Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
9 junio 2018 6 09 /06 /junio /2018 07:54

Reconozco humildemente, pero con gran entusiasmo,  mi amor casi incondicional por los clásicos. Creo con firmeza que frecuentar los clásicos desde la infancia marca tu existencia con un sello de distinción y excelencia. Y no solo eso, te educa para tener una mejor vida, una vida buena, sin entorpecer en lo más mínimo el desarrollo de tus aficiones, trabajos y vocaciones técnicas de cualquier  tipo (como lo empiezan a practicar en culturas super tecnológicas, Corea del Sur, Europa nórdica y Japón, por ejemplo, donde se han percatado de que estaban descuidando el lado humanístico de la formación profesional, justo lo que nos hace personas).

Dicho esto, pasemos a Plutarco, ese escritor griego enquistado en la cultura romana (año 50 d.C.) que dejó a la posteridad los restos de una gran producción literaria, 22 tomos incluidos en "Las vidas paralelas" (donde trataba de establecer paralelismos entre grandes griegos de la historia y grandes figuras del Imperio romano) y 16 tratados éticos agrupados en la "Moralia" (en forma de diálogos -imitando a Platón- y diatribas -consejos y amonestaciones, proverbios y máximas- al estilo de Pirrón o Epicuro). Justamente la obra que hoy recomendamos, en versión de la editorial Siruela, recoge dos capítulos específicos de "Las obras morales y de costumbres", "Moralia" en una traducción realizada hace años para la Editorial Gredos.

Las obras rescatadas por Siruela son dos capítulos de "Moralia": "Cómo sacar provecho de los enemigos" y "Cómo distinguir a un adulador de un amigo". Evidentemente las reflexiones de Plutarco tienen mucho que ver con la época en que vivió (tiempos del emperador Trajano) y con las costumbres de la sociedad romana, pero sobre todo con un hecho incontrovertible: Plutarco pertenecía a la clase que ostentaba el poder y la riqueza. Por tanto sus consideraciones y razonamientos están destinados a sus pares, a las personas que pertenecían a la reducida y minoritaria clase de los cercanos al emperador y con altos cargos políticos y grandes riquezas patrimoniales (Plutarco llegó a tener un cargo consular y otros destinos de confianza). No obstante lo dicho, los consejos y moralejas que derrama Plutarco en su inteligente y astuta obra moral, siguen siendo aplicables en cierta medida a nuestro tiempo y sociedad. Por supuesto Plutarco  no llega a rozar la crítica e ironía depredadora y cínica de Maquiavelo (que leyó al greco-romano con fruición) más bien al contrario: su sentido común y la lógica humana que usa podría ser avalada por cualquier moralista o filósofo (de hecho está fuertemente influido por los estoicos, los epicúreos, los cínicos y Platón (incluso fue aceptado en general por los cancerberos morales de la Iglesia, ay, tan obcecados desde la Edad Media en ajustarse a una rígida ortodoxia teológica).

La amistad es uno de los temas predilectos de Plutarco, que comentó y completó las ideas aristotélicas de la "Ética a Nicómaco" o las de su discípulo Teofrasto ("Sobre la amistad") tratando al mismo tiempo de mostrar cómo distinguir a los falsos amigos de los verdaderos, la labor nefasta de los aduladores y cómo defenderse de ellas o aprovechar los ataques de los enemigos propios para a prender a mejorar uno mismo, agradeciéndoles que con sus críticas e insultos pongan de manifiesto los defectos propios que uno debe erradicar si quiere llegar a la excelencia ("lo más perjudicial de la enemistad podría convertirse en lo más provechoso", dice).

Los escritos de Plutarco -sin llegar a ser muy originales o brillantes- son de una fineza y un ingenio que encantan a cualquier  lector exigente. Como cuando dice "el hombre inteligente saca provecho incluso de los que difieren de él", o "el que ve que su enemigo es un rival de su vida y su fama pone más atención en sí mismo, examina con cuidado sus acciones y ordena su vida". O, "Si quieres afligir a quien te odia, no lo taches de hombre degenerado o cobarde, ni libertino o bufón, ni innoble; sino sé tu mismo, sé un hombre mejor, muéstrate moderado, sincero y trata con amabilidad y justicia a todos los que tengan trato contigo". Y añade: "El que censura la vida de otro, si enseguida observa la propia vida y la cambia hacia lo contrario, enderezándola y corrigiéndola sacará algún provecho de la censura que, de lo contrario, es inútil y vacía".

En cuanto a la adulación y los aduladores empieza con estas bellas palabras: "Al igual que la carcoma penetra, sobre todo, en los tipos de madera blanda y dulce, así los caracteres ambiciosos, virtuosos y honrados reciben y alimentan al adulador, que se agarra fuertemente a ellos...la adulación no acompaña a las personas pobres, anónimas y débiles, sino que es traspiés e infortunio de grandes casas y destruye soberanías y principados"...hasta lograr destruirlos...y entonces, los abandonan como los piojos se marchan de las personas muertas y abandonan sus cuerpos, al perder su vitalidad la sangre de la que se alimentan...Y más gráficamente dice: "...a los toros se les pega el tábano junto a las orejas y a los perros la garrapata. El adulador, ocupando las orejas de los ambiciosos y agarrándose a ellas con alabanzas es difícil de quitar".

Pequeño y sabio librito el que Siruela pone a disposición de sus lectores. No tiene página ociosa y su lectura da enseñanza y contento. Nuestro grandísimo Baltasar Gracián lo tenía como maestro provechoso y se nota su influencia en "El criticón" o en "Agudeza y arte de ingenio"  o "El oráculo manual  o arte de prudencia".

FICHA

CÓMO SACAR PROVECHO DE LOS ENEMIGOS.- Plutarco. Trad.  Concepción  Morales y José García López.- Ed Siruela. Biblioteca de ensayo.-172 págs. ISBN 9788478446124

 

 

 
 

Compartir este post

Repost0
7 junio 2018 4 07 /06 /junio /2018 08:30

La escritora y periodista alemana Andrea Köler se ha lanzado a pergeñar un pequeño ensayo sobre la espera, ese lapso temporal que todos hemos padecido y padecemos muy a menudo con cargas tan variadas y variables (una espera de mal agüero puede transformarse en algo agradable y viceversa) que la oportunidad y el intento de profundizar en esa cuestión falsamente banal es encomiable.

Es un ensayo oportuno en estos tiempos, aunque aparenta no revelar nada nuevo y hasta los cortos y líricos apuntes personales de la autora, insertados separadamente con letra cursiva, añaden a la cuestión una visión original, rompedora, estimulante (a pesar de crear cierto despiste en el lector que tiene que especular con la pregunta  de cómo relacionarlos con el tema del libro). La Köhler reflexiona sobre el problema de la espera desde la superficie cotidiana del pensamiento. Ello hace que el libro se lea con el interés y agrado que nos genera lo familiar y disimula su real profundidad. Nota bene: el lector avisado debería, después de leer este ensayo, acercarse a "El aroma del tiempo" de Byung-Chul Han, en el que el tema recurrente del tiempo en afrontado de una forma más creativa (según este filósofo coreano-alemán no estamos ante una aceleración del tiempo sino ante una dispersión temporal, una atomización a la que llama "disincronía", resulta sugestivo aplicar esas ideas a la noción de la espera))

Pero volvamos al hecho de que, en esencia, nos pasamos la vida esperando. Todo evento o circunstancia genera, por definición cronológica, un tiempo de espera. Cualquier  acto cotidiano que emprendamos requiere un tiempo  de realización y en él hay hiatos, fragmentos de espera más o menos largos. Como diría Lennon., la existencia podría ser aquello que ocurre mientras estamos agobiadísimos esperando algo o a alguien. Los tipos de espera, como sugiere y demuestra Andrea, son incontables y casi siempre de escasa memoria (ni falta que hace).

Toda la casuística mental del que espera es mostrada por nuestra  autora incansablemente y a menudo con cierto encanto. Todos hemos pasado por eso, ¿verdad? Köhler nos aporta, en un salto cualitativo, el punto de vista de algunas mentes preclaras, una de ellas la de Heidegger, que solía ocuparse con mucha vista de los efectos de lo cotidiano en lo más profundo del hombre (que piensa). Pero no solo el pensador alemán, también el inevitable Becket (que espera a Godot), Baudelaire (y el spleen), Walter Benjamin, Celan o Cioran, Goethe y otro inevitable dado el tema, Kafka, Musil y Nabokov, sin olvidar al Proust que nos enseñó que la espera suele ser tiempo perdido, aunque no para él.

Köhler también nos muestra el aspecto psico- sociológico de la espera como símbolo de poder y autoridad (dicen que la puntualidad  es la cortesía de los poderosos, pero suele haber poca amabilidad en el poder, política o administración, ante el ciudadano de a pie) hasta pasar por el "vuelva usted mañana" que Larra nos contó de forma más crítica y divertida.

Quizá una de las ideas más interesantes que evoca la autora sea esa característica de la espera de "estar atrapada en el instante" Un estar presente de forma tensa, sujeto a la aparición o no de un cambio que de sentido a ese instante que nos atrapa. muy pronto. Sin embargo  esperar pacientemente que la amabilidad se convierta en algo general en nuestra sociedad y se eviten las esperas no necesarias, es deseable, hermoso y utópico. Y quizá sea más dinámico conseguir cambiar la percepción negativa de la espera para blindarse a través de la morosidad, la mirada atenta y la valoración de la lentitud en todos los ordenes de la vida. Según el lúcido epílogo del profesor Gregorio  Luri  la autora nos propone adoptar  "la serenidad en el mismo transcurrir de sí mismo junto a las cosas", como remedio contra la ambigüedad de nuestra existencia sometida a una espera que termina siempre siendo mortal ("la cuna se mece sobre el abismo").

FICHA

EL TIEMPO REGALADO.-  Andrea Köhler.-Trad. Cristina García. Epílogo de Gregorio Luri.- Libros del Asteroide.-160 págs. ISBN 9788417007331

.

 

Compartir este post

Repost0
5 junio 2018 2 05 /06 /junio /2018 08:56

El libro de relatos de viajes de Carlos Tundidor, "La salvaje mirada del agua", "10 historias y 3000 kilómetros" es un epítome sobre el binomio agua-hombre. Sin duda es un libro original, entretenido, curioso y documentado. Su variopinta temática, muy alimentada por la historia, entrelazada al agua de una forma directa o indirecta, (dice el autor que ha recorrido "lugares emblemáticos de las aguas") hace el viaje del lector de lo más jugoso. Es un libro de caminatas que sirve de pretexto a urdir destellos literarios, históricos, paisajísticos, entre aguas encrespadas y algo salvajes o lentas y parsimoniosas, dormidas y escondidas. En conciencia es un libro que se sale en muchos momentos del soporte temático dedicado al agua como elemento vertebrador de la existencia en este planeta, pero es un buen libro y su título lo hermana -y mucho- con otros hermanos literarios que le preceden en estas páginas.

Tundidor articula su inclasificable libro ("atípico" le califica el autor, "a caballo entre un libro de viajes y otro de relatos") en esa presencia del agua, mientras nos hace recorrer parajes como el cañón del Rio Lobos, las hoces del rio Duratón, el rio Uces, la Ribeira Sacra, el cañón del río Sil, los Arribes del Duero, las cascadas del Jallás, la playa de las Catedrales, el Sella, el Rudrón y el Trubia (y sus maquis) , el Deva, Ojo Guareña, el Ebro, la playa de Gulpiyuri,  o  cerrar con humor las referencias directas al agua con el "encanto inexistente" de Castrosaguas, un pueblo que se erige en hosco símbolo costumbrista nacional. Diez historias, advierte el autor, "que giran en torno del agua y a las gentes que viven, se afanan y mueren junto a ellas...de sus sentimientos, instintos, afanes y algunas veces, de sus errores y salvajadas, de sus amores y alegrías".

Los grabados y fotografías que acompañan a los relatos son excelentes y de alguna manera preparan al lector para lo que se le va a contar. El autor juega con aunar naturaleza e historia, murmullos de aguas con vivencias humanas, dolor, alegría, sensualidad, todo al latido de un caminar moroso y sereno, el del autor, que como dice Esteban Carazo en el prólogo "es uno de esos verdaderos caminantes que dibujan paisajes y construyen caminos".

Comparto con Carlos Tundidor su nunca cansada devoción por los caminos de este vieja, dolorida  y sufriente, bellísima y secreta Piel de Toro de nuestros afanes, esperanzas y nostalgias, esta España que, ay, tan a menudo nos hiela el corazón. Tundidor escoge su florilegio de andaduras por cuatro Comunidades hispanas, Castilla-León, Galicia, Asturias y Cantabria. Y, a fe de muy trabajado caminante que he sido y soy, por todas estas tierras que el capricho o la obligación me hicieron conocer, que les elecciones del autor ha sido sabias (y algunas, una sorpresa y una seducción a las que pronto me plegaré encantado). Y espero que, como a él, "me funcione la mochila y también las piernas"

 

FICHAS

LA SALVAJE MIRADA DEL AGUA.- Carlos Tundidor Diaus.- Ed. Comuniter. ISBN 9788416565375

 

Compartir este post

Repost0
3 junio 2018 7 03 /06 /junio /2018 07:51

El agua es un elemento esencial de la vida. "El agua es vida y es de todos", pregonan desde la ONU a todo el planeta. Nuestro propio cuerpo tiene un elevadísimo porcentaje de agua y ello nos hace especialmente sensibles a su carencia. Los excesos y los abusos e ignorancias que provienen de la cultura irresponsable y consumista del siglo XXI, comienzan a producir los efectos perniciosos de dos fenómenos unidos entre sí, las sequías, la desertización creciente y los diluvios, con su secuelas de inundaciones y catástrofes. El deshielo progresivo en los Polos, el aumento del nivel del mar en todo el planeta y fenómenos contaminantes como la Gran Mancha de Basura del Pacífico que tiene una superficie superior a España, Francia y Alemania juntas, son alertas estimables para toda persona consciente. Para mentalizarnos del protagonismo natural en la vida del hombre de ese preciado elemento he escogido un libro que simboliza actitudes y puntos de vista interesantes, aleccionadores y, para mayor deleite del lector, llenos de una cierta sabiduría. Una actitud que que debería impartirse desde las guarderías en la educación de los hombres y mujeres de este siglo preocupante. Se trata de un ensayo, donde el viaje, la búsqueda y la mirada lírica, técnica o naturalista dan una pátina literaria muy atractiva: "Cómo leer el agua" de Tristan Gooley, que edita Ático de los libros.

Tristan Gooley, que gasta sombrero a lo Indiana Jones, aunque cuando estuvo en Barcelona llevaba una gorra con cierto aire a la que usaba Sherlock Holmes en algunas películas antiguas, es un hombre-orquesta cultural y deportivo. A un caminante compulsivo como yo, le sugiere Gooley oleadas fraternales de sana envidia: no sólo por su magnífica forma física, sino por el acervo naturalista de conocimientos y experiencias. Nuestro hombre tiene en su haber un libro (aún no traducido), "Natural navigator" en el que tiende su mirada metafórica, atenta e inteligente a la vida humana en las metrópolis, aplicando parámetros filosóficos, biológicos, históricos, sociales y de supervivencia.

 Tristan, que rebasa un poco los cuarenta pero exhibe en su prosa un entusiasmo vital veinteañero y una noción básica de que en la vida es más importante el camino que el destino,  en su libro "Cómo leer el agua" nos cuenta que durante muchos años ha navegado y ha buscado e investigado sobre la relación del hombre con el agua, para asegurarnos que podemos llegar a "leer" en un charco de lluvia el lenguaje del líquido vital con tanta precisión como en el Pacífico o en el Ebro o en los colores de un arco iris. Como todo amante de la Naturaleza, Gooley nos habla de emociones, lirismo y espiritualidad asociados a las interminables llanuras ondulantes del océano, el fragor del arroyo de montaña o la calma zen de un lago en las cumbres suizas (con la sabiduría añadida de recordarnos que el auténtico reto, la prueba "del algodón" es sentir el mismo amor por el entorno mientras caminas por el Everest o lo haces por la bella y familiar montaña de tu pueblo).

Siguiendo a los polinesios, grandes navegantes pero también minuciosos observadores de todo lo que tiene relación con las aguas, de la enorme complejidad que oculta su soberana sencillez, Gooley nos va enfatizando “las singularidades, los signos y los indicios del agua en sí". Nuestro autor empieza por lo más banal, una gota resbalando por el cristal de una ventana o un vaso de agua en tu hogar o el charco que la lluvia ha creado en el borde de un camino (o nos habla del "petricor" ese inconfundible aroma que genera la lluvia al caer sobre el monte o los campos tras una temporada de sequía). Pasar de lo mínimo a lo máximo, del microcosmos escondido en un estanque hasta el macrocosmos del Atlántico y la relación de todo ello con la atmósfera, las nubes, las corrientes de aire, el calor del sol, el frío, la interrelación de todo en Todo y el frágil equilibro de nuestro entorno planetario, tantas veces violado. El mensaje ecológico de este libro no es autoritario y censor, no nos dice lo que "debemos hacer", lo que hacemos mal, toma un camino taoísta y muy inteligente: enseñemos a la gente a amar y respetar la Naturaleza, desde niños: no tardaremos en empezar a cuidar de ella de forma general e indiscriminada.  Este hombre, que ha cruzado dos veces el Atlántico, una vez en avioneta y otra en barco, está familiarizado con la presencia del riesgo y la muerte y los integra en sus actividades con la misma naturalidad con la que busca "pistas, señales y patrones físicos" en cualquier superficie de agua, quizá para gozar de la habilidad del "isharat" con la que los antiguos marinos árabes designaban el área de conocimientos que permite leer las señales físicas en el agua y que Gooley comparte con el lector en su libro.

 

FICHA

CÓMO LEER EL AGUA. Descubre los secretos de los lagos, mares y océanos.- Tristan Gooley.  Trad. Víctor Ruiz Aldana.- Ed. Ático de los Libros.-424 págs. ISBN 9788416222582

 

 

 

 

 

 

Compartir este post

Repost0
31 mayo 2018 4 31 /05 /mayo /2018 08:44

Nada mejor para los aficionados a la navegación o también para los lectores que amen las narraciones de aventuras marítimas, que una buena novela con una relación directa con el mar. Me refiero a "En el mar" de Toine Heijman. Aquí, la imagen lírica del mar y de la silente navegación de un velero, se convierten en épica, aventura y drama: la historia de esos émulos de Ulises o del capitán Aqab  (el velero de esta novela tiene el nombre de Ismael, en homenaje al protagonista y único superviviente del "Pequod" el barco de Aqab que persigue obsesivamente a la ballena Moby Dick)  en la faceta aún más arriesgada de navegante solitario, enfrascado en una continua lucha de supervivencia en el océano. Se trata de una  aventura de tres meses de navegación solitaria de un hombre, Donald (de unos 40 años), por el mar del Norte, impulsado por una crisis personal (de la que desconocemos los detalles, auque hay numerosas insinuaciones). Una aventura a la que se añadirá, en la última etapa,  María, su hija de siete años  en una singladura que lleva desde el norte de Dinamarca a los Paises Bajos (lugar de nacimiento del autor). Es decir, no precisamente un paseo por el soleado y bastante tranquilo y poblado Mediterráneo.

Se trata de una buena novela literariamente hablando, aunque con una estructura argumental con elemento escondido que desmerece un poco la gran calidad intrínseca de lo que se nos cuenta y cómo se nos cuenta. El elemento básico pasa de ser el amor de ese hombre por el mar, su conocimiento de las nubes y las olas, del viento y de la dureza del mar del norte, a un elemento dramático -casi trágico- cuyo desenlace no desvelaré: la presencia en el barco de su hija y la misteriosa desaparición de la niña en plena tempestad, mientras al parecer dormía tranquilamente en el camarote. Sin embargo, la motivación del navegante, sus emociones y sentimientos, la remembranza de su familia, de su esposa y su hija, las relaciones entre ellos, la psicología infantil y la amargura frustrante del trabajo que le obliga a pedir un “descanso sabático” a su empresa...está excelentemente narrado (a pesar, insisto, de las cartas "marcadas" que el autor se guarda en la manga).

Cuando la niña desaparece del barco, Donald se siente desbordado por el temor y la culpa : "Debo mantener la compostura. No puedo caer presa del pánico. Eso es lo peor que se puede hacer en el mar. Si uno se deja llevar por el pánico, ya no es capaz de pensar. [...] Ha llegado el pánico". De noche, con una bruma que impide la visibilidad, el hombre se lanza al mar en busca de su hija entre holas embravecidas y un viento frío. Compuesta de diferentes "flash backs" que a veces rompen la acción, la novela parece una película de intriga muy bien montada (recuerdo la película de Robert Redford "Hall in lost" con la angustia de la soledad  y el peligro evidente de muerte). Las reflexiones de Donald van punteando los avatares dramáticos de la acción con breves repuntes de ese extraño bienestar que produce una navegación en calma y absoluta soledad. Un narrador en tercera persona toma el lugar del narrador subjetivo y va aclarando las cosas. Todo en conjunto no resulta decepcionante y eso es una valoración positiva de esta novela.

EN EL MAR.- Toine Heijmans.- Trad. de Goedele de Sterck.- Ed. Acantilado. 152 págs. ISBN 9788416748884

Compartir este post

Repost0
29 mayo 2018 2 29 /05 /mayo /2018 08:40

He seguido las publicaciones de la editorial bilbaína Sua Edizioak desde hace años. Para mí es una sólida referencia en todo lo que concierne a publicaciones sobre montañismo en este país. Por tanto la Guía de montes de Huesca que nos facilita Serret es inmediatamente analizada aunque sabiendo de antemano que no voy a sentirme defraudado en ningún aspecto. Se trata de una selección de doscientas ascensiones numeradas y repartidas por Comarcas, la Jacetania, el Alto Gállego, el Sobrarbe , la Ribagorza, la Hoya de Huesca, Los Monegros, el Somontano de Barbastro, el Cinca Medio, la Litera y el Bajo Cinca.

Esta obra sugestiva ha sido realizada por dos viejos conocidos de los que amamos las montañas y los libros que nos facilitan el acceso y el conocimiento de ellas: Alberto Martínez Embid, una de las figuras montañeras que ha dado Aragón y Eduardo Viñuales Cobos, un naturalista que no le anda a la zaga. Prueba de ello es la ingente labor publicada entre los dos, entre libros y reportajes y artículos en diversos medios españoles.  En su prólogo estos dos jóvenes andariegos aseguran que "no habrá montañero alguno que se aburra si vive, viaja o visita las montañas de Huesca" y añaden con modestia infinita "no están todas”, pero sí las más altas, representativas, clásicas o las más bellas. En su prólogo, el creador del programa "Al filo de lo imposible" Sebastián Alvaro Lomba, enfatiza "es todo un lujo compartir el Sentimiento de la Montaña (con mayúsculas como debe ser, y sabemos que es, todos los que amamos las cumbres, por modestas que sean) que desgranan Alberto y Eduardo, enriquecerse al caminar de su mano por estos senderos, alcanzar sus cubres, emocionarse con el paisaje que se observa desde ellas".

Entre consejos sobre cómo caminar por esos lugares, qué ver, que llevar, qué evitar, que hay que cuidar y cómo se disfruta de algunos rincones escondidos, el lector tiene a su disposición todo tipo de datos de cada una de las ascensiones desde un mapa detallados, a tiempos de marcha, alternativas, accesos, desniveles e información complementaria sobre elementos naturales o antropológicos de interés y todo ello con una condición: que sean asequibles, seguras y de fácil acceso a deportistas de nivel medio, sin preparación específica para escalada o técnicas superiores de montaña...  Es un libro escrito con amor y que desprende amor por las montañas, los senderos, los torrentes, los ríos y  los bosques, desde el mismísimo Aneto (con sus 3.404 metros), al Monreal (263 metros) en el Bajo Cinca. Así que no sólo es un libro pirenaico, nos hablará de las estepas del Bajo Cinca o la depresión del Ebro con su embalse de Mequinenza a 121 m. de altitud, hasta el monte San Caprasio, en la Sierra de Alcubierre, un lugar peculiar pues desde él “contemplas las sierras turolenses, el Moncayo y el Pirineo; dicen que es el sitio desde donde más territorio de Aragón se ve”.

FICHA

GUÍA DE MONTES DE HUESCA.- 200 ascensiones.- Alberto Martínez Embis y Eduardo Viñuales Cobos.-SUA Edizioak.-479 págs.- ISBN 9788482165608

 

 
 

 

 

 

 

Compartir este post

Repost0
28 mayo 2018 1 28 /05 /mayo /2018 08:08

En sus horas más triste y a la espera del trágico final que daría a su propia vida, Stefan Zweig trata de hacer de la necesidad virtud y escoge para ello, como consolación filosófica, al austero Montaigne cuyo mensaje vital se concentra en la voluntad persistente de mantenerse al margen, independiente y seguro ante en mundo brutal y violento que le rodea (paralelismo histórico con el momento que vive Zweig, aterrorizado ante la vesanía nazi que amenaza comerse al mundo entero. El libro está lejos de ser un académico ensayo filosófico. Muy al contrario, destila la emoción, el miedo, la inteligencia y las dudas de un intelectual que parece hundirse poco a poco ante una situación a la que no ve salida.

Se trata de un libro de 115 págs., publicado en castellano por Acantilado y en catalán por Quaderns Crema cuyo original fue dejado sin acabar por el autor, que se suicidaría junto a su mujer dejándolo entre sus papeles.

El repaso que Zweig hace a Montaigne está ilustrado por ese deseo de llegar a poseer la suficiente presencia de ánimo como para poder superar la depresiva situación en la que se encuentra, aislado y perdido en Brasil mientras su mundo de comodidad, lujo, vanidad y reconocimiento se desfonda entre las ruinas de la Europa destruida por el guerra, la violencia y el odio. Como Boecio busca una consuelo en la filosofía que la filosofía no puede darle y como Boecio se siente en una prisión y esperando la ejecución. Por eso en su carta de despedida antes de suicidarse escribe: "Saludo a todos mis amigos. Ojalá lleguen a ver el amanecer tras esta larga noche. Yo, demasiado impaciente, me voy antes que ellos". Y recuerda una frase de Montaigne: "La muerte voluntaria es la más bella. La vida depende de la voluntad ajena; la muerte, de la nuestra".

No obstante el librito de Zweig es agradable de leer y recorre la vida y la obra de Montaigne con entusiasmo y claridad, aunque con ciertas inexactitudes históricas sin mayor importancia. Hay que suponer que Zweig obtuvo un cierto consuelo con ese último trabajo. Y nosotros un cierto placer. El pensamiento calmado, lúcido y confortable de Montaigne es de una imperecedera eficacia. A todos nos sienta bien.

FICHA

MONTAIGNE.- Stefan Zweig.- Trad. de Joan Fontcuberta.- Acantilado. 111 págs. 14 euros.

Compartir este post

Repost0
27 mayo 2018 7 27 /05 /mayo /2018 09:56

Interesante  comic que recrea una noche ficticia que pasó Luis Buñuel en Hollywood en 1946, en una época en la que mal vivía en la Meca del cine yanqui sin lograr encontrar trabajo. El cineasta aragonés asistió a una fiesta en una gran mansión con el objetivo de encontrarse con el productor Darryl Zanuck. Avalada por un dibujo sencillo de trazo firme y colores pastel con unos encuadres claramente cinematográficos, la historia va integrando personajes y eventos reales que son explicados con abundante detalle en un apéndice colocado en las páginas últimas. El trabajo, que logra atraparte desde el principio como una buen corto documental con elementos biográficos, está firmado por Queco Ágreda (textos), Javier Ortiz (ilustraciones) y Guillermo Montañés (responsable de las coloraciones de las páginas) y patrocinado por el Gobierno de Aragón y el Centro Buñuel de Calanda.

Me he sentido sumamente atraído por el citado apéndice y la estricta información que facilita, algunos de cuyos detalles no había leído anteriormente en parte alguna o los había leído algo deformados o directamente falseados. Por ejemplo, el fracaso de la película mejicana que dirigió con la interpretación de dos estrellas como Jorge Negrete y Libertad Lamarque, ciertos detalles sobre las relaciones de Buñuel con Lorca, Dalí y Pepín Bello, el tema falso de que Buñuel estaba en una lista negra de Hollywood, la existencia de José Ignacio Mantecón, el catedrático aragonés exiliado, providencial para Buñuel en Méjico, la posibilidad desechada de Buñuel de dedicarse a la docencia universitaria, la época en que dirigió en España unos estudios de cine. Particularmente me han encantado las referencias homéricas (el regreso accidentado de Ulises a su hogar) que, al igual que Joyce, Ágreda ha resumido en unas horas de aquella supuesta noche pasada por Buñuel con algunos amigos, en las que les ocurrió todo tipo de eventos, algunos grotescos (como la visita al burdel, donde también se evoca "Tristana"), otros biográficos como el encuentro con René Clair o la productora Denise Tual y otros surrealistas como las charlas con los fantasmas de Dalí, Bello o Lorca.

Un cómic notable, más por su concepción y documentación que por el tratamiento gráfico en sí. En cualquier caso, sumamente interesante para los admiradores de Buñuel y recomendable para los amantes del cine en general.

FICHA

LA NOCHE PERDIDA DE LUIS BUÑUEL.- Queco Ágreda, Javier Ortiz y Guillermo Montañés.- Ed. ñpor el Gobierno de Aragón.- ISBN 9788483803776

Compartir este post

Repost0
25 mayo 2018 5 25 /05 /mayo /2018 08:29

Este libro fue editado en castellano hace exactamente diez años. "La liebre de marzo" es una benemérita editorial cuyos libros no suelen ser superfluos, innecesarios, oportunistas o banales. Es un sello que merece una revisión atenta cada vez que te encuentras con uno de sus títulos. Éste pasó a la estanterías de libros en espera y en aquellos tiempos hubo una serie de cambios vitales que se tradujeron en mi prejubilación periodística, el cierre de mi consulta psicológica y en un radical cambio de aires (trasladé mi residencia de Barcelona a un pueblito delicioso de la provincia de Teruel). En esas tesituras hubo algunos extravíos librescos (cuesta gestionar un cambio de residencia de varios miles de ejemplares). Hace unos días apareció en un paquete de libros de Psicología Transpersonal, entre una decena de libros de Ken Wilber, una de las figuras más interesantes de esa rama espiritualista de la psicología y la filosofía. Evidentemente estaba allí por alguna razón y en la misma portada la descubrí: el libro había sido prologado por el citado maestro Wilber. Justo en la página 11 había un "pósit" rojo con unos signos de admiración e interrogación. Las primeras líneas de Wilber decían: "Puedo decirlo más alto, pero no más claro: el proceso "Big Mind",creado por el maestro zen Dennis Genpo Merzel (el autor del libro) es, con toda probabilidad, el descubrimiento más original e importante realizado dentro del ámbito del budismo en los  últimos dos siglos".

Profundamente escéptico a pesar de mi admiración por Wilber, aparqué otros compromisos críticos y lo coloqué en el atril de lectura preferente. En un par de días ya tenía la respuesta a mis signos admirativos e interrogantes. Al maestro Wilber, a mi parecer, le había cegado su afecto por el, por otra parte, valioso maestro zen norteamericano. El uso de la técnica psicológica del "dialogo dirigido entre la pluralidad de voces de los distintos "yoes" que integran o componen el ego", usando una figura retórica "el facilitador" que dinamiza las preguntas y las identificaciones, es interesante y sin duda útil en la terapia. El unir a esos "yoes" plurales los símbolos y figuras espirituales que jalonan el Camino e instigar identificaciones con ellas puede tener sin duda efectos proactivos positivos, pero considerar que esos efectos pueden desembocar en un "Kensho" o satori, es llevar las cosas  demasiado lejos, creo yo.

Uno lleva varias decenas de años estudiando y practicando (y vivenciando) las etapas sin límites del Camino para, por lo menos, saber UNA sola cosa con cierta seguridad: la mente egoica tiene infinidad de añagazas y trucos para hacernos creer lo que ella desea que creamos. No existen sistemas, tácticas y estrategias "tipo Reader Digest" que nos acerquen ni un pelo a eso, sea lo que sea, a lo que queramos llamar "iluminación". El propio uso del sistema ya desvirtúa la esencia del intento.

La honestidad y buenas intenciones, el esfuerzo y auténtico  deseo de ayudar del maestro Genpo están fuera de toda duda. Que nadie lea estas líneas como una descalificación (sería una enorme imbecilidad por mi parte ponerme al nivel de este autor, cuya vida es --como ya diría Sócrates- la prueba fehaciente de la validez de sus creencias--) sino como la constatación de aquella actitud que Spinoza llamaba "cautela" y Pirrón "suspensión de juicio". Los elementos que aporta (no son propios -tienen autores conocidos en psicología, Jung entre muchos-  pero sí adecuados), es decir, la técnica del diálogo de voces y sub personalidades del yo, el despertar de las llamadas "voces dormidas", como la de la Gran Mente, no son en sí mismos tan interesantes para el buscador, como la constatación de que "no hay nada que buscar, ni llegar a algún lugar, ni convertirnos en alguien diferente" o el principio de la accesibilidad de los Trascendente con una simple, sencilla, actitud de apertura y aceptación.

El proceso que preconiza Dennis Genpo se esfuerza en que descubramos que hemos de poner la mente en "punto muerto", como si fueran los cambios de marcha de un coche, fuera de las dinámicas de búsqueda y la ansiedad por lograr un objetivo o meta. No hay que hacer ningún esfuerzo, solo dialogar con la Gran Mente para que se mantenga con el foco abierto para lo que acontece, sea lo que sea. Y que, dice, "la Visión correcta de lo que Es, no es una visión concreta, en realidad es una no-visión".  La mayoría de los maestros zen han llegado a esbozar discursos semejantes, así como los místicos desde el maestro Eckhart hasta San Juan de la Cruz o filósofos como Spinoza o Wittgenstein.

Genpo nos dice que estamos estancados, a veces incluso atrapados por lo Absoluto, que, en esencia, es otra perspectiva -falsa- más y enfatiza que debemos trascender la visiones dualista y la no dualista. Y acaba diciéndonos que "la sabiduría no hay que buscara fuera de nosotros, sino en nuestro interior. Cosa que ya Agustín (San) dijo en forma más brillante: Noli foras ire, in te redi in interiore homine hábitat veritas ("No busques fuera. Vuelve a ti mismo. En el interior del hombre habita la verdad" ).

¿Revolucionario? ¿Descubrimiento más importante de los últimos dos siglos de budismo? "Gempo se pone a sí mismo como ejemplo y va desgranando una serie de diálogos entre un interrogador y las distintas voces, aparecen los pequeños "yoes" limitados del ego como "el protector", "el controlador", "el escéptico", "el miedo", "la ira", "el yo herido", "la víctima", "el niño vulnerable", "el deseo" etc etc... voces que sin duda alguna todos reconocemos en nuestro interior y que antes o después resuenan en nuestra cabeza tomando el mando en determinadas ocasiones. También aparecen las voces No-Duales o Trascendentes como "el camino", "la gran mente", "el gran corazón", "la compasión masculina", "la compasión femenina", "el maestro" ... 

Con ese diálogo de voces se consigue tomar distancia e integrar los distintos aspectos de la personalidad en un "todo". A partir de ahí quedan muy claras las diferencias entre una postura  "dualista" que establece diferencias y categorías con los otros y nuestro tiempo, un modo operativo y pragmático, que nos conduce inevitablemente a la infelicidad y la postura opuesta o "no-dualista", en el que nos sentimos parte del universo, abandonamos la ficción de las diferencias y conocemos una paz... que es incompatible con la vida cotidiana. a clave consiste en integrar esos dos estados en un tercero que es el Testigo que los supera. Y esto lo consigue el diálogo con la Gran Mente. Para Genpo eso no requiere más que el esfuerzo permanente de la meditación (que además produce numerosos efectos secundarios positivos) y su sistema de diálogo de voces es una variante psicológica occidental de la técnica de los koans que, según este autor, nos lleva a superar la dicotomía entre la mente dualista y la no dualista.
Francamente, todo esto está muy bien y supone un pequeño paso en la historia del Camino y del encuentro de ese algo que trasciende al Yo y nos convierte en parte del Tao. Pero calificarlo del mayor descubrimiento de los últimos dos siglos en la materia, me resulta no sólo excesivo sino seguramente erróneo (creer ciegamente en ello).

Pero, por favor, todo esto solo es una opinión. Falible como todas y seguramente "falseable" según la prueba científica que preconiza Popper.

FICHA

GRAN MENTE, GRAN CORAZÓN.-Dennis Genpo Merzel, prólogo de Ken Wilber, trad. David González, Ed. La liebre de marzo,.177 págs.- ISBN 9788487403750







 


El proceso Big Mind es en muchos aspectos como la práctica de los Koans. Estudiamos al yo volviéndonos uno con cada uno de sus muchos aspectos, y aprendemos, tenemos comprensiones, y vemos la no dualidad aquí, en este yo, que es a la vez dual y no dual, el yo verdadero único.
Lo que hace a Big Mind realmente especial, y muy efectivo, es que durante el proceso, todos estamos hablando como uno desde la misma voz, y todos traemos nuestra sabiduría personal y nuestra comprensión personal para compartirla con el grupo. Es como si cada uno abriera las puertas para todos los demás. Y lo hacen de verdad. Lo vemos cada vez, sea un grupo de 20 o 200, o incluso 330, que son los que participaron en nuestro retiro anual en Holanda el mes pasado.
Por esto, en el Centro de Zen Occidental Big Mind de Salt Lake City, recomendamos la tres prácticas como parte de un programa de estudio Zen completo.

 

Compartir este post

Repost0
24 mayo 2018 4 24 /05 /mayo /2018 08:35

Con el patronazgo de la Fundación José Antonio Labordeta, GP ediciones saca a las librerías el comic "TeBeo Labordeta", 126 páginas que recorre la vida del gran cantautor y hombre de letras, con un guión irónico y en algunas ocasiones crítico y sarcástico (el paisanaje hispano da para mucho más: Daniel Viñuales ha tratado de mantenerse dentro de la corrección pese a que hay momentos en la vida de Labordeta que merecerían un estilo crítico más duro) con las ilustraciones de Carlos Azagra, muy dinámicas y de trazo sencillo, que muestran de manera eficaz y con humor los escenarios en las que se desenvolvió.

El descabezado San Lamberto oficia de narrador (este personaje aparece en una de las canciones de Labordeta "El milagro de San Lamberto", como excusa y ejemplo de la hidalguía de los que se rebelan contra los excesos de los "imperios" ya sea el romano o el católico-franquista. La cosa tiene gracia y servirá de seguro para abrir los ojos de generaciones jóvenes a la realidad gozosa de que , aunque sea difícil de creer, en este país ha habido hombres honestos y buenos que se han dejado la piel por motivos muy superiores a los de su propia cartera, o sillón, o sinecura, o la de sus amigos. Y si además de hace con unos dibujos tan divertidos y provocadores que plasman algunos gags realmente ingeniosos, miel sobre hojuelas.

La obra está dividida en cuatro capítulos: La casona de los Labordeta, De Teruel al mundo, Labordeta Superstar y Uno de los nuestros, en los que se muestran diversos momentos de la biografía de sete aragonés universal, que supo aglutinar  a través de libros, canciones y actitudes públicas y privadas un concepto de persona volcada en unos valores y principios tan admirables y esenciales como la libertad, la solidaridad, la sencillez personal, la insobornable honestidad y el amor a la propia tierra.

FICHA

TEBEO LABORDETA.-Viñuales, Azagra y Revuelta.- GPediciones.- 128 págs.- ISBN 9788494848407

Compartir este post

Repost0

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens