acerca de una forma especialmente creativa.

FICHA

CEREBRO Y MEDITACIÓN.- DIÁLOGO ENTRE BUDISMO Y NEUROCIENCIAS.- Matthieu Ricard y Wolf Singer.-Trad. Vicente Merlo.-479 págs.- Ed. Kairós.- ISBN 9788499886183

 

 

 

 

 

 

Compartir este post

Repost0
19 julio 2018 4 19 /07 /julio /2018 08:30

La editorial Cátedra publicó este libro en 1984 en su colección Teorema. Llevo años con él y me ha proporcionado horas de intenso placer indagatorio y especulativo. De hecho ha entrenado mi mente en los placeres de la lógica y lo ha hecho jugando con personajes de un libro adorado por mí, "Alicia en el País de las Maravillas" de Lewis Carroll, un supuesto "libro para niños" que Disney banalizó hasta extremos inauditos y que hay que leer al menos diez veces en la vida para disfrutar cada  vez más con él.

Como dice el genial matemático  Martin Gardner (que murió en 2010 a los 95 años) que ya había editado el libro de Alicia con anotaciones lógico matemáticas, autor de la introducción al libro de Smullyan, (que falleció a los 97 años en febrero del pasado año) este tipo plurivalente "es un conglomerado único de personalidades: filósofo, lógico, matemático, músico, mago, humorista, escritor y creador de maravillosos acertijos parodiando obras de la literatura popular". Y añade: "todo este libro está plagado de juegos de palabras carrollianos, problemas lógicos y metalógicos y oscuras paradojas filosóficas". Y advierte "nadie puede leer este libro...sin plantearse aún más el misterio del ser, de dificultad de distinguir lo verdadero de lo falso o lo irreal de lo real".

Smullyan, llamado el "Gandalf de las matemáticas", publicó más de treinta libros entre acertijos, obras técnicas, libros de ajedrez, de los cuales hay trece traducidos al castellano. El que les comento todavía se encuentra en librerías de segunda mano y el amigo Serret os lo encuentra seguro. No os lo perdáis. No es un libro para leer de seguido (sería imposible para una persona de conocimientos básicos en lógica) pero garantizo momentos de deslumbrado estupor y diversión sana (es como tomar vitaminas para el cerebro).

Los problemas que plantea, basados en "Alicia" y sus personajes, merecen dedicarles nuestra atención y sagacidad. Como muestra un botón. A priori, partimos de la base de que los locos mienten siempre y los cuerdos dicen la verdad:
-"Fíjate -dijo la Duquesa- en la Oruga y Bill, el Lagarto. La Oruga cree que los dos están locos".-¿Cuál de ellos está realmente loco?- preguntó Alicia.-...Te he dado suficiente información para que deduzcas la respuesta- contestó la Duquesa.

¿Cuál es la verdad? ¿Están ambos locos? Si la Oruga fuera cuerda, sería falso que ella y el Lagarto están locos. Por consiguiente la Oruga debe estar loca. Como está loca su creencia es equivocada, así que no es verdad que ambos estén locos. De modo que el Lagarto debe ser cuerdo y la Oruga está loca. ¿Fácil deducción? No se confíen. Tengo un amigo matemático al que le costó meses descifrar algunos de estos acertijos. Y todos tienen explicación lógica.

Busquen el libro y diviértanse. Alimento para el cerebro. Un consejo, enfréntense a las adivinanzas con una libreta y un lápiz en las manos.

FICHA

ALICIA EN EL PAÍS DE LAS ADIVINANZAS.- Raymond Smullyan.- Ed. Cátedra. Trad. Montserrat Millán.-207 págs.

 

 

 

Compartir este post

Repost0
17 julio 2018 2 17 /07 /julio /2018 08:22

Leer la introducción de Jordi Ibáñez a este libro da una idea aproximada, aunque sorprendente, del estado complejo y trabajoso de la recopilación de los escritos salvados del gran pensador alemán, que se suicidó en Port Bou durante la segunda guerra mundial debido a un cúmulo desdichado de malentendidos y graves temores de Benjamín (que temía como tantos otros intelectuales judíos de la época caer en manos de la Gestapo: recuerden el caso también  lamentable de Stefan Zweig que hemos comentado en estas pàginas  en varias ocasiones). Ibáñez Fanés es uno de los prologuistas escogidos, el profesor de la Pompeu Fabra ha escrito un texto para acompañar las traducciones (“revisadas y anotadas”) hechas entre 1971 y 1975 por Jesús Aguirre (histórico director editorial de Taurus) y por Roberto Blatt en 1991.

En todo caso y salvando el aparente caos de los textos recopilados cabe esperar según los estudiosos de la obra de Benjamín que la presente antología (primera que se publica en nuestro país) recoja los textos fundamentales que fueron saliendo a través de los años en cuatro volúmenes de "Iluminaciones" y un par de los "Discursos interrumpidos". El libro que Taurus nos ofrece tiene el interés enorme de dar a conocer a uno de los críticos culturales "más originales e indispensables del siglo XX". Quizá uno de los pensadores más urbanitas que han existido, con su fascinanción por las grandes ciudades (especialmente Paris) y el papel del artista que se se convierte en un "flaneur" (paseante sin puntos de llegada) como Baudelaire y alimenta su creatividad con la fugaz y continuamente cambiante ciudad, en una dialéctica marxista donde las calles, los pasajes, la arquitectura entren en relación con la revolución humana que levanta adoquines o construye barricadas.

Conocer las reflexiones que el inteligente y minucioso pensador -un experto bobliófilo, especializado en libros infantiles-  realiza sobre figuras como Charles Baudelaire, Marcel Proust, Franz Kafka o Bertold Brecht y sus respectivas obras, es un alimento intelectual de primer orden, sin duda. A Baudelaire le interpreta en clave política y lo considera como "el poeta destructor de la banalidad de la vida moderna capitalista". Sorprende en el desarrollo del pensamiento crítico de Benjamín las páginas lúcidas que dedica a la traducción como forma y estilo literario. Y dentro de su adscripción al momento técnicamente revolucionario que ya anunciaba sus adelantos, la hipótesis crítica que vincula las facilidades de reproducción de las obras de arte con la esencia de su valor como tal  y el cambio que supone frante al observador el hecho de la fácil adquisibilidad de una copia técnicamente perfecta. Para ello, Benjamín, nos habla de una acuarela, "Angelus novus" (comprada por el pensador en 1920) como símbolo emblemático de su manera de percibir el arte como algo irrepetible.Para Benjamin el arte es contemplado desde una perspectiva materialista pero también espiritual y trascendente: el arte en como una lanzadera simbólica que sirve de puente con el pasado. Pero ese símbolo está en transición en el siglo XX ya que  la reproductibilidad técnica ocupa un lugar propio de los procedimientos artísticos y a consecuencia de ello se está transformando la percepción estética y amentado exponencialmente el poder de la imagen en sí. Frente a esto (la fotografía) hay algo que se mantiene irreductible, el aura de la obra de arte que procede del pasado y la tradición. Y ese aura produce la  fascinación del observador y justifica el valor único de la obra. 

El estilo de Benjamín, complejo, lleno de vueltas y revueltas persiguiendo la claridad de la idea expuesta, en unos textos de exigente lucidez, es lo que suele reivindicar el carácter sagrado del lenguaje- es un desafío para cualquier traductor. Como Wittgenstein es aficionado a un estilo cuajado de citas (ver su "Libro de los Pasajes") creando una especie de mosaico de textos. Un escritor tan pulcro y puntilloso como Coetzee escribió al respecto: "Su método característico, ­entrar en un tema en ángulo, avanzar paso a paso de una recapitulación perfectamente lograda a la siguiente­ es tan instantáneamente reconocible como inimitable, ya que requiere un agudo intelecto, un aprendizaje ligeramente gastado, y un estilo de prosa que, una vez que dejó de pensar en sí mismo como el doctor Benjamin, se convirtió en una maravilla de precisión y concisión." Absolutamente de acuerdo incluso en la indirecta a la pedantería intelectual de Benjamín que proclama en 1934, en plena persecución nazi de los artistas no afectos a Hitler que los artistas son "los nuevos rebeldes de la historia" y se se autoproclama portavoz de la "vanguardia artística más radical", ya que "el siglo XX y la guerra ha borrado la capacidad de narrar, se presciende del pasado y se alimenta una nueva forma de barbarie".

En ese contexto aún es posible la "iluminación". No es un término espiritual o religioso para Benjamín. La iluminación la crea la imagen tratada y analizada -aunque sin dejar de rechazar la reproducción en serie de la imagen como unempobrecimiento estético y una perdida de valor cultural- cuyos elementos no reductibles producen en la sesibilidad del artista una especie de revelación que apunta hacia la reconversión del tiempo histórico (en el que Benjamín insiste en el papel de la memoria y el olvido y en la manipulación de la historia por parte de los vencedores y el olvido por los vencidos).

FICHA

ILUMINACIONES.- Walter Benjamin.- Traducción: Roberto Blatt y Jesús Aguirre.- Ed. Taurus.-Clásicos Radicales.- 480 páginas, 19,90 euros.ISBN 978-84-306-1938-2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir este post

Repost0
14 julio 2018 6 14 /07 /julio /2018 07:14

Me llamó la atención el título del libro. El doctor Portuondo, médico psiquiatra y psicoanalista cubano en el exilio español (pertenecía a la clase  económica e intelectual que no gustaba al régimen cubano de Castro) dirigía el "Instituto Internacional de Psicología", en un amplio piso de la calle Mandri o alguna paralela a ésta. A principios de los noventa yo estudiaba en la mortecina, cognitivo-conductista y nada innovadora Facultad de Piscología de Barcelona y buscaba algo de heterodoxia psicoanalítica que completara mis estudios. Me llegó alguna noticia sobre Portuondo, un tipo estrafalario, estridente y teatral que supuraba psicoanálisis por los cuatro costados y además un experto en el test de Rorschach, con casi treinta obras de Rorschach psicoanalítico y el llamado "psicoanálisis directo" que se realizaba a psicóticos (un auténtico disparate clínico defendido a capa y espada por Portuondo y su mentor, el norteamericano Rosen) para el que era preciso ser un judoka experto o un cruce entre karateka y bulldog. o un buen boxeador como Portuondo).

Bromas aparte, Portuondo era un psicoanalista rudo y directo, intuitivo, socarrón, histriónico y fascinante. O al menos, lo era como profesor. Sus frases lapidarias, provocativas y burlonas eran la comidilla de cuantos hacíamos sus cursos. Yo hice los cuatro, con tesina final y un "doctorado" de nulo valor oficial. Mis compañeros de Facultad de admiraban y de desternillaban, a partes iguales, cuando les contaba las divertidas clases de Portuondo. De hecho propuse en la Facultad que le llamaran para dar una clase magistral a los alumnos del último curso (que habíamos estudiado una descafeinada  y aséptica asignatura sobre el Psicoanálisis y sus diferentes tendencias) cosa que me fue radicalmente negada.

Y ahora hablemos de esta "novela" con "derivas ficticias" como dice el autor, Carlo Padial, que se ha atrevido a poner al doctor como título con el subtítulo genérico de "Mis días de psicoanálisis con un sabio desquiciado". Más bien debería haber sido, "Mis días desquiciados con un sabio y patético psicoanalista". Padial se pasó cinco años de terapia con Portuondo, viaje alucinante que narra en el libro y que acabó  con la muerte del doctor. en el 2005.

Creo que esta "novela" le hace un flaco favor a la memoria del doctor Portuondo, aunque no se le puede negar a Padial que ha reflejado bastante fielmente los decires, gestos e idiosincrasia externa del doctor cubano, un ser absolutamente amargado por la añoranza de su tierra y la nostalgia de un pasado que no volvería jamás. El bastante noble patetismo de esa figura fagocitada por los desastres de la política cubana y la no menos desastrosa economía personal, queda difuminado por el indudable patetismo personal y psicológico de Padial (o al menos la versión que él nos facilita). La sorprendente sopa de letras que se nos ofrece tiene la facultad hipnótica de provocar alguna sonrisa, dos o tres carcajadas y un general estado de "Dios mio, este chico está muy mal". Ese (reconocible) floreo verbal escatológico de Portuondo (con el que adornaba sus clases provocando estupor y jolgorio a partes iguales) solía ajustarse al diagnóstico psicoanalítico de la persona al que se lo dirigía con una exactitud asombrosa aunque hilarante. Por ejemplo, en la primera mitad del libro le espeta a Padial: "Aprende a no comer mierda. Con eso tendrías mucho ganado. Dejarías de ser un enano comemierda"

El autor nos ofrece una imagen a lo Woody Allen, pero un Woody bastante cutre, mucho más desquiciado y de un patetismo casposo que sobresalta un poco. Pero, al mismo tiempo, bastante divertido, surrealista y chocante. Las "confesiones" personales de Padial oscilan entre lo humorístico y lo francamente penoso. Si en estas páginas se refleja la cosmovisión del autor en aquellos años de diván, solo cabe desearle que las cosas se hayan equilibrado un poco. Al menos el libro parece haber llegado a una segunda edición. Me queda la sospecha de la intencionalidad de Padial, no sobre la figura de Portuonodo, que no es analizado "hacia dentro" sino expuesta a través de sus palabras, sus lingotazos de whisky y sus arranques. Me refiero a si nuestro autor no ha querido en realidad realizar una parodia de los libros de autoayuda o las pseudoterapias  espiritualistas.

Quizá lo más auténtico del libro sean las ultimas entrevistas de Padial con un Portuondo ya muy enfermo que sabe que se está muriendo y vive en clave de nostalgia sus últimos días, pero la deriva del narrador hacia su propio infierno acaba desnutriendo esas páginas. En alguna parte he leído que Padial dice:  "Al final, yo soy el centro de la broma, por muy crítico y sarcástico que sea. Odio al cómico que se posiciona fuera. Me ha costado horrores incorporarlo. Ahora soy un detective privado de mí mismo. Las cosas que me angustian son el material con el que hago las cosas. Cosas horribles pero que, al final, te hacen crecer. Portuondo me ayudó mucho a llevar eso en la dirección correcta, reforzó mi Yo para enfrentarme a ello, pese a que sigo siendo un neurótico terrible".

Y sólo quedan aquella frases lapidarias: "¡Cuando la bestia ruge, la razón tiembla!", "Yo te miraré con tus ojos, y tú me mirarás con los míos." "Atrévete a vivir, cabrón, atrévete a pensar por ti mismo" "El mundo entero está en esta mano. Ciérrala. No tengas miedo, pendejo, se te escapará igual". "Hay que aprender a vivir con el desatino. Es la sal de la vida"."Los que crean la revolución no son los hombres, son los hijos de una madre insatisfecha" "La mujer es más inteligente que el hombre a nivel biológico e instintivo. Sin comprometerse además!" "Me dices, mi hijo no me come. Es que no te traga, mujer, por eso te rechaza" "Nunca hagas terapia sin cobrar. Ellos deben pagar y tu aprender de ellos"

Descansa en paz, viejo profesor Portuondo. Animo Padial, ha sido un buen intento.

FICHA

DOCTOR PORTUONDO.- Carlo Padial.-269 págs. Blackiebooks.- ISBN 9788417059439

Compartir este post

Repost0
12 julio 2018 4 12 /07 /julio /2018 07:07

Cerca de la mística montañera, aunque tocada con la varita de la realidad más áspera y dura, está "Toda una vida" de Robert Setthaler en la que se nos narra la existencia azarosa e intensa de Andreas Egger, un chiquillo de cuatro años abandonado por su madre y recogido por su brutal tío en una aldea perdida de los Alpes a principios del pasado siglo. El progreso llega a las montañas con sus ambivalentes cambios y el niño se hace hombre a base de rudo estoicismo, fuerza física y capacidad de sacrificio y de trabajo. Pero hay algo que no cambia pese a ese progreso (simbolizado por la construcción de teleféricos para deportistas en los valles y la violación técnica y humana de la montañas vírgenes): su relación casi simbiótica con los montes.. Allí Andreas encuentra el amor y allí lo pierde tras un alud (descrito de una forma excelente ,pág.64) y se va convirtiendo en un anciano fuerte y solitario que se arroba con las puestas de sol y la estoica maravilla de la leche recién ordeñada y los productos de la tierra. Novela de una belleza desgarradora que se afirma en los sentimientos y los defectos humanos con una serena comprensión. Como muestra vean el  sereno balance que Andreas hace  de su vida: "Que él supiera no cargaba con ninguna culpa digna de mención y nunca había caído en las tentaciones del mundo: las borracheras, la prostitución o la gula. Había construido una casa, había dormido en infinidad de camas, establos, rampas de carga y unas cuantas noches incluso en una caja de madera. Había amado. Y se había hecho una idea de hasta dónde podía llevar el amor...nunca se había visto en el apuro de creer en Dios y la muerte no le daba miedo...podía mirar atrás sin lamentos, con una media sonrisa y un gran asombro" (pág.133).

La humildad de las vivencias de Andreas no lo hacen menos interesante sino más entrañable humanamente hablando. El personaje, en su cerrazón y elementalidad aparente, se nos escapa. No hay un dibujo psicológico del personaje sino un relato de sus obras y motivaciones. El lector puede quedar satisfecho pues un hombre es lo que reflejan sus acciones y actitudes, en definitiva.  Del calado popular del libro da fe ese millón larga de copias vendidas y el hecho de haber sido traducido a todos los idiomas importantes. Quizá la moraleja principal del libro, el gancho perfecto que fascina al lector sea la irrelevancia plena de vitalidad y de amor a la naturaleza que se desprende de sus páginas con total sinceridad y con ramalazos de bellísima, concisa y ascética naturalidad lírica y filosófica.

Recomendable, casi, como libro terapéutico contra el agobio del urbanita desasosegado que se hacina en las mastodónticas ciudades y en un sistema de vida enloquecido.

FICHA

TODA UNA VIDA.- Robert Seethaler.-Trad. Ana Guelbenzu.-Ed. Salamandra.139 págs. ISBN 9788498388152

Compartir este post

Repost0
10 julio 2018 2 10 /07 /julio /2018 07:01

Una acomodada familia judía de artistas e intelectuales (con dos hijas pequeñas), el dramaturgo alemán Carl Zuckmayer (autor entre muchas otras obras célebres en su tiempo del guión cinematográfico de "El ángel azul", protagonizado por Marlene Dietrich) y la actriz austriaca Alice Herdan (fallecida a los noventa años en 1991), se ven obligados a expatriarse de Alemania con llegada de los nazis al poder. Dejan atrás una posición desahogada y un círculo de amigos tales como Bertolt Brecht, Alma Mahler o Stefan Zweig. Ni Austria ni Suiza les dan suficientes garantías de supervivencia y dan el salto del Atlántico y el salto a una vida enteramente distinta. Se van a una granja montañesa en el estado de Vermont (Estados Unidos), situada en un paraje de las Green Mountains, donde la nieve los aislaba durante seis meses al año.

Más que un relato novelesco y de aventuras de supervivencia en la Naturaleza, este libro es un testimonio, sin pretensiones literarias, pero auténtico y emocionante, que nos narra la vida de dos artistas e intelectuales que pasan del bullicio y el resplandor de los cabarets y los cenáculos literarios berlineses a ganarse, en el sentido más real de la palabra,  la vida criando patos, gansos, cabras, cerdos y gallinas, arando el campo y cuidando el huerto y vendiendo o trocando  a sus vecinos los productos naturales. En un libro de metanoia (transformación interior) de dos personas llenas de valor, fortaleza, inventiva y sentido profundo de la ética de la vida y el trabajo. Para mayor goce del lector, la autora es un ejemplo de sentido común, humor, sentido del sacrificio, humildad y ausencia total de rencor o autocompasión.

Entre párrafos de amor a la naturaleza, las montañas, el trabajo exigente, el contacto con los animales, surge de vez en cuando la referencia a los apuros, los obstáculos, los errores cometidos en la gestión de sus vidas en ese entorno absolutamente nuevo para ambos. Y ahí es donde surge la entereza y la saludable solidez de espíritu y carácter de Alice y su humor estoico sin dejarse tentar por la fácil nostalgia o la amargura y el odio hacia los que provocaron el dramático cambio.

Como escribe Alice : “La granja es a la vez un refugio literal y un refugio metafórico, donde la locura y la brutalidad de un mundo trastornado no pueden tocarnos, porque estamos lejos de todo, dependemos de nosotros mismos y estamos profundamente comprometidos con nuestras responsabilidades. Nuestro trabajo es nuestro tesoro, el paisaje es nuestro hogar”. Y su marido comienza el libro con un poema dedicado a la granja: "El altos prados, pero de bosques rodeada/ te mantienes firme a pesar del viento y la lluvia/ como si estuvieras encadenada al cielo./Me diste en América, un hogar./ Con manos laceradas aprendí a cuidarte/tu chimenea cargué con leña vieja/Y mientras la luna crecía y menguaba/ viví en paz con los animales, la primavera y el árbol..."

Compartir este post

Repost0

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens