Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
29 agosto 2014 5 29 /08 /agosto /2014 09:08
Nombres propios: Italo Svevo

Vivió una vida respetable de honrado comerciante prospero enraizado en cuestiones de tráfico y navegación marítimas, en el Trieste de finales del siglo XIX y principio del XX. Se llamaba Ettore Schmitz. Bajo ese nombre se escondía uno de los grandes escritores del siglo XX. Pero de los grandes, grandes. Firmaba sus obras, auténticos clásicos imperecederos, como Italo Svevo. Gran amigo de Joyce, con quien coincidió en Trieste y a quien ayudó económicamente como amigo y también en la accidentada publicación del "Ulises", logró escribir tres o cuatro novelas de poco o nulo éxito en su tiempo. De entre ellas destacamos la que, por derecho propio, pertenece al canon de las obras maestras del siglo XX junto con el "Ulises" o "En busca del tiempo perdido". Se llama "La conciencia de Zeno". Hay quien asegura que Svevo es el patrón en el que se basó Joyce para perfilar al protagonista de su "Ulises", Leopoldo Bloom. Svevo conoció a Joyce, veinte años más joven, en la Berlitz School de Triestre donde, en 1907, el irlandés ejercía de profesor de inglés para ganarse precariamente la vida.

Debemos a la traductora de Svevo al castellano, Cuqui Weller, la selección de una serie de ensayos donde percibimos la inteligencia del escritor, la diversidad de sus intereses y la capacidad narrativa para afrontar cuestiones tan diversas. Svevo fue un fumador compulsivo pero murió de un accidente de tráfico. Era judío pero abrazó la fe católica a petición de su esposa.

Su estilo, finamente humorístico, inteligente y culto, mostraba a un observador atento pero esquivo y poco cercano. El presente libro, publicado por "Páginas de Espuma", permite acceder al hombre que hay tras el escritor, el ser humano escondido tras un pseudónimo que dice mucho de sí mismo: Italo (italiano) Svevo (suavo, alemán), la dicotomía de orígenes que marcaría su obra y su vida. Publicó a su cuenta dos novelas, Una vida (1892) y Senilidad (1898), que apenas interesaron, provocándole una sensación de derrota y ridículo (pese que ambas son magníficas). Articulista compulsivo, trataba temas gratos a la sociedad burguesa de la época: Freud, Wagner, narradores franceses y rusos, Schopenhauer y Darwin, voluntad y lucha por la vida, es decir, justamente lo que a él le faltaba, el fumar y los automóviles.

Después de más de 20 años de silencio literario publicó en 1923 La conciencia de Zeno. Esta vez fue diferente. Joyce, que tenía un enorme prestigio, apoyó y saludó la novela de su amigo como una obra maestra. En Francia, donde Joyce ejercía de genio, se volcaron en traducciones de esta novela. Empezaba a cimentarse un prestigio literario de calidad que ya no le abandonaría jamás (excepto en su patria, Italia, donde habría de esperar casi sesenta años para triunfar póstumamente).

El libro recoge reseñas de escritores ya olvidados y otras sobre algunos conocidos, Verga o Zola y una pieza magnífica, “El señor Nella y Napoleón”, un retrato costumbrista. Estilo algo provinciano que reaparecerá en Nosotros, los del tranvía de Servola, de 1919, y en Historia del desarrollo de la ciudad de Triste en el presente siglo, texto curioso escrito poco antes de la muerte de su autor pero que especula con una época del siglo XXI. Más sugestivos son los textos sobre Inglaterra. Aunque lo más interesante son los escritos sobre Joyce.

FICHA

ENSAYOS.-Italo Svevo.-Trad. de Cuqui Weller. Ed. Páginas de espuma.390 págs.25 euros

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo
28 agosto 2014 4 28 /08 /agosto /2014 07:24
Molière en bicicleta

Deliciosa aunque irregular comedia francesa sobre dos actores empeñados en llevar al escenario "El Misántropo" de Molière (en la versión francesa la película toma el nombre del protagonista de la obra, Alceste). Con "La Byciclete" de Ives Montand y "Il Mondo" de Jimmy Fontana, entramos en materia ante dos buenos actores galos que nos presentan dos caras, discutibles, imperfectas, narcisistas, entrañables, crueles y patéticas, del oficio de actor. Fabrice Luchini y Lambert Wilson nos dan la medida, éste del actor de media edad que triunfa en telefilmes y aquél, de la vieja gloria, amargado, vengativo y misántropo, dirigidos por Philippe Le Guay . A Luchini le dieron el Premio César al mejor actor por esta cinta.
"Moliere en bicicleta" tiene todos los defectos de la típica película francesa pretenciosa y las virtudes del buen hacer en comedia de nuestros vecinos, aunque a menudo se resienta la tensión y el ritmo de la trama o se excedan histriónicamente los actores, o el guión tenga alguna incoherencia o exceso, todo acabe siendo perdonado en aras de pasar un buen rato ante la pantalla, sin más trascendencia: buenos diálogos, humor crítico a borbotones y una mala baba de los personajes que rozan a veces la patología amén de un correcto uso del paisaje y los pueblos en una remota isla francesa no muy lejana de la costa normanda. Muy interesante el proceso de asimilación de un personaje clásico por parte de actores de nuestra época, con todos sus trucos y latiguillos y un aire general de melancolía y paso del tiempo que en algunos momentos hace que este filme roce la excelencia. En otros, el exceso de subtramas con poco interés, lastran la película y la desvían del camino correcto hasta llegar a un final con concesiones dramáticas de poco rigor. Al menos logra un punto importante: los personajes son de carne y hueso, ambiguos, contradictorios y levantan tanta simpatía como rechazo según sus comportamientos: exactamente como en la vida real nos ocurre con las personas.

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo
27 agosto 2014 3 27 /08 /agosto /2014 09:31
Mil veces buenas noches

"Mil veces Buenas Noches" trata de ser un homenaje al oficio de reportero de guerra, fotógrafos de zonas peligrosas, batallas, matanzas y hambrunas. Un género difícil que ha vivido horas altas con "Bajo el fuego", "The bang bang club" , "Cuando viviamos peligrosamente" o "Los gritos del silencio" y un poco menos en "El jardinero fiel" o "El americano impasible". Y digo que "trata", porque después de media hora magníficamente descriptiva, con alta tensión, en la que el espectador asiste entre el horror y el asombro al reportaje que hace una reportera gráfica francesa --Juliette Binoche --vestida con el chador islámico sobre una mujer-bomba en oriente Medio, la trama nos lleva a la vida personal y familiar de la fotografa, que resulta herida de gravedad, en el atentado suicida, (que en el fondo provoca ella misma, en un detalle argumental que haría poner los pelos de punta de los fotografos de guerra reales), y ahí la cosa se pierde en el tópico y las blanduras azucaradas de un hogar irlandés con marido guaopo e hijas deliciosas.

La dicotomía entre el marido, Nikolaj Coster-Waldau (el Lannister de "Juego de Tronos") y la obsesiva fotógrafa se come la tercera parte de la película, hasta otra media hora magnífica de la fotografa y su hija en un campo de refugiados en Nigeria, creo recordar, que rompe la forzada paz irreal del matrimonio y precipita el final de la película que vuelve a tener cierto nervio, desvaida entre tópicos matrimoniales, problemas con los hijos y unas secuencias sin nervio a pesar de la enrome emotividad del tema central: ¿el desequilibrio entre una vida llena de peligros y adrenalina disparada y una vida familiar de una cierta "normalidad", con cocina para todos, fiestas de los niños y vacaciones rutinarias. Al final gana --muy realista el guión-- la opción guerrera y a pesar de los muchos tópicos que lo profesionales de la cámara y el peligro reconocen de inmediato, lo cierto es que la película se endereza. Lo más conseguido, la mirada de "los 500 metros" de Juliette, llena de obsesividad, alarma disparada y frialdad fatalista (mirada que conocen bien los reporteros en primera linea en todos los conflictos del mundo) y su irresponsable escala de valores, donde la seguridad propia y la de aquellos a los que amamos no son tan importantes como "la" foto decisiva, la que puede reflejar un determinado horror, una denuncia implacable, un desafío a la suerte y a la muerte.

Dirige el cineasta noruego Erik Poppe, que precisamente fue fotógrafo de guerra de la agencia Reuters antes de enrolarse como director de cine y presumiblemente ha vivido en sus propias carnes esa dificil, casi imposible conciliación de vida laboral y familiar. Y así ha logrado una decente -y algo fallida- película que trata de acercarnos a la dificil existencia de una de las profesiones mejor vistas en el mundo pero que poca gente es capaz de ejercer.

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo
25 agosto 2014 1 25 /08 /agosto /2014 09:20

Magnífico documental de la factoría Disney, imbuido del dulzón tono narrativo de la "fábrica de los sueños", siempre atenta al sentimentalismo proyectivo incluso en el reino animal. Todo queda compensado, ciertamente, por una técnica documental irreprochable, con enorme calidad artística e imágenes de una gracia y una poesía natural que deja boquiabierto al espectador. La vida de una osa parda y sus dos oseznos recién nacidos en su anual viaje de las altas montañas de Alaska hasta los prados y ríos cercanos al mar, para coronar el periplo con la pesca de salmón, es emocionante. Los peligros de otros depredadores ansiosos por la carne de las crías (incluido los osos adultos), el hambre y los desafíos de la naturaleza salvaje, dan los motivos de acción y tensión, de emoción y ansiedad de toda buena historia de supervivencia. Película rodada con una sorprendente habilidad técnica, con tomas increíbles habida cuenta de que nos enfrentamos a un animal salvaje en situación de estres durante casi toda la filmación (una madre osa tratando de sobrevivir con sus dos crías, durante un viaje de un año rodeada de múltiples peligros) y se nos ofrecen secuencias íntimas o de enfre tamientos agresivos en los que un equipo de filmación corre peligro evidente de ser atacado. Recomiendo que no se levanten de sus butacas cuando acabe la pelicula y esperen a los titulos finales: atiendan a las imágenes documentales sobre la filmación de la pelicula.

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo
23 agosto 2014 6 23 /08 /agosto /2014 08:18
El interior

Tenemos aquí un libro difícil de clasificar. Podría ser una curiosa "road movie" que, sin saltarse las premisas del género. tiene la enorme capacidad de generar una obra distinta a las de los Kerouac, Wolfe o Thompson. También uno ve la mirada sardónica, de difícil sencillez descriptiva, del mejor Camilo José Cela caminando por la Alcarria. Aquí en principio son las grandes extensiones, las carreteras interminables de Argentina, las gentes comunes inmersas en vidas sin sentido, en implacables soledades, en melancolías irredentas. Martin Caparros, cincuentón porteño, con querencia barcelonesa, premio Herralde de novela, conspicuo narrador de ficciones, se echa la mochila al hombro, coge su automóvil al que llama "el Erre", y lo carga con la paciencia, las dotes de observación, el humor y la mala baba y nos facilita un hueco para que acompañemos su itinerario argentino. Factura un libro denso, espinoso, poético en ocasiones, irónico, atravesado por una corriente subterránea de humor algo melancólico, de fatalismo humano y, lo que es más llamativo, de fatalismo argentino, esa mezcla de faena de fino bisturí y hacha de carnicero,

Sin la delicada pedantería, el verbo poético, la cultura grecolatina a borbotones, la mirada lúcida pero desapegada de ese otro viajero inglés paradigmático que fue Patrick Leigh Fermor, Martín Caparrós aporta la incandescencia en la mirada, la ironía, el verbo florido con los dejes argentinos, los diálogos magníficos, secos y rutilantes, como fuegos de artificio, puro pueblo en palabras, dichos, consejas, refranes, insultos e inventivas, que enriquecen y asombran al lector. Se trata de una crónica de un argentino sobre un país cuya esencia nadie comprende y pocos adivinan (como nos ocurre con todos los países, salvando los tópicos) una mirada continua entre signos de interrogación, el desafío de un inquisidor literario y sociológico, sin mala fe pero con mala leche. Un libro "híbrido y fronterizo" que deja entrever la trama compasiva de su urdimbre, mezcla de literatura, poesía, ficción y crónica de buen periodismo, ensayo sociológico, afán de lanzarse contra los tópicos y los discursos de oficio, politicos o culturales, que tratan de encorsetar un país y sus gentes. Caparrós hace su oficio quijotesco de desfacer entuertos y arremete, caballero con lanza-pluma sobre "Erre" como si luchara contra gigantes-molinos de viento pamperos.

Quizá todo sea como esa frase paterna, "Si es por buscar, mejor que busques lo que nunca perdiste”, que Caparrós usa como llave de apertura y de cierre de su libro, una monumental obra de 687 páginas. Es decir, un pretexto surrealista que se cumple en sí mismo. Es un monumento literario dedicado a un país, a la idea de un país, que es imposible de concretar, de limitar, de definir. Pues como los hombres que lo habitan, son de unas complejidades envueltas en tópicos y en léxico o palabras (el barro primordial con el que un demiurgo autor trata de insuflar vida a todo un país). Pura evanescencia. Caparrós parece establecer la busqueda como método en sí mismo, el inquirir socrático, el Camino a Itaca cuyo objetivo, fin, meta, no existe o si lo hace no nos sirve ya que la obra, lo principal, está en el camino. Y en él Caparrós nos invita a entrever la figura oculta, de respeto, en el envés de la trama viajera, ¿quiza ese padre "al que a veces escuchaba y a veces no"?

El autor nos avisa ya desde el mismo principio de su torrencial viaje literario: "La Argentina es una entelequia: casi tres millones de kilómetros de confusiones, variedades, diferencias, inquinas y querencias y un himno una bandera una frontera mismos jefes y, a veces, mismos goles. La Argentina es el único país al que nunca llegué." Y aún así, vale la pena. Son seiscientas páginas de divertido asombro, de juegos verbales, de osadía con los signos de puntuación y los neologismos, de humor, filosofía, irritación, flagelo a la estupidez, a los tópicos y a la mezquindad, rechazo a la crueldad y a lo zafio que ensombrece el alma de los hombres. Un libro excelente.

FICHA

EL INTERIOR.-Martín Caparrós.Editorial MalPaso.-687 págs.23,75 euros.

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo
22 agosto 2014 5 22 /08 /agosto /2014 08:37
Nombres propios:En femenino

Los prejuicios de una cultura -la nuestra- hacia un género -el femenino- y la lucha de las mujeres por conquistar sus derechos --los intelectuales, los literarios, ya sea por activa, escribir y por pasiva, leer-- es la temática de este interesante -y oportuno-- libro de Mª Ángeles Cabré, "Leer y escribir en femenino", editado por Aresta Mujeres, en una colección creada ex profeso para divulgar la lucha por la igualdad de género en Cataluña.

La autora trata de mostrarnos el zancadilleo cultural, profesional y a menudo oficial y político que personas y estamentos han aplicado a los naturales procesos femeninos de acceso a la cultura, la escritura y los libros. Una política de ninguneo o minusvaloración que aún hace apariciones más o menos tímidas, como por ejemplo (aunque unas pocas veces es más una cuestión de incultura o de falta de sensibilidad, cuando los "barones" de la cultura mas o menos oficial se llenan la boca con "literatura de y para mujeres", "narrativa femenina o feminista". Pero es tal la confusión de términos y conceptos que la Cabré acaba reconociendo que la igualdad real de genero, no solo está aún lejos sino que no parece que estemos avanzando en lograrla. Por si acaso, Cabré propone un "leer y escribir" en femenino, que es más una propuesta dinámica, irrenunciable para las mujeres, que además podrían, respetandose y haciendose respetar como tales, abrir un camino a la colaboración paritaria de ambos sexos en un proceso que es, simplemente, humano y literario, sin hacer distingos de género.

Resulta fácil entrar en análisis críticos de actitudes pratriarcales o simplemente machistas, algo ya bastante caduco pese a su superviviencia, en lamentos históricos comprensibles pero obsoletos, por eso uno reivindica más bien una lectura gozosa de aprendizaje de este libro ameno y bien fundamentado que apunta caminos de concordia en bien de la literatura, sin definidores de separación, sino de concordancia y enfocando lo que de verdad importa: la buena literatura.

Un simple repaso a los capítulos: " La mirada misógina, Leer como una mujer, Avatares femeniles, Escribir en la clandestinidad, El despertar de la conciencias, Novelar la subjetividad, Historia de una ocultación, La literatura femenina a debate, Reescribir el espacio literario y Por un nuevo canon", muestra los hitos de un proceso narrado con profunda simplicidad, buena documentación y una leve ironía que aporta cierto humor a la lectura. Tan obvio es el mensaje que se nos propone que uno recomendaría el libro para uso preferente de varones (en edad y oficio de activo cavernícola, como medida sanitaria) de todo tipo y formación y en segundo lugar del resto de mujeres lletraferidas como lectura obligatoria...

FICHA

LEER Y ESCRIBIR EN FEMENINO.-MªÁngeles Cabré.-Aresta Mujeres.- 323 páginas.19 euros

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo
20 agosto 2014 3 20 /08 /agosto /2014 08:34
Viajo sola

Al igual que la cultura gastronómica ha creado sus estrellas Michelin, la parafernalia de los tenedores de categorías y toda una industria o negocio paralelo al mero hecho de cocinar y vender comidas, basado en juicios y jueces que casi nadie conoce pero cuyas decisiones pueden hacer caer una reputación y hundir un negocio floreciente, en el mundo de la hostelería también funciona una estructura semejante de analisis y juicios que son dados a la publicidad y que crean o destruyen la fama profesional de un hotel y cuyos juicios justifican los precios altos o lujosos en función de una serie de parámetros ya establecidos con científica precisión. ¿Quién gana con estos montajes? En primer lugar el productor, sea cocinero u hotelero, en segundo lugar, a pesar de ser el supuesto recipiendario de todo, el cliente.

Pues bien, "Viajo sola" es una de las escasas películas que se centran en la misteriosa figura del inspector de hoteles. El famoso "cliente fantasma" que todos los hoteleros de una cierta categoría han aprendido a temer, es en este caso una mujer atractiva, de media edad, interpretada por Margherita Buy (que se metió en el bolsillo el premio a la mejor actriz italiana) que viaja de incognito a hoteles de lujo repartidos por todo el mundo con la misión secreta de analizar su servicio, sus instalaciones, su cocina, el trato a los clientes y los pequeños detalles que deberían marcar la diferencia en este tipo de hoteles. Película femenina, que no feminista, dirigida por la hija del gran Ugo Tognazi, Maria Sole, nos narra la superficial vida de lujo ocasional de la inspectora pero también su soledad, sus relaciones, su crisis existencial de la cuarentena ante el supuesto enfrentamiento entre la vida profesional y la vida personal, con los supuestos déficits de amor, familia, hijos...Nota conservadora y tradicional poco acorde con los tiempos actuales que la Tognazi no tiene empacho en exagerar un poco. Para ello deja fuera de cuadro a esa generosa proporcion estadística actual de damas -y hombres- de esa edad que no tienen ningun problema con mantener vidas bastante alejadas de lo tradicional sin que se rasguen los velos del Templo.

Como la cosa es difícil de definir, la cuestión queda en tablas, la chica ayuda al ex novio para que funde su familia con otra mujer, mas joven, y arregla la relación familiar con su hermana, por aquello de normalizar una vida de sobrinos y familia. Concesión que nos revela la cara mas debil de un personaje que nos ha presentado como una mujer segura de si misma y razonablemente feliz con su propia vida. Asi que no hay aportación nueva e inteligente a la dicotomía de todos los solterones que se niegan a formar familia y no po r ello son menos felices que su congéneres casados y con hijos. Parece que la Tognazi aun le falta un hervor como directora, aunque muestra maneras interesantes...

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03
Comenta este artículo
19 agosto 2014 2 19 /08 /agosto /2014 17:20

“The art of the steal”, "El arte del robo" es de esas películas que, aunque no son capitulos escogidos de ninguna historia del séptimo arte, ( ésta ni lo pretende), nos dejan un buen sabor de boca, se muestran razonablemente entretenidas y nos sorprenden con buenas escenas, actores muy ajiustados a su papel, una trama mas o menos sólida y algunos golpes de efecto, sobre todo al final. Y eso sí, con una buena dosis de sentido del humor y una inteligente voluntad de autoparodia (caso del avejentado pero resultón Kurt Russell). Vamos de robo inteligente de obras de arte, como una parodía menos hábil de “Ocean’s Eleven”. Matt Dillon se ciñe a su papel de sinverguenza ingenioso y se excede un poco en su papel de canalla simpático pero siempre odioso mientras su compañero trata de perfilar a un perdedor creible sin demasiadas dificultades, dado su aspecto. La película abunda en tópicos del subgénero, incluso en su final un poco complicado pero efectista.. La imperturbable presencia madura de Terence Stamp (qué lejos de ángel ciego de "Barbarella", oh tempo, oh mores), da un toque de distintión a una cinta que se ve sin aburrimiento y con cierto aire de "dejà vu". En definitiva un entretenimiento ingenioso con escenas suculentas donde brilla el humor carcelario y de bajos fondos narrado con ironía y los excesos del género..

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo
17 agosto 2014 7 17 /08 /agosto /2014 07:40
Nombres propios: Moshe Feldenkrais

Moshe Feldenkrais es físico nuclear, biólogo, psiconeurólogo, anatomista y uno de los primeros occidentales que logró el cinturón negro de judo; judío ruso nacionalizado israelí, nacido en 1904, una de las mentes más sagaces y brillantes del convulso siglo XX, que vivió en todos sus atroces dramas bélicos y tragedias humanas. Inventó un método de aprendizaje basado en el movimiento del cuerpo que ha devuelto la esperanza de mejorar la vida a miles de personas con dificultades motoras y comunicativas. El método Feldenkrais, rigurosamente científico y comprobado bajo los parámetros más exigentes con la finalidad de mejorar las funciones humanas más significativas. Ahora se publica en España, por editorial Sirio, una obra, "La sabiduría del cuerpo" que compendia sus más interesantes artículos y entrevistas, muchas publicadas por primera vez desde su fallecimiento en 1984, bajo la batuta de una de sus discípulas Elizabeth Beringer y con el prólogo de otro grande de la fisiopsicología David Zemach-Bersin.

Para cualquier perasona interesada en mejorar sus capacidades mentales y fisicas a través de tomar conciencia de sus movimientos y su imagen corporal (elemento psicofísico responsable desde su formación en la infancia del sujeto de muchos de los problemas y discapacidades o bloqueos que dicho sujeto padecerá el resto de su vida si no toma cartas en el asunto) la lectura de este libro puede ser un descubrimiento en muchos aspectos y con ello una posibilidad de mejora y de optimización personal.

Moshe fue uno de los primeros en enseñar algo que muchas decadas mas tarde confirmaría la ciencia neurológica: la capacidad de aprendizaje creativo del cerebro, incluso del cerebro dañado por enfermedad o trauma, lo que ahora se conoce ya como neuroplasticidad: la capacidad del cerebro humano de modificar su organización y sus respuestas a través de la experiencia y el aprendizaje a lo largo de toda nuestra vida. Y añadiendo algo revolucionario: "el sistema nervioso se sirve del movimiento para establecer las diferencia que induce a preferir o elegir acciones o patrones de conducta determinados". Es decir, trabajar sobre el movimiento corporal y la postura para facilitar movimientos mas sanos y eficaces que provocarán cambios en las actitudes y percepciones psicologicas (unidas somaticamente a patrones de comportamiento inadecuados o nocivos). Basicamente, en palabras de Feldenkrais "es preciso eliminar esos patrones compulsivos para que el sistema nervioso actue o reaccione libremente de acuerdo con la situacion que afronta y no con los habitos adquiridos". Por tanto, "el control de la musculatura es esencial para el control del ser" (pag.66). Dada la falta de espacio de esta sección, sólo resta un consejo: Compre "La sabiduría del cuerpo" y léalo atentamente. Le puede cambiar la vida.

FICHA:

LA SABIDURÍA DEL CUERPO. Recopilacion de articulos de Moshe Feldenkrais.- Ed. Sirio. Traduccion de Julia Fernández Treviño.-346 págs.-14.95 euros

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo
15 agosto 2014 5 15 /08 /agosto /2014 08:21
Atlas de islas remotas

¿Quién no ha disfrutado alguna vez del síndrome de Robinsón Crusoe, el deseo de soledad en una isla paradisíaca? ¿Quién no ha soñado con una remota y aventurera Isla del Tesoro? ¿Quién no ha envidiado las experiencias de los amotinados de la Bounty en las islas tahitianas del siglo XVIII? Pues la investigadora alemana Judith Schalasnky ha escrito un libro delicioso --aunque resulte a la postre bastante más melancólico: los sueños nunca cumplen las expectativas, cuando interviene la tozuda realidad-- sobre "cincuenta islas en las que nunca estuve y a las que nunca iré".

El libro, magnificamente editado por Capitán Swing y Nórdica Libros, con traducción de Isabel G. Gamero, va produciendo sentimientos encontrados en el lector, que oscilan entre el encanto de lo legendario, la sorpresa de lo insólito y una cierta tristeza o aflicción por la dureza y el desconsuelo que evocan muchas de esas islas.

Claro que esto es más comprensible si hacemos caso de lo que dice la autora en su bella inrtroducción: "No se trata de un manual de geografía, sino de un proyecto poético". Y yo añadiría filosófico. Aquella frase del poeta John Donne de "Nadie es una isla" queda en cierta forma desmentida en este libro, donde muchas islas que vamos conociendo nos recuerdan fatalmente a algunos hombres, publicos o anónimos, que han circulado por la historia y la vida. Judith destaca en su prefacio algo muy ilustrativo:"El Paraíso es una isla, el infierno también". Es la ambivalencia de todo lo humano pero también de la Naturaleza. Y uno acaba viendo correspondencia entre esas cincuenta pequeñas islas perdidas en la nada y las vidas de muchos seres humanos, o el destino azaroso y casi siempre paradójico de las utopías humanas, las que la literatura, el cine, la poesía o la historia nos permitieron conocer -- y asistir a su ruina inevitable--.

Es la otra cara del Paraíso, del sueño paradisíaco de la soledad creativa, del buen salvaje, de los espacios míticos de la libertad, la aventura y la comunión con la naturaleza. Todos los que han caminado por bosques remotos y selvas, por cumbres hostiles y zonas inhóspitas, conocen la ambivalencia de esos lugares, buenos para las ensoñaciones imaginativas y difíciles y peligrosos para la vida real. Por eso este paseo por islas remotas convertidas en prisiones inhumanas, centros de crímenes horrendos y abusos sin cuento, lugares para experimentos brutales --y no me refiero a la Isla del Doctor Moreau, sino a las usadas para la investigación atómica o energética o biológica-- o convertidas en colonias de extradiccion política, deja un poso de melancólico horror.

Pero este libro nos invita a conocer cada una de estas cincuenta islas remotas, habitadas o desiertas, nos cuenta su historia desde el descubrimiento, nos aporta datos sobre su población y las vemos en un mapa meticuloso que parece reflejar el encanto conciso y evocador del mapa de la isla del tesoro de Stevenson o de la real isla de Robinsón Crusoe, que se llamo "isla mas a tierra", y está situada en el archipiélafo de Juan Fernández, bajo la bandera chilena. Fue allí donde de 1704 a 1708 vivió un pirata fracasado llamado Alexander Selkirk. Defoe lo convirtió en Robinsón, dando a este nombre ficticio categoría de concepto linguístico cultural.

No hay nada de guía de viajes sorprendentes o separata manipulativa de las agencias de viajes, la propuesta de la escritora alemana es sucinta, desapasionada y al mismo tiempo muy sugestiva. Mantiene el atractivo casi genético de la invitación al viaje, el itinerario imaginativo, al desafío que se enraiza en la literatura más básica. "hubo una vez un remoto lugar donde..." Y ese sortilegio que huele al humo de la leña en las hogueras o chimeneas de los cuentacuentos, a la inalcanzable posibilidad de desembarcar en sus playas arcaicas y sus recortadas costas inverosímiles, se concreta en la metáfora redonda y perfecta de la isla, el lugar limitado donde se encierra el sueño de lo ilimitado

Este viaje fascinante nos lleva a través de los cuatro grandes océanos, Ártico, Atlántico, Índico o Pacífico, pero no nos plantea un reto, nos embruja con la sonrisa de una esfinge con forma de metáfora: con los medios actuales sería posible viajar a esas islas, pero Judith hace un quiebro filosófico: quizá el auténtico desafío consiste en recrearlas desde casa, junto a un buen mapa mundi, con el dedo íncide marcando la deriva que nos acerca a ese punto minúsculo que tiene un nombre legendario, donde siempre está abierta la pisibilidad de que el sueño poético se convierta en una pesadilla, donde siempre parece cobijarse la sombra ominosa de ese personaje inolvidable de Josep Conrad, Kurtz, (recreado en "Apocalipsis Now" por Brando) musitando "el horror, el horror".

Y como ejemplo del talante melancólico que concita la lectura de este libro, recomiendo al lector que lea la página que corresponde a la Isla de los Cocos (pág 120) propiedad de Costa Rica, donde un auténtico y obsesivo buscador de tesoros, August Gissler, buscó durante años el oro escondido supuestamente dejado allí por los piratas que surcaban el Cabo de Hornos. Una vida antiheroica pero apasionante que durante 16 años le mantiene en la isla agujereandola por todos lados para terminar abandonandola solo y frustrado en 1905. Poco antes de morir en 1935 declaró que seguía creyendo que en la isla había tesoros enterrados y añadió con los ojos brillantes de fiebre y fanatismo: "Si fuera joven, retomaría esa busqueda una vez mas, desde el principio". ¿Locura, fe, imaginación, inocencia de soñador? ¿Qué mas da? Como el mismo sujeto diría en otra ocasión: "Buscar es más importante que encontrar". Como en el verso de la inmortal "Viaje a Ítaca" de Kavafis: "lo importante del camino no es llegar al final, sino el camino en sí".

FICHA

ATLAS DE ISLAS REMOTAS.- Judith Schalansky.- Trad. Isabel G. Gamero.- Editada por Capitán Swimg y Nórdica libros.- 150 págs.

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens